worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Por primera vez desde el 2010 un juez otorga la petición de habeas corpus a un detenido en Guantánamo, al fallar que el encarcelamiento de Asadullah Haroon Gul es ilegal

26 de octubre de 2021
Andy Worthington

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 11 de noviembre de 2021


Los padres de Asadullah Haroon Gul, Ibrahim y Sehar Bibi, con fotos de su hijo, en su casa en el campo de refugiados en Pakistán en enero de 2021 (fotografía: Aftab Khan).

En un fallo importante en el tribunal de distrito de Washington, D.C, la semana pasada, el juez Amit Mehta, un designado de Obama, concedió la petición de habeas corpus de Asadullah Haroon Gul, un prisionero afgano detenido en Guantánamo sin cargos ni juicio desde el 2007 e identificado por las autoridades estadounidenses simplemente como Haroon al-Afghani.

El fallo es significante porque es la primera vez desde julio del 2010 que un juez otorga una petición de habeas corpus a un prisionero en Guantánamo en base a que su detención es ilegal. Después de que la Suprema Corte les dio a los prisioneros en Guantánamo derechos constitucionales garantizados de habeas corpus en Boumediene v. Bush, en junio del 2008, siguió un periodo de dos años, la única vez en la historia de Guantánamo en el que los tribunales fueron capaces de valorar objetivamente la base de la detención de los prisioneros y en 38 casos se decidió que el gobierno había fallado en establecer que tenían conexión significativa con al-Qaeda o con los talibanes.

Para 2010, sin embargo, jueces de apelaciones políticamente motivadas habían ya pasado varios fallos que destriparon habeas corpus de cualquier tipo de significado para los prisioneros en Guantánamo. El último hombre liberado después de haber recibido su petición de habeas fue Mohammed Hassen (también conocido como Mohammed Hassan Odaini), un yemení que fue liberado en julio del 2010 después de recibir su petición en mayo del mismo año.

Otros dos prisioneros también recibieron su petición en julio, pero fueron revocadas por el tribunal de apelaciones, seis hombres en total y de julio del 2010 a octubre del 2011 les negaron a once hombres sus peticiones hasta que ellos y sus abogados se dieron por vencidos. Varios esfuerzos se hicieron en los siguientes años para interesar a la Suprema Corte y retomara el control de los asuntos de los detenidos en Guantánamo y para que pudiera romper los obstáculos que levantó el tribunal de apelaciones, pero tristemente, fue en vano.

De lado, debo mencionar que, en octubre del 2013, fue la única ocasión desde Boumediene que el Departamento de Justicia declinó discutir el encarcelamiento en curso de un prisionero, el ciudadano sudanés Ibrahim Idris, pero eso fue porque tenía problemas de salud mental severos. El fallo del juez Mehta, sin embargo, es el primero en once años y cinco meses para un prisionero sano mentalmente que ha tenido su encarcelamiento definido como ilegal en un tribunal.

La decisión no fue del todo inesperada, dada que la razón por la cual el Departamento de Justicia buscaba la continua detención de Gul era ridícula. Aparentemente tenía un tipo de posición con conexión militar con Hezb-e-Islami Gulbuddin (HIG), una milicia liderada por Gulbuddin Hekmatyar, que tuvo financiamiento significativo por parte de Estados Unidos durante la ocupación soviética en los 80s pero se alió con al-Qaeda después de la invasión en octubre del 2001.

En el 2016, sin embargo, el HIG llegó a un acuerdo de paz con el gobierno afgano, que llevó a la liberación de prisioneros suyos en Afganistán y después incluso a la repatriación de los Emiratos Árabes Unidos de Hamidullah (también conocido como Mawlawi Hamdullah Tarakhail), de una familia prominente y partidaria del HIG, que había sido transferido desde Guantánamo en agosto del 2016.

El único lugar en el que al parecer no aplicó el acuerdo de paz fue en Guantánamo. En la audiencia de habeas corpus de Gul en mayo, el fiscal Stephen McCoy dijo que, aunque el gobierno “no se toma al a ligera el hecho de que Gul lleva detenido más de diez años”, nosotros “hemos estado y estaremos en guerra con al-Qaeda” y, como resultado de eso, “su detención, mientras larga, es justificada”.

Como expliqué en su momento, la posición del Departamento de Justicia “minuciosamente debilitó el acuerdo de paz e indicó que, en Guantánamo, como es común, la base para el continuo encarcelamiento de prisioneros funciona bajo su propia terrible lógica, que no tiene nada que ver con una realidad externa”.

El juez Mehta será elogiado por haber reconocido y haber rechazado el aceptar la ridícula postura del Departamento de Justicia, aunque todavía falta ver si más desafíos por parte de los prisioneros son exitosos en persuadir a los jueces acerca de que su encarcelamiento también está injustificado por el fin de la guerra en Afganistán en lugar de la base específica de Gul y el HIG.

Para añadirle éxito Gul, también recientemente recibió la aprobación para ser liberado por parte del junta de revisión periódica, un proceso tipo libertad condicional impuesto por Obama, en el cual un panel de oficiales de departamentos gubernamentales relevantes y agencias de inteligencia concluyeron que podría ser transferido de manera segura, con arreglos pertinentes, ya que su “falta de liderazgo en organizaciones extremistas y su falta de bases ideológicas claras para su conducta previa”.

Después de haber sido entregado el fallo, Tara J. Plochocki, quien argumentara su caso en mayo, dijo que “lo que significa esta decisión es que la detención del Sr. Gul es ilegal. El haber otorgado el escrito no quiere decir que el juez puede ordenar que lo pongan en un avión rumbo a Kabul, pero el gobierno tiene que obedecer las órdenes del tribunal y debe liberarlo”.

Añadió, como lo describió el New York Times, que “la esposa, hija, hermano y madre anciana del Sr. Haroon viven en Afganistán y que él está ‘desesperado de ir a casa’ para asegurarse de que su hija reciba una educación”, porque “los talibanes les prohibieron a las mujeres y niñas ir a la escuela la última vez que estuvieron en el poder”. También explicó que él “creció en un campo de refugiados en Pakistán” y que “Estados Unidos podría considerar enviarlo ahí si no se le permite regresar a Afganistán”.

El Times también dijo que “La Casa Blanca declinó comentar acerca de la decisión”, aunque, sorprendentemente, una vocera del Departamento de Justicia dijo que sus abogados “estaban considerando apelar”.

Tess Bridgeman, para Just Security dijo, “eso sería un error” y “sería lo que el gobierno estadounidense considera una ‘mala ley’”. Incluyo podría, añadió, “hacer presente el asunto en la Suprema Corte de si las operaciones de detención en Guantánamo deberían seguir siendo viables” lo cual “probablemente forzaría al gobierno a argumentar por la continua detención en la Suprema Corte incluso cuando están tratando de cerrar prisión y enfrentar una potencial pérdida”.

Sólo podemos esperar que el Departamento de Justicia esté escuchando — aunque no tienen un buen historial cuando se refiere a Guantánamo — y que Asadullah Haroon Gul será liberado lo más pronto. Como dijo su hermano Roman Khan después de que se anunciara el fallo, “Esta es una noticia tan feliz y dulce para nuestra familia. Ahora rezaremos para que Asadullah sea enviado de vuelta a casa velozmente, a donde pertenece. La familia sólo tiene ojos para volverlo a ver. Estamos esperándolo. Su esposa, su joven hija Maryam, sus padres, yo, sus sobrinas y sobrinos. Ha pasado más de 14 años de su vida en esta prisión peligrosa y terrible sin cargos. Estamos agradecidos con los jueces y todos los que continúan a presionar por su libertad”.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net