worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

El Muro de Berlín: Otro mito de la Guerra Fría

Antes de que se erigiera el muro en 1961, miles de alemanes orientales viajaban al Oeste diariamente para poder trabajar y luego al atardecer regresaban al Este; muchos otros hacían viajes de ida y vuelta para ir de compras o por otras razones. Así que claramente no estaban siendo retenidos en el este en contra de su voluntad. ¿Por qué entonces se construyó el muro?

William Blum
CounterPunch
7 de noviembre de 2014

Una respuesta al sabotaje económico

El 9 de noviembre se cumplirá el 25 aniversario del derribo del Muro de Berlín. La fanfarria extravagante comenzó hace meses en Berlín. En los Estados Unidos podemos esperar que todos los clichés de la Guerra Fría a cerca del Mundo Libre contra la Tiranía Comunista sean sacados a relucir y el simple relato de cómo la pared llegó a existir será repetido: En 1961, los comunistas de Berlín Oriental construyeron un muro para impedir que sus ciudadanos oprimidos escaparan a Berlín Occidental y a la libertad. ¿Por qué? Debido a que a los comunistas no les gusta que la gente sea libre, para que se enteren de la “verdad”. ¿Qué otra razón podría haber?

En primer lugar, antes de que se erigiera el muro en 1961, miles de alemanes orientales viajaban al Oeste diariamente para poder trabajar y luego al atardecer regresaban al Este; muchos otros hacían viajes de ida y vuelta para ir de compras o por otras razones. Así que claramente no estaban siendo retenidos en el este en contra de su voluntad. ¿Por qué entonces se construyó el muro? Hubo dos razones principales:

1) Desde el occidente se estaba acosando al este con una vigorosa campaña de reclutamiento de profesionales  y trabajadores calificados de Alemania Oriental, que habían sido educados a expensas del gobierno comunista. Esto llevó a una grave crisis de mano de obra y de producción en el este. Como una muestra de ello, el New York Times informó en 1963: “Berlín Occidental sufrió económicamente a causa del muro por la pérdida de unos 60,000 obreros calificados que habían conmutado todos los días de sus hogares en el este de Berlín a sus lugares de trabajo en Berlín occidental”.

Cabe señalar que en 1999, USA Today informó: “Cuando el Muro de Berlín se derrumbó [1989], los alemanes del este se imaginaron una vida de libertad, donde los bienes de consumo serian abundantes y las dificultades desaparecerían. Diez años más tarde, un notable 51% dice que eran más felices con el comunismo”. Encuestas anteriores probablemente habrían mostrado incluso más del 51% que expresaban ese sentimiento, porque en los diez años que habían transcurrido, muchos de los que recordaban la vida en Alemania Oriental con un poco de aprecio habían dejado de existir; aun si  10 años más tarde, en el 2009, el Washington Post llegara a informar: “Los occidentales [en Berlín] dicen que están hartos con la tendencia de sus contrapartes orientales a volverse nostálgicos sobre la época comunista”.

Fue en el período post-unificación que un nuevo proverbio ruso y europeo oriental nació: “Todo lo que los comunistas dijeron sobre el comunismo era mentira, pero todo lo que dijeron sobre el capitalismo resultó ser verdad”.

Debe además señalarse, que la división de Alemania en dos Estados en 1949 -preparando el escenario para 40 años de hostilidad de guerra fría- fue una decisión estadounidense, no soviética.

2) Durante los años 1950, los estadounidenses partidarios de la guerra fría en Alemania Occidental instituyeron una cruda campaña de sabotaje y subversión contra Alemania del Este, diseñada para arruinar la maquinaria económica y administrativa de ese país. La CIA y los otros servicios de inteligencia y militares de Estados Unidos reclutaron, equiparon, entrenaron y financiaron a individuos y grupos de activistas alemanes, de occidente y oriente, para llevar a cabo acciones que iban desde la delincuencia juvenil al terrorismo; cualquier cosa para hacer la vida más difícil para el pueblo de Alemania Oriental y debilitar su apoyo al gobierno; cualquier cosa para hacer ver mal a los comunistas.

Fue una empresa notable. Los Estados Unidos y sus agentes utilizaron explosivos, incendios, cortocircuitos y otros métodos para dañar centrales eléctricas, astilleros, canales, muelles, edificios públicos, gasolineras, transporte público, puentes, etc.; descarrilaron trenes de carga, hiriendo gravemente a los trabajadores; quemaron 12 vagones de un tren de carga y destruyeron las mangueras de presión de aire de los demás; utilizaron ácidos para dañar maquinaria vital de las fábricas; pusieron arena en la turbina de una fábrica, llevándola a un punto muerto; prendieron fuego a una fábrica productora de baldosas; promovieron la desaceleración del trabajo en las fábricas; mataron 7,000 vacas de una cooperativa lechera a través del envenenamiento; le añadieron jabón a la leche en polvo con destino a las escuelas de Alemania del Este; cuando fueron arrestados estaban en posesión de una gran cantidad del veneno cantaridina con el que se planeó producir cigarrillos envenenados para matar a líderes alemanes del este; detonaron bombas fétidas para interrumpir reuniones políticas; intentaron  perturbar el Festival Mundial de la Juventud en Berlín Oriental mediante el envío de invitaciones fraudulentas, falsas promesas de cama y comida gratis, falsos avisos de cancelaciones, etc.; llevaron a cabo ataques sobre los participantes con explosivos, bombas incendiarias, y con equipo para perforar los neumáticos; forjaron y distribuyeron grandes cantidades de tarjetas de racionamiento de alimentos para causar confusión, escasez y resentimiento; enviaron notificaciones fiscales falsificadas y otras directrices y documentos gubernamentales para fomentar la desorganización e ineficiencia en la industria y los sindicatos ... todo esto y mucho más.

Los conservadores partidarios de la guerra fría del Centro Internacional Woodrow Wilson para Académicos de Washington, DC,  en una de sus documentos sobre el Proyecto Internacional de la Historia de la Guerra Fría (#58, p.9), afirman: “La frontera abierta en Berlín expuso a la RDA [República Democrática Alemana] al espionaje masivo y la subversión y, como muestran los apéndices de los dos documentos, su cierre le dio al estado comunista mayor seguridad”.

A lo largo de los 1950, los alemanes del este y la Unión Soviética repetidamente interpusieron quejas ante los antiguos aliados soviéticos en Occidente y en las Naciones Unidas sobre las actividades específicas de sabotaje y espionaje y pidieron el cierre de las oficinas en Alemania Occidental que afirmaban eran responsables, y de quienes proporcionaron los nombres y direcciones. Sus quejas cayeron en saco roto. Inevitablemente, los alemanes orientales comenzaron a endurecer la entrada al  país desde el oeste, lo que llevaría finalmente al levantamiento del infame muro. Sin embargo, incluso después de que el muro fue construido siguió existiendo una habitual, aunque de forma limitada, emigración legal del este al oeste. En 1984, por ejemplo, Alemania del Este permitió la salida de 40,000 personas. En 1985, los periódicos de Alemania Oriental afirmaron que más de 20,000 antiguos ciudadanos que se habían asentado en Occidente querían regresar a casa después de desilusionarse con el sistema capitalista. El gobierno de Alemania Occidental, dijo que 14,300 alemanes orientales habían regresado durante los 10 años anteriores.

No olvidemos también que mientras Alemania Oriental se desnazificó por completo, en Alemania Occidental durante más de una década después de la guerra, los más altos cargos del gobierno en el poder ejecutivo, legislativo y las ramas judiciales contenían numerosos ex y “ex” nazis.

Por último, hay que recordar, que Europa del Este se convirtió en comunista debido a que Hitler, con la aprobación de occidente, la utilizó como una autopista para llegar a la Unión Soviética y acabar con el bolchevismo para siempre, y que los rusos en la Primera Guerra Mundial y en la Segunda perdieron unos 40 millones de personas porque occidente había usado esta autopista para invadir Rusia. No debería sorprender que después de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética estuviera decidida a cerrarla.

William Blum es el autor de Killing Hope: U.S. Military and CIA Interventions Since World War II, Rogue State: a guide to the World’s Only Super Power. Su libro más reciente es: America’s Deadliest Export: Democracy.

Publicado por LaQnadlSol

USA.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net