worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Bagram: Todavía un Agujero Negro para los prisioneros extranjeros

25 de julio de 2012
Andy Worthington

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
28 de agosto de 2012

Ya en marzo de 2009, tres presos extranjeros capturados en otros países y llevados a la principal prisión de EE.UU. en Afganistán, la de la base aérea de Bagram, donde se les ha mantenido encerrados por mas de siete años, consiguieron una victoria legal en la Corte del Distrito en Washington DC, cuando el juez John D. Bates decidió que tenían el derecho de hábeas corpus, es decir, el derecho a cuestionar la razón de su encarcelamiento bajo el "Gran Mandamiento" que impide la detención arbitraria.

Los hombres - entre docenas de extranjeros detenidos en Afganistán - aseguraron su victoria legal ya que el juez Bates reconoció que sus circunstancias eran esencialmente las mismas que las de los prisioneros de Guantánamo, a los que se les había concedido el derecho de hábeas corpus por la Corte Suprema en junio de 2008.

Desafortunadamente, el gobierno de Obama apeló el fallo cuidadoso y lógico del juez Bates, y los jueces de la Corte del Circuito DC estuvieron de acuerdo, revocando la sentencia dictada en mayo de 2010, y devolviendo a los tres hombres al mismo agujero negro legal.

En abril de 2011, Associated Press informó que los tres hombres - Redha al-Najar, un tunecino detenido en Karachi, Pakistán, en mayo de 2002, Amin al-Bakri, un comerciante de piedras preciosas yemení capturado en Bangkok, Tailandia a finales de 2002, y al Fadi -Maqaleh, un yemení capturado en 2004 y enviado a Abu Ghraib antes de a Bagram - habían sido absueltos para ser liberado por la junta de revisión de Bagram, o, como ahora se le conoce, por el Centro de Detención de Parwan.

Ese mismo mes, Daphne Eviatar de Human Rights First visitó por primera vez Parwan y descubrió que 41 presos extranjeros estaban aun detenidos, a pesar de que "más de una docena" habían sido recomendados para su liberación. Agregó que los presos extranjeros eran "de Pakistán, Túnez, Kuwait, Yemen e incluso Alemania", pero no pudo encontrar ninguna explicación de por qué, aun cuando absueltos se les mantenía detenidos. Señaló que "uno de los soldados se quejo de lo frustrante que era no poder decirle a un prisionero inocente cuando se va a ir a casa, o que es lo que está causando el retraso", y que los funcionarios de Estados Unidos en Afganistán sólo podían afirmar que el problema estaba "en algún lugar en Washington".

Una historia contada a Daphne Eviatar afectaba a Hamidullah Khan, un paquistaní que tenía apenas 16 años cuando fue detenido en el verano de 2008. Cuando se le permitió comunicarse con su familia, en 2010, explicó que su caso había sido examinado, y que se había recomendado su liberación, pero se le mantuvo encerrado. Khan fue uno de los siete paquistaníes que, en 2010, inició un proceso de demanda al gobierno de Pakistán, "ya sea por su presunto papel en su captura o por no lograr su liberación", y otros dos detenidos- Yunus Rahmatullah y Ali Amanatullah - fueron apresados en Irak por las fuerzas especiales británicas en 2004, y posteriormente entregados a las fuerzas estadounidenses que los encerraron en Bagram.

El caso de Yunus Rahmatullah - también con recomendación para ser liberado por una junta de revisión de Bagram en 2010, pero que permanece aún encerrado - ha sido utilizado para ejercer presión sobre los EE.UU. por abogados en el Reino Unido, que lograron convencer a la Corte de Apelaciones para concederle un recurso de hábeas corpus en diciembre pasado, y para ordenar al gobierno británico que se haga cargo de él, a pesar de que, en febrero de este año, el tribunal reconoció que no tenía poder para ordenar su puesta en libertad. Como el principal juez Lord Neuberger, el Master of the Rolls, explicó "cuando las fuerzas de defensa del Reino Unido entregaron [Rahmatullah] a las autoridades estadounidenses en circunstancias dudosas en 2004 desgraciadamente parecen haber vendido el derecho con respecto a su capacidad para protegerlo en el futuro ".

El caso está ahora ante la Corte Suprema de Gran Bretaña, y sin duda continúa enviando oleadas de descontento a través del Atlántico, a pesar de que, como con todos los presos mencionados en este artículo, no parece haber ningún desencadenante concreto que ayude a forzar su liberación.

En cuanto a Redha al-Najar, Amin al-Bakri y Fadi al-Maqaleh, nada más se supo de ellos - al igual que del resto de prisioneros de otros países todavía en Bagram - hasta enero de este año, cuando el diario The Washington Post señaló que, en los debates que tienen lugar con respecto a la transferencia de Parwan al control afgano, como parte de la retirada planeada de las fuerzas de EE.UU. de Afganistán, funcionarios estadounidenses habían comenzado a pensar en qué hacer con los prisioneros extranjeros - que ahora suman "cerca de 50", incluyendo "hasta dos docenas de árabes de diversas nacionalidades, de acuerdo con la administración y los funcionarios extranjeros ".

Funcionarios estadounidenses dijeron al Post que creían que seria poco probable que las autoridades afganas tuvieran " algún interés en mantener encerrados a los extranjeros o en juzgarles," pero en este articulo se olvidaron de mencionar que muchos de ellos habían sido absueltos y recomendada su liberación, y que dejarlos ir no deberia, por lo tanto, plantear ningún problema.

La única mención a cualquier obstrucción específica se produjo al analizar los problemas particulares a los que se enfrentan los prisioneros yemeníes y "lo complicado de su posible repatriación." Esto se basa en una moratoria sobre la liberación de todos los yemeníes bajo la custodia de EE.UU., "debido a las preocupaciones acerca de la situación de seguridad en Yemen", que el presidente Obama emitió en respuesta a la fallida trama de ataque bomba en una aerolínea en diciembre de 2009 por Umar Farouk Abdulmutallab, un nigeriano reclutado en Yemen, y que sigue en pie hoy en día.

En marzo, en un memorando de entendimiento entre los EE.UU. y Afganistán acordaron formalmente la transferencia de prisioneros de Bagram a control afgano en septiembre, a pesar de que los presos extranjeros no fueron incluidos.

Cuatro meses más tarde, parece que todos los prisioneros extranjeros en Bagram siguen detenidos, y los abogados de Lunes Redha al-Najar, Amin al-Bakri y Fadi al-Maqaleh volvieron a los tribunales de EE.UU. para tratar de obtener su libertad, con el argumento que "fueron llevados a Bagram con el propósito de mantenerlos fuera de los tribunales", como Tina Foster, directora ejecutiva de International Justice Network, y una de las abogadas de los hombres, ha explicado a Aram Roston de Newsweek.

Ramzi Kassem, profesor de derecho asociado en la Universidad de Nueva York, y que también representa a los prisioneros de Bagram, hizo una afirmación similar al Miami Herald, diciendole a Carol Rosenberg, "Nuestros clientes son mantenidos en Bagram para eludir la jurisdicción [del tribunal]."

En la corte, el gobierno mantuvo su posición, con el abogado del Departamento de Justicia Jean Lin argumentando que, a pesar de que "Estados Unidos no tiene intención de retener a nadie más de lo necesario", la administración también quiere "evitar que los combatientes enemigos vuelvan al campo de batalla." Lin también dijo que "nada ha cambiado para alterar" la decisión del Tribunal de Circuito del DC, en mayo de 2010.

El juez Bates claramente tubo dificultad con esto, preguntando durante la audiencia de dos horas, "¿Cómo voy a tomar una decisión que va en una dirección diferente a la del circuito de DC?" Sin embargo, como señaló el diario The Miami Herald, el juez también tuvo en cuenta la quejas de los abogados de la defensa, sugiriendo que "puede haber pruebas de que funcionarios de los Estados Unidos hayan enviado prisioneros a Bagram específicamente para evitar la supervisión judicial ", y que "él presiono al Departamento de Justicia para ver si las circunstancias cambiantes, incluyendo una desaceleración de la lucha y la próxima retirada de la mayoría de las fuerzas estadounidenses de Afganistán, podría justificar una segunda revisión."

Al tratar de averiguar más información, Aram Roston habló por teléfono con el hermano de Amin al-Bakri, Khaled, quien administra una tienda de muebles en Medina, Arabia Saudí. "No sabemos por qué está detenido", Khaled al-Bakri, dijo, señalando que su hermano, que tiene tres hijos, "no era un fanático religioso que persigue la yihad sino un hombre de negocios". Reconoció que, en la década de 1980 , su hermano había viajado a Afganistán para luchar contra la Unión Soviética, pero también afirmó que "su Islam es muy moderado ". Y añadió: "Mi hermano es multilingüe, es de mente abierta a los demás y es tolerante. Simplemente no creo que haya estado involucrado en nada que tenga que ver con maldad."

Esto, por supuesto, tiene sentido, dado que al-Bakri ha sido absuelto para su liberación, así que la pregunta que queda es: si se continúa deteniendo a extranjeros en Bagram que han sido absueltos es únicamente debido a las preocupaciones de seguridad de funcionarios sobreexcitados, o es un signo de algo más siniestro. El teniente coronel Todd Breasseale, un portavoz del Pentágono, le dijo a Roston "Bagram pasa a ser un centro de detención militar legítimo y establecido. Eso es lo que funciona por ahora ". Agregó que la meta a corto plazo de Estados Unidos era "mantener la custodia de los nacionales de terceros países ", incluso cuando el gobierno afgano asuma el control de los prisioneros afganos.

En respuesta a una pregunta sobre lo que Roston ha descrito como "uno de los enigmas centrales de la actual lucha contra Al-Qaeda - donde poner los potenciales detenidos", el teniente coronel Breasseale reconoció que "enviar detenidos a Guantánamo no es una opción " considerado por la administración Obama, pero el resultado, como Andrea Prasow de Human Rights Watch explicó, es que "mientras los EE.UU. se preparan para retirar sus tropas y terminar con la guerra en Afganistán, ¿qué justificación posible hay para continuar con la detención de estas personas a menos que su propósito sea que esta sea la cárcel global de EE.UU.? "

Esa es una pregunta muy buena, y que, a pesar de años de bravatas, dentro y fuera de los tribunales, la administración de Obama no parece dispuesta a responder.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net