worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Obama después de París: ¿una respuesta sensata y moral?

Alan Goodman | 25 de noviembre de 2015 | Periódico Revolución | revcom.us

El 16 de noviembre, Barack Obama realizó una conferencia de prensa en Antalya, Turquía, donde asistía a la “G-20” Cumbre, una reunión de las potencias económicas mundiales. Los terribles ataques del 13 de noviembre en París por el Estado Islámico / EIIL —el movimiento armado islamista reaccionario que ahora domina partes de Siria e Irak— no estaba un tema de la Cumbre. No obstante, era lo único de que se hablaba. Como Revolución enfatizó inmediatamente después de los ataques, “El ataque en París tenía como objetivo impulsar un programa reaccionario sembrando el terror. Fue cruel, injusto y horroroso.”. (Vea “Un ataque terrorista en París, un mundo de horrores y la NECESIDAD DE OTRO CAMINO”).

Cuando Obama terminó su discurso de apertura, los representantes de los medios de comunicación de las clases gobernantes embistieron, como pirañas, a Obama con “preguntas”, como pedirle responder a aquellos que dicen “[s]u preferencia por la diplomacia antes del uso de la fuerza militar hace que Estados Unidos sea más débil y envalentona a nuestros enemigos”. O, ya que “Estados Unidos tiene la mayor fuerza militar en el mundo... ¿por qué no podemos eliminar a estos bastardos?”

Casi parecía como déjà vu de nuevo, un regreso a los días inmediatamente después del 11 de septiembre de 2001, cuando a cualquiera que dijera otra cosa que “a matarlos todos y dejar que Dios los disponga”, le condenaban de traidor.

En la conferencia de prensa, Obama devolvió los puñetazos, visiblemente molesto. Sostuvo que no era posible o necesario que Estados Unidos enviara a 50.000 tropas a Siria y todo país de donde se lanzara un ataque terrorista. Defendió su política de permitir entrar a 10.000 refugiados sirios (de un total de más de 11 millones de personas desplazadas por la guerra).

Después, todos los candidatos presidenciales republicanos denunciaron a Obama. Lo acusaron de débil y exigieron ataques militares más agresivas, más represión fascista, y competían entre sí para satanizar a los inmigrantes y declarar abiertamente una guerra religiosa contra el Islam. Jeb Bush, el supuesto “moderado” en el pelotón, no iba a “quedar atrás” en la carrera para incitar a los fascistas cristianos y enmarcar esto como un choque de “mi dios es más grande que su dios”. Jeb Bush pidió que Estados Unidos hiciera que los criterios para ser aceptado como refugiado incluyeran “dar pruebas de que eres un cristiano”.

En comparación con los aullidos de la prensa, y con los republicanos que exigen más agresión militar que lo que Obama prometería, y después de las masacres terribles por parte del EIIL en París, la postura de Obama podría parecer moderada. Pero examinémoslo.

En primer lugar, en la conferencia de prensa Obama recordó a los que pensaron que era reacio a llevar a cabo una masacre en masa que durante su administración él ha lanzado más de 8.000 ataques aéreos. Obama no fue específico acerca de los blancos de esos ataques, pero nadie (él incluido) mencionó el deliberado bombardeo estadounidense de un hospital de Médicos sin Fronteras en Kunduz, Afganistán el 3 de octubre de este año que masacró a una docena de médicos junto con pacientes y personal y destruyó el único hospital quirúrgico en una ciudad importante de Afganistán. Así que, aunque abogó por seguir maniobrando diplomáticamente y prestar atención a las consideraciones de relaciones públicas, su mensaje básico era el de insistir en que una estrategia “sostenida” fue la mejor y única alternativa — lo que significa una guerra brutal, incesante e infernal.

Por un MOMENTO, póngase en el lugar de la clase dominante

Los intercambios tensos y mordaces durante y después de la conferencia de prensa de Obama en Turquía y en sus consecuencias reflejan crisis y peligros reales para el imperio de Estados Unidos en el mundo de hoy.

Póngase, por un momento, y por repugnante que sea hacerlo, en el lugar de aquellos cuyo papel en este mundo es salvaguardar, mantener y proyectar el imperio estadounidense. Ocupan el puesto superior en un mundo de implacable explotación. En todo el mundo, se alinean con socios menores criminales en Asia, África y América Latina que dirigen las cámaras de tortura y escuadrones de la muerte. El funcionamiento de su sistema, y ​​sus guerras, obligan a millones de personas a abandonar sus hogares. Destruyen el medio ambiente. En su “casa”, Estados Unidos, libran un reinado de terror contra la gente negra, latina y otros de color, y toman acciones para obligar a las mujeres a tener hijos contra su voluntad por medio de hacer inaccesibles para millones de mujeres el aborto, y toda forma de control de la natalidad.

Al considerar el panorama más amplio, se puede ver que lo que pasa ahora mismo con el EIIL, sus ataques brutales y reprensibles en París, en Beirut (la capital de Líbano, donde el EIIL asesinó a 43 personas e hirieron a más de 200 otros un día antes de los ataques en Paris) y, por lo visto, en el avión de pasajeros ruso el 31 de octubre —y la reacción actual de las potencias imperialistas— son parte de toda una dinámica en la que estos dos polos llevan a cabo crímenes cada hora de cada día.

Si usted sacara el imperialismo mundial de esta dinámica, las yihadistas fundamentalistas estarían relativamente inactivos. Pero el funcionamiento de este sistema en todo el mundo ha generado y dado vida concretamente a continuas encarnaciones del Islam fundamentalista. En parte, esto se debe a la forma en que el capitalismo-imperialismo desgarra a las sociedades tradicionales “desde arriba”, desarraigando las formas tradicionales de vida mientras que impone nuevas normas opresivas (para un análisis sustancial de este fenómeno y cómo forjar una VERDADERA alternativa, vea “¿Por qué está creciendo el fundamentalismo religioso en el mundo actual?” de Bob Avakian). Y las invasiones, las cámaras de tortura y los aviones sin tripulación que imponen todo esto han alimentado el auge de la Yihad fundamentalista.

En esta situación, uno de los argumentos dentro de las filas de la clase dominante de Estados Unidos insiste en que cualquier señal de debilidad, cualquier posibilidad de que Estados Unidos dude en invadir en cualquier lugar, en cualquier momento y por cualquier motivo, se abrirá la puerta a que el imperio estadounidense se desenrede. Así que, por tan loco que parezca, sostienen que hace falta intensificar los ataques y responder al máximo sin restricciones.

El otro lado sostiene que si Estados Unidos golpeara a sus enemigos yihadistas con invasiones sin cuartel —tal como hicieron después del 11 de septiembre de 2001—, impulsará innecesariamente a cada vez más gente hacia los brazos de yihadistas cada vez más virulentos. De hecho, las yihadistas reaccionarias cuentan abiertamente con eso y quieren provocar a Estados Unidos y sus aliados a hacer precisamente eso. En muchas acciones como la voladura del avión de pasajeros ruso en Egipto, o los ataques en París y Beirut (donde el EIIL masacró a civiles en un barrio pobre que era una base para una fuerzas islamistas que luchaban en contra del EIIL), son programadas para obtener una reacción más fuerte del “Occidente”.

Además, el envío de una gran cantidad de tropas estadounidenses a la región, y las bajas como consecuencia, seguramente desencadenaría un conflicto interno dentro de Estados Unidos que pudiera convertirse en un peligro real para su dominio. Obama aboga por mantener el rumbo. Para presionar a otras potencias y fuerzas a hacer más en el conflicto; mantener un reinado de terror sin fin de bombas y aviones no tripulados; intensificar la represión del Gran Hermano; y seguir librando una guerra para “corazones y mentes” mediante una fachada de “tolerancia” y diciendo que el motivo de las guerras por el imperio es “llevar la democracia” al mundo, aunque ese cuento esté tan trillado y gastado.

“La lógica de la lógica” horrorosa de Estados Unidos y “las potencias mundiales”

Nadie en el “debate” dentro de la clase dominante de Estados Unidos descarta el uso de la horrorosa masacre en masa. Un artículo verdaderamente escalofriante en el New York Times del 17 de noviembre —del punto de vista de los liberales en la clase dominante— exploró las diversas estrategias con las cuales las potencias mundiales pudieran aplastar al EIIL. Una de estas era lo que los rusos hicieron en Chechenia, que el artículo describe explícitamente como “una política de tierra quemada” en que Rusia secuestró y mantuvo como rehenes a civiles inocentes, demolió o quemó las casas de familiares de presuntos combatientes antigubernamentales, devastó la capital de Grozny, y hasta tomó como rehenes a las familias de yihadistas.

Y el artículo incluye un llamamiento del ex jefe de “inteligencia” de Israel que exigió, “Con este enemigo, tenemos que poner a un lado los argumentos sobre la ley, la moral y las comparaciones entre la seguridad y los derechos del individuo. Eso significa hacer lo que hicieron en la Segunda Guerra Mundial a Dresde, cual ciudad borraron del mapa. Eso es lo que se debe hacer a todos los enclaves territoriales del EIIL”.

No hay cifras exactas, pero hubo al menos decenas de miles de muertes de civiles en Dresde, Alemania — civiles inocentes. No había ningún valor militar por cual motivo Estados Unidos bombardeara a Dresde. La ciudad estaba atestada de refugiados de la guerra a quienes el bombardeó “borró del mapa” junto con la propia ciudad. El bombardeo fue un acto de terror masivo en una escala monstruosa.

El artículo del Times fue una exploración obscenamente desapasionada de las posibilidades de copiar estos crímenes de guerra espantosos para aplastar al EIIL. De hecho, el bombardeo lanzado por Francia en los últimos días en esencia ha comenzado a poner en práctica una estrategia de borrar no sólo al EIIL, sino también a la población civil en las zonas que EIIL domina. Según el artículo del Times, cuando Obama comenzó el bombardeo del Estado Islámico en Irak y Siria el año pasado, no se lo dirigió a los blancos conocidos en Al Raqa, Siria, la capital proclamada del Estado Islámico, donde viven cientos de miles de personas. Pero a raíz de las masacres del EIIL en París, Francia hace precisamente eso: bombardear a Al Raqa con el apoyo de Estados Unidos.

En resumen, la clase dominante de Estados Unidos, por la lógica de su sistema de matar-o-morir, se encuentra en una situación en la que no tiene buenas opciones. Y cualesquier opciones que escojan traen nada más que sufrimiento y muerte para millones y millones de personas.

El papel, y el historial, de Obama

Que quede claro: Barack Obama no ha mitigado el círculo vicioso que se intensifica entre la yihad islámica y “el Occidente” — precisamente lo contrario. En las acciones que ha realizado como jefe ejecutivo y comandante en jefe de todo esto, ha contribuido concretamente a esta dinámica de formas muy brutales.

  • Obama ha proporcionado apoyo ilimitado al régimen de apartheid de Israel y en particular a sus dos guerras genocidas contra Gaza durante su mandato, y ha continuado a armar a nuevos niveles a Israel (y sí, esto es cierto aunque tiene sus riñas con Netanyahu sobre CÓMO Israel debería desempeñar su papel como “policía para el Occidente” en el Medio Oriente).
  • Obama ha proporcionado apoyo ilimitado al régimen brutalmente represiva de Arabia Saudita y sus guerras en la región, incluida la actual guerra en Yemen la que ha tomado a miles de vidas, entre ellas centenares de niños, y en la que los saudíes han utilizado bombas de racimo suministradas por Estados Unidos (y, para repetir, esto es cierto a pesar de las diferencias con los saudíes sobre la política de Obama de tratar de atraer al régimen reaccionario iraní para cooperar con la dominación estadounidense de la región).
  • Bajo Obama, Estados Unidos participó en el bombardeo de Libia y el derrocamiento de Muammar al-Gaddafi, acciones que contribuyeron directamente al fortalecimiento de EIIL y otras fuerzas similares.
  • La estrategia de Obama de depender de cualquier fuerza que se pueda utilizar para servir a los intereses estadounidenses en Siria, incluyendo por medio de Arabia Saudita, ha llevado al auge de fuerzas yihadistas fundamentalistas aparte de EIIL y a su armamento (al mismo tiempo que Obama ha buscado e intentado adiestrar a fuerzas no islamistas que Estados Unidos pudiera apoyar militarmente de modo más abierto).
  • Obama continúa su apoyo militar al régimen afgano, lo que incluye el bombardeo por cazas estadounidenses del hospital en Kunduz.
  • La guerra de aviones no tripulados, desde Afganistán a Yemen, aplasta a fiestas de bodas, asesina a civiles, y crea un estado de tensión y terror constante para millones de personas a quienes son sinónimos Estados Unidos y la-muerte-del-cielo.

¡Y esta es sólo una lista parcial!

Otro camino no sólo es necesario, es posible

Los cálculos de los gobernantes estadounidenses son los de defensores de un imperio construido sobre la base del genocidio y la esclavitud, impuesto alrededor del mundo por interminables guerras injustas. En el otro lado del conflicto son reaccionarios más pequeños que aspiran a una posición más alta dentro de ese mundo horrible y que han impuesto una ignorancia de la Edad Oscura, la intolerancia brutal, y la opresión violenta y extrema de las mujeres donde están en control.

Los intereses de la humanidad descansan completamente fuera de estas “alternativas”.

Aquí, a los lectores nos referiremos a una declaración posteada permanentemente en revcom.us y en cada edición impresa de Revolución, la que hemos citado en “Un ataque terrorista en París, un mundo de horrores y la NECESIDAD DE OTRO CAMINO”:

Este sistema es lo que nos ha metido en la situación en que nos encontramos hoy y que nos mantiene ahí. Y es por medio de la revolución que se acabe con este sistema que nosotros mismos podríamos dar origen a un sistema mucho mejor. El objetivo final de esta revolución es el comunismo: un mundo en que las personas trabajen y luchen juntas por el bien común... en que todos contribuyan a la sociedad lo que puedan y reciban lo que necesitan para tener una vida digna de un ser humano... en que ya no haya divisiones entre las personas en que algunas gobiernan y oprimen a otras, arrebatándoles no sólo los medios para obtener una vida digna sino también el conocimiento y un medio para entender bien el mundo y tomar acciones para cambiarlo.

“Esta revolución es necesaria y posible a la vez”.

Y, como también decimos,

“Por Bob Avakian y el trabajo que ha hecho durante varias décadas, de sintetizar las experiencias positivas y negativas de la revolución comunista hasta hoy y de aprender de una amplia gama de experiencias de la humanidad, se ha desarrollado una nueva síntesis del comunismo — existen en realidad una visión y estrategia viables para una sociedad y mundo radicalmente nuevos y mucho mejores, y existe la dirección crucial que se necesita para hacer avanzar la lucha hacia ese objetivo”.

Esto realmente ES un camino para salir de la locura, y todo el mundo lo debe a sí mismo, a todos los seres humanos, y al futuro, para explorar esto en serio. Y divulgarlo al mismo tiempo.

Y en vez del autoengaño, de cegarse a sí mismo frente a las consecuencias concretas de lo que traerá toda acción de Estados Unidos en el mundo, o de tragarse la inmoralidad de escoger entre males, y en oposición a todo ello, se necesita la oposición visible y resuelta por parte de nosotros en Estados Unidos, Francia y otros países imperialistas contra la guerra y la represión que “su gobierno” lleva a cabo y ahora intensifica.

Abrir paso a otro mundo, y romper con el círculo vicioso actual requiere que gente alrededor del mundo vea que los gobernantes no hablan por nosotros. Y que tomamos partido con los intereses de la humanidad.

Leer, compartir en línea, e imprimir y distribuirUn ataque terrorista en París, un mundo de horrores y la NECESIDAD DE OTRO CAMINO”.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net