worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

El lento proceso de Biden para cerrar Guantánamo

biden-guantanamo-2021

Andy Worthington | 17 de junio, 2021

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 12 de julio de 2021

Un artículo de la semana pasada de NBC News— “Biden silenciosamente se mueve para iniciar el cierre de Guantánamo en la víspera del aniversario 20 del 11/9” — fue ampliamente compartido por opositores de la continua existencia de la vergonzosa prisión de la bahía de Guantánamo, pero de manera frustrante fracasó cumplir con la expectativa de su encabezado.

Cuarenta hombres todavía están en Guantánamo y nueve de estos hombres han sido aprobados para ser liberados por el proceso de revisión de alto nivel gubernamental, tres en 2010, dos en 2016, uno en 2020 y tres el mes pasado, en decisiones tomadas por los Juntas de revisión periódica (PRBs por sus siglas en inglés) establecidos por el presidente Obama que muestran la voluntad por parte del gobierno de Biden en reconocer que existe algo fundamentalmente malo con un sistema que continúa deteniendo, de manera indefinida, hombres que han sido encarcelados hasta por 19 años y que jamás han sido acusados de algún crimen.

Los PRBs revisaron los casos de 64 hombres bajo Obama y aprobaron la liberación de 38 de ellos, pero desde entonces el proceso de revisión de otros 26 hombres ha sido ampliamente arcaico hasta evaluaciones amenazadoras y rígidas basadas en las decisiones tomadas por Obama. Eso finalmente ha cambiado con las recientes decisiones para aprobar la liberación de tres hombres y se espera que más recomendaciones de este tipo lleguen de parte de los PRBs aunque nada de esto significará algo si estos hombres no son puestos en libertad.

La clave para su liberación requiere que alguien dentro del gobierno de Biden tome responsabilidad por los planes de reubicación de prisioneros y la ruta obvia hacia Adelante sería revivir la Oficina de Enviados Especiales para el Cierre de Guantánamo (Special Envoy for Guantánamo Closure) que fue establecida por Obama pero cerrada después por Donald Trump. La semana pasada, justo antes de que el artículo de NBC News fuera publicado el Secretario de Estado Antony Blinken dijo en una audiencia del Comité de Asuntos Extranjeros de la Casa de Representantes (House of Representatives Foreign Affairs Committee) que el gobierno de Biden estaba “buscando activamente crear una posición de enviados especiales dentro del Departamento de Estado para cerrar la prisión”, como explicó Reuters. Como declaró Blinken “Quiero asegurarme que el departamento tiene lo que necesita tanto en términos de recursos como de personal y que incluya alguien que pueda enfocarse en esto tiempo completo, así que estamos viendo eso ahorita”.

Según las fuentes citadas por NBC News, sin embargo, directamente contradiciendo al secretario Blinken, el gobierno ha “cambiado su curso” después de “intentos fallidos para reclutar a los enviados especiales”.

Sin embargo, las mismas razones sugieren que el gobierno “espera transferir a varios de los prisioneros que siguen ahí”. La frase exacta utilizada, que no ayuda, por NBC fue “sospechosos de terrorismo” a “países extranjeros” y después “persuadir al congreso para que les permita transferir al resto, incluidos los sospechosos del 11/9 a continuar su detención en territorio estadounidense”.

En otra parte del artículo NBC News repite los argumentos que reportaron fueron hechos por “gente familiar con las discusiones” acerca de que la Casa Blanca “primero reducirá el número de detenidos” pero “que, por ahora, no abrirá una oficina del Departamento de la Defensa ni nombrará un enviado especial que se enfoque en cerrar las instalaciones” aunque la liberación de prisioneros depende de tener a alguien en el gobierno que negocie y supervise su liberación, justamente la definición de la Oficina de Enviados Especiales para el Cierre de Guantánamo, cuya principal responsabilidad, a pesar del título de trabajo, era la reubicación de prisioneros aprobados para su liberación, especialmente aquellos que no pueden, de manera Segura, regresar a sus países de origen como los yemeníes cuya repatriación ha sido repetidamente descartada por todo el establecimiento estadounidense, por más de una década, por la inestabilidad en Yemen.

Esta contradicción en el núcleo del artículo de NBC y la manera en la que se sostiene en oposición a la reciente declaración de Antony Blinken en la Casa, opaca todo lo que las fuentes tenían que decir, aunque iré con otros aspectos de la historia sólo para registrar algunas de las posibilidades que hay.

De los cuarenta hombres todavía detenidos, diecinueve jamás han sido acusados y son parte del proceso de PRB, que persistentemente ha negado recomendar su liberación, aunque “un oficial del Departamento de Defensa sugirió que ‘podría haber candidatos para ser transferidos a otros países’”. Se espera que ese sea el caso, porque, después de muchos años en los que el entero establecimiento estadounidense ha aceptado que algunos de los hombres detenidos pueden continuar a estarlo de manera indefinida únicamente por evaluaciones administrativas de la amenaza que supuestamente representan, legisladores y otras personas que toman decisiones han despertado finalmente al hecho de que, mientras la prisión se acerca a su aniversario número veinte, en enero del 2022, sólo es aceptable que aquellos que todavía están detenidos sean acusados formalmente o liberados, como explicaron 24 senadores en una reciente carta a Biden.

Los otros doce prisioneros — aquellos que han sido acusados — representan otro problema para el gobierno. Mientras dos han sido “condenados por las comisiones militares”, los otros diez — incluyendo a cinco hombres acusados en conexión con los ataques del 11/9 — están atrapados en lo que parecieran ser eternas audiencias pre juicios en el proceso de comisiones militares, establecidas después del 11/9, que está fundamentalmente roto y no funciona.

Las fuentes de NBC sugirieron que el gobierno de Biden “probablemente intente resolver acuerdos de culpabilidad para los hombres en el proceso de comisiones militares, bajo los cuales continuarían a estar detenidos pero evitando la pena de muerte” y “se inclina en contra de la transferencia de detenidos a prisiones militares estadounidenses” — algo que Obama intentó pero fracasó en la aprobación del congreso. Según las fuentes, el gobierno de Biden “podría, en lugar de eso, proponer que los detenidos que no sean candidatos para ser transferidos a terceros países fueran movidos a las llamadas prisiones de máxima seguridad Supermax en territorio estadounidense, como la famosa en Florencia, Colorado”.

Incluso si las fuentes están en lo correcto, sin embargo, Biden “todavía debe persuadir al congreso para que permita los traslados de detenidos al territorio nacional” y NBC sugirió que el actual gobierno, así como el de Obama, “planea utilizar el costo de mantener Guantánamo, incluyendo el cuidado especial requerido para los prisioneros que están envejeciendo, para intentar persuadir al congreso de revertir la prohibición sobre transferencias domésticas”.

En general, entonces, el artículo de NBC no dice mucho que pueda ser seguro ­— que, en parte, por supuesto, tiene sentido porque levantar prominentemente a Guantánamo como un asunto inmediatamente le da un objetivo a los republicanos. Como “un ex oficial administrativa senior envuelto en las discusiones”, se dijo de los de Biden, “ellos no quieren que esto se convierta en un asunto dominante que estalle. No quieren que se convierta en un pararrayos”.

Como resultado, no existe en realidad nada sustancioso en la conclusión del artículo acerca de que “como mínimo, la gente familiarizada con las discusiones del gobierno dijeron que la Casa Blanca de Biden espera mostrar algo de progreso en el cierre de Guantánamo para el veinteavo aniversario del 11/9”, especialmente cuando, en otros lados, el término del periodo de cuatro años de la presidencia de Biden se pone como la fecha en la que él “espera cerrar la prisión”, en otras palabras, para enero del 2025.

En corto plazo, sin embargo, a pesar de lo vago del asunto, hay una clara resonancia en la observación del hecho de que Biden ordenara “el retiro de todas las tropas de combate estadounidenses de Afganistán para el 11 de septiembre” ha dejado a los oficiales “conscientes de las ópticas de terminar la guerra mientras una de sus más infames reliquias permanece”.

Para aquellos de nosotros que hemos estado exigiendo el cierre de Guantánamo por más años de los que recordamos, lo que este artículo sugiera más que nada es que no nos podemos sentar y esperar que el gobierno mueva con urgencia para liberar a los prisioneros o para trabajar para el cierre de la prisión y que debemos continuar a exigir que se cierre en todas las maneras en las que podamos hacerlo.

Nota: para involucrarte en la continua campaña de fotos para Cerrar Guantánamo, por favor tómate una foto con el ultimo poster que marca 7,200 días de existencia de la prisión para el 27 de septiembre y envíala al correo electrónico de la campaña.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net