worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Los medios ocultan el papel de la OTAN en los mercados de esclavos de Libia

Mercados de esclavos del siglo XXI. Seres humanos vendidos por unos pocos cientos de dólares. Masivas protestas en todo el mundo

BEN NORTON
11 de diciembre de 2017


Inmigrantes esclavizados en Libia.

Los medios de comunicación estadounidenses y británicos han despertado a la cruda realidad de Libia, donde los refugiados africanos están a la venta en mercados de esclavos al aire libre. Sin embargo, un detalle crucial de este escándalo ha sido minimizado e incluso ignorado en muchas informaciones de los medios corporativos: el papel de la OTAN en la creación de este mercado de esclavos en el país norteafricano.

En marzo de 2011, la OTAN lanzó una guerra en Libia con el objetivo expreso de derrocar al gobierno de Muamar Gadafi. EEUU y sus aliados efectuaron 26.000 misiones aéreas sobre Libia y lanzaron cientos de misiles de crucero, destruyendo la capacidad del gobierno para resistir a las fuerzas rebeldes.

El presidente de EEUU Barack Obama y la secretaria de estado Hillary Clinton, junto con sus homólogos europeos, insistieron en que la intervención militar se llevaba a cabo por razones humanitarias. Pero el politólogo Micah Zenko (FOREIGN POLICY, 22/03/2016) utilizó los propios materiales de la OTAN para mostrar cómo “la intervención en Libia buscó el cambio de régimen desde el principio”.

La OTAN apoyó a una serie de grupos rebeldes que luchaban sobre el terreno en Libia, muchos de los cuales estaban dominados por extremistas islamistas y defendían puntos de vista violentamente racistas. Militantes de la fortaleza rebelde de Misurata, respaldados por la OTAN, se referían a sí mismos en 2011 como “una brigada para purgar esclavos negros”, un presagio espeluznante de los horrores que se avecinaban.

La guerra terminó en octubre de 2011. Aviones estadounidenses y europeos atacaron el convoy de Gadafi, que fue brutalmente asesinado por rebeldes extremistas y sodomizado con una bayoneta. Hillary Clinton, que jugó un papel decisivo en la guerra, declaró en CBS NEWS (20/10/2011): “¡Llegamos, vimos y murió!”. El gobierno libio se disolvió poco después.

En los seis años transcurridos desde entonces, Libia se ha visto sumida en el caos y el derramamiento de sangre. Varios pretendidos gobiernos están compitiendo por el control de este país rico en petróleo y en algunas áreas todavía no existe una autoridad central que funcione. Muchos miles de personas han muerto, aunque es imposible verificar las cifras. Millones de libios han sido desplazados y casi un tercio de la población había huido a la vecina Túnez para 2014.

Sin embargo, los medios de comunicación corporativos han ignorado en gran medida el papel clave que desempeñó la OTAN en la destrucción del gobierno libio, desestabilizando el país y permitiendo el crecimiento de los traficantes de esclavos.

Por otra parte, los pocos informes de prensa que reconocen la complicidad de la OTAN en el caos libio no dan un paso más allá e ignoran el violento y bien documentado racismo de los rebeldes libios apoyados por la OTAN, que promovieron la esclavitud tras realizar limpiezas étnicas y cometer crímenes brutales contra los libios negros.


La CNN (14/11/2017) no menciona el papel de EEUU en la venta de esclavos.

Oh, OTAN, ¿dónde estás?

La CNN (14/11/2017) publicó a mediados de noviembre una historia explosiva que proporcionaba una mirada de primera mano de la trata de esclavos en Libia. La red mediática obtuvo un vídeo aterrador que muestra subastas de jóvenes refugiados africanos, “chicos grandes y fuertes para el trabajo agrícola”, vendidos por tan solo 400 dólares.

El llamativo reportaje audiovisual de la CNN incluía extras en abundancia: dos vídeos, dos GIFs animados, dos fotos y un gráfico. Pero faltaba algo: la historia de mil palabras no mencionaba a la OTAN, ni la guerra de 2011 que acabó con el gobierno libio, ni a Muamar Gadafi, ni ningún tipo de contexto histórico y político.

A pesar de estos enormes defectos, el reportaje de la CNN fue ampliamente celebrado y tuvo un gran impacto en un aparato mediático corporativo que se preocupa muy poco por el Norte de África. Siguió una oleada de informaciones que hablaban de la esclavitud en Libia como una cuestión apolítica e intemporal de derechos humanos, no como un problema político arraigado en una historia muy reciente.

En historias posteriores, cuando las autoridades libias y de la ONU anunciaron que iniciarían una investigación sobre las subastas de esclavos, la CNN (17/11/2017, 20/11/2017) volvió a caer en el mismo error, ignorando la guerra de 2011 y el papel de la OTAN en ella.

Un reportaje de la CNN (21/11/2017) sobre una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU señaló: “Los embajadores, desde el senegalés al sueco, señalaron las causas fundamentales de la trata: países inestables, pobreza, ganancias del comercio de esclavos y falta de cumplimiento de la ley”. Ninguna explicación de por qué Libia es inestable.

Otro artículo de la CNN (23/11/2017), continuación del anterior, fue igualmente desorientador. Solo al final del artículo, un investigador del Observatorio de Derechos Humanos señalaba que “el gobierno provisional de Libia ha estado retrasando todas las investigaciones que supuestamente iniciaron, pero nunca terminaron, desde el levantamiento de 2011”, pero se seguía ignorando el papel de la OTAN en este.

Un cable de la AGENCIA FRANCE PRESS, publicado por VOICE OF AMERICA (17/11/2017) y otros sitios web tampoco proporcionaba un contexto histórico para la situación política de Libia. “Testimonios recogidos por AFP en los últimos años revelan una letanía de violaciones de los derechos humanos a manos de líderes de bandas, traficantes de seres humanos y las fuerzas de seguridad libias”, decía el artículo, pero no se refirió en ningún momento a lo ocurrido antes de 2017.


Un artículo de THE NEW YORK TIMES (19/11/2017) era realmente excepcional, ya que relacionaba el auge de la esclavitud en Libia con el derrocamiento de Muamar Gadafi; sin embargo, no mencionaba el destacado papel de EEUU en ese derrocamiento.

Informaciones de la BBC (18/11/2017), THE NEW YORK TIMES (20/11/2017), DEUTSCHE WELLE (reimpreso por USA TODAY, 23/11/2017) y ASSOCIATED PRESS (reimpreso por THE WASHINGTON POST, 23/11/2017) también incurrían en el mismo error de no mencionar siquiera la guerra de 2011 y mucho menos el papel de la OTAN en ella.

Otra historia del THE NEW YORK TIMES (19/11/2017) ofrecía un poco de contexto:

Desde que el levantamiento árabe de la primavera de 2011 puso fin al brutal régimen del coronel Muamar Gadafi, la costa libia se ha convertido en un centro de tráfico y contrabando de seres humanos. Esto ha alimentado la crisis de la inmigración ilegal que Europa está tratando de contener desde 2014. Libia, que se hundió en el caos y la guerra civil después de la revuelta, está ahora dividida en tres bandos principales.

Pese a todo, el TIMES eliminó el papel clave de la OTAN en el levantamiento de 2011.

En un relato de las grandes protestas que estallaron en los exteriores de las embajadas libias en Europa y África en respuesta a las informaciones sobre las subastas de esclavos, REUTERS (20/11/2017) indicó que “seis años después de la caída de Muamar Gadafi, Libia sigue siendo un estado sin ley, en el que grupos armados compiten por el territorio y los recursos, y redes de contrabando de personas operan con total impunidad”. Pero no proporcionó más información sobre cómo fue derrocado Gadafi.

Una información del HUFFINGTON POST (22/11/2017), reimpresa posteriormente por AOL (27/11/2017), admitía que Libia es “uno de los países más inestables del mundo, sumido en los conflictos desde que el dictador Muamar Gadafi fue expulsado y asesinado en 2011”. No hacía ninguna mención del papel de la OTAN en ese derrocamientoy asesinato.

Parte del problema ha sido la falta de voluntad de las organizaciones internacionales para señalar la responsabilidad de los poderosos gobiernos occidentales. En su declaración sobre los informes acerca de la esclavitud en Libia, el secretario general de la ONU António Guterres (20/11/2017) no mencionó nada sobre lo que ha ocurrido políticamente en el país norteafricano en los seis últimos años. El informe del Centro de Noticias de la ONU (20/11/2017) sobre los comentarios de Guterres fue tan descontextualizado y desinformativo como el comunicado de prensa (21/11/2017) sobre el tema publicado por la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

AL YAZIRA (26/11/2017) citó a un funcionario de la OIM que, en palabras de AL YAZIRA, sugirió que “la comunidad internacional debería prestar más atención a la Libia post-Gadafi”. Pero el medio no proporcionó ningún contexto acerca de cómo se llegó a la situación actual de Libia. De hecho, la fuente de AL YAZIRA se esforzó por enfocar la cuestión en términos apolíticos: “La esclavitud moderna está extendida por todo el mundo y Libia no es en absoluto una excepción”.

Si bien es cierto que la esclavitud y el tráfico de seres humanos ocurren en otros países, esta generalizada narrativa mediática despolitiza el problema en Libia, que tiene sus raíces en decisiones políticas explícitas tomadas por los gobiernos y sus líderes: la decisión de derrocar al gobierno estable de Libia, convirtiendo al país norteafricano rico en petróleo en un estado fallido gobernado por los señores de la guerra y las milicias que luchan entre sí, algunos de los cuales están involucrados en el tráfico de esclavos y se benefician del mismo.

Atención selectiva a las secuelas de la OTAN en Libia

Las informaciones de los medios corporativos sobre Libia son en gran medida un reflejo de las informaciones sobre Yemen (FAIR.org, 20/11/2017, 31/08/2017, 27/02/2017), Siria (FAIR.org, 7/04/2017, 5/09/2015) y otras. El papel del gobierno de EEUU y de sus aliados en la creación del caos actual en el extranjero es minimizado, cuando no ignorado por completo.

Sorprendentemente, una de las pocas excepciones a esta abrumadora tendencia de los medios de comunicación la hemos encontrado en un editorial del THE NEW YORK TIMES (14/04/2017). En esta ocasión, el TIMES no escatimó palabras, llegando a vincular directamente a la intervención militar respaldada por EEUU con la catástrofe en curso:

Nada de esto sería posible si no fuera por el caos político existente en Libia desde la guerra civil de 2011, cuando —con la participación de una coalición de la OTAN que incluía a EEUU— fue derrocado el coronel Muamar Gadafi. Los inmigrantes se han convertido en el oro que financia a las facciones beligerantes en Libia.

Se trata de un giro significativo. Inmediatamente después de que la OTAN lanzara su guerra en Libia en marzo de 2011, el consejo editorial del TIMES (21/03/2011) aplaudió el bombardeo, afirmando que “el coronel Muamar Gadafi ha sido durante mucho tiempo un matón y un asesino que nunca ha pagado por sus muchos crímenes”. Adoptó tonos poéticos sobre la “extraordinaria” e “impresionante” intervención militar, y esperó que Gadafi cayera cuanto antes.

El editorial de abril de 2017 del TIMES no fue un mea culpa, pero aún así se trató de un raro reconocimiento de la verdad.


Este artículo del THE GUARDIAN (10/04/2017) cita “el derrocamiento del líder autocrático Muamar Gadafi”, pero no dice que EEUU (o Gran Bretaña) jugaron un papel decisivo en dicho derrocamiento.

En el momento en que se escribió ese sorprendentemente honesto editorial, se había producido una breve atención de los medios de comunicación a Libia. La OIM acababa de realizar una investigación sobre la esclavitud en Libia tras el cambio de régimen, dando lugar a una serie de informaciones en THE GUARDIAN (10/04/2017) y otros medios. Pero tan pronto como esta espantosa historia despertó el interés de los medios de comunicación corporativos, desapareció con la misma rapidez. La atención se desplazó nuevamente a Rusia, Corea del Norte y los ogros del día.

Cuando los gobiernos occidentales esperaban intervenir militarmente en Libia antes del 19 de marzo de 2011, hubo un torrente continuo de informaciones en los medios de comunicación sobre las maldades de Gadafi y su gobierno, incluyendo una buena dosis de noticias falsas (SALON, 16/09/2016). Los principales periódicos apoyaron incondicionalmente la intervención de la OTAN y no ocultaron sus líneas editoriales a favor de la guerra.

Cuando el gobierno de EEUU y sus aliados se estaban preparando para la guerra, el aparato mediático corporativo hizo lo que mejor sabe hacer y ayudó a vender al público otra intervención militar.

En los años transcurridos desde entonces, el interés por las desastrosas consecuencias de esa guerra de la OTAN ha disminuido exponencialmente, con algunos picos informativos breves, como ocurrió a principios de 2017. El más reciente impulso informativo se inspiró en la publicación de un impactante reportaje audiovisual de la CNN. Pero de la misma forma que llegó, desapareció.

El extremo racismo de los rebeldes libios

La catástrofe que Libia experimentó tras el colapso de su estado era algo previsible. El propio Gadafi había advertido a los estados miembros de la OTAN, mientras libraban la guerra contra él, de que iban a desencadenar el caos en toda la región. Sin embargo, los lídres occidentales (Barack Obama y Hillary Clinton en EEUU, David Cameron en Reino Unido, Nicolas Sarkozy en Francia y Stephen Harper en Canadá) ignoraron la advertencia y derrocaron violentamente al líder libio.

Incluso en los pocos reportajes sobre la esclavitud en Libia que reconocen la responsabilidad de la OTAN en la desestabilización del país, todavía falta algo.

Volviendo la vista atrás a los rebeldes libios anti-Gadafi, tanto durante la guerra de 2011 como después de ella, queda claro que el racismo antinegro extremo estaba muy extendido en la oposición respaldada por la OTAN. Una investigación realizada en 2016 por la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes británica (SALON, 16/09/2016) reconocía que “las milicias islamistas militantes jugaron un papel fundamental en la rebelión de febrero de 2011 y después”. Pero muchos rebeldes no solo eran fundamentalistas; eran, también, violentamente racistas.

Desgraciadamente, no es de extrañar que estos extremistas libios esclavizaran posteriormente a los refugiados e inmigrantes africanos; lo insinuaron desde un principio.

La mayor parte de la cobertura mediática estadounidense y europea en el momento de la intervención militar de la OTAN fue decididamente favorable a los rebeldes. Sin embargo, cuando los reporteros llegaban al país, comenzaban a publicar algunas informaciones más matizadas que dejaban entrever la realidad de la oposición. Estas fueron insignificantes en número, pero son esclarecedoras y dignas de ser revisadas.

Tres meses después del inicio de la guerra de la OTAN, en junio de 2011, Sam Dagher, del WALL STREET JOURNAL (21/06/2011), informó desde Misurata, la tercera ciudad más grande de Libia y un importante centro de la oposición, donde vio consignas rebeldes como “la brigada para purgar esclavos negros”.

Dagher señaló que la fortaleza rebelde de Misurata estaba dominada por “familias de mercaderes blancos muy unidas”, mientras que “el sur del país, predominantemente negro, apoya al coronel Gadafi”.

Otras pintadas de Misurata decían “fuera los traidores”. Con el término “traidores” los rebeldes se referían a los libios de la ciudad de Tawurgha, de la que el JOURNAL decía que estaba “habitada en su mayoría por libios negros, un legado de sus orígenes en el siglo XIX como ciudad de tránsito en la trata de esclavos”.

Dagher informó que algunos líderes rebeldes libios “pedían la expulsión del área de los tawurghanos” y “prohibieron a los nativos de Tawurgha trabajar, vivir o enviar a sus hijos a las escuelas de Misurata”, agregando que los barrios predominantemente tawurghanos de Misurata ya habían sido vaciados. Los libios negros estaban “desaparecidos o escondidos, temiendo ataques de venganza de los misuratanos, alentados por el ofrecimiento de recompensas por su captura”.

El jefe rebelde Ibrahim al Halbus dijo al JOURNAL: “Tawurgha ya no existe, solo existe Misurata”.

Al Halbus reaparecería más tarde en un reportaje del SUNDAY TELEGRAPH (11/09/2011), en el que reiteraba que “Tawurgha ya no existe”. (Cuando Al Halbus fue herido en septiembre, THE NEW YORK TIMES (20/09/2011) lo retrató con simpatía como un mártir en la heroica lucha contra Gadafi. La brigada de Al Halbus se ha convertido en los últimos años en una influyente milicia en Libia.)

Al igual que Dagher, Andrew Gilligan, del TELEGRAPH, llamó la atención sobre el eslogan pintado en la carretera entre Misurata y Tawurgha: “la brigada para purgar esclavos negros”.

Gilligan informó desde Tawurgha, o más bien desde los restos de la ciudad mayoritariamente negra, que la ciudad había sido “vaciada de su gente, vandalizada y parcialmente incendiada por las fuerzas rebeldes”. Un líder rebelde dijo de los residentes negros: “les dijimos que si no se iban, serían conquistados y encarcelados. Todos se fueron y nunca permitiremos que vuelvan”.

Gilligan señaló la existencia de “un trasfondo racista”. Y añadió: “Muchos tawurghanos no son inmigrantes ni mercenarios africanos al servicio de Gadafi, pero descienden de esclavos y tienen la piel más oscura que la mayoría de los libios”.

La OTAN ayudó a estos rebeldes virulentamente racistas de Misurata. Fuerzas de la alianza lanzaron frecuentes ataques aéreos contra la ciudad. Aviones de combate franceses derribaron aviones libios sobre Misurata. EEUU y Reino Unidos dispararon misiles de crucero contra objetivos del gobierno libio y el ejército estadounidense lanzó ataques con drones Predator. La fuerza aérea canadiense también atacó a las fuerzas libias, expulsándolas de Misurata.

En un vídeo de relaciones públicas de la OTAN, publicado en mayo de 2011, a principios de la guerra de Libia, la alianza militar occidental admitió abiertamente que había permitido deliberadamente “a los rebeldes libios el transporte de armas desde Bengasi a Misurata”. El politólogo Micah Zenko (FOREIGN POLICY, 22/03/2016) señaló las implicaciones de este vídeo: “Un barco de la OTAN estacionado en el Mediterráneo para imponer un embargo de armas hizo exactamente lo contrario y la OTAN se sintió cómoda al publicar un vídeo que demostraba su hipocresía”.


El Observatorio de Derechos Humanos (4/09/2011) documentó la persecución racista en la Libia post-Gadafi.

A lo largo de la guerra y después de que terminara, los rebeldes libios continuaron llevando a cabo ataques racistas y sectarios contra sus compatriotas negros. Estos ataques han sido bien documentados por las principales organizaciones de derechos humanos.

El ex director ejecutivo del Observatorio de Derechos Humanos, Kenneth Roth, aplaudió la intervención de la OTAN en Libia en 2011, calificando el apoyo unánime del Consejo de Seguridad de la ONU a una zona de exclusión aérea como una “notable” confirmación de la llamada doctrina de “responsabilidad de proteger”.

La organización de Roth, empero, no pudo ignorar los crímenes de los militantes antigadafistas cometidos contra los librios negros y los inmigrantes.

En septiembre de 2011, cuando la guerra estaba aún en curso, el Observatorio de Derechos Humanos informó sobre las “detenciones arbitrarias y los abusos cometidos contra trabajadores inmigrantes africanos y libios negros, a los que se calificaba de mercenarios” pro-Gadafi.

Luego, en octubre, la principal organización de derechos humanos de EEUU señaló que las milicias libias estaban “aterrorizando a los residentes desplazados de la cercana ciudad de Tawurgha”, una comunidad mayoritariamente negra que había sido un bastión de apoyo a Gadafi. “Esta ciudad de 30.000 habitantes ha sido completamente abandonada, algunas viviendas fueron saqueadas e incendiadas, y los jefes rebeldes de Misurata advirtieron a los residentes que no debían regresar nunca”, añadió el Observatorio. Varios testigos “relataron de forma creíble cómo milicias de Misurata disparaban a tawurghanos desarmados, les detenían de forma arbitraria y les golpeaban, llegando en algunos casos a matarlos”.

En 2013, el Observatorio de Derechos Humanos informó sobre la limpieza étnica de la comunidad negra de Tawurgha. La organización, cuyo jefe había apoyado tan efusivamente la intervención militar, escribió: “El desplazamiento forzado de unas 40.000 personas, las detenciones arbitrarias, las torturas y los asesinatos son generalizados, sistemáticos y suficientemente organizados como para constituir crímenes de lesa humanidad”.

Estas atrocidades son innegables y han conducido directamente a la esclavitud de los refugiados y de los inmigrantes africanos. Pero para reconocer la complicidad de la OTAN en el crecimiento de estas milicias racistas extremistas, los medios de comunicación corporativos tendrían que reconocer el papel de la OTAN en la guerra de cambio de régimen de 2011 en Libia.


Ben Norton es periodista y escritor. Es reportero de Grayzone Project, de AlterNet, y colaborador de FAIR. Su sitio web es BenNorton.com y en Twitter es @BenjaminNorton.

Traducción: Javier Villate (@bouleusis)

Fuente: https://medium.com/diferencias/los-medios-ocultan-el- papel-de-la-otan-en-los-mercados-de-esclavos-de-libia-848862117b82


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net