worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Revolución #159, 22 de marzo de 2009

Lucha contra la criminalización de la protesta

La persecución política de los 8 de la CNR

Parte 1: El caso de los 8 de la CNR

Introducción

Un caso muy importante se está desenvolviendo en Minnesota. El gobierno ha señalado a ocho personas por su rol en las protestas políticas durante la Convención Nacional Republicana (CNR).

En la CNR de septiembre de 2008 en St. Paul, el criminal de guerra John McCain y la religiosa fundamentalista de derecha, Sarah Palin, fueron seleccionados como candidatos presidencial y vicepresidencial. Los medios nacionales dedicaron horas ilimitadas a cosas como la hija soltera embarazada de Palin. Mientras tanto, las calles de St. Paul se estaban convirtiendo en una zona militarizada con masiva movilización policial. En el curso de cuatro días, miles desafiaron las medidas de represión armadas para dar a conocer su oposición a la guerra, tortura, espionaje y la globalización imperialista de Estados Unidos que ha traído sufrimiento a una inmensa parte de la humanidad y causado catastróficos daños ambientales. Más de 800 personas fueron arrestadas y veintenas fueron brutalizadas por la policía.

Antes de que las protestas empezaran, los agentes de la ley realizaron redadas y arrestos preventivos de activistas y periodistas independientes a través de Minneapolis/St. Paul (las Ciudades Gemelas). Entre los arrestados había ocho que ahora han sido objeto de persecución, con el potencial de más de 12 años de prisión. Son conocidos como los 8 de la CNR.

Por primera vez, se está aplicando una versión estatal de la fascista Ley Patriota federal a las manifestaciones políticas. Los 8 de la CNR son acusados de delito mayor de conspiración de amotinamiento en fomento del terrorismo y delito mayor de conspiración de cometer daños criminales en propiedad ajena en fomento del terrorismo, junto con otras dos felonías. Estuvieron sentados en una celda por el tiempo que duró la convención republicana, pero los han declarado legalmente responsables por cualquier cosa que algún manifestante hizo durante ese tiempo.

La acción judicial contra los 8 de la CNR establecerá un precedente muy malo que criminaliza la protesta política. Pero muy pocas personas siquiera saben de este caso. Todos los que entienden la importancia del disentimiento y la capacidad para resistir los crímenes que están cometiendo el gobierno y sus instituciones necesitan denunciarlos. Es necesario que un amplio sector de la sociedad plantee una fuerte demanda para retirar los cargos sobre los 8 de la CNR. Se debe de parar en seco este proceso injusto.

En tres artículos de varios números de Revolución, esta serie examina aspectos y capas importantes de lo que ha salido a la luz sobre el proceso injusto contra los 8 de la CNR. Los tres artículos son: “El caso de los 8 de la CNR”, “Los informantes y los agentes encubiertos” — las mentiras y estrategias del gobierno; “Las medidas represivas” — el estado policial, los arrestos en masa y la persecución selectiva de periodistas.

Los habitantes de las ciudades gemelas de Minneapolis y St. Paul, Minnesota, dicen que nunca han visto nada parecido a la fuerte represión policial durante la Convención Nacional Republicana (CNR) en septiembre de 2008. Ahora ocho personas, de 19 a 33 años de edad, arrestados de manera preventiva antes de las protestas durante la CNR, podrían pasar más de 12 años en la cárcel por cuatro cargos mayores.

Acusaron a los 8 de la RNC de conspiración de amotinamiento en fomento del terrorismo, un delito mayor de la versión de Minnesota de la Ley Patriota federal. En diciembre de 2008, sumaron tres delitos mayores más: conspiración de amotinamiento en segundo grado (sin fomento del terrorismo), conspiración en primer grado de cometer daños criminales en propiedad ajena en fomento del terrorismo y conspiración en primer grado de cometer daños criminales en propiedad ajena (sin fomento del terrorismo). [Busque más información y los datos biográficos de los 8 de la CNR en línea en RNC8.org y nlgminnesota.org (la filial de Minnesota del Gremio Nacional de Abogados).]

Los cargos de conspiración en sí serían una barbaridad. Los delitos mayores en sí serían una barbaridad. Pero básicamente acusan a los 8 de la CNR de terrorismo por haber organizado a gente de todo el país para ir a protestar fuera de la CNR contra los crímenes del gobierno.

Precedentes peligrosos

El caso tiene dos elementos que podrían sentar precedentes muy peligrosos.

En primer lugar, arrestaron a los 8 de la CNR ANTES de que siquiera empezaran las protestas, a diferencia de anteriores famosos casos de conspiración política como los 8 de Chicago (producto de un ataque policial contra los manifestantes fuera de la Convención Nacional Demócrata de 1968), en que levantaron cargos DESPUÉS de las protestas. En este caso, mantuvieron presos a los ocho a lo largo de la CNR. Pero los acusaron de cometer los mismos delitos de los cuales acusan a los demás manifestantes mientras los 8 estaban encerrados. Por lo general uno cuenta con una buena coartada estando preso mientras se comete un supuesto crimen, ¡pero esta vez no es así!

Esta es la misma lógica de prevención que los gobernantes estadounidenses han aplicado en la “guerra contra el terror” como pretexto para barbaridades como la detención indefinida de personas tachadas de combatientes enemigos, tortura e invasiones de países enteros.

El Gremio Nacional de Abogados (NLG) señala que las quejas de que los 8 de la CNR cometían delitos “no alegan que ninguno de los acusados participara concretamente en ningún acto de violencia ni daño en propiedad ajena. Las quejas enumeran todas las supuestas violaciones de la ley durante los últimos días de la CNR, aparte de las violaciones de derechos humanos de parte de los agentes del orden, y pretenden responsabilizar a los 8 acusados de actos cometidos por otros individuos. Ninguno de los acusados tiene ningún antecedente criminal respecto a actos de violencia. Los allanamientos realizados en conexión con las redadas no encontraron ninguna prueba material que corroborara las imputaciones que hicieron los agentes del orden acerca de ataques organizados” [negritas agregadas].

Incluso el informe oficial Heffelfinger-Lugar1 , lanzado en enero de 2009, dijo: “Durante los cuatro días de la convención, nadie sufrió lesiones de gravedad y hubo daños limitados en propiedad ajena”.

En segundo lugar, acusan a los 8 de la CNR de conspiración de amotinamiento y de cometer daños criminales en propiedad ajena “en fomento del terrorismo”. De lo que se sepa hasta ahora, esta es la primera vez que han levantado cargos del Ley Patriota, de parte de autoridades estatales o federales, contra los organizadores de una protesta política de masas. Acusaron a los 8 de la CNR bajo la Ley Patriota de Minnesota que se aprobó en 2002 como versión estatal de la Ley Patriota federal.

¿Cómo es posible que el gobierno levante tales acusaciones tan descabelladas?

La Ley Patriota de Minnesota define el terrorismo en términos mucho más amplios que en la Ley Patriota federal que los grupos de libertades civiles ya consideran de criterios exageradamente amplios. La ley federal define el terrorismo como “actos que ponen en peligro la vida humana… que dan la apariencia de tener la intención — i) intimidar o coaccionar a una población civil; ii) influenciar los programas y medidas del gobierno mediante la intimidación o coacción”. La ley de Minnesota define el terrorismo como “un acto premeditado que conlleva violencia contra individuos o propiedad con la intención de: 1) sembrar terror, intimidar o coaccionar a una cantidad considerable de miembros del público además de las víctimas directas del acto”. En contraste con la definición federal del terrorismo contenida en la Ley Patriota de los Estados Unidos, la definición del terrorismo en la ley de Minnesota no estipula que se tiene que incurrir en actos perjudiciales ni amenazas de tales actos a personas.  Por eso una condena bajo este estatuto establece un precedente aún más peligroso dado que se puede levantar el cargo de terrorismo simplemente por cometer “violencia contra propiedad ajena”.

En las versiones estatal y federal de la Ley Patriota, la definición del terrorismo es tan amplia y vaga que el gobierno puede sostener que casi cualquier señal o estallido de protesta está “en fomento del terrorismo”. Si se pudiera definir como terrorismo lo que ocurrió en Minneapolis, pues se podría cometer a casi toda forma de protesta política popular resuelta a la represión oficial bajo el pretexto del contraterrorismo.

Bruce Nestor, el director de la filial de Minnesota del NLG, dijo: “Los cargos [contra los 8 de la CNR] representan un abuso del sistema de justicia criminal y pretenden intimidar a cualquier persona que organice manifestaciones públicas en gran escala con el potencial de desobediencia civil”.

Para justificar la draconiana trama de las acusaciones de parte del estado, la queja contra los 8 de la CNR menciona las consignas políticas y los vídeos del portal electrónico del grupo de protesta “Comité de Bienvenida a la CNR”. Por ejemplo, el gobierno señala por muy alarmante la siguiente frase: “aguar la convención, paralizar y trastornar la CNR”. La queja también menciona los vídeos de este portal y en YouTube que el gobierno dice que presentan a personas vestidas a la usanza del bloque negro que están cometiendo daños en propiedad ajena (“bloque negro” puede referirse a una afinidad al anarquismo). Además, la queja menciona el título provocador de la canción de una banda de música. En el pasado los fallos de los tribunales “han protegido” esta clase de expresión política y artística, es decir, que constituye el derecho de palabra protegido por la Primera Enmienda de la Constitución (por ejemplo, la consigna de los años 60 “A detener la conscripción militar”).

Si condenaran a los 8 de la CNR por su punto de vista o expresión política, eso representaría un salto muy fuerte en la criminalización del disentimiento e incluso de lo que se podría llamar el lenguaje del disentimiento y resistencia.

Hicieron de cosas comunes “pruebas” de crímenes

Los cargos criminales contra los 8 se basan fuertemente en los “informes de Informantes Confidenciales Confiables”. Los informes de los informantes están repletos de aseveraciones descabelladas que se usan como un paradigma siniestro (o prisma) por el cual las cosas comunes en una casa se convierten en “pruebas” de planes criminales. Un simpatizante de los 8 de la CNR describe cómo las autoridades sostuvieron una conferencia de prensa sensacionalista en que mostraron un neumático confiscado en una redada y alegaron que “alguien iba a incendiar el neumático para impedir el tráfico”. La queja tiene en lista cosas como: “bombillos (los cuales se pueden llenar de pintura u otros químicos y lanzar a la policía)”; “bloques de cemento rotos (los cuales se pueden lanzar contra la policía y ventanas)”; “un líquido amarillo no identificado”, lo cual la policía alega son orines que se van a lanzar contra la policía. Los simpatizantes de los 8 de la CNR dicen que era agua estancada recogida para reciclaje y conservación ambiental.

La verdadera conspiración: los complots del gobierno contra las protestas

Nancy Chang, antes del Centro de Derechos Constitucionales, alertó en su libro de 2002 Silencing Political Dissent (Silenciando el disentimiento político): “Porque se describe este crimen [el terrorismo doméstico en la Ley Patriota federal] en términos tan vagos y amplios, es probable que los organismos del orden público los interpreten como un permiso par investigar y vigilar a activistas políticos y organizaciones que protestan contra las medidas del gobierno y que los fiscales los interpreten como permiso para criminalizar el legítimo disentimiento político. Las actividades de protesta confrontacional, por su propia naturaleza, son actos ‘que parecen tener la intención de… influenciar las medidas de un gobierno por medio de la intimidación o coerción’. Además, se podrían considerar los enfrentamientos entre los manifestantes y los agentes de la policía y los actos de desobediencia civil, entre ellos los que no causan lesiones y no son violentos…una violación de las leyes criminales” (pp. 44, 45).

Lo que Chang predijo se está desenvolviendo en Minneapolis.

La verdadera conspiración en este caso es la que lleva a cabo las fuerzas del orden político de los Estados Unidos. De acuerdo a los documentos de la corte, como a principios de agosto del 2007 se empezó a emprender un plan para trastornar y llevar a cabo vigilancia y operaciones de agentes provocadores contra potenciales manifestantes. El alguacil local gastó más de 300.000 dólares en las operaciones encubiertas de su delegación.

El Informe Heffelfinger-Lugar también revela que el enfoque de los organismos del orden público en todo el país respecto a las manifestaciones es determinar de manera apriorista (de antemano) que los manifestantes cometerán determinados crímenes: “El suceso seminal de amenazas a conferencias nacionales e internacionales tuvo lugar durante la Cumbre de Ministros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) de 1999 en Seattle. Allí, un grupo de autodenominados anarquistas bien organizados y violentos atacaron la ciudad y obligaron a que se suspendiera la cumbre. En ese entonces, la policía de Seattle perdió el control de la ciudad como si fuera cogida sin preparación…

“Después de la OMC, las ciudades anfitrionas de las conferencias políticas nacionales han tomado medidas para prepararse para la violencia anarquista desplegando informantes entre los grupos anarquistas y elaborando planes de seguridad para impedir que los anarquistas logren sus metas de suspender la conferencia. Como aprendió el Departamento de Policía de St. Paul [SPPD] de esas jurisdicciones, los anarquistas siempre establecen la misma meta de suspender el evento y usaron tácticas similares, por ejemplo, fabrican cócteles Molotov para arrojar a la policía; utilizan bloqueos para cerrar el tráfico e impedir que los delegados llegaran al evento; llevan hondas para lanzar piedras, orines, excrementos y otras cosas a la policía; y monitorean las comunicaciones de la policía para evitar arrestos y detenciones”.

Mentiras de la policía, y la realidad

Otra acción policial inmediatamente anterior a la CNR arroja más luz sobre la manera de operar que los organismos federales y municipales del orden público están aplicando en el caso de los 8 de la CNR. Un miembro del Departamento de Policía de St. Paul hizo una declaración juramentada que describe la probable causa que la policía alegó que tenía para allanar la residencia de Mike Whalen, un reconocido activista social y por mucho tiempo propietario de la librería Arise Bookstore en Minneapolis. La declaración juramentada empieza describiendo la experiencia del agente como miembro de la Fuerza de Tarea Conjunta contra el Terrorismo (en la que el FBI tiene un rol importante) y su entrenamiento especial en la realización de investigaciones de terrorismo y una carrera de 20 años en los organismos del orden público.

Compare la declaración y la realidad:

La declaración: Whalen “estaba previamente bajo investigación durante los años 1990 debido a una sospecha de que había apoyado al terrorismo internacional”.

La realidad: Whalen “dijo que ha participado en grupos de solidaridad irlandeses y traído a conferencistas a las Ciudades Gemelas, entre ellos las madres de los niños que habían sido asesinados por balas de plástico, para hablar sobre la violencia en Irlanda del Norte” (Minneapolis Star Tribune, 29 de septiembre de 2008).

La declaración: “La siguiente es una cita de la página web [de la librería Arise]: ‘Nosotros apoyamos las luchas por el derecho a la autodeterminación de los pueblos colonizados y oprimidos. La autodeterminación es un derecho fundamental que se pueden obtener a través de cualquier medio necesario, inclusive la lucha armada. Hay que poner fin al imperialismo y al militarismo de los estado-naciones que lo permite y lo apoya’”.

La realidad: Expresar este punto de vista no tiene nada de malo y mucho menos de ilegal.

La declaración: El 30 de agosto de 2008, el cartero entregó 21 paquetes al domicilio de Whalen. “El cartero… dijo que los paquetes pesaban tanto que solo podía llevar dos a la vez”. El agente tiene “información de una fuente confidencial confiable de que los paquetes contenían armas con la intención de usarlas durante la CNR”. [negritas agregadas]

La realidad: Los paquetes contenían literatura sobre el veganismo y el vegetarianismo. Whalen recibe un paquete similar todos los meses. Luego, el Departamento de Policía de St. Paul confirmó este hecho abriendo las cajas (Minneapolis Star Tribune, 29 de septiembre de 2008).

Whalen y otros (miembros de I-Witness Video con sede en Nueva York,  que documenta el abuso policial) fueron esposados, detenidos y con el tiempo liberados. No se levantó ningún cargo ni se confiscó nada.

Esta declaración muy chueca y la poco fidedigna “fuente confiable” habrían de poner muy en duda los argumentos contra los 8 de la CNR.

Las autoridades deciden de antemano lo que los manifestantes supuestamente SIEMPRE hacen y de ahí se ponen a encontrar o inventar las pruebas. He aquí un ejemplo de las protestas durante la CNR: varias órdenes de allanamiento para redadas preventivas estipularon que buscaban materiales para fabricar bombas incendiarias o materiales peligrosos, pero no confiscaron nada. La única vez que confiscaron bombas incendiarias en el curso de las numerosas redadas y arrestos fue DESPUÉS del comienzo de la CNR; y se hizo únicamente a instancias de un importante informante del FBI (se discutirá esto más en la segunda parte).

Los 8 de la CNR trabajaban como miembros y simpatizantes del Comité de Bienvenida a la CNR. En una carta, los 8 explicaban: “El propósito del Comité de Bienvenida fue servir como medio de organización anarquista y antiautoritaria, al crear un entramado logístico y de información para la resistencia radical a la CNR. Por más de un año y medio hicimos trabajo de promoción, facilitando reuniones en todo el país y conectando a personas de todos los puntos de vista políticos que tenían un interés en común de expresar su disentimiento en las calles de Saint Paul mientras la maquinaria republicana marchaba resoplando en la sala de la convención”.

El periódico Minneapolis Star Tribune, que repasó mil cuartillas de apuntes de infiltrados policiales, escribió sobre las reuniones del Comité de Bienvenida: “En muchas reuniones no se habló de causar daños a la propiedad y ni siquiera de protestas. Se discutieron tareas como la de buscar alojamiento” (“Cops Infiltrate GOP Convention Protest Group — Then Bust Them for Conspiracy”, 1º de diciembre de 2008).

A un manifestante lo arrestaron por cortar una llanta del autobús que llevaba a los delegados a la convención. Ese es el tipo de actividad que las autoridades quieren pintar, en el caso de los 8 de la CNR, como destrucción de propiedad en fomento del terrorismo. El manifestante no recibió una pena de cárcel, sino tres años de libertad condicional y un tiempo de servicio comunitario. El juez hasta recomendó que el acusado cumpliera sus horas de servicio comunitario trabajando para el grupo Comunidades Unidas contra la Brutalidad Policial, y se dice que llamó las acciones de protesta “como las de Gandhi”.

El movimiento para detener la farsa de juicio

Se está desarrollando en Minneapolis/Saint Paul y otros lugares un movimiento para derrotar la farsa de juicio contra los 8 de la CNR. Durante el primer proceso modelo a algunos de los 800 arrestados en las protestas durante la CNR, los acusados rechazaron aceptar un acuerdo acomodaticio con las autoridades y faltaron a la escuela y al trabajo para emprender el viaje de regreso a Minnesota, para poder sentar un buen precedente para los acusados siguientes. El juez que preside el proceso anuló todos los cargos justo después de que el fiscal concluyó sus argumentos iniciales porque no había suficientes pruebas para fundamentar una condena. Las audiencias judiciales se llenan de simpatizantes. Se ha formado un comité de defensa a todos los arrestados y el apoyo está creciendo para los 8 de la CNR. Personas de varias perspectivas políticas están uniéndose a fin de impedir que las autoridades singularicen en sus ataques a los 8 de la CNR al tildarlos de “manifestantes malos”. En los días previas a la CNR, los activistas formularon lo que llaman los principios de Saint Paul2 , que establecen importantes líneas divisorias de no cooperación con los organismos del orden contra otros activistas. Esos principios desempeñaron un papel positivo durante las protestas e impidieron que los grupos de activistas se dividieran frente a la represión que se desató luego.

En enero, más de cien personas asistieron a una asamblea popular en Minneapolis de apoyo a los 8 de la CNR. Hablaron oradores como Colleen Rowley, una ex agente de la FBI que había denunciado las prácticas ilegales de esa entidad; Michelle Gross de Comunidades Unidas contra la Brutalidad Policial; un representante del Comité Contra la Guerra; un representante de la legislatura de Minnesota; y unos padres de los 8 de la CNR; el equipo legal los mantuvo al corriente del caso.

Además, se han dado pasos importantes en la recolección de fondos, programas con oradores, publicidad sobre el caso y la creación de un apoyo amplio. Se necesita hacer mucho más en el país y en el mundo.

Acababan de asignar un juez diferente al caso de los 8 de la CNR. El juez anterior, que pidió su remoción del caso, era el juez mencionado arriba que se negó a encarcelar al manifestante que cortó la llanta del autobús. El caso de los 8 está todavía en la etapa de averiguación de pruebas. Son muchísimas los organismos municipales y federales que por más de un año infiltraban y espiaban a los organizadores de las protestas contra la CNR. Las meras grabaciones en video de las protestas llegan a más de 6.000 horas.

¿Quiénes son los verdaderos criminales?

Sentadas en el centro de convenciones Excel para la CNR había personas que tomaron las decisiones que llevaron a sembrar terror en países enteros con invasiones y ocupaciones. Que causaron la destrucción en masa de la infraestructura de Irak que dejó a cientos de miles de iraquíes sin servicios de salud ni agua potable. Que dieron las órdenes que llevaron a la tortura en lugares como Abu Ghraib y Guantánamo. Que lanzaron una guerra DE terror que secuestraba a personas de diferentes países y las desaparecieron en otros países. El candidato que seleccionaron había bombardeado al pueblo vietnamita.

Bush, Cheney, Rumsfeld y los otros no simplemente hablaron, como bravucones jactándose entre sí, sobre esas acciones criminales. Cometieron esos crímenes, documentados en fotos y memorandos, y legalizados en el Congreso, mientras se proclama abierta y orgullosamente que son su legado.

Se trata de crímenes de guerra y de lesa humanidad según el derecho internacional y las leyes nacionales. Pero a los autores de esos crímenes no se les ha acusado de nada, y Barack Obama ni siquiera ha dado pasos para investigarlos. (Véase el artículo de Revolution en línea, en inglés, “A Moral and Legal Necessity: Indict the War Criminals!” [Una necesidad moral y legal: ¡Acusen a los criminales de guerra!] en revcom.us/a/153online/war_crimes_en.html).

Sin embargo, por otro lado, las autoridades han singularizado a los 8 de la CNR por supuestos “crímenes”: atreverse a organizar una resistencia y protesta políticas al mismo tiempo que el régimen reinante del imperialismo estadounidense patrocinaba la convención republicana en Minnesota. Alzar la voz, rehusar ser cómplices y tomar acción política significativa de resistencia no son crímenes. Hay que retirar las acusaciones YA.

Los que protestaron contra la CNR estaban haciendo una declaración, y era muy importante que se oyera en todo el mundo. Se puede decir que fue como un “zapatazo” metafórico, masivo y público contra la CNR. Unos manifestantes se negaron a confinarse a los corrales alambrados (digamos, jaulas) que el estado designó para las protestas. Unos se negaron a confinarse al “corral de protesta” que son las elecciones. Esos dos “corrales” tienen el propósito de canalizar y limitar la resistencia a lo que sea aceptable a los que gobiernan el imperio.

Como dijo el padre de uno de los 8 acusados de la CNR en la asamblea popular de enero, al recordar el comentario de un amigo: “A su hijo le deben dar una medalla, no un juicio” por su papel en la organización de la protesta contra la CNR.

Busque noticias actualizadas sobre este caso y haga donaciones a la defensa en línea en RNC8.org.

 

1. El Informe Heffelfinger-Lugar es una indagación oficial sobre “la planeación y ejecución de la seguridad pública” durante la CNR. Principalmente exculpa a los organismos del orden público y continúa el ataque político contra los manifestantes. [regresa]

2. Los principios de Saint Paul son: Nuestra solidaridad se basará en el respeto a la diversidad de tácticas y los planes de otros grupos; las acciones y las tácticas usadas se organizarán para mantener una separación en cuanto al tiempo y el espacio; los debates y las críticas quedarán al interior del movimiento, lo que así evitará denuncias públicas o mediáticas a otros activistas y eventos; nos oponemos a toda represión estatal al disentimiento, como el espionaje, la infiltración, los trastornos y la violencia. Estamos de acuerdo de que no ayudaremos en las acciones de los organismos del orden público contra los activistas y otros. [regresa]


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net