worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Oleoductistán

William Blum
De The Anti-Empire Report #117
4 de junio de 2013

Traducido del inglés por El Mundo No Puede Esperar 27 de junio de 2013

He escrito en más de una ocasión sobre el valor de predicarles una y otra vez a los creyentes. Un lector estaba de acuerdo con esa idea, y dijo: "¿Cómo el cristianismo hubiera sobrevivido 2.000 años si no fuera por la reafirmación cada domingo?"

Bueno, estimados creyentes, queridos feligreses, para el sermón de esta semana, volvemos una vez más a Afganistán. Dado que los funcionarios de Estados Unidos hacen declaraciones a menudo que dan a pensar que la presencia militar de EE.UU. en ese triste país definitivamente está llegando a un fin - y que pronto desaparecerá, con la excepción normal de los pocos miles de soldados estadounidenses que todo país necesita que se despliegue en su territorio - se ven regularmente artículos en los medios de comunicación y declaraciones del gobierno que tratan de explicar de qué se trataba todo eso. ¿Por qué buena razón miles de jóvenes estadounidenses fueron a exhalar su último suspiro en ese país atrasado, y por qué Estados Unidos mandó a decenas de miles de afganos a conocer a Alá (como parte de la tortura generalizada y otras violaciones de los derechos humanos que hace Estados Unidos)?

El Washington Post citó recientemente un informe del Departamento de Defensa que dice que Estados Unidos "se ha quedado con un ‘plan B’ adecuado para lograr su objetivo principal de evitar que Afganistán llegara a ser de nuevo un refugio para Al Qaeda y sus afiliados".

"Impedir que sea un refugio para los terroristas": esa fue la razón inicial dada en 2001 para la invasión a Afganistán, una coherencia que contrastaba con las siempre cambiantes explicaciones dadas para Irak. Sin embargo, me parece que los más talentosos y más brillantes de nuestro gobierno y de los medios de comunicación no recuerdan, si es que alguna vez lo supieran, que en realidad la guerra de Afganistán jamás se trataba del 11 de septiembre ni de luchar contra el terrorismo (exceptuando los muchos terroristas que Estados Unidos ha creado mediante sus invasiones y ocupaciones), sino que todo se trataba de oleoductos.

El presidente Obama dijo en agosto de 2009: "Nunca debemos olvidar que esta no es una guerra de elección. Es una guerra de necesidad. Los que atacaron a Estados Unidos el 11/9 están conspirando para hacerlo de nuevo. De no ser controlada, la insurgencia del Talibán hará [de Afganistán] un refugio aún mayor, desde el cual Al Qaeda complotaría para matar a otros estadounidenses."2

No importa que, de las decenas de miles de muertos por Estados Unidos y la OTAN en Afganistán, no se haya identificado a ninguno que tuviera relación alguna con los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001.

Eso no importa, incluso si se acepta la versión oficial del 11/9 de que el "complot para atacar a Estados Unidos" en 2001 se planeó más en Alemania, España y Estados Unidos que en Afganistán. ¿Por qué Estados Unidos no bombardeó esos países?

A saber, ¿qué se necesitaba concretamente para comprar pasajes y lecciones de vuelo en Estados Unidos? Una habitación con una mesa y unas sillas? ¿Qué significa "un refugio aún mayor"? Una habitación más grande con más sillas? ¿Tal vez una pizarra? >Los terroristas decididos a atacar a Estados Unidos pueden reunirse en casi cualquier lugar. En la actualidad, tipos terroristas antiestadounidenses se están reuniendo en Libia, Siria, Turquía, Pakistán, Qatar, Arabia Saudita, Londres, París y muchos otros lugares. Y el Talibán de Afganistán no sería particularmente antiestadounidense si no fuera por el hecho de que EE.UU. invadió y ocupó su país.El Talibán es una agrupación diversa de insurgentes afganos que los militares de EE.UU. han etiquetado con un solo nombre; no son principalmente yihadistas internacionales como Al-Qaeda, con la cual han tenido de hecho una relación muy cambiante.

La única "necesidad" que llevó Estados Unidos a Afganistán fue el deseo de establecer una presencia militar en ese país -- que colinda con países de la región del Mar Caspio en Asia Central, que tiene, según los informes, la segunda reserva mundial de petróleo y gas natural-- y construir oleoductos y gasoductos que irían desde esa región a pasar por Afganistán.

Afganistán está bien situado para que dichas tuberías abastezcan a gran parte del sudeste de Asia e incluso algunas partes de Europa, mientras circunvalarían -- un factor crucial –las manías de Washington: Irán y Rusia. Pero ese plan solo funcionaría si el Talibán no atacara las tuberías. He aquí lo que Richard Boucher, subsecretario de Estado para Asuntos de Asia Central y Asia del Sur, dijo en 2007: "Uno de nuestros objetivos es estabilizar Afganistán, para que ese país pueda llegar a ser una vía de paso y un eje entre Asia Central y Asia del Sur, y así la energía pueda fluir hacia el sur."3

Desde 1980, se ha planificado todo tipo de tuberías en la región, solo para verlas retrasadas o canceladas por uno que otro problema militar, financiero, o político. Por ejemplo, el llamado gasoducto TAPI (Turkmenistán-Afganistán-Pakistán-India) recibió un fuerte apoyo de Washington, que estaba ansioso de bloquear un gasoducto rival que llevaría gas a Pakistán y la India desde Irán. El plan TAPI remonta a finales de los años 1990, cuando el gobierno del Talibán sostuvo conversaciones con la petrolera de California Unocal Corporation. Estas negociaciones se llevaron a cabo con el pleno conocimiento del gobierno de Clinton, impertérrito ante la represión extrema de la sociedad talibanesa. Funcionarios talibanes incluso realizaron viajes a los Estados Unidos para las conversaciones.4

En su testimonio ante el Subcomité sobre Asia y el Pacífico de la Cámara de Representantes el 12 de febrero de 1998, el representante de Unocal, John Maresca, habló de la importancia del proyecto del gasoducto y las crecientes dificultades de tratar con los talibanes:

    Las reservas totales de petróleo en la región podrían alcanzar más de 60 mil millones de barriles de petróleo. Según algunas estimaciones llegan hasta 200 mil millones de barriles... Desde un principio, hemos dejado claro que la construcción del oleoducto que hemos propuesto para Afganistán no puede comenzar hasta que esté en lugar un gobierno reconocido que tenga la confianza de los gobiernos y sus líderes, y de nuestra compañía.

Cuando esas conversaciones con los talibanes se estancaron en 2001, el gobierno de Bush amenazó a los talibanes con represalias militares si el gobierno afgano no accediera a las demandas de Estados Unidos. El 2 de agosto en Islamabad, Christine Rocca, la negociadora del Departamento de Estado de EE.UU., le reiteró al embajador del Talibán en Pakistán, Abdul Salam Zaeef: "O acepten nuestra oferta de un tapiz de oro [el petróleo] o los enterraremos bajo un tapiz de bombas".5 Las negociaciones se rompieron finalmente un mes antes del 11 de septiembre.

Estados Unidos sigue trabajando en serio con miras a las regiones petrolíferas y de gas natural del Mar Caspio y el Golfo Pérsico. A lo largo de una guerra u otra desde la guerra del Golfo de 1990-91, Estados Unidos han podido establecer bases militares en Arabia Saudita, Kuwait, Bahrein, Qatar, Omán, Afganistán, Pakistán, Tayikistán, Kirguizistán y Kazajstán.

No es posible “ganar” la guerra contra los talibanes, a menos que se maten a todos los afganos. Es posible también que Estados Unidos intente negociar una vez más con los talibanes con el fin de conseguir algún tipo de seguridad para las tuberías, para luego salir de Afganistán y declarar la "victoria". Barack Obama seguramente ofrecerá un discurso elocuente de victoria, leyendo su teleprompter. Incluso podría incluir las palabras "libertad" y "democracia", pero ciertamente no dirá la palabra "oleoducto".

    "¡Estamos respaldando literalmente a las mismas fuerzas en Siria que estamos peleando en Afganistán y que hace poco asesinó a nuestro embajador en Libia! Tenemos que abandonar finalmente el impulso intervencionista antes de que sea demasiado tarde. "- Ron Paul, miembro del Congreso, 16 de septiembre de 2012.6

Cómo todo esto comenzó:

    "Ver a los valientes combatientes de la libertad afgana que pelean contra arsenales modernos con sencillas armas de mano es una inspiración para todos los que aman la libertad. Su valor nos da una gran lección - que hay cosas en este mundo que valen la pena defender. Al pueblo afgano le digo en nombre de todos los estadounidenses: admiramos su heroísmo, su devoción por la libertad y su lucha implacable contra sus opresores."- El presidente Ronald Reagan, el 21 de marzo de 1983.

Notas:

(2) Discurso del Presidente en la convención de los Veteranos de Guerras Extranjeras, 17 de agosto 2009 [regresa]

(3) Discurso en la Escuela Paul H. Nitze de Estudios Internacionales Avanzados en Washington, DC, 20 de septiembre 2007 [regresa]

(4) Véase por ejemplo, el artículo del 17 de diciembre 1997 el periódico británico The Telegraph, "Oil barons court Taliban in Texas[Barones de petróleo cortejan al Talibán en Texas]. [regresa]

(5) Pepe Escobar, Asia Times, 12 de septiembre 2012 (Information Clearing House) [regresa]

(6) The Hill, diario del Congreso, Washington, DC [regresa]


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net