worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Los horrores ocultos en los archivos de WikiLeaks sobre Guantánamo

27 de abril de 2011
Andy Worthington

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
3 de mayo de 2011

Las revelaciones más recientes de Wikileaks — archivos militares secretos sobre casi todos los 779 detenidos de la prisión de la “guerra estadounidense contra el terror” en la Bahía de Guantánamo, Cuba — ya están causando revuelo, y con razón, pues reavivan una realidad que parecía haberse olvidado en los últimos años: el hecho de que funcionarios del más alto nivel en el gobierno de Bush, en su afán de demostrar su mano dura y su respuesta vengativa a los ataques del 11 de septiembre, no solo rechazaron leyes y tratados internacionales, incluidas la Convención de Ginebra y la Convención contra la tortura de la ONU, sino que también desecharon las garantías que protegen a personas inocentes de ser encarceladas injustamente en tiempos de guerra.

Unos documentos importantes descubiertos en los archivos sobre Guantánamo hablan de los 201 presos puestos en libertad durante el período de 2002 al verano de 2004; estos documentos abren terreno nuevo, pues es información que las Fuerzas Armadas estadounidenses jamás ha dado a conocer públicamente. En cuanto a los demás 578 presos, cierta información ha salido a la luz, por lo menos con la publicación de los alegatos del gobierno contra los presos y las transcripciones provenientes de tribunales y juntas de revisión para evaluar su importancia, las cuales se publicaron en 2006 (dándoles seguimiento en los años después), pero respecto a estos 201 presos, muchas de sus historias se relatan por primera vez. Las revelaciones son mayormente descorazonadoras, al hablar de agarrar a niños de 14 años de edad y a ancianos de 80 años y mandarlos a Guantánamo, donde se sumaron a otros agricultores, taxistas y reclutas renuentes del Talibán: las multitudes de inocentes y de insignificantes, cuyas historias ayudan a confirmar la locura de Guantánamo.

Tienen igual importancia, sin embargo, las historias de la mayoría de los demás presos: los casi 400 que han salido en libertad y una mayoría de los 171 que siguen en detención. Requiere un mayor esfuerzo, generalmente, para comprender sus historias, porque los alegatos en su contra parecen dar la prueba de que son una amenaza; eso es, hasta que se investigue y se revele que las fuentes de tales alegatos son en realidad, una y otra vez, bastante sospechosas.

El JTF-GTMO (Equipo Conjunto de Trabajo de Guantánamo), la entidad responsable de crear estos archivos, ha hecho un trabajo bueno de crear una ilusión de expedientes de inteligencia coherentes, pero no pasa de ser una ilusión. Al examinar los archivos con cuidado, se ve que están llenos de mentiras y tergiversaciones, y ciertas figuras aparecen una y otra vez. Entre ellas están detenidos de “alto valor” como Abu Zubaydah, a quien le aplicaron el submarino 83 veces y lo recluyeron en prisiones secretas de la CIA por cuatro años y medio, y Ibn al-Shaykh al-Libi, torturado en Egipto hasta que confesó falsamente que hubiera vínculos entre al-Qaeda y Saddam Hussein (vínculos usados para justificar la invasión a Irak en marzo de 2003), y a quien finalmente fue regresado a Libia para ser asesinado.

Hay otros también, recluidos únicamente en Guantánamo, de quienes es bien sabido que son informantes de poca confianza, y que, sea como resultado de la tortura, la coacción o los sobornos (la promesa de mejores condiciones de vida) han dicho mentiras en repetidas ocuasiones acerca de sus compañeros presos. Por lo general, una que otra figura oficial de Guantánamo cae en la cuenta, y también los jueces cuando se les presentan peticiones de hábeas corpus para los presos, pues han reconocido la influencia siniestra de estos informantes y muchas veces han desestimado su testimonio, lo que ha perjudicado e incluso ha triturado los razonamientos legales del gobierno.

Desde luego, hay hombres peligrosos en Guantánamo: algunos, si no todos, los 14 “detenidos de alto valor”, incluidos Khalid Sheikh Mohammed, el supuesto cerebro de los ataques del 11 de septiembre, que llegó a Guantánamo de unas prisiones secretas de la CIA en septiembre de 2006, algunos de los otros diez presos trasladados a Guantánamo de prisiones secretas en septiembre de 2004, y unos cuantos más. En esencia, se trata de los 36 hombres que el Equipo de Trabajo de Revisión en Guantánamo, del gobierno de Obama, recomendó que se les procesara, tras analizar sus casos durante todo el 2009.

En cuanto a los demás 171 hombres que todavía están recluidos, de quienes el presidente Obama tiene detenidos indefinidamente sin acusaciones ni juicio a 47, aduciendo que son demasiado peligrosos para poner en libertad aunque no existen pruebas contra ellos que los tribunales aceptarán, estos archivos demuestran que las tergiversaciones engendradas por Guantánamo siguen erosionando cualquier esperanza de una solución racional al problema espinoso de cuándo se cerrará al final a Guantánamo.

Cuando se tildan de detenidos “de bajo riesgo” a personas inocentes y de “riesgo medio” o de “alto riesgo” a los soldados rasos, como es el caso en estos documentos oficiales, el debido resultado — acusar o poner en libertad a los presos, y cerrar con la mayor brevedad la abominación que es Guantánamo — se pierde en un miasma de miedo mal dirigido.

Políticamente, parece que el presidente Obama ha decido que Guantánamo es demasiado tóxico como para tratar. Esa es una vergüenza, pues demuestra que él es un hombre carente de principios firmes, a pesar de todas sus palabras bonitas de senador sobre la importancia de la justicia y las leyes, y además es una tragedia para Estados Unidos.

No voy a contenerme la respiración esperando aclaraciones, pero de todos modos estos documentos publicados por WikiLeaks merecen una amplia lectura y que los estadounidenses que se preocupan por la justicia y el imperio de la ley actúen sobre ellos decisivamente, porque, estando abierto todavía Guantánamo, [estos archivos] revelan el injustificable triunfo de la ultratumba electoral del gobierno de Bush, cuyas acciones, a pesar de su supuesta justificación, llevaron al país a un lugar miserable y perturbador que todavía hay que abandonar y repudiar como una aberración totalmente inaceptable de los principios fundadores de Estados Unidos.

Andy Worthington es autor de The Guantánamo Files: The Stories of the 774 Detainees in America’s Illegal Prison (publicado por la editorial Pluto Press, distribuido por Macmillan en Estados Unidos y a la venta en Amazon).


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net