worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Hace trece años, tres hombres murieron en Guantánamo, víctimas el brutal régimen del desorden que se encuentra fundamentalmente sin alteraciones hasta el día de hoy

9 de junio de 2019
Andy Worthington

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 12 de junio de 2019


Yasser al-Zahrani y Ali al-Salami, dos de los tres hombres que murieron en Guantánamo en la noche del 9 de junio del 2006, en circunstancias que siguen siendo profundamente contenciosas. Las autoridades estadounidenses insisten que se suicidaron, pero algunas otras historias han cuestionado robustamente esa conclusión. No existe una fotografía pública del tercer hombre, Mani- al-Utaybi.

En la noche del 9 de junio del 2006, tres prisioneros en Guantánamo murieron. Sus muertes, descritas intense e impactantemente por el comandante de la prisión en ese momento, Adm. Harry Harry Jr. como un “acto de guerra asimétrica hacia nosotros”.

Los tres hombres eran: Yasser al-Zahrani, un saudí que tenía solo 17 años cuando fue arrestado en Afganistán en diciembre del 2001, Mani al-Utaybi, también saudí y Ali al-Salami, yemení. Todos eran prominentes huelguistas de hambre.

Al-Zahrani, hijo de un prominente oficial de gobierno saudí, fue un sobreviviente de la masacre de Qala-i-Janghi, la cual también sobrevivió John Walker Lindh, el “talibán americano”, recientemente liberado después de 17 años encarcelado. Más de 400 luchadores, apoyando a los talibanes, habían sido informados que, si se rendían, serían liberados, pero fue una traición. Fueron llevados al fuerte Qala-i-Janghi, dirigido por el General Rashid Dostum, uno de los líderes de la Alianza del Norte, grupo anti talibán, en donde algunos hombres, temiendo ser asesinados, comenzaron a levantarse con armas que tenían escondidas. A lo largo de una semana, los prisioneros fueron bombardeados, incendiados y finalmente, inundados, para sacarlos del sótano. Cuando finalmente emergieron, solamente 86 habían sobrevivido.

En Guantánamo, era recordado con cariño por sus compañeros, pero las autoridades cuentan la historia de cómo era “desobediente y hostil con los guardias y el staff”. De cualquier manera, era reconocido por tener información de muy poco valor y su archivo militar clasificado, datado en marzo del 2006 y publicado por Wikileaks en el 2011, mencionaba que “Si se puede llegar a un acuerdo satisfactorio que garantice la detención continua y el acceso al detenido o a la explotación de información, el detenido podrá ser Transferido Fuera del Control” de las autoridades de Guantánamo de regreso a Arabia Saudita (que, en realidad, significaba que sería repatriado y sometido a un programa saudí de rehabilitación para yihadistas, como muchos de los prisioneros saudís).

Mani al-Utaybi, que tenía alrededor de 30 años cuando murió, había estado en Paquistán como misionero con Talbighi Jamaat, una organización proselitista, y no existe evidencia alguna de que estuviera cerca de los campos de batalla en Afganistán. Fue arrestado en enero del 2002, cerca de la frontera junto con otros cuatro hombres, todos usando burkas, que parecían haber intentado entrar a Afganistán en un intento absurdo y frustrado para asistir a la resistencia contra la ocupación estadounidense.

Descrito por las autoridades estadounidenses como “beligerante, argumentativo, acosador y muy agresivo”, tampoco tenía valor alguno desde el punto de vista de información y en junio del 2005, había sido declarado “libre para ser transferido a otro país para continuar su detención” (que, como con al-Qahtani, significaba ser enviado al programa de rehabilitación saudí).

El tercer hombre, Ali al-Salami, de 23 años de edad al momento de su captura, también fue descrito como “agresivo” en Guantánamo, pero igualmente declarado como insignificante en términos del valor de inteligencia por las autoridades estadounidenses, como un “vendedor callejero que vendía ropa” que “iba a viajar a Pakistán para recibir educación religiosa después de un llamado de dios”. Como con al-Utaybi, no había ninguna prueba de que estuviera cerca de los campos de batalla en Afganistán. Había estado estudiando en la Universidad de Jamea Salafia en Faisalabad, una escuela religiosa madraza, pero su habitación, supuestamente, estaba conectada con Abu Zubaydah.

Abu Zubaydah, ell facilitador de Khaldan, un campo independiente de entrenamiento, arregló las llegadas y salidas de quienes buscaban entrenamiento militar en Afganistán, pero la CIA erróneamente lo consideró el tercero de Al-Qaeda, ignorando al FBI, que sabía que no solo no era el número tres, sino que ni siquiera era un miembro de al-Qaeda. Fue transferido más adelante a un “sitio obscuro” secreto de la CIA en Tailandia, en donde se convirtió en la primera víctima del programa de tortura de la CIA post 11/9 y fue sometido al “waterboarding” 83 veces por separado. Fue movido a distintos otros “sitios obscuros” en Europa del este antes de ser enviado a Guantánamo junto con otros 13 supuestos detenidos de “alto valor” que también estaban en esos “sitios obscuros” de la CIA, en septiembre del 2006 en donde ha permanecido incomunicado desde entonces.

El dormitorio, conocido como la casa huésped de Crescent Mill, fue redado la misma noche en la que fue redada la casa en donde vivía Abu Zubaydah, cuando al-Salami y otros quince hombres fueron arrestados, pero aun cuando las autoridades estadounidenses intentaron ligarlos a al-Qaeda, fue un intento fallido y todos han sido ya liberados, excepto por él, claramente. Para un devastador análisis, por un juez americano, acerca de la escasez de pruebas por parte de los Estados Unidos de los detenidos en la casa de huéspedes, lee mis artículos del 2009 Judge Condemns ‘Mosaic’ Of Guantánamo Intelligence, And Unreliable Witnesses y Guantánamo: A Prison Built On Lies.

Investigando las muertes

Las autoridades estadounidenses siempre se han apegado a su recuento de las muertes de estos hombres, aunque otros han cuestionado si se suicidaron o si fueron, de hecho, asesinados por agentes del gobierno estadounidense o matados accidentalmente como resultado de una sesión de tortura que llegó muy lejos.

El disidente más prominente de la línea oficial es el ex Staff Sgt. Joe Hickman, quien estaba a cargo de la vigilancia de las torres en la noche de las muertes. El recuento de Hickman acerca de las muertes, que mantuvo secreto hasta que Barack Obama fue presidente, pensando que podría llevar a la verdad cuando lo expusiera, fue publicado por primera vez en Harper’s Magazine en un artículo titulado “Los “suicidios” de Guantánamo”, por el abogado y periodista Scott Horton en enero del 2010.

En él, se dijo que Hickman declaró que actividad frenética en respuesta a las muertes de los hombres fue seguida por un movimiento de vehículos desde y a la instalación sombría que él y otros se referían como “Camp No”, porque cuando preguntaban acerca de ésta, recibían como respuesta que no existía. Fue Hickman quien sugirió que, en la noche de las muertes, los hombres habían sido o asesinados a propósito o accidentalmente en esta instalación lejos de la base principal.

De cualquier manera, las esperanzas de que la historia de Hickman llevara a una investigación honesta e imparcial, fueron precipitadas. El Departamento de Justicia, que inicialmente expresó interés, descartó la investigación antes de que el artículo de Harper’s fuera publicado.

Hickman escribió un libro acerca de los supuestos suicidios titulado Murder At Camp Delta que fue publicado en enero del 2015. Él fue el investigador principal en un reporte del 2013 titulado “Uncovering the Cover-Ups”, de The Center For Policy and Research de la Universidad de Derecho de Seton Hall, cuyo director, Mark Denbeaux, fue la primera llamada de Hickman cuando decidió hacerse público. El reporte, desde el punto de vista forense, pasó por la documentación publicada después de un reporte acerca de las muertes por parte de la NCIS (Servicio de Investigación Criminal Naval) que encontró que la historia tenía deslumbradores faltantes.

Para un artículo detallado de seguimiento de todo lo mencionado previamente, por favor revisa el “To Live and Die in Gitmo”, publicado en Newsweek para coincidir con la publicación del libro de Hickman escrito por Alexander Nazaryan.

Como resultado de la negativa de las autoridades de revisar los supuestos suicidios, los eventos del 9-10 de junio del 2006 continúan siendo profundamente contenciosos, aunque el “Camp No” se haya convertido en un centro de atención focalizado, ha sido revelado que existían dos instalaciones fuera del control del ejército en Guantánamo: Strawberry Fields y Penny Lane, nombres de dos canciones famosas de los Beatles.

Strawberry Fields fue un “sitio negro” de la CIA del otoño del 2003 hasta la primavera del 2004, cuando fue movido porque las autoridades reconocieron que un juez estadounidense estaba por conceder derechos de habeas corpus a los prisioneros, permitiendo el acceso de abogados a la prisión, perforando el velo secreto requerido para que la brutalidad en Guantánamo siguiera pasando desapercibida.

Penny Lane era el lugar en donde se arreglaban los agentes dobles de la población de la prisión o, como lo describió Alexander Nazaryan, “el objetivo era convertir a los detenidos en aliados de la CIA que pudieran infiltrarse en las redes yihadistas”. Añadió que “aparentemente fue cerrado por cuatro meses después de que los hombres murieran”.

De acuerdo con la valoración de Joe Hickman, fue en esta instalación en la que, en la noche de las muertes de estos hombres, fueron sometidos a una sesión de tortura que involucraba lo que se ha venido a conocer como “dry boarding”, que consiste en meterles trapos en la garganta. Eso ciertamente explicaría lo que sigue siendo uno de los grandes tropiezos en el reconocimiento de la historia de las autoridades estadounidenses acerca de las muertes: cómo, parafraseando a Alexander Nazaryan, lograron los tres hombres meterse trapos en sus propias gargantas, amarrarse los pies, las manos, crear un lazo, subirse al lavabo de la celda, amarrarse el lazo en el cuello y brincar con la suficiente fuerza para morir de estrangulación auto infringida, todo esto escondiéndose de los guardias, quienes, supuestamente vigilaban persistentemente las celdas.

En los años desde que Joe Hickman surgiera con su historia, ésta y la del artículo de Scott Horton en Harper’s, han sido criticadas por algunos comentadores y, en general, descartadas por los representantes del gobierno estadounidense. Sin embargo, releyendo el artículo de Alexander Nazaryan, me sorprendió el siguiente párrafo: “una fuente muy bien posicionada en el Departamento de Defensa, que trabaja con los asuntos de los detenidos, y quien pidió quedar en el anonimato porque no tiene permitido hablar con la prensa sin autorización previa, me escribió en un correo electrónico: “después de revisar la información en relación a las tres muertes de Camp Delta el 9 de junio del 2006, es dolorosamente evidente que el personal involucrado creó una ilusión de una investigación. Cuando tomas en cuenta los documentos que no están, la falta de entrevistas claves y la evidencia cuestionable que se encontró en los cuerpos, es descaradamente evidente que hubo algo que sucedió esa noche que no está documentado”.

La dañada conclusión

A 13 años de las muertes, mientras realizo mi esfuerzo anual por no dejar que sean olvidadas, el aspecto depresivo que me golpea más de este episodio triste sin resolver de la larga historia depresiva de Guantánamo es cómo tres hombres, ninguno con algún tipo de valor en cuanto a información, murieron en Guantánamo, sea por accidente o por diseño, no por lo que hayan hecho antes de su captura, sino porque habían respondido con resistencia a la pésima manera con la que se les trataba después de su captura.

Piensa en eso: tres hombres mueren en Guantánamo, no por lo que hicieron antes, sino porque, en la brutalidad sin motivos de la existencia diaria y sin espíritu de Guantánamo, se habían suicidado en la desesperanza de lo lejos que habían terminado de cualquier noción de justicia o, peor, porque al resistirse a la injusticia sin fin, habían hecho enojar a las autoridades de tal manera que fueron asesinados.

Recuerda, también, que 40 hombres siguen detenidos en Guantánamo y que, aunque algunos siguen siendo considerados importantes sospechosos de terrorismo, otros siguen detenidos porque ellos también, al igual que los hombres que murieron el 9 de junio del 2006, se negaron a aceptar de manera pasiva la injusticia de Guantánamo, llevando a cabo huelgas de hambre e inconformes, aunque ellos tampoco eran algo más que, a lo mucho, soldados insignificantes de una guerra ya olvidada, sin valor en cuanto a información y sin tener razón alguna para su continua detención, aparentemente por el resto de sus vidas, sin cargos ni juicio.

Nota: oficialmente, son nueve las muertes en Guantánamo desde que la prisión abrió el 11 de enero del 2002 y algunas de esas otras muertes, también de huelguistas de hambre, son sospechosas. Para más información, por favor ve los links en mi artículo acerca de las muertes del pasado junio y un informe detallado de este año acerca de Haji Naseem, quien murió en el 2011, escrito por Jeffrey Kaye, un reportero investigativo y psicólogo jubilado que ha sido extraordinariamente tenaz en su búsqueda de la verdad acerca de varias muertes en Guantánamo.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net