worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Tropas estadounidenses van a Siria: Atizando las llamas en un choque infernal entre criminales

6 de noviembre de 2015 | Periódico Revolución | revcom.us

El 30 de octubre, Obama mandó a 50 tropas estadounidenses a Siria. Al escuchar los noticieros y políticos en Estados Unidos, uno se llevaría la impresión de que el único problema con esa maniobra de Obama es que pone en peligro a 50 estadounidenses. He aquí una realidad que cuadra con lo moral: La vida de los estadounidenses no es más importante que la de la gente de otros países. Esta intervención intensificará el infierno en que viven millones de personas en Siria y más allá, y aumentará todo un conjunto de conflictos mortíferos y peligrosos.

La guerra actual entre múltiples fuerzas en Siria ha matado a más de 200.000 personas en cuatro años y —para 2014— ha obligado a más de 11 millones de personas a huir de sus hogares. Siete millones y medio son refugiados dentro de Siria. Otros cuatro millones se vieron obligados a huir al extranjero. Durante el año en curso, esa situación se ha empeorado, siendo Siria el origen de la mayor población humana que arriesga la vida cruzando vastas y peligrosas extensiones de tierra y mar con tal de buscar refugio en las orillas hostiles de Europa, o arriesgar el naufragio y la muerte en lo hondo del Mar Mediterráneo. El factor que más define todo ese conjunto complejo de fuerzas que creó ese horror es Estados Unidos.

¿Cómo llegamos a este punto?

En marzo de 2011, en medio de los levantamientos de la “Primavera Árabe” en países como Túnez y Egipto, protestas estallaron en Siria contra el régimen de Assad. Los gobernantes estadounidenses aprovecharon ese momento para maniobrar en contra de un régimen alineado con potencias rivales —Rusia e Irán— al cual lo considera una amenaza a su “territorio” en una parte estratégica del mundo. Por lo que Estados Unidos —ese autoproclamado “paladín de libertad y democracia”— reclutó, desencadenó o soltó una colección sanguinaria de fuerzas armadas islámicas fundamentalistas anti-Assad en Siria — que incluyen afiliados de Al Qaeda. Esas fuerzas reaccionarias rápidamente sacaron del escenario otras fuerzas en oposición a Assad. Las fuerzas armadas que combaten contra Assad actualmente tienen diferentes programas y patrocinadores regionales —entre ellos Arabia Saudita— e intereses contradictorios que a veces estallan en riñas violentas. Pero ninguna tiene nada de bueno. Y ninguna es demasiada matona, demasiada retrógrada, o demasiada vinculada con Al Qaeda, para que Estados Unidos no la incluya en la dizque “oposición moderada”, en el momento y hasta el punto que le convenga.


Es cierto que la escalada de violencia imperialista en Siria obligará a más sirios a huir de su país. Los refugiados de los lugares donde el demente funcionamiento del imperialismo ha hecho la vida imposible no llegan, en su gran mayoría, a Europa. En vez terminan tratando de sobrevivir en campamentos en otros países pobres. Arriba: Refugiados kurdos sirios en un campamento de refugiados en Suruc, en la frontera entre Turquía y Siria. Foto: AP

 


Las oleadas de refugiados que entran a "Fortaleza Europa" se enfrentan al acoso, la discriminación y las campañas de odio organizadas que muchas de las fuerzas en poder en Europa fomentan. Arriba: Los migrantes intentan cruzar la frontera de Grecia a la vecina Macedonia, el 21 de agosto. La policía en la frontera disparó granadas paralizantes y de gas lacrimógeno para forzarlos a volver a Grecia. Foto: AP

En 2013, cuando parecía que el curso de la guerra favorecía a Assad y sus patrocinadores, Estados Unidos amenazó con intervenir directamente con fuerzas armadas masivas, en medio de acusar al gobierno sirio de usar armas químicas. Es posible que las acusaciones tuvieran fundamento, y el régimen de Assad sí ha cometido crímenes de guerra generalizados. Pero según organismos de derechos humanos, todos los lados en el conflicto, que incluyen las fuerzas que Estados Unidos respalda, han cometido secuestros, torturas y ejecuciones sumarias de sus oponentes y de civiles. Human Rights Watch / Observatorio de Derechos Humanos informó que “los grupos no estatales que se oponen al gobierno también cometieron abusos graves que incluyen ataques deliberados e indiscriminados contra civiles, uso de soldados infantiles, secuestros y tortura de detenidos”. Muchos de estos grupos no estatales cuentan con el apoyo estadounidense.

La guerra creó devastación, caos y vacío de poder en grandes sectores que vienen sembrado yihadistas cada vez más virulentos, y el Estado Islámico ha aprovechado la situación para conquistar grandes extensiones del país. Mientras tanto, Estados Unidos no ha podido cohesionar una fuerza en el campo de batalla en la cual pudiera depender tantito para servir su programa. Estados Unidos y otras potencias se encuentran en una situación en la que cada maniobra suya intensifica los conflictos que confrontan, el sufrimiento del pueblo, y el peligro de abrir paso a mayores conflictos y guerras.

A fines de julio de 2015, Estados Unidos y Turquía hicieron un acuerdo en que Turquía, una potencia regional reaccionaria, cooperaría más con Estados Unidos a cambio de que éste le permitiera bombardear a fuerzas kurdas en Siria y Turquía — al mismo tiempo que Estados Unidos recluta a muchas de las mismas fuerzas kurdas para pelear por los intereses estadounidenses en Siria. A partir de eso Turquía soltó una embestida devastadora de bombardeos contra los kurdos en Siria y una represión sanguinaria contra los kurdos en Turquía.

A fines de septiembre, al crecer la vulnerabilidad del régimen de Assad, Rusia lanzó ataques aéreos contra los combatientes opositores. Además, Rusia e Irán han aumentado su participación directa en el campo de batalla. El despliegue de tropas estadounidenses por Obama “ve” la apuesta rusa y la sube, posibilitando aún más un choque directo entre Estados Unidos y Rusia o una escalada en el papel de otras potencias regionales como Israel y Arabia Saudita. La inyección directa de tropas a Siria por parte de Obama acompaña nuevas negociaciones sobre quién saldrá en la mejor posición para cometer más y peores crímenes en Siria, en la región y más allá.

Urge: OTRO CAMINO

Todas las fuerzas en el campo de batalla en Siria son reaccionarias que luchan por atrincherar o expandir sus posiciones como explotadoras y opresoras regionales o mundiales. Pero no hay nadie más culpable por los horrores en este choque que Estados Unidos y sus aliados. De un modo u otro, esta nueva escalada de intervención yanqui empeorará la situación.

¿Cómo romper este ciclo infernal? La situación —en la que no existe una oposición visible y decidida a los crímenes de “nuestro gobierno”— TIENE QUE CAMBIAR. Entre más tome las calles estadounidenses un movimiento de oposición a los crímenes de “nuestro gobierno”, más base hay para que el mundo se dé cuenta de que los verdaderos intereses de la humanidad están completamente distintos de los de las potencias capitalista-imperialistas o del yihad islámico fundamentalista. Y para forjar otro camino — una alternativa concreta y liberadora a estos horrores.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net