worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Guantánamo y la Muerte del Habeas Corpus

2 de agosto de 2011
Andy Worthington

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
4 de agosto de 2011

El mes pasado, el tercer aniversario de Boumediene v. Bush (el 12 de junio) pasó sin mención. Esto fue una gran pena, no sólo porque fue una sentencia poderosa, conceder a los prisioneros de Guantánamo los derechos constitucionales que consagra el habeas corpus, sino también porque después de esa audaz intervención que condujo a la liberación de 26 presos que subsecuentemente obtuvieron sus peticiones de habeas corpus, los reclusos de Guantánamo han sido abandonados una vez más por los tribunales.

La falla de los tribunales se debe en gran medida a que un significativo número de jueces en el Tribunal de Circuito en el Distrito Capital, donde se llenan los recursos de apelación contra los grados del habeas corpus, han revelado ser tan del ala derecha como los arquitectos de la “Guerra contra el Terrorismo” de la Administración Bush. Dirigido por el juez A. Raymond Randolph, cuya anterior demanda a la fama en materia de seguridad nacional fue que apoyó todas las piezas de la legislación relacionadas con Guantánamo que fue anulada por el Tribunal Supremo. El último año, el Tribunal de Circuito ha tenido éxito en desbaratar habeas corpus de toda importancia cuando su beneficio es solicitado por alguno de los 171 hombres que siguen recluidos en Guantánamo.

En el transcurso de este año he seguido con desesperación las sentencias del Tribunal de Circuito, las cuales son angustiantes en dos sentidos: primero porque los jueces han socavado las demandas de los tribunales inferiores por “una preponderancia de la evidencia”, que es, en primer lugar, un estándar muy bajo y en segundo lugar, porque el Tribunal de Circuito ha reforzado la concepción errónea en el corazón de la “Guerra contra el Terrorismo” al fallar en reconoceré que los soldados son distintos a los terroristas.

De hecho, a pesar del intento de la Corte Suprema de garantizar los derechos de los prisioneros, tanto los soldados como los terroristas, todavía son considerados en Guantánamo esencialmente como una categoría de seres humanos casi sin ningún derecho, a lo que George W. Bush se refirió notoriamente como “enemigos combatientes ilegales”.

El mes pasado, precisamente después del aniversario de Boumediene el 23 de junio, el juez Ricardo Urbina emitió la 60º sentencia de habeas que anulaba la solicitud de Khairullah Khairkhwa, un prisionero afgano (PDF). Esto fue inesperado, ya que Khairkhwa era el gobernador de la provincia occidental de Heart bajo el Talibán y también había servido como Ministro del Interior de los talibanes. Decididamente, la defensa de Khairkhwa se centró en su demanda de que él no tenía ningún papel militar, pero el juez Urbina estuvo de acuerdo con el Departamento de Justicia en que había evidencia que indicaba que “él había servido como acompañante de un enviado Talibán que se reunió clandestinamente con oficiales iraníes para discutir la oferta de Irán de proveer a los talibanes con armas y otro soporte militar en previsión de inminentes hostilidades con fuerzas de la coalición estadounidense”.

Esto bien pudiera ser el caso, aunque no va en detrimento del actual y en gran parte incontrovertido absurdo de mantener prisioneros en Guantánamo a quienes estuvieron involucrados en actividades militares, en lugar de aquellos que estuvieron involucrados en la planificación de actos de terrorismo internacional. A menos que Khairkhwa estuviera involucrado en la planificación y ejecución de los ataques del 9 / 11, se debe mantener como prisionero de guerra, sostengo yo, y no como un "combatiente enemigo", y muy posiblemente, juzgado en Afganistán por la crímenes de guerra de los cuales ha sido acusado. Estos sucedieron en 1998, cuando él estaba a cargo mientras los talibanes tomaron la ciudad norteña afgana de Mazar-e-Sharif, y masacraron a miles de sus habitantes, los hazaras y los uzbecos, quienes, junto con los tayikos y pastunes, conforman los cuatro principales grupos étnicos de Afganistán.

Nadie se acredita el mérito de que casi diez años después de los ataques del 9 / 11, exista todavía la deliberada confusión en el corazón de la "Guerra contra el Terrorismo" - diseñada por altos funcionarios de la administración Bush para que pudieran establecer un campo de interrogatorios ilegales en Guantánamo, y para interrogar coercitivamente e incluso torturar a los reclusos, para encarcelar a los soldados, e incluso a los mandos militares como Khairkhwa, en una prisión experimental, relacionados con el terrorismo, posiblemente por el resto de sus vidas.

El pasado viernes 22 de julio, el Tribunal de Circuito reforzó su position al denegar la apelación de Muaz al-Alawi (conocido por las autoridades como Moath al-Alwi), quien perdió su solicitud de habeas en junio de 2009, hace 18 meses. Al-Alwi fue uno de los primeros prisioneros que perdió su petición y su caso fue emblemático de las distorsiones requeridas para identificar a los soldados como terroristas.

Al mismo tiempo que el juez Richard Leon rechazó su petición de hábeas corpus, la Corte tuvo primero que establecer que para ser detenidos, se requería que los prisioneros fueran obligados a ser "parte de o que apoyaran a los talibanes, fuerzas de al-Qaeda o fuerzas asociadas que dedicadas las hostilidades contra los EE.UU. o sus aliados ", lo que incluye a “cualquier persona que haya cometido un acto de beligerancia o haya apoyado directamente las hostilidades para ayudar a las fuerzas armadas del adversario "Como expliqué en el moment.:

    Según él mismo sostiene de la evidencia, al-Alawi estuvo en Afganistán antes del ataque del 11/9 y combatía junto a los talibanes contra la Alianza Norte. Para refutar esto, concedió el visto bueno a la demanda adicional de que “lejos de dejar la unidad talibán en el período subsiguiente al 11 de Septiembre de 2001, “al-Alawi permaneció con ella hasta después que Estados Unidos inició la Operación Libertad Duradera el 7 de octubre de 2001, voló a Khowst y luego a Paquistán sólo después de que su unidad fue sometida a dos o tres bombardeos”

    Es decir, el juez Leon sentenció que Muaz al-Alawi puede ser recluido indefinidamente sin cargos ni juicio porque a pesar de viajar a Afganistán a combatir otros musulmanes antes del 11 de Septiembre de 2001, “sosteniendo que no tenía asociación con al-Qaeda” y afirmando que “su respaldo y asociación con los talibanes fue mínima y no dirigida a las fuerzas de coalición de Estados Unidos”, él estaba todavía en Afganistán cuando ese conflicto se convirtió en una guerra diferente que siguió a la invasión dirigida por Estados Unidos en octubre de 2001. Tal como lo admitió Leon en su veredicto: “Aunque no hay evidencia reales de que el solicitante usara armas contra las fuerzas de coalición de Estados Unidos, el Gobierno no necesita probar tales hechos para que el solicitante sea clasificado como un enemigo combatiente de acuerdo con la definición que ha adoptado la Corte”.

Dada la confusa definición sobre quién puede ser legítimamente detenido en Guantánamo y el impacto, el año pasado, de los repetidos asaltos del Tribunal de Circuito a las sentencias de los tribunales inferiores, era obvio que no se admitiera la apelación de al-Alawi (PDF), pero eso no es motivo para celebración.

Como en el caso de Khairullah Khairkhwa, aún se formulan las preguntas erróneas. En lugar de preguntar si estos hombres pueden ser retenidos legítimamente, quienes están perturbados por la existencia actual de Guantánamo lo que necesitan preguntar es por qué los tribunales están justificando la progresiva y posiblemente indefinida detención de los prisioneros de Guantánamo, lo que es inadecuado.

La mayoría de los que continúan recluidos eran soldados, que deben ser capaces de argumentar ahora que el conflicto para el que fueron reclutados era finito, y no puede ser una interminable "Guerra contra el Terrorismo", y el resto, acusados de estar involucrados con el terrorismo, deben ser juzgados por su presunta participación en actividades delictivas.

Andy Worthington es el autor de
The Guantánamo Files: The Stories of the 774 Detainees in America’s Illegal Prison
(“Los Archivos de Guantánamo: Las historias de los 774 detenidos en la prisión ilegal de América”)
Publicado por Pluto Press, distribuido por Macmillan en los EE.UU., y está disponible en Amazon


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net