worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

“¿Valió la pena?”: una nueva película muestra el papel central de Biden en la campaña a favor de la invasión de Irak por parte de EE.UU.

Democracy Now!
18 DE FEBRERO DE 2020

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Los precandidatos presidenciales demócratas se enfrentan en Las Vegas el miércoles 19 de febrero antes de los caucus de Nevada. Nevada podría ser un estado decisivo para los precandidatos que tuvieron un desempeño magro en Iowa y Nueva Hampshire, como el ex vicepresidente Joe Biden. Si bien Biden espera resurgir, un nuevo y breve documental echa luz sobre el importante papel que tuvo en la guerra en Irak, tema que fue planteado en reiteradas ocasiones durante la campaña electoral. Biden se disculpó por haber apoyado la guerra, pero la nueva película dirigida por Mark Weisbrot del Centro de Investigación en Economía y Política expone el papel central de Biden en la pulseada para que EE.UU. invadiera Irak. La película se llama “Worth the Price? Joe Biden and the Launch of the Iraq War” (¿Valió la pena? Joe Biden y el inicio de la guerra en Irak). El documental está narrado por Danny Glover.


Transcripción

Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: Esto es Democracy Now!, democracynow.org, el informativo de guerra y paz. Soy Amy Goodman. Los precandidatos presidenciales del Partido Demócrata se enfrentarán en un debate en Las Vegas el miércoles 19 de febrero, antes de los caucus de Nevada. Es el primer debate que contará con el multimillonario Michael Bloomberg en el escenario. Nevada podría ser un estado decisivo para los candidatos que han tenido un mal desempeño en Iowa y New Hampshire, entre ellos el ex vicepresidente Joe Biden. Si bien Biden espera resurgir, un nuevo corto documental arroja luz sobre el importante papel que tuvo en la guerra en Irak, tema que ha sido planteado en reiteradas ocasiones durante la campaña electoral. Biden se disculpó por haber apoyado la guerra.

Pero hoy, en una transmisión exclusiva, presentaremos una nueva película, dirigida por Mark Weisbrot del Centro de Investigación en Economía y Política, que expone el papel central de Biden en la presión ejercida para que EE.UU. invadiera Irak. El documental se llama “¿Valió la pena?: Joe Biden y el inicio de la guerra en Irak”, con la narración de Danny Glover. Pero antes de pasar a la película hablaremos con su director, Mark Weisbrot. Al revisar ese momento en la historia, unos 16, 17 años atrás, Mark, denos una pequeña introducción de por qué decidió hacer esta película ahora, sobre la invasión de EE.UU. en Irak.

MARK WEISBROT: Sí. Bueno, primero que todo, mucha gente piensa que [Biden] va a perder y tal vez esto no importa. Pero él todavía está en la competencia. Incluso si pierde —y creo que es probable que suceda— aún podría desempeñar un papel en una posible convención abierta, de la que ya se habló en este programa. Biden podría tener participación en decidir quién es el candidato. Y creo que esa es una de las razones por las que él sigue en la contienda, trata de sobresalir en el supermartes, etc.

Pero lo segundo es, y esto es de vital importancia, y se ha debatido muy poco en televisión, así que quiero agradecerles por hacer este programa: se ha hecho mención de su voto a favor de la guerra en Irak, pero nunca ha explicado lo que realmente hizo. Él fue el funcionario electo más importante en este país, después de George W. Bush y Dick Cheney, en habilitar, permitir y obtener la autorización para la guerra a través del Congreso. Ese fue un papel muy importante en llevarnos a esta guerra. No solo fue votar a favor de la guerra. Él era el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado. Cuando estaba revisando las imágenes me pareció increíble, todas las cosas que hizo. Tenía una postura muy fuerte a favor de la guerra y tuvo mucha influencia.

AMY GOODMAN: Vamos a escucharlo enseguida y luego hablaremos con usted. Mark Weisbrot, codirector del Centro de Investigación en Economía y Política. Su documental se llama “¿Valió la pena?: Joe Biden y el inicio de la guerra en Irak”, Lo mostraremos en 30 segundos. [Pausa]

AMY GOODMAN: “Staring at the Sun” de la banda TV on the Radio. Soy Amy Goodman, pasamos ahora al nuevo corto documental “¿Valió la pena?: Joe Biden y el inicio de la guerra en Irak”, con la narración de Danny Glover.

    PRESIDENTE GEORGE W. BUSH: Las fuerzas de EE.UU. y de la coalición están en las primeras etapas de las operaciones militares para desarmar a Irak, para liberar a su gente y defender al mundo de un gran peligro.

    DANNY GLOVER: La guerra de Irak tuvo un costo enorme. Más de 4.500 soldados estadounidenses y miles de contratistas militares fueron asesinados. Decenas de miles de soldados de EE.UU. resultaron heridos. Cientos de miles de iraquíes, más de un millón, según estiman algunos, fueron asesinados. La guerra creó una profunda inestabilidad, incluyendo más guerras y terrorismo en todo el Medio Oriente y el norte de África. Miremos ahora la carrera presidencial de 2020: solo hay un candidato a la nominación del Partido Demócrata que tuvo un rol principal en hacer que la guerra de Irak sucediera.

    SEN. JOE BIDEN: A mi juicio, el presidente Bush tiene razón en estar preocupado por el continuo empeño de Saddam Hussein en obtener armas de destrucción masiva y la posibilidad de que pueda usarlas o proporcionarlas a terroristas. Otros regímenes hostiles a los Estados Unidos y a nuestros aliados ya tienen o buscan adquirir armas de destrucción masiva.

    DANNY GLOVER: Este era Joe Biden en 2002 hablando como presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de los Estados Unidos. Meses después, cuando el Senado debatía si otorgarle o no autoridad al presidente George W. Bush para comenzar una guerra con Irak, Biden argumentó firmemente a favor de darle esa autoridad a Bush.

    SEN. JOE BIDEN: El objetivo es obligar a Irak a destruir sus armas ilegales de destrucción masiva y su programa para desarrollar y producir misiles y más de esas armas. Saddam es peligroso. El mundo sería un lugar mejor sin él. Pero la razón por la que representa un peligro creciente para los Estados Unidos y sus aliados es que él posee armas químicas y biológicas y está buscando obtener armas nucleares. A diferencia de mis colegas de Virginia Occidental y Maryland, no creo que esto sea una marcha apresurada hacia la guerra. Creo que es una marcha hacia la paz y la seguridad. Creo que si no apoyamos de manera unánime esta resolución se incrementará la probabilidad de que la guerra ocurra.

    BARBARA RANSBY: Joe Biden hizo mucho más que votar a favor de la guerra. Era el presidente del poderoso Comité de Relaciones Exteriores del Senado y no dudó en usar su control sobre ese comité para asegurarse de que la mayoría del Senado de los Estados Unidos votase a favor de autorizar la guerra. Eso es algo muy serio. No es claro si la autorización para iniciar la guerra pudo haberse aprobado en el Congreso de no ser por todo lo que Biden hizo para que así sucediera. Biden jugó un papel muy importante en llevarnos a la guerra con Irak, una guerra demasiado terrible. Él fue el mayor responsable de esto, él tuvo mucha más responsabilidad que muchos otros senadores que solo votaron a favor. Por supuesto, la declaración acerca de las armas químicas, biológicas y nucleares eran falsas. Y muchos expertos ya lo habían concluido así al momento de las audiencias del Senado, pero Biden no permitió que estos expertos testificaran. Eso es realmente significativo. Como presidente del Comité de Relaciones Exteriores, Biden pudo controlar el debate del Senado sobre la guerra y, por lo tanto, gran parte de la información que recibió la mayoría de los senadores, y que los medios de comunicación reportaron, estaba muy distorsionada.

    DANNY GLOVER: Hubo otros demócratas en el Senado que querían limitar la capacidad de Bush de iniciar una guerra en Irak. Por ejemplo, de no existir una amenaza inminente para los Estados Unidos y si las Naciones Unidas no autorizaran una guerra, entonces el presidente Bush habría tenido que volver al Congreso para buscar otra resolución. Pero Biden puso fin a ese esfuerzo.

    SEN. JOE BIDEN: La razón por la que me opongo a la enmienda de mi amigo de Michigan es que la premisa básica sobre la que comencé es coherente con lo que plantea mi amigo de Connecticut: que la amenaza no necesita ser inminente para que tomemos medidas. Esa es la autoridad que estamos por delegar al presidente.

    STEPHEN ZUNES: El hecho de que él tomase una posición tan estricta a favor de la guerra, que usara su rol para limitar el debate de la manera en que lo hizo, fue un factor decisivo en obtener suficientes deserciones de la mayoría demócrata para unirse, con un apoyo republicano casi unánime, y aprobar la resolución de guerra. Como resultado, creo que es justo decir que Biden desempeñó un papel más importante que probablemente cualquier persona en el Congreso en hacer posible la guerra en Irak. La idea de que Irak, el cual fue despojado de sus armas no convencionales y sus programas y sistemas de armamento, que estaba bajo las sanciones más estrictas que cualquier nación haya experimentado, era de alguna manera una amenaza para los Estados Unidos, al otro lado del mundo, es totalmente absurda. Totalmente ridícula. El hecho de que una persona educada como Joe Biden, con experiencia en política exterior, creyera esto es de verdad inconcebible.

    DANNY GLOVER: Pero los testigos reafirmaron los argumentos a favor de la guerra.

    CASPAR WEINBERGER: La verdadera pregunta aquí es: ¿Deberían los Estados Unidos deponer a Saddam Hussein? Y mi respuesta claramente es sí.

    KHIDIR HAMZA: Mi sugerencia, como dije anteriormente, es que un cambio de régimen, como política de EE.UU., sería la forma correcta de encarar este problema.

    CHARLES DUELFER: En mi opinión, las inspecciones de armas no son la respuesta al verdadero problema, que es el régimen.

    THOMAS McINERNEY: La gente quiere un cambio de régimen. Ayudémosle a lograr este cambio y liberar a Irak de este opresor.

    KHIDIR HAMZA: Irak está en capacidad de generar el tipo de uranio suficiente, y necesario en la fabricación de bombas, para tres armas nucleares en 2005. Es muy difícil imaginar cómo cualquier medida que no sea un cambio de régimen sería efectiva.

    SAMUEL BERGER: Un Saddam con armas nucleares es un riesgo que no podemos elegir ignorar.

    RICHARD BUTLER: Es esencial reconocer que la afirmación hecha por los portavoces de Saddam de que Irak no tiene armas de destrucción masiva, es falsa.

    CASPAR WEINBERGER: Sabemos que Irak permite que conocidos miembros de al-Qaeda vivan y se muevan libremente allí. Me han dicho que ese es el caso, que los grupos de al-Qaeda son bienvenidos y que están siendo apoyados, sus familias están siendo apoyadas.

    REND AL- RAHIM FRANCKE: Tengo que decirles, los iraquíes quieren desesperadamente ser liberados de Saddam Hussein, y también saben que el único país que puede ayudarlos con esto es Estados Unidos. Y están listos para recibir a los Estados Unidos como libertadores.

    DANNY GLOVER: Lincoln Chafee, senador de Rhode Island, cuestionó el grupo de testigos. Pero Biden lo interrumpió. SEN.

    SEN. LINCOLN CHAFEE: Y creo que hubiera sido bueno tener esa perspectiva en este panel, para un mejor equilibrio. Creo que de este panel obtuvimos una perspectiva de que la amenaza es muy real, muy inmediata. Y tal vez les pediría que comentaran sobre algunos de estos altos oficiales del Ejército, entre ellos, según el artículo, miembros del Estado Mayor Conjunto, acerca de su opinión…

    SEN. JOE BIDEN: El senador cederá por un momento. Lo siento, pero…

    SEN. LINCOLN CHAFEE: Disculpe.

    SEN. JOE BIDEN: El senador de Florida va a presidir la audiencia. Tengo que irme por unos minutos. Y después de que termine este panel, entraremos en receso para —¿cuánto tiempo para almorzar?— 45 minutos para el almuerzo, cuando este panel… No estoy sugiriendo que terminemos ahora. Cuando finalice el panel, tomaremos un receso de 45 minutos. Y le aseguro, senador, que vienen otros testigos que piensan que la política de contención está bien, así que espero que esto lo encuentre extremadamente equilibrado al finalizar los dos días de audiencias. Pero le agradezco por dejarme interrumpir. Y dejaré que presida la audiencia el…

    DANNY GLOVER: Biden nunca volvió al problema que el senador Chafee planteó sobre la parcialidad de los testigos a quienes se les permitió declarar.

    MATTHEW HOH: Estuve dos veces en la guerra de Irak y una vez en la guerra en Afganistán. Para los veteranos, estas guerras han tenido un impacto que durará toda nuestra vida. En la guerra de Irak casi 4.600 soldados estadounidenses fueron asesinados. Creo que hasta la fecha, en el primer mes de 2020, el número total es 4.575. Y ese es solo el número de muertes directas. Ya que la guerra ha sido privatizada y subcontratada, y las empresas están ganando dinero con ella, se estima que un número similar, alrededor de 4.500 contratistas, hombres y mujeres que hacían trabajos en el ejército que en guerras pasadas habrían hecho los soldados, también fueron asesinados en Irak. Entonces, cuando hablamos del número de muertes, tenemos que hablar de, digamos, 9.000, en lugar de casi 4.500. Eso sin tener en cuenta los suicidios. El número de suicidios como consecuencia de estas guerras, según los datos del Departamento de Asuntos de los Veteranos, está entre 9.000 y 10.000. También hemos tenido decenas de miles de hombres y mujeres heridos en acción. Tuve marines que fueron víctimas de bombas plantadas en las carreteras nueve, diez veces durante un despliegue. Esa es la razón por la cual creo que muchos de nosotros, quienes estuvimos en estas guerras, estamos tan indignados con el sistema político. Nos molesta y enfurece que quienes son responsables de estas guerras, quienes tenían la responsabilidad constitucional de ejercer supervisión, simplemente siguieron un pensamiento de grupo y se deshicieron de cualquier honestidad intelectual o moral.

    PRESIDENTE BARACK OBAMA: El Estado Islámico es una consecuencia directa de al-Qaeda en Irak, que surgió de nuestra invasión, lo cual es un ejemplo de consecuencias no deseadas, por eso es que, en general, deberíamos apuntar antes de disparar.

    STEPHEN KINZER: Decapitamos al Gobierno de Irak y no dejamos el liderazgo en manos de los iraquíes. Y eso no solo permitió que todo tipo de grupos dentro de Irak se rebelaran contra lo que vieron como un ocupador ilegítimo, sino que atrajo a fanáticos yihadistas de todo el mundo que miraron a Irak y dijeron: “Este es un lugar donde podemos ir a matar soldados estadounidenses”. Y así entraron. Están ganando experiencia para futuras guerras. Sin el pecado de la invasión de Irak no estaríamos lidiando con ISIS hoy.

    VINCENT CANNISTRARO: Es la primera vez, en mis 27 años en inteligencia, que he oído que un vicepresidente de los Estados Unidos vaya a la CIA y se siente con analistas de escritorio, se siente y debata con analistas subalternos y los presione a buscar apoyo para algo que él cree personalmente, que Saddam estaba tratando de adquirir uranio. Eso, para mí, es presión y es intimidación. Y ellos no le van a decir: “Señor vicepresidente, eso es absurdo”.

    LAWRENCE WILKERSON: Estaban fabricando el caso, en las entrañas de la CIA, de que Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva.

    DANNY GLOVER: Y en el Congreso de los Estados Unidos. Una de las historias falsas que la Administración Bush usó para promover la guerra en Iraq fue que Saddam Hussein estaba conectado con al-Qaeda, los autores de los ataques del 11 de septiembre.

    PRESIDENTE GEORGE W. BUSH: Bueno, la razón por la que sigo insistiendo en que había una relación entre Iraq y Saddam y al-Qaeda, porque sí había una relación entre Iraq y al-Qaeda…

    DANNY GLOVER: Al-Qaeda fue incluido en la resolución que Biden impulsó en el Senado y que le concedió a Bush la autoridad para ir a la guerra.

    STEPHEN KINZER: Cualquiera que tuviera el más mínimo conocimiento sobre esa región se daría cuenta de lo absurdo de la conexión entre Saddam Hussein y al-Qaeda, quienes en realidad eran enemigos acérrimos. Yo estuve en Irak cuando Saddam Hussein estaba en el poder. Saddam no toleraba ninguna forma de extremismo religioso. Si estuvieras sentado en un cafe y le dijeras a la persona a tu lado: “Nuestro Gobierno no es lo suficientemente religioso”, o “debería haber más piedad en nuestros líderes y en nuestras políticas”, es probable que fueras arrestado dentro de una hora. No había posibilidad de que Al Qaeda o cualquier tipo de grupo religioso extremista se estableciera en Irak mientras Saddam Hussein estaba en el poder.

    DANNY GLOVER: Después de Bush invadió a Irak, Biden continuó apoyando la guerra durante años.

    SEN. JOE BIDEN: Algunas personas en mi propio partido han dicho que fue un error ir a Irak en primer lugar, y creen que el precio no valió la pena, así algún beneficio se derive de nuestra intervención en Iraq. Pero el costo de no actuar en contra de Saddam, creo que hubiera sido mucho mayor. Y también lo es y será el costo de no terminar este trabajo. El presidente de los Estados Unidos es un líder aguerrido, y es popular. Hay mucho en juego y hay una gran necesidad de liderazgo. Desearía que usara algo de su popularidad acumulada para defender lo que, admito, no es una idea muy popular, pero yo, y muchos otros, lo apoyaremos. Hace nueve meses voté con mis colegas para dar al presidente de los Estados Unidos de América la autoridad para usar la fuerza. Y hoy volvería a votar de la misma manera. Fue el voto correcto entonces, y sería un voto correcto hoy.

    LAWRENCE WILKERSON: Y el presidente Obama, en la sala Roosevelt, me dijo esto, el 10 de septiembre de 2015. Comenzó la conversación con estas palabras: “Hay un sesgo en esta ciudad hacia la guerra”. Casi me caigo de mi asiento. Y luego nos dijo, durante los siguientes 20, 25 minutos, que no sabía qué hacer al respecto. “Hay un sesgo en esta ciudad hacia la guerra”, dijo el presidente de los Estados Unidos. Tenemos una máquina en Washington. La componen capitalistas depredadores, como Lockheed Martin y ExxonMobil, y todo lo que representan. ExxonMobil vende más combustible fósil al Departamento de Defensa de EE.UU. que cualquier otra entidad en el mundo. Lockheed Martin, el mayor comerciante de armas del mundo, hace una fortuna con la guerra. También lo hacen Raytheon, Grumman y Boeing. Mientras tengas estos dólares, habrá una guerra constante, interminable.

    ADOM GETACHEW: Creo que, en los Estados Unidos, Biden representa un arraigado compromiso bipartidista con la preeminencia estadounidense a nivel mundial, en la que Estados Unidos actúa como el policía del mundo. Creo que muchos estadounidenses están frustrados con esta posición. Ellos quieren tener una relación diferente con el mundo. Y quieren un líder, un presidente y un Congreso que presente una visión de prosperidad para todos los estadounidenses. Creo que eso solo pasa cuando rompemos con el ciclo de guerras interminables. Va a ser muy difícil, creo, para un candidato del Partido Demócrata que básicamente reafirma el status quo de interminables intervenciones militares y guerras en el Medio Oriente, que gane contra Donald Trump.

    SEN. DICK DURBIN: Cuando se dio este debate, yo era miembro del Comité de Inteligencia del Senado. Y leía los titulares en el periódico por la mañana, miraba los noticieros de televisión y sacudía la cabeza, porque a solo unos metros de aquí, en un recinto cerrado, cuidadosamente vigilado, el Comité de Inteligencia se reunía diariamente para sesiones informativas ultra secretas acerca de la información que recibíamos, y la información que teníamos en el Comité no era la misma información que se daba al pueblo estadounidense. No lo podía creer.

    PRESIDENTE GEORGE W. BUSH: Ante una clara evidencia de peligro, no podemos esperar la prueba final, la pistola humeante, que podría llegar en forma de una nube de hongo.

    SEN. DICK DURBIN: Entonces, ¿qué pasó? Invadimos, enviamos a cientos, si no miles, de personas a recorrer Irak en busca de estas armas de destrucción masiva. Nunca encontramos nada. Buscamos armas nucleares. No hubo evidencia alguna. Revisamos nuestros archivos de inteligencia y dijimos: “Saddam Hussein y al-Qaeda, establezcamos este vínculo de una vez por todas”. No hubo evidencia alguna de un vínculo. El pueblo estadounidense fue engañado para ir a esta guerra.

    MATTHEW HOH: No entiendo cómo uno de estos políticos que dicen apoyar a las tropas y a sus familias… No entiendo cómo alguien pueda abrazar a una madre en el funeral de su hijo, que acababa de cumplir 20 años, que fue asesinado en la guerra o se suicidó (me ha tocado hacerlo por ambos motivos, y no hay diferencia para la madre), y actuar como si de alguna manera hubiera un beneficio en estas guerras, cuando los hechos demuestran que no. Y luego estás allá en la guerra y peleas en ella y eres parte de ella. Y como oficial, mis marines y marineros eran mi responsabilidad, sus vidas estaban en mis manos, y yo era responsable ante sus familias por eso. Es la verdad. Piensas: “¿Puedo ir a casa y decirles a las familias que valió la pena, que su hijo murió, que su esposo murió, que su hermano murió por algo bueno o por algo beneficioso?”

    SEN. JOE BIDEN: Como dije al principio, si podemos establecer, y pienso que sí… Bueno, no diré lo que pienso aún pues las audiencias no han terminado, pero si podemos establecer que la amenaza es real y grave, que un Irak libre y democrático, si pudiera lograrse, podría tener un impacto purificador en esa parte del mundo y hacer nuestra vida más fácil significativamente en el futuro, que creo que podría hacerse en una circunstancia ideal, no solo un ideal, si hacemos las cosas bien, entonces habrá valido la pena.

AMY GOODMAN: Esa es la transmisión exclusiva del documental “¿Valió la pena?: Joe Biden y el inicio de la guerra en Irak”, narrado por Danny Glover, dirigido por Mark Weisbrot del Centro de Investigación Económica y Política, quien nos habla desde Washington D. C. En los últimos dos minutos que tenemos Mark, ahora, de nuevo, durante la campaña electoral, el candidato presidencial Biden ha dicho de una forma u otra, que cometió un error en Irak. ¿Su respuesta?

MARK WEISBROT: Creo que es demasiado poco, demasiado tarde. No es suficiente. Es un tema que se debería debatir de verdad y al que no se le puede echar tierra y ocultarlo. Estamos entrando en un período diferente en este momento, que creo es muy crucial. Podríamos tener otra guerra incluso antes de las elecciones. El presidente Trump estuvo muy cerca de una guerra con Irán cuando ordenó el asesinato del general Soleimani hace solo un mes. Y esto es algo que también, por otro lado, desde el punto de vista positivo, tiene una enorme resistencia en el Congreso. Bernie Sanders, por ejemplo, introdujo la Ley de no guerra con Irán. Y también lideró la batalla, que tuvo éxito, para conseguir que ambas cámaras del Congreso, gracias a la aplicación de la Resolución de Poderes de Guerra por primera vez en 45 años, votaran para ordenar que el Ejército estadounidense se retirara de la guerra en Yemen, que ha matado a cientos de miles de personas. Así que hay un movimiento bastante fuerte ahora para poner fin a estas guerras interminables. Y estas guerras continuarán por siempre si no permitimos que haya un debate sobre esto. Debemos tener esta discusión. Se trata de alguien que se ha postulado para la presidencia de los Estados Unidos, y que desempeñó un papel importante en provocar esta guerra en la cual murieron, según los mejores cálculos, un millón de civiles y más de 4.500 soldados estadounidenses. Y aquí está. Su papel ni siquiera ha sido discutido. Por lo menos las personas que votan en las primarias demócratas deberían saber lo que [Biden] hizo.

AMY GOODMAN: Curiosamente, Mark Weisbrot, El periódico Los Angeles Times publicó un artículo hace poco. Mientras Joe Biden se ha disculpado por lo que hizo y usted explica claramente cómo no solo apoyó la guerra, sino que lideró el apoyo, el exalcalde Bloomberg, cuando fue entrevistado por Los Angeles Times, dijo que no lamentaba haber respaldado la Guerra de Irak en ese entonces.

MARK WEISBROT: Sí, esa es otra razón, porque también está Bloomberg. Este es un asunto importante en esta campaña. Y es aún más grande que eso, porque durante los últimos 50 años el movimiento por la paz siempre ha señalado que cuando se construye un avión de combate, se le niega asistencia médica a miles de personas. Pero ahora es mucho peor, porque ahora los intelectuales del llamado Estado de seguridad nacional

AMY GOODMAN: Nos quedan 5 segundos.

MARK WEISBROT: …Bueno, están hablando de una carrera armamentista con China. Puede ovidarse del New Deal Ecológico, de Medicare para todos y todo lo demás, porque la economía china ya es un 30% más grande que la nuestra, y va a ser el doble en 10 años. Así que esto afecta todo lo que es de importancia para quienes tienen un interés en estas elecciones presidenciales.

AMY GOODMAN: Mark Weisbrot, queremos agradecerle por estar con nosotros, codirector del Centro de Investigación en Economía y Política. Con esto finalizamos nuestro programa de hoy. Estaré hablando en la Universidad de Purdue en West Lafayette, en Indiana, el 19 de febrero, moderando un panel con el nieto de Mahatma Gandhi, Arun Gandhi, la hija del Arzobispo Desmond Tutu, Rev. Naomi Tutu, el hijo del presidente Reagan, Ronald Reagan Jr., Reza Aslan y más. Visite democracianow.org/es. Soy Amy Goodman. Esto es Democracy Now!


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net