worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Biden deberá tener éxito en donde Obama fracasó y, finalmente, cerrar Guantánamo | Opinión

Mohamedou-Ould-Salahi

MOHAMEDOU OULD SALAHI
Newsweek
11 de enero de 2021

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 18 de enero de 2021

Hace doce años, este mes, me senté en mi celda en el campamento de detención en la bahía de Guantánamo en Cuba, mirando una de las fotografías más bellas que jamás había visto: Barack Obama, tomando poder como presidente de los Estados Unidos un día antes de firmar una orden ejecutiva para cerrar Guantánamo en un año. El entonces vice presidente Joe Biden elogió la orden diciendo que “Defenderemos los derechos de quienes traemos a la justicia y cerraremos la instalación de detención en Guantánamo”.

En Guantánamo, puedo decirte, todos tomaron estas noticias de manera seria. El Fuerza Conjunta que maneja la prisión le entregó a cada detenido una copia de la orden del presidente. Los oficiales de alto rango realizaron un tour en la prisión y hablaron con los detenidos. Un capitán de la Fuerza Aérea y un almirante naval condecorado se sentaron y hablaron conmigo asegurándome que los días obscuros de la prisión, de trato inhumano, estaban llegando a su fin.

Como un, entonces, joven africano, yo estaba impresionado. Un joven afroamericano, el hijo de un inmigrante africano, había sido elegido para gobernar el país más poderoso del mundo. El fervor pro estadounidense que parecía estarse expandiendo por todo el mundo barrió conmigo. Adentro de GTMO, detenidos que un día antes maldecían ese país ahora estaban aplaudiendo para el Equipo Estadounidense. Alrededor del mundo, países enteros estaban haciendo lo mismo. “Guta Wahl” (“Buena elección”), decía el encabezado de un tabloide alemán. No me era permitido leer el artículo complete, pero después me enteré que decía “todos se han enamorado de manera refrescante con la nueva América, la otra, la buena, la Obamerica, incluso”.

Eso fue hace doce años.

Guantánamo permanece abierto el día de hoy.

Cuando el presidente Obama firmó esa orden, yo había estado encarcelado sin cargos ni juicio por siete años, torturado y llevado a cada uno de los límites de la resistencia humana. Incluso después de todo eso, estaba dispuesto a darle al gobierno de Estados Unidos el beneficio de la duda. Creía que iban a hacer lo correcto y cerrar el símbolo de tortura y de detención indefinida, de una vez por todas. Sin embargo, cuando un juez federal concedió mi petición de habeas corpus y ordenó mi liberación en el 2010, el gobierno de Obama apeló esa decisión y pasarían otros siete años antes de que el Junta de Revisión Administrativa en Guantánamo tomara mi caso y aprobara mi liberación.

Fue solo después ese año, en los últimos días de la presidencia de Obama, que finalmente me reuní con mi familia, menos con mi madre y mi hermano mayor, que habían muerto durante mi detención.

Los últimos cuatro años había luchador, y todavía lo hago, para sobrepasar la prohibición de visita a los Estados Unidos impuesta como una condición de mi liberación, y de recuperar mi libertad completa. Pero me pude casar, comenzar una familia, trabajar en una nueva edición y una versión cinematográfica de mi libro y ser parte en ayudar a construir un mayor futura para mi país y para el mundo.

Te dice todo lo que necesitas saber acerca de Guantánamo que me cuente dentro de los afortunados. De acuerdo con el reporte recién publicado de Amnistía Internacional, 40 hombres todavía están ahí. Seis de estos hombres, como yo, ya fueron aprobados para ser liberados. La vasta mayoría de estos cuarenta hombres nunca han sido, ni serán, acusados o enjuiciados por algún crimen. Cada día que pasa, me acecha el pensamiento de Abdel Latif Nasser, de mi país vecino, Marruecos, quien permanece encarcelado a pesar de haber sido aprobado para liberación, como yo, en el 2016, y las otras almas olvidadas en Guantánamo.

La semana pasada, vi, mientras una multitud enojada entró al Capitolio estadounidense, intentando revocar los resultados de la elección presidencial. Observé mientras un comentarista y legislador americano expresaba su horror y shock mientras hablaban acerca del estado de derecho. Compartí su horror, pero no tanto como su shock. La evolución política que llevó a este momento se lleva creando mucho tiempo, lo sé desde que estaba en mi celda en Guantánamo.

En los meses previos a la elección de Barack Obama como presidente, tuve un guardia que me tenía al tanto del progreso del nominado demócrata, un hombre que me dijo que supuestamente era musulmán, que había incluso hecho su juramento de cargo político al Corán cuando fue elegido al senado. Me traía reportes nuevos todos los días acerca de los supuestos peligros del candidato afroamericano. Detrás de estas historias estaba la insinuación de que el hombre no había nacido en Estados Unidos y que no era estadounidense. Unos meses después de haber sido liberado, el Defensor más conocido del Nacimiento de esa teoría de conspiración, remplazó a Obama como presidente. Para la sorpresa de nadie, el presidente Trump no solo juró mantener Guantánamo abierta, sino expandirla. Lo que terminó hacienda fue incluso peor: la ignoró por complete, como si las vidas de los hombres que todavía están ahí, y los miles que trabajan ahí cuyas carreras se desperdician cuidándolos, no tuvieran significado alguno.

En dos semanas, los Estados Unidos tendrá un nuevo presidente y una nueva oportunidad de reparar el terrible error que Guantánamo representa. Porque fue vice presidente en un gobierno que intentó, pero fracasó en cerrar Guantánamo, el presidente Biden tendrá una carga especial de ese error en el cargo. Si el gobierno de Obama hubiera cerrado la prisión, muchos otros hubieran podido pasar los años de la presidencia de Trump reconstruyendo sus vidas. Años de sufrimiento adicional se hubieran evitado.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net