worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

‘Tal vez jamás saldré de Guantánamo vivo’: la lucha de Abdul Latif Nasser por su libertad, tres años después de ser declarado candidato para ser liberado.

Guy Davies
ABC News
2 de agosto, 2019

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 24 de agosto de 2019

Cuando Mustafa Nasser escuchó las noticias de que las autoridades estadounidenses habían autorizado la liberación de su hermano, Abdul Latif, de la prisión militar de Bahía de Guantánamo, Cuba, apenas pudo contener la emoción. Antes de las 24 horas siguientes, las preparaciones para su regreso habían sido iniciadas.

“Toda la familia estaba aliviada y estaba ayudando con los preparativos”, le dijo Mustafa a ABC News a través de Skype desde su casa en Marruecos. “Todos están haciendo algo. Una persona preparó la casa en la que viviría, otra su cuarto”.

La familia incluso encontró una esposa para que él se casara cuando regresara.

Tres años han pasado desde entonces y Abdul Latif todavía no regresa a casa. En lugar de eso, languidece en la instalación infame de detención en donde ha permanecido desde el 2002 junto con otros 40 prisioneros, cinco de los cuales han sido autorizados para ser liberados.

Una serie de metidas de pata y retrocesos políticos significan que cada día que Abdul Latif, una vez considerado enemigo combatiente por el gobierno de Estados Unidos, pero jamás acusado de un crimen, se despierta en la prisión no más cerca de la libertad que el día anterior.

En las palabras de su hermano: “la promesa fue rota”.

Atrapado en Guantánamo


PHOTO: In this March 30, 2010 photo reviewed by the U.S. military, a U.S. trooper stands in the turret of a vehicle with a machine gun, left, as a guard looks out from a tower at the detention facility on Guantanamo Bay U.S. Naval Base in Cuba.

Brennan Linsley/fotografía de AP

En este 30 de marzo del 2010, fotografía revisada por el ejército estadounidenses, un soldado parado en la torreta de un vehículo con un arma, a la izquierda, mientras un guardia vigila desde una torre de la prisión de la base naval de Guantánamo en Cuba más

A finales de los 80s, Abdul Latif era un estudiante de química y física en la Universidad Hassan II en Casablanca.

Según lo que dice un memo del Departamento de Defensa del 2008 en donde se recomienda su continua detención (publicado por WikiLeaks), durante el tiempo en el que cursó la preparatoria y la universidad, Abdul Latif fue un “miembro activo” del grupo islamista Jamaat al-Adl wa al-Ihssan. Después comenzó a realizar viajes frecuentes a Sudán, en donde, según el DoD (Departamento de Defensa, por sus siglas en inglés), conoció a Osama bin Laden en 1995, mientras trabajaba en la unidad de producción de carbón en una de sus compañías.

Según otro memo del DoD, a finales de los años 90, Latif comentó a ser un miembro talibán activo, luchando en contra de la Alianza del Norte (quienes unieron fuerzas con los Estados Unidos) por tres años y después al-Qaeda en donde era un entrenador de explosivos.

Oficiales de Defensa dicen que se convirtió en “emir” (líder o comandante) de guerrilleros árabes después de la caída de Kabul. También dicen que él se entrenó en “múltiples campos de al-Qaeda, que incluía entrenamiento avanzado en explosivos y venenos”.

Abdul Latif, hoy con 54 años, fue capturado el 15 de diciembre del 2001 como parte de un grupo de 52 combatientes que intentaban escapar a Pakistán y fue transferido a custodia estadounidense en Kandahar el 21 de enero del 2002. Fue enviado a Guantánamo el 3 de mayo, dice el documento.

Oficiales de Defensa estadounidenses, alegan en el memo, que Abdul Latif fue “poco cooperativo” y dio recuentos conflictivos de sus supuestas actividades. Por lo tanto, el DoD lo consideró un “alto riesgo” para los EE. UU. porque buscaría “alcanzar a ex asociados y volver a involucrarse en hostilidades y actividades de apoyo extremistas en casa y en el extranjero”. El DoD también alega que él “ha realizado declaraciones de apoyo de actividad terrorista violenta”.

Dicen que el riesgo desde la perspectiva de detención fue “medio” porque Abdul Latif, que fue nombrado “enemigo combatiente”, “es poco obediente y hostil hacia la fuerza de guardias y el staff. El detenido actualmente cuenta con 56 reportes de infracciones disciplinarias en listadas en DIMS con el más reciente ocurrido el 2 de mayo de 2008, cuando se reportó que se negó a una revisión al azar de su celda”.

Sin embargo, el grupo de derechos humanos Reprieve, que ha tomado el caso de Latif, alega que, basados en la información y fuentes, ninguna de la evidencia en contra de su cliente ha sido jamás presentada en una corte.

El grupo, junto con uno de sus abogados, Shelby Sullivan-Bennis, quien trabajaba con Reprieve, pero ahora se dedica a la práctica privada, alega que la Alianza del Norte vendió a Latif por una recompensa a los EE.UU. y que “el testimonio de varios testigos clave en su caso han sido desacreditados”, así como la evidencia que fue obtenida bajo “tortura”, dicen el grupo.

Reprieve cita el Comité Selecto del Senado del 2014 sobre el programa de detención de la CIA cubriendo los años de Latif en Guantánamo.

Ese reporte, que no se refiere específicamente al caso de Abdul Latif, concluye que técnicas mejoradas de interrogación utilizadas en este periodo, como el “waterboarding”, la privación de sueño por “repetición significante de días” y obligar a los detenidos a desnudarse, fueron “un medio no efectivo de obtención de información”.

Mas allá, el Senado dice que las justificaciones de la CIA recayeron en “reclamos imprecisos de su efectividad” y que las “interrogaciones de detenidos de la CIA fueron brutales” y mucho peores de lo que los legisladores pensaron previamente.

PHOTO: In this photo reviewed by U.S. military officials, an empty Alpha Block of Camp VI is now used to show visitors an example, Wednesday, April 17, 2019, in Guantanamo Bay Naval Base, Cuba.

Brandon/fotografía de AP

En esta foto revisada por oficiales de la armada estadounidense, un Block Alfa vacío del Camp VI ahora se utiliza como ejemplo para los visitantes. Miércoles 27 de abril del 2019, en la Base Naval de Guantánamo Bay, Cuba más +

Cuando el hermano de Abdul Latif escuchó por primera vez que su hermano había sido llevado a Guantánamo, las noticias llegaron como “un shock, más allá de eso”.

Su familia fue incapaz de hablar con él hasta el 2004, cuando, para ese entonces ya llevaba dos años en solitario, según Reprieve y los familiares.

De acuerdo con Sullivan-Bennis, los años de Abdul Latif en Guantánamo, han sido particularmente sobrios. Ella dice que él estuvo en aislamiento entre el 2009 y 2011 por “tener una influencia sobre otros detenidos”.

Entre el 2006 y 2007, le dijo a ella que estuvo en Oscar Block, en donde los generadores “funcionaban lo que parecía ser 24 horas al día, sin cesar, por ningún otro motivo que el de hacer ruido”.

Los generadores “causaron daño auditivo permanente” y “evitaron que los hombres pudieran pensar y dormir a un grado significativo”, dice Sullivan-Bennis.

Aunado a los generadores, las luces se mantenían encendidas 24 horas al día. “Shelby, no puedes imaginarlo”, dice ella que le contó Latif, acerca de los días que pasaron sin que pudiera dormir, incapaz de evitar la luz con las sábanas que les daban.

A pesar de esto, Abdul Latif ha tomado la oportunidad de sumergirse en la cultura occidental, recopilando una lista de citas inspiracionales de prominentes escritores, entre otras cosas, dice su familia.

Una de sus notas escritas a mano, obtenidas por ABC News, incluye una cita de Robert Louis Stevenson: “Mantente ocupado con algo”, dice. “Una persona ocupada nunca tiene tiempo para ser infeliz”. Y, a pesar de su cautividad, es una filosofía que aparentemente utiliza Latif en su vida.

Abdul Latif no hablaba inglés cuando llegó a Guantánamo en el 2002, según Reprieve. Sin embargo, nunca dejó de intentar aprenderlo, recopilando un diccionario árabe-inglés de 2,000 palabras.

Sullivan-Bennis le dijo a ABC News que su cliente “es específicamente uno de los hombres más franco en Guantánamo en relación a que las mujeres tangan educación y a que la gente pueda ser capaz de expresar su libertad religiosa”.

Más allá de eso, ella asegura que Latif “jamás fue un miembro de al-Qaeda” y que la versión el Estado de los eventos está basada en evidencia que sería inadmisible en una corte regular federal. “Si él tuviera los mismos derechos que yo, probablemente sería libre”, dice Sullivan-Bennis.

‘Última oportunidad’

PHOTO: Abdul Latif Nasser, pictured here as a young man, has ambitions to become a maths teacher if he returns to Morocco.

Fotografía familiar vía Reprieve.

Abdul Latif Nasser, aquí de joven, tenía ambiciones de convertirse en maestro de matemáticas si regresaba a Marruecos.

En marzo del 2016, Reprieve recibió una letra de Latif que decía que “necesitaba asistencia”. Después de 14 años en detención sin juicio, Abdul Latif iba a tener una audiencia ante el Junta de Revisión Periódica (Periodic Review Board (PRB por sus siglas en inglés)).

“Mientras se acerca la fecha de mi audiencia ante el PRB, tengo pánico”, les escribió. “Como ya saben, esta audiencia es, probablemente, mi última oportunidad”.

El PRB fue puesto por la administración de Obama en el 2011, para acelerar el proceso de recomendación de transferencias de individuos desde Guantánamo y cumplir su promesa de cerrar la prisión.

Consiste en el grupo de oficiales de seis agencias: Departamentos de Defensa, Justicia, Seguridad, Estado y representantes del Presidente del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos y del Director de Inteligencia Nacional. Para que el PRB recomiende la liberación de un detenido, todos los miembros deben estar de acuerdo con que la detención ya no está justificada.

En junio 7 del 2016, Sullivan-Bennis hizo una declaración al PRB argumentando que su cliente era un detenido “obediente” cuya exposición a “varias culturas” dentro de Guantánamo le permitió “apreciar de mejor manera las tradiciones y creencias de otros”.

Decía que es un “hombre de corazón noble” que “solo busca regresar a una familia que está lista para recibirlo de vuelta”.

“Nasir se arrepiente profundamente de sus acciones en el pasado. Estoy muy segura de que tiene un fuerte deseo de dejar atrás este periodo desafortunado de su vida y seguir adelante”, dijo en su declaración. “Él no ha hecho ningún comentario negativo o se ha expresado de manera mala acerca de los EE.UU. ni ha demostrado interés alguno en actividades extremistas”.

Aunque las deliberaciones del PRB son clasificadas, el testimonio de Sullivan-Bennis parece haber sido persuasivo, ya que el 16 de julio la junta aprobó el traslado de su cliente a Marruecos, diciendo que “la continua ley de detención de guerra del prisionero ya no es necesaria para proteger de una continua y significativa amenaza a la seguridad de los Estados Unidos”.

PHOTO: A letter from Abdul Latif Nasser to his lawyer, thanking her for her efforts after he was cleared for release by the PRB.

Proporcionada por Shelby Sullivan Bennis/Durkin & Roberts, abogada de Abdul Latif

Una carta de Latif a su abogada, agradeciéndole los esfuerzos realizados después de ser autorizado para transferencia por el PRB.

El PRB observó que Abdul Latif “había tenido múltiples caminos de apoyo para su transferencia” y citó su “renuncia a la violencia” y “los esfuerzos del detenido de educarse durante su estancia en Guantánamo a través de clases y auto estudio”.

El panel también dijo que mientras aún representaba “un nivel” de amenaza, podría ser “mitigado adecuadamente”.

Aun así, más de tres años después, Latif no está más cercano a la libertad.

Libertad negada

Existen dos razones para la continua detención de Abdul Latif, según sus abogados Sullivan-Bennis y Mark Maher, este último, de Reprieve.

La primera es el retraso burocrático.

Aunque el PRB haya hecho su recomendación el 16 de julio del 2016, cualquier transferencia depende de la voluntad de un país huésped a los términos de seguridad después de la liberación del detenido. Después de que esto ocurre, el DoD debe notificar al Congreso, expresando su intención de transferir al detenido.

Sullivan-Bennis le dijo a ABC News que, basándose en su conocimiento al momento, el gobierno de Marruecos estaba listo para recibirlo y que, durante las varias conversaciones con el Departamento de Estado “me dijeron una y otra vez después de la autorización de liberación, que iría de regreso a Marruecos”.

Sin embargo, el gobierno de Marruecos no aceptó los términos de seguridad impuestos por el PRB y, por lo tanto, la responsabilidad de transferencia hasta el 28 de diciembre del 2018. Este retraso, gracias a lo que pasó después, fue crucial.

PHOTO: A screen grab from a skype interview conducted with Abdul Latif Nassers family in July.

Una captura de pantalla de una entrevista por Skype con la familia de Abdul Latif Nasser en julio.

El segundo factor fue lo que el equipo legal de Latif llama un revés de política decisivo. El 3 de enero del 2017, Donald Trump, el presidente electo de Estados Unidos, escribió un tweet en el que dijo que “no habrían más liberaciones de Gitmo”.

De acuerdo con una opinión sobre una moción de emergencia presentada por sus abogados en Washington DC 10 días después, el saliente secretario de defensa Ash Carter, había dejado la tarea de notificar al Congreso a su sucesor Jim Mattis.

El 19 de enero, la Juez de Distrito Collen Kollar-Kotelly rechazó la moción.

“La decisión de transferir al solicitante sujeto a una recomendación del PRB y resta exclusivamente dentro de la discreción del secretario de la defensa”, falló la juez. “El solicitante no tiene “derecho” alguno a dicha transferencia”.

La notificación al Congreso jamás fue elaborada. A días de su liberación, la libertad de Nasir le ha sido arrebatada nuevamente.


Guantánamo hoy: como un pueblo fantasma


En total, acerca de 780 hombres han sido detenidos en Guantánamo desde que la prisión fue establecida bajo la administración de Bush en el 2002 y mantuvo acerca de 700 prisioneros en el verano del 2003, según la Associated Press.

La vasta mayoría de ellos, 532, fueron liberados bajo el ex presidente George W. Bush, quien dijo que “debería ser una meta de los Estados Unidos cerrar Guantánamo”.

Ahora, solo quedan 40, según la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles y el ambiente ha cambiado con esto.

Bajo el ex presidente Obama, 197 prisioneros fueron transferidos desde Guantánamo. De los 64 reclusos revisados bajo el PRB, solo 38 fueron autorizados para transferencia según la petición de habeas corpus de la corte (retando la detención) de 11 hombres detenidos sin cargos ni juicio, “muchos por 15 años o más), incluyendo a Abdul Latif y el supuesto1 operativo de al-Qaeda Abu Zubaydah.

En contraste, solo un hombre, Mohammad Ahmed Haza al-Dabi, ha sido liberado de Guantánamo bajo Trump, gracias a un acuerdo pre existente con su país de origen, Arabia Saudita.

La que alguna vez fue una prisión militar completamente llena y activa, ahora tiene detenidos cuya edad, en su mayoría, supera los 50 años y la mayor parte de la prisión no tiene uso alguno.

“Muchos de los blocks están, de hecho, vacíos”, dijo Sullivan-Bennis. “Así que es un pueblo fantasma. Solo existen 24 detenidos de poco valor quienes son mantenidos en un tipo de situación de vivienda comunal”.


‘Tal vez jamás salga de Guantánamo con vida’


PHOTO: While inside Guantanamo, he has taught himself English and compiled a list of inspirational quotations.

Facilitado por la abogada de Latif, Shelby Sullivan Bennis/Durkin & Roberts
Dentro de Guantánamo, ha aprendido de manera auto didacta inglés y ha recopilado una lista de citas inspiracionales.

El tweet de enero de 2017 de Trump jugó un papel muy importante en la petición de habeas corpus de Latif en el 2018. El documento describe que el tweet como una vuelta en U ilegal en el acercamiento del gobierno a Guantánamo “motivado por arrogancia ejecutiva y animadversión cruda y no por la razón”.

“Dada la proclamación del presidente Trump en contra de la liberación de cualquier solicitante, motivada por arrogancia ejecutiva y animadversión cruda y no por la razón o preocupaciones auténticas de seguridad nacional, los solicitantes podrían jamás salir vivos de Guantánamo, con intervención judicial ausente”, dice el documento.

El documento argumenta que los detenidos que permanecen ahí “están sufriendo consecuencias devastadoras psicológicas provocadas por la detención indefinida en una prisión remota en donde han aguantado condiciones diseñadas para romper seres humanos y en donde el aura de la eternidad permanece más pesada que nunca”.

“Los expertos médicos comparan la detención indefinida a privación sensorial, una reconocida forma de tortura psicológica”, añade el documento. “Su situación actual es la de abandono”.

En su argumento contra la petición, un abogado del gobierno, Ronald Wiltsie, dijo “ser autorizado para ser transferido o propuesto para transferencia en ninguna manera indica que ya no representan una amenaza para los Estados Unidos”.

Wiltsie también dijo que “las políticas y las prácticas bajo la orden ejecutiva son deliberadas actualmente, que nosotros, esperamos que las transferencias ocurran en el futuro, pero no ahora”, negando que exista una prohibición para las mismas.

Y dijo que el gobierno estaba “haciendo esfuerzos prudentes para cuidar” a los detenidos que permanecen todavía. “Es probable que algunos sean transferidos en el futuro”, añadió.

Los detenidos no tenían el derecho constitucional para retar su detención hasta el 2008, cuando la Suprema Corte falló por 5-4 que los detenidos tenían el derecho a un abogado, invalidando porciones de la ley de las Comisiones Militares del 2006.

Sin embargo, como muchos de ellos no han sido acusados de algún crimen, no tienen derecho a una apelación criminal de sus casos y, en su lugar, deben recurrir a procedimientos civiles como el habeas corpus.

Como 31 de los 40 detenidos en Guantánamo, Abdul Latif no ha sido acusado de cometer algún crimen. De los que permanecen, él y otros cuatro han sido autorizados para ser liberados por el PRB, según la petición de habeas corpus. Todos viven en un limbo judicial, primero se les prometió la libertad y después fueron olvidados por un gobierno determinado a mantenerlos en detención, sin decir por qué.

Jueces federales ultimadamente se han hecho de la vista gorda con los fallos en relación a Guantánamo, Eric Freedman, un profesor de derechos constitucionales en la Universidad Hofstra le dijo a ABC News. Sin embargo, los fallos del PRB, del tipo que dieron la autorización para la liberación de Latif, no son legalmente obligatorios, comentó.

El proceso del PRB ha sido “congelado” bajo Trump y la “política de la administración es que nadie será liberado, sin importar la evidencia”.

Sin embargo, debido a “un torrencial de críticas profesionales”, dijo Freedman, las cortes de D.C están empezando a “acertar su rol apropiado” en relación a los detenidos, que ofrece algo de esperanza para los solicitantes de habeas corpus que esperan un veredicto.

La esperanza, dijo Sullivan-Bennis, es que incluso si Abdul Latif no es liberado, más de la evidencia utilizada en su contra, sea desclasificada para que la defensa pueda intentar construir un caso más fuerte.

No está claro cuándo un juez fallará en la petición de habeas, pero la última vez los argumentos fueron escuchados entre solicitantes y los abogados del Estado, una posibilidad legal escalofriante fue presentada al frente.

Los abogados del gobierno argumentaron que, bajo las leyes de guerra, que aplican mientras exista un conflicto entre talibanes y al-Qaeda, los detenidos podrían permanecer en Guantánamo por los próximos 100 años.

“Lo que estamos viendo bajo el gobierno de Donald Trump es una política no declarada e inconstitucional de detención indefinida sin juicio”, le dijo Maher, el abogado de Latif, a ABC News. “Cualquiera de las seis agencias estadounidenses, el PRB, podrían haber vetado su transferencia, pero estuvieron de acuerdo unánime en que debería ser liberado de Guantánamo”.

El Departamento de la Defensa ha dicho que no existe una actualización pública en relación al movimiento de Abdul Latif.

“La decisión de transferir a un detenido se toma solamente después de conversaciones detalladas y específicas con el país receptor acerca de la amenaza potencial que un detenido pueda representar después de la transferencia y las medidas que debe de tomar para mitigar de manera efectiva esa amenaza y para asegurar un trato humano”, un vocero del DoD le dijo a ABC News.

“Las medidas deben ser personalizadas para mitigar la amenaza específica que pueda representar ese detenido. Si no recibimos garantías adecuadas, la transferencia no sucederá. También debemos de asegurarnos que la transferencia puede ser efectuada en consistencia con nuestra política de trato humano post transferencia. Todos los detenidos tienen el derecho de retar la ilegalidad de su detención en una corte federal de distrito”.

Marruecos, por su parte, ha abandonado a Abdul Latif, de acuerdo con un oficial del ministerio exterior familiarizado con el caso. “Marruecos no apoyó el caso de Nasir aun cuando el programa de rehabilitación para él ya estaba listo en el país”.

No se ha programado alguna fecha nueva en el juzgado.

A pesar de haber sido prometido su regreso a su país hace tres años, cada día Abdul Latif, que eventualmente quisiera trabajar en ciencias de la computación, despierta en Guantánamo.

La frustración es inaguantable, dice.

Como preguntó en una reunión en junio del 2018 con sus abogados de Reprieve: “¿Por qué tengo que permanecer aquí?”

La respuesta a esa pregunta, y a su libertad, ahora yace en las manos de jueces en Washington DC.

* Nota del traductor: Abu Zubaydah jamás fue un miembro de al-Qaeda y mucho menos un operativo de. Él y Osama bin Laden manejaban campamentos de entrenamiento opuestos y tenían puntos de vista diametralmente opuestos con respecto a apuntar civiles. Eventualmente bin Laden pudo lograr que los Talibanes cercaran a Abu Zubaydah y que lo sacaran a la fuerza de Afganistán.[volver]


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net