worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Nunca olvides: La “temporada de muerte” en Guantánamo

10 de junio de 2020
Andy Worthington

Traducido del inglés por El Mundo No Puede Esperar 22 de junio de 2020


Cuatro de los cinco prisioneros que murieron en Guantánamo entre mayo 30 y junio 9 del 2006, 2007 y 2009, por eso mi descripción de eso como “temporada de muerte”. La fila superior muestra Yasser al-Zahrani y Ali al-Salami, dos de los tres hombres que murieron la noche del 9 de junio del 2006. No existen fotografías del tercer hombre, Mani al-Utaybi. La fila inferior muestra la única foto de Abdul Rahman al-Amri, quien murió el 30 de mayo del 2007 y Mohammed al-Hanashi (Muhammad Salih), quien murió el 1 de junio del 2009. Todas las muertes fueron descritas por las autoridades como suicidios, pero esto ha sido disputado.

Hay días en tu vida en ocurren eventos y todos recuerdan en dónde estuvieron. Los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 es un ejemplo y, dependiendo de tu edad, otros podrían ser el asesinato de John F. Kennedy, el aterrizaje en la luna, la caída del muro de Berlín, Nelson Mandela liberado de prisión y el “shock y asombro” de la primera noche de la invasión ilegal de Irak.

Una de esas ocasiones para mí es el 10 de junio del 2006 cuando se reportó que tres prisioneros en Guantánamo habían muerto, supuestamente por suicidio. Dos saudís, Yasser al-Zahrani, que tenía solo 18 años y Mani al-Utaybi y un yemení, Ali al-Salami. La respuesta de las autoridades fue sorprendentemente insensible con el contra almirante Harry Harris, comandante de la prisión, declarando “Esto no fue un acto de desesperación, sino de guerra asimétrica cometida en contra nuestra”.

Mientras que continúa siento profundamente impactante para mí, 14 años y contando, que el suicidio pudiera ser descrito como un acto de guerra, este no era el único problema con la respuesta de las autoridades a las muertes. La maquinaria de relaciones públicas del Pentágono rápidamente ridiculizó a los hombres como terroristas peligrosos a pesar de que ninguno había sido acusado de ningún tipo de ofensa. De hecho, uno de ellos, Mani al-Utaybi, había sido autorizado para ser transferido de regreso a su país, aunque las autoridades no supieron decir si le habían informado de esto o no antes de que muriera.

Más aun, como pude establecer de mi investigación al momento para mi libro The Guantánamo Files, los alegatos no tenían fundamento.

Yasser al-Zahrani, como explico en mi libro, “fue acusado de ser un guerrero talibán que ´facilitó la compra de armas’, pero era aparente que, teniendo solo 17 años al momento de su captura, era poco probable que eso fuera cierto”. En el caso de Mani al-Utaybi, mientras tanto, “la única ‘evidencia’ de que era un ‘enemigo combatiente’ fue su participación con Jamaat-al-Tablighi, la organización misionaria conocida global cuya supuesta conexión con el terrorismo fue debidamente exagerada por el Pentágono, que tuvo el descaro de describirla como ‘una organización de reclutamiento de segundo nivel de al-Qaeda”.

El tercer hombre, Ali al-Salami, fue acusado de ser lo que el Pentágono describe como “operador de mediano-alto nivel de al-Qaeda que tenía conexiones clave con los facilitadores principales y miembros senior del grupo”, aunque estos alegatos fueron hechos por individuos no identificados, incluyendo algunos que evidentemente habían sido sujetos de tortura por parte de la CIA en “sitios negros” y cuyos testimonios eran extremadamente difíciles de creer.

Lo que parecían aparentes para quienes escarbaron un poquito más profundo en la historia, era que los tres hombres fueron huelguistas de hambre de largo plazo y como tales, fueron una espina para las autoridades.

Describiéndolos, el ex prisionero Ahmed Errachidi, un chef marroquí bipolar residente británico, quien fuera liberado en el 2007, en sus memorias The General: The Ordinary Man who Became One of the Bravest Prisoners in Guantánamo publicadas en el 2013: “aquellos tres habían sido de los mejores. Siempre estaban listos para ayudar a sus compañeros y también eran valientes. Fueron hombres con la moral más alta: ante cada protesta nunca se rindieron a la desesperación.De hecho, continuaban sonriendo en las circunstancias más difíciles”.

Añadió que, aunque las autoridades dijeron que habían “encontrado a los tres colgados en sus celdas” a la 1am el 10 de junio del 2006, “nosotros los prisioneros nos negamos a aceptar que los tres se habían matado. No podíamos entender cómo era posible que eso sucediera dado que cuatro soldados supuestamente patrullan cada bloque y nos monitorean…creemos que sus muertes fueron un resultado directo de tortura y nos llenamos de coraje cuando la administración dijo que se suicidaron como parte de una guerra contra Estados Unidos, que una vez más hizo quedar a América como una víctima y a nosotros como los agresores”.

Los prisioneros no fueron los únicos que dudaron de la narrativa oficial. En el 2010 Harper’s Magazine publicó “Los “suicidios” de Guantánamo”, un artículo detallado de Scott Horton basado en declaraciones realizadas por el sargento Joe Hickman, quien había estado a cargo de las torres de vigilancia la noche en que los hombres murieron, así como otros testimonios por parte de sus colegas. Estudiando el movimiento de vehículos de esa noche, Hickman cree que los hombres habían sido asesinados, ya sea por accidente o a propósito en un lugar secreto en otra parte de la base, antes de ser llevados a la prisión principal, pero aunque posteriormente escribió un libro llamado Murder at Camp Delta, en el que dio más detalles acerca de las muertes de los hombres, se cerraron filas y ninguna investigación formal jamás fue realizada.

Otras muertes

Los tres hombres mencionados anteriormente no fueron los únicos en morir en esa época del año en Guantánamo bajo circunstancias sospechosas, por eso mi descripción de la misma como “la temporada de muerte”.

La semana pasada publiqué en Facebook la única foto conocida de Abdul Rahman al-Amri, un saudí que murió el 30 de mayo del 2007, tomada de su archivo militar clasificado, que fue publicado por Wikileaks en el 2011, en blanco y negro, que es bastante perturbadora.

La muerte de Al-Amri catapultó mi carrera como un periodista independiente, porque yo había apenas terminado y entregado el manuscrito para The Guantánamo Files a mi editor y cuando leí acerca de su muerte contacté al Guardian para ver si les interesaba en que escribiera para ellos algo acerca de él ya que había investigado su historia. Dijeron que no, que iban a ir con lo que fuera que la Associated Press escribiera así que yo publiqué un artículo sobre la muerte de al-Amri en mi sitio web, el primero de más de 2,300 artículos que hasta la fecha he publicado acerca de Guantánamo, seguido por otro más dos días después.

Un soldado del ejército saudí por nueve años, al-Amri había viajado a Afganistán para apoyar a los talibanes justo antes de los ataques del 11/9 y estuvo detenido en el Campamento 5 en Guantánamo, lugar reservado para los “menos obedientes y reos de ‘alto valor’” según el portavoz del ejército estadounidense. No tenía abogado y se sabía muy poco de él, pero el ex detenido Omar Deghayes después me dijo que era extremadamente devoto y que había estado profundamente perturbado por las interrogaciones que involucraban abuso sexual. Había sido, también, huelguista de hambre de largo plazo cuyo peso había bajado a 90 libras (alrededor de 45kg) durante la huelga de hambre global en el 2005 y aparentemente continuaba en huelga de hambre al momento de su muerte.

Omar Deghayes no me dio alguna razón para pensar que la muerte de al-Amri no fuera suicidio, pero en el 2012 el periodista investigativo Jeffrey Kaye escribió que “el reporte de la autopsia muestra que al-Amri fue encontrado colgado con las manos amarradas atrás, lo que lleva a preguntarnos si en realidad se mató” y en su libro Ahmed Errachidi escribió que al-Amri “era uno de los veteranos de huelga de hambre en el Campamento 5” y duda también de la historia de suicidio declarando que “mi experiencia del Campamento 5 me dice que es imposible que alguno de ellos se hubiera ahorcado ahí. Las celdas están diseñadas para prevenir suicidio o auto daño, las pareces son de concreto y no existen argollas, ranuras o algo a lo cual el prisionero pueda amarrar algo”.

Desde entonces, Jeffrey ha escrito mucho acerca de la muerte de al-Amri de la de Mohammad al-Hanashi (también conocido como Muhammad Salih), el otro prisionero que murió durante la “temporada de la muerte” el 1 de junio del 2009. Otro huelguista de hambre de largo plazo con habilidades de liderazgo, como los otros tres hombres que murieron en junio del 2009, había sido puesto en la unidad “psiquiátrica”, la BHU (unidad de salud del comportamiento, por sus siglas en inglés) antes de su muerte. Su amigo Binyam Mohamed, residente británico liberado, explicó después de su muerte: “La BHU fue construida como una unidad segura para prevenir, entre otras cosas, intentos potenciales de suicidio. Todo lo que uno pudiera utilizar para dañarse a sí mismo era retirado de las celdas y un guardia vigilaba al prisionero las 24 horas del día, en persona y en vídeo. Sobre esto, me sorprende que el gobierno estadounidense tenga la audacia de describir su muerte como un “suicidio aparente”.

En los años desde que esto sucedió, Jeffrey ha realizado más investigación acerca de estas dos muertes, culminando con su libro Cover-up at Guantanamo: The NCIS Investigation into the ‘Suicides’ of Mohammed Al Hanashi and Abdul Rahman Al Amri publicado en el 2016 que recomiendo para cualquiera que esté interesado en saber la verdad acerca de la “temporada de muerte” en Guantánamo.

Catorce años después de la muerte de Yasser al-Zahrani, Mani al-Utaybi y Ali al-Salami recuerdo la pérdida de sus vidas, así como las de Abdul Rahman al-Amri y Mohamed al-Hanashi y los otros cuatro hombres que han muerto desde que la prisión abriera hace 18 años. También recuerdo cómo el dolor y la indignación que sentí en ese momento ayudó a forjar el camino que todavía sigo el día de hoy, el escribir sin cansancio acerca de Guantánamo haciendo un llamado para el cierre de esta prisión, en donde todavía están detenidos hombres sin cargos ni juicio y en donde la mancha de esta injusticia no desaparecerá hasta que este terrible lugar sea cerrado para siempre.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net