worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

El futuro de desastre y fuego de la guerra robótica

70 aviones no tripulados caídos y el nuevo modo de guerra estadounidense

Nick Turse
Tom Dispatch
19 de enero de 2012

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Cazabombarderos jet estadounidenses pasaron aullando sobre el campo iraquí dirigiéndose hacia el avión no tripulados Predator MQ-1, mientras su ‘tripulación’ en California observaba impotente. Lo que había comenzado como una misión de reconocimiento común estaba evolucionando de una forma dramática. En un instante, los jets atacaron y todo había pasado. El Predator, uno de los infatigables robots cazadores / asesinos de la Fuerza Aérea había sido aniquilado.

Un informe sobre el fin espectacular del avión no tripulados de casi 4 millones de dólares en noviembre 2007 está contenido en una colección de documentos de investigación de accidentes de la Fuerza Aérea recientemente examinados por TomDispatch. Catalogan más de 70 catastróficos desastres de aviones no tripulados de la Fuerza Aérea desde el año 2000, y cada uno resultó en la pérdida de un avión o daños a la propiedad de 2 millones de dólares o más.

Esos informes oficiales, obtenidos en algunos casos por TomDispatch mediante la Ley de Libertad de la Información, ofrecen nuevas perspectivas de un programa de guerra, asesinato y espionaje –en gran parte clandestino, pero muy elogiado– que involucra robots armados, que son mucho menos fiables de lo que ha sido reconocido previamente. Esos aviones, la última en la serie de las últimas armas maravilla en el arsenal militar de EE.UU., son ensayados, lanzados, y piloteados desde una tenebrosa red de más de 60 bases repartidas por todo el globo, a menudo como apoyo para equipos de elite de fuerzas de operaciones especiales. Colectivamente, los documentos de la Fuerza Aérea presentan un notable retrato de la guerra moderna de aviones no tripulados, pocas veces hallado en una década de informes periodísticos generalmente triunfalistas o impresionados que pocas veces mencionan las limitaciones de los aviones no tripulados, y menos todavía sus misiones fracasadas.

Los desastres aéreos descritos llaman la atención no solo a las limitaciones técnicas de la guerra de aviones no tripulados, sino a mayores defectos conceptuales en semejantes operaciones. Lanzados y aterrizados por tripulaciones cercanas a los campos de batalla en sitios como Afganistán, los aviones no tripulados son controlados durante sus misiones por pilotos y operadores de sensores –a menudo múltiples equipos durante muchas horas– desde bases en sitios como Nevada y Dakota del Norte. Son a veces monitoreados por “vigilantes” de contratistas privados de seguridad en bases en EE.UU. como Hurlburt Field en Florida. (Un reciente informe de McClatchy informó que se necesitan casi 170 personas para mantener en vuelo un solo Predator durante 24 horas.)

En otras palabras, las misiones de aviones no tripulados, como los propios robots, tienen muchas partes en movimiento y mucho, resulta, puede salir y sale mal. En ese incidente del Predator en noviembre de 2007 en Irak, por ejemplo, una falla electrónica hizo que el avión activara su mecanismo de autodestrucción y se estrellara, después de lo cual jets estadounidenses destruyeron los restos para impedir que cayeran en manos enemigas. En otros casos, aviones no tripulados –conocidos oficialmente como aviones de pilotaje remoto, o RPAs– se descompusieron, escaparon al control y a la supervisión humana, o se autodestruyeron por motivos que van de error del piloto y mal tiempo a fallas mecánicas en Afganistán, Yibuti, el Golfo de Adén, Irak, Kuwait, y varios otros sitios no especificados o clasificados, así como en EE.UU.

En 2001, los aviones no tripulados Predator de la Fuerza Aérea volaron 7.500 horas. A fines del año pasado, esa cifra fue superior a 70.000. Mientras el ritmo de las operaciones robóticas aéreas ha aumentado continuamente, no es sorprendente que las caídas también sean más frecuentes. En 2001, solo dos aviones no tripulados de la Fuerza Aérea fueron destruidos en accidentes. En 2008, ocho aviones no tripulados cayeron a tierra. El año pasado, la cantidad llegó a 13. (Las tasas de accidentes, sin embargo, están disminuyendo según un informe de la Fuerza Aérea basado en cifras de 2009.)

Hay que considerar que los más de 70 accidentes registrados en esos documentos de la Fuerza Aérea reflejan solo caídas de aviones no tripulados registradas por la Fuerza Aérea siguiendo un conjunto rígido de reglas. Muchos otros accidentes de aviones no tripulados no han sido incluidos en las estadísticas de la Fuerza Aérea. Los ejemplos incluyen un avión no tripulados MP-9 Reaper fuera de control que tuvo que ser derribado de los cielos afganos por un caza en 2009, un helicóptero a control remoto de la Armada que cayó en Libia en junio pasado, un vehículo aéreo sin tripulación cuya cámara fue aparentemente capturada por insurgentes afganos después de una caída en agosto de 2011, un Sentinel RQ-170 avanzado perdido durante una misión de espionaje en Irán en diciembre pasado, y la reciente caída de un Reaper MQ-9 en las Islas Seychelles.

No precisa de un meteorólogo… ¿Verdad?

En los informes desclasificados queda en claro cómo se realizan las misiones –y a veces fracasan– incluyendo uno suministrado por la Fuerza Aérea a TomDispatch que detalla una caída de junio de 2011. A fines de ese mes, un avión no tripulados Predator despegó de la Base Aérea Jalalabad en Afganistán para realizar una misión de vigilancia en apoyo a fuerzas terrestres. Piloteado por un miembro del Ala Aérea Expedicionaria 432 desde la Base Whiteman de la Fuerza Aérea en Missouri, la nave robótica encontró mal tiempo, lo que llevó al piloto a pedir permiso para abandonar a las tropas en tierra.

Su comandante nunca llegó a tener la oportunidad de responder. A falta de equipamiento de elusión del tiempo, que se encuentra en aviones más sofisticados o de sensores a bordo que orienten al piloto ante condiciones meteorológicas en rápido deterioro, y con una tormenta de arena que interfirió con el radar de tierra, los “severos efectos climáticos” superaron al Predator. En un instante se cortó el vínculo entre piloto y avión. Cuando volvió a la vida por un momento, el personal pudo ver que el avión no tripulados iba en una extrema caída en picado. Luego perdieron durante un segundo el enlace de datos y fue el fin. Unos pocos minutos después, las tropas en tierra enviaron un radio para decir que el avión no tripulados de 4 millones de dólares había caído cerca de ellos.

Un mes después, un avión no tripulados Predator despegó de la pequeña nación africana de Yibuti en apoyo a la Operación Libertad Duradera, que incluye operaciones en Afganistán y en Yemen, Yibuti y Somalia, entre otras naciones. Según documentos obtenidos mediante la Ley de Libertad de la Información, después de unas ocho horas de vuelo, el personal de la misión notó una lenta pérdida de lubricante. Diez horas después, transfirieron el avion no tripulados a un personal aéreo local cuya tarea era hacerlo aterrizar en el Aeropuerto Ambouli de Yibuti, una instalación conjunta civil/militar adyacente al campo Lemonier, una base de EE.UU. en el país.

El personal de esa misión –el piloto y el operador del sensor– había sido enviado de la Base Creech de la Fuerza Aérea en Nevada, y había registrado en conjunto 1.700 horas volando Predators. Era considerado “experimentado” por la Fuerza Aérea. Ese día, sin embargo, los sensores electrónicos que medían la altura de los aviones no tripulados eran inexactos, mientras nubes bajas y la alta humedad afectaban a sus sensores infrarrojos y preparaban la escena para el desastre.

Una investigación terminó por establecer que si el personal hubiera realizado verificaciones adecuadas de los instrumentos, hubiera notado una discrepancia de entre 100 y 130 metros en su altitud. En su lugar, el operador del sensor solo se dio cuenta de lo cerca que estaba del suelo cuando el RPA salió de las nubes. Seis segundos después, el avión no tripulados se estrelló en tierra y se destruyó junto con uno de sus misiles Hellfire.

Tormentas, nubes, humedad, y error humano no son los únicos peligros naturales para aviones no tripulados. En un incidente de noviembre de 2008, el personal de una misión en el Aeropuerto de Kandahar lanzó un Predator en un día azotado por el viento. Después de un vuelo de solo cinco minutos, mientras el avión todavía estaba sobre la amplia megabase estadounidense, el piloto se dio cuenta de que el avión ya se había desviado de la ruta programada. Para realizar una corrección, inició un giro que –debido a la naturaleza agresiva de la maniobra, las condiciones de viento, el diseño del avión no tripulados, y el peso desequilibrado de un misil en solo un ala – se inició una voltereta del avión. A pesar de todos los esfuerzos del piloto, la nave comenzó a caer, se estrelló sobre la base, y estalló en llamas.

Naves descontroladas

Ocasionalmente, los RPA simplemente han escapado del control humano. Durante ocho horas, tarde en un día de febrero en 2009, por ejemplo, cinco equipos diferentes transfirieron los controles de un avion no tripulados Predator, de uno al otro, mientras volaba sobre Irán. Repentinamente, sin advertencia, el último de ellos, miembros de la Guardia Nacional Aérea de Dakota del Norte en el Aeropuerto Internacional Hector en Fargo, perdió comunicación con el avión. En ese momento nadie –ni el piloto ni el operador de los sensores, ni un personal local de misión– sabían dónde estaba el avión no tripulados o lo que estaba haciendo. Sin transmitir ni recibir órdenes o datos, había efectivamente, perdido el control. Solo después se determinó que una falla del enlace de datos había activado el mecanismo de autodestrucción del avión no tripulados, lanzándolo a una caída en picado irrecuperable que lo hizo estrellar dentro de 10 minutos después de escapar al control humano.

En noviembre de 2009, un Predator lanzado desde el Aeropuerto Kandahar en Afganistán perdió contacto con sus manipuladores humanos 20 minutos después del despegue y simplemente desapareció. Cuando el personal de la misión no pudo controlar el avión no tripulados, convocó a especialistas en enlace de datos pero no lograron encontrar el avión errante. Mientras tanto, los controladores del tráfico aéreo, que habían perdido el avión en el radar, ni siquiera podían ubicar la señal de su transpondedor. Fracasaron numerosos esfuerzos por hacer contacto. Dos días después, cuando al avión no tripulados se le habría acabado el combustible, la Fuerza Aérea dio por “perdido” al Predator. Tardó ocho días antes que encontraran los restos.

Curso de caídas

A mediados de agosto de 2004, mientras las operaciones de aviones no tripulados en el área de responsabilidad del Comando Central (CENTCOM)  funcionaban a un ritmo muy intenso, el personal de una misión de Predator comenzó a oír una cascada de alarmas de advertencia que indicaban fallas de motor y alternador, así como un posible fuego en el motor. Cuando el operador de los sensores utilizó su cámara para escanear el avión, el problema fue identificado rápidamente. Su cola había estallado en llamas. Poco después, se descontroló y se estrelló.

En enero de 2007, un avión no tripulados Predator volaba en algún sitio de la región del CENTCOM (sobre uno de los 20 países del Gran Medio Oriente). Después de 14 horas de una misión de 20 horas, el avión comenzó a fallar. Su motor falló durante 15 minutos, pero la información que transmitía se mantenía dentro de parámetros normales, por lo tanto el personal de la misión no se dio cuenta. Solo en el último minuto se dieron cuenta de que su avion no tripulados estaba sucumbiendo. Como determinó una investigación posterior, una grieta expandida en el cigüeñal del avión no tripulados hizo que el motor se paralizara. El piloto hizo planear el avión hacia un área deshabitada. Los niveles superiores lo instruyeron entonces para que lo estrellara intencionalmente, ya que no podría llegar rápidamente una fuerza de reacción rápida y llevaba dos misiles Hellfire así como “equipamiento clasificado” no especificado. Días después, recuperaron sus restos.

El futuro de desastre y fuego de la guerra robótica

A pesar de todas las limitaciones técnicas de la guerra a control remoto descritas en los archivos de investigación de la Fuerza Aérea, EE.UU. está doblando sus apuestas sobre aviones no tripulados. Bajo la nueva estrategia militar del presidente, se proyecta que la Fuerza Aérea aumente su parte de la torta presupuestaria y se espera que los robots volantes constituyan una parte importante de esa expansión.

Contando los miles de pequeños aviones no tripulados del ejército, uno de cada tres aviones militares –cerca de 7.500 máquinas– ya son robots. Según cifras oficiales suministradas a TomDispatch, cerca de 285 de ellos son aviones no tripulados Predator, Reaper, o Global Hawk de la Fuerza Aérea. El arsenal de la Fuerza Aérea también incluye más avanzados Sentinels, Avengers y otros aviones clasificados sin tripulación. Un informe publicado el año pasado por la Oficina del Presupuesto del Congreso reveló que “el Departamento de Defensa planifica comprar cerca de 730 nuevos sistemas aéreos de mediano y gran tamaño sin tripulación” durante los próximos 10 años.

Durante la última década, EE.UU. se ha vuelto crecientemente hacia los aviones no tripulados en un esfuerzo por ganar sus guerras. Los archivos de investigación de la Fuerza Aérea examinados por TomDispatch sugieren un uso más extensivo de aviones no tripulados en Irak de lo que se había informado anteriormente. Pero en Irak, como en Afganistán, el arma maravilla preeminente de EE.UU. no ayudó en nada a lograr la victoria. Efectiva como punta de lanza de un programa para incapacitar a al Qaida en Pakistán, la guerra de aviones no tripulados en las zonas tribales fronterizas de ese país también ha alienado a casi toda la población de 190 millones. En otras palabras, murieron unos 2.000 presuntos o identificados guerrilleros (así como una cifra desconocida de civiles). La población de un aliado clave de EE.UU. aumentó se hizo cada vez más hostil y nadie sabe cuántos nuevos combatientes en busca de venganza han sido creados por los ataques de aviones no tripulados, aunque se cree que la cantidad es significativa.

A pesar de una década de refinamientos y mejoras tecnológicas, tácticas y estratégicas, el personal de la Fuerza Aérea y aliados de la CIA que observan los monitores de ordenadores en localidades distantes no han logrado discriminar entre combatientes armados y civiles inocentes y, como resultado, el programa de asesinatos en los que los aviones no tripulados hacen de jueces, jurados y verdugos es considerado ampliamente como opuesto al derecho internacional.

Además, la guerra de aviones no tripulados parece estar creando un siniestro sistema de incentivos económicos empotrados que pueden llevar a cada vez más bajas en el terreno. “En algunos programas de ataque, los miembros del personal tienen cuotas de revisión – es decir, que deben revisar una cierta cantidad de posibles objetivos por una cierta cantidad de tiempo,” escribió recientemente Joshua Foust de The Atlantic sobre los contratistas privados involucrados en el proceso. “Porque son contratistas”, explica, “su continuo empleo depende de su capacidad de satisfacer las mediciones de rendimiento declaradas. Por lo tanto tienen un incentivo financiero para tomar decisiones de vida o muerte sobre posibles objetivos de asesinato solo para conservar sus empleos. Debiera ser una situación intolerable, pero como el sistema carece de transparencia o de estudio externo es casi imposible controlarlo o alterarlo.”

A medida que las horas de vuelto aumentan de año en año, esos severos defectos son complicados por una serie de fallas imprevistas y vulnerabilidades técnicas que saltan a la vista con cada vez más regularidad. Incluyen: insurgentes iraquíes que piratean señales de video de aviones no tripulados, un virulento virus informático que infecta la flota sin tripulación de la Fuerza Aérea, grandes porcentajes de pilotos de aviones no tripulados que sufren de “elevado estrés operacional”, un incidente de fuego amigo en el cual operadores de avión no tripulados mataron a dos miembros del personal militar de EE.UU., crecientes cantidades de caídas, y la posibilidad del secuestro de un avión no tripulados por los iraníes así como los más de 70 incidentes catastróficos en los documentos de investigación de accidentes de la Fuerza Aérea.

Durante la última década, la mentalidad de más-es-mejor ha llevado a más aviones no tripulados, bases de aviones no tripulados, pilotos de aviones no tripulados, y víctimas de aviones no tripulados, pero no a mucho más que eso. Los aviones no tripulados podrán ser efectivos en términos de generar recuentos de cuerpos, pero parecen tener aún más éxito en la generación de animosidad y la creación de enemigos.

Los informes sobre accidentes de la Fuerza Aérea están repletos de evidencia sobre los defectos inherentes en la tecnología de aviones no tripulados, y puede caber poca duda de que en el futuro aparecerán muchos más. Una década de futilidad sugiere que la propia guerra de aviones no tripulados puede estarse estrellando y quemando, pero parece ser inevitable que los cielos se llenen de aviones no tripulados y que el futuro traiga más de lo mismo.

…………

Nick Turse es historiador, ensayista, periodista de investigación, editor asociado de Tomdispatch.com y actualmente es también profesor en el Instituto Radcliffe de la Universidad de Harvard. Su libro más reciente es: The Case for Withdrawal from Afghanistan (Verso Books). Tambien es autor de The Complex: How the Military Invades Our Everyday Lives. Puede seguirlo em Twitter @NickTurse, en Tumblr, y en Facebook. Su sitio en la web es NickTurse.com.

Copyright 2012 Nick Turse

© 2012 TomDispatch. All rights reserved.

Fuente: http://www.tomdispatch.com/blog/175489/


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net