worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Trump perdona a los asesinos del Nisour Square

nisoursquare

Los vestigios de un coche en el sitio en donde los guardias de Blackwater abrieron fuego contra civiles iraquís en el 2007. Crédito Ali Yussef/Agence France-Presse — Getty Images.

Por Debra Sweet
Diciembre 24, 2020

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 14 de enero de 2021

El 23 de diciembre Trump perdonó – un perdón completo, a cuatro contratistas de Blackwater encontrados culpables en tribunales estadounidense por el ejército por la masacre del 2007 en Nisour Square, en Bagdad, en la que varios civiles, incluidos niños, fueron asesinados. El líder fue sentenciado a cadena perpetua. Ahora estará en el circuito de programa de entrevistas fascista junto con Michael Flynn y Kyle Rittenhouse referidos como héroes de “Estados Unidos Ante Todo” adorado por los supremacistas blancos.

“Antes nos aterraban, especialmente Blackwater, que eran los más repugnantes de todos. Lo que vi ahí me va a perseguir para siempre. Debí haber sido una línea roja. Para ellos el ser liberados por el comandante en jefe es vergonzoso”, dijo Ribal Mansour, testigo de la masacre de Nisour Square

Cualquiera que quiera creer que Estados Unidos lleva a cabo justiciar y apoya los derechos humanos, se está engañando a sí mismo. Estos perdones, sí, son dados por Trump, que no estaba a cargo de la injusta, ilegítima e inmoral guerra en Irak. Pero los perdones, invalidando los veredictos que tomaron 12 años alcanzar, no solo es crimen de Trump. Lo han facilitado cada uno de los niveles del gobierno, con la excepción de algunos tribunales y algunos políticos. Todos le deben y sus acciones y marcaron a los Estados Unidos como el país más peligroso del planeta.


'Nuestra sangre es más barata que el agua': enojo en Irak por los indultos de Trump

De The Guardian | artículo original

Joe Biden será presionado para revertir el indulto a los guardias de seguridad encarcelados por la masacre

Los iraquís han reaccionado con enojo a la movida de Donald Trump para indultar a cuatro guardias de seguridad de la firma Blackwater que fueron encarcelados por la masacre del 2007 que disparó indignación por el uso de mercenarios en la guerra.

Los cuatro hombres fueron parte de un convoy de seguridad que disparó contra civiles en una rotunda en el centro de Bagdad, asesinando a 14 personas incluyendo a un infante de 9 años e hiriendo a muchos más.

Los cuatro guardias – Paul Slough, Evan Liberty, Dustin Heard y Nicholas Slatten – abrieron fuego indiscriminadamente con ametralladoras, granadas y un francotirador en la multitud de gente desarmada en la glorieta conocida como Nisour Square.

Los asesinatos fueron uno de los puntos más bajos de la invasión de Irak liderada por Estados Unidos y muchos iraquís vieron estas convicciones como una rara ocasión en la que los ciudadanos estadounidenses enfrentaron responsabilidad por las atrocidades cometidas. Los residentes de Bagdad que hablaron con el Guardian describieron el anuncio del presidente estadounidense como una “bofetada cruel” y un insulto.

Adil al-Khazali, cuyo padre Ali fue asesinado en el ataque, dijo que estaba conmocionado con la noticia. “La justicia no existe. Le pido a los americanos que estén de nuestro lado. Perdí a mi padre y varias mujeres inocentes y niños también murieron”, le dijo al Guardian.

“Le pido al gobierno estadounidense reconsiderar, porque con esta decisión, los tribunales estadounidenses están perdiendo su reputación. Trump no tiene derecho alguno a perdonar asesinos de gente inocente”.

El Dr. Haidar al-Barzanji, investigador y académico iraquí dijo que “Trump no tiene derecho alguno a decidir por las familias de las víctimas para perdonar a estos criminales. Está en posibilidades con los derechos humanos y en contra de la ley. En la ley iraquí solo podrían ser perdonados si las víctimas de las familias lo hicieran. Le pido a las familias de las víctimas que presenten una queja ante Trump cuando la administración de Biden comience”.

El activista iraquí de derechos humanos Haidar Salman twitteó “Todavía recuerdo a mi profesor de hematología en la Universidad de Bagdad, en el departamento de patología (a quien le dispararon en la masacre junto a su familia) cuando regresó a su vida después de que sus dos hijos y su esposa fueran asesinados en Nisour Square y casi perdió la cordura.

“Una razón por la cual sobrevivió fue para condenar a los asesinos. La persona que libere a estos criminales es un criminal peor. El gobierno iraquí debería de pedirle a la administración de Biden que revoque el indulto”.

La matanza de Nisour Square sucedió más de cuatro años después de la invasión de Estados Unidos, que disparó una guerra sectaria brutal y desplazamiento masivo de iraquís. La larga ocupación estadounidense ha dejado a los ciudadanos resentidos con los convoyes de seguridad que crean franjas a través del tráfico, algunas veces disparándoles a los coches que se acercan demasiado.

Los contratistas de seguridad privados, que apoyan a las compañías de logística, o en algunos casos, al ejército estadounidense, eran, frecuentemente, la fuente de quejas acerca de comportamiento de mano dura o irrespetuosa hacia los locales.

“Les teníamos pavor, especialmente a Blackwater, quienes eran los peores”, dijo Ribal Mansour, que escuchó el caos de Nisour Square el 16 de septiembre del 2007 y corrió a la escena. “Lo que ví ahí, me acechará para siempre. Debería de haber sido una línea roja. Para ellos, ser liberados por el comandante en jefe estadounidense es vergonzoso”.

Slough, Liberty and Heard fueron acusados y encontrados culpables de varios cargos de asesinato voluntario e intento de homicidio en el 2014, mientras que Slatten, quien fuera el primero en disparar, fue encontrado culpable de asesinato en primer grado. Fue condenado a cadena perpetua y los demás a 30 años de prisión cada uno.

This combination made from file photo shows Blackwater guards, from left, Dustin Heard, Evan Liberty, Nicholas Slatten and Paul Slough

(Izquierda-derecha) Dustin Heard, Evan Liberty, Nicholas Slatten y Paul Slough. Fotografía: AP

Un juez federal descartó la acusación inicial, pero el entonces vice presidente Joe Biden, prometió darle seguimiento con un nuevo proceso, que tuvo éxito en el 2015.

Siendo el próximo presidente, Biden ciertamente será presionado de manera fuerte por los oficiales iraquís para revertir la decisión. “Será lo primero que discutiremos con él”, dice asistente el primer ministro Mustafa al-Kadhimi.

En la audiencia de sentencia, la oficina de fiscales estadounidense dijo en una declaración: “La cantidad de pérdida humana innecesaria y sufrimiento atribuida a la conducta criminal de los acusados el 16 de septiembre del 2007 es impresionante”.

Después que emergió la noticia del indulto el martes en la noche, Brian Heberlig, abogado de uno de los cuatro acusados perdonados de Blackwater, dijo: “Paul Slough y sus colegas no merecen pasar un minute en prisión. Estoy abrumado con la emoción de estas noticias fantásticas”.

Los perdones son parte de varios que el presidente concedió a personal de servicio americano y contratistas acusados o condenados de crímenes en contra de no combatientes y civiles en zonas de guerra. En noviembre el año pasado, indultó a tres soldados estadounidneses que habían sido acusados o condenados por crímenes de guerra incluyendo un ex teniente del ejército condenado por asesinato por haberles ordenado a sus hombres dispararles a tres afganos desarmados.

Durante el juicio de contratistas de Blackwater, los abogados defensores argumentaron que sus clientes dispararon de vuelta después de haber sido emboscados por insurgentes iraquíes.

Pero en un memorándum presentado después de la sentencia, el gobierno estadounidense dijo que “Ninguna de las víctimas era insurgente o representaba amenaza alguna para el convoy Raven 23”.

El memorándum también contenía citas de familiares de los muertos, incluyendo a Mohammad Kinani, cuyo hijo de 9 años fue asesinado. “Ese día mi vida cambió para siempre. Ese día me destruyó completamente”, Kanini dijo.

Investigadores del FBI que visitaron la escena los días que siguieron la describieron como la “masacre de My Lai de Irak”, una referencia a la infame matanza de civiles pueblerinos en Vietnam por parte de las tropas estadounidenses, por la cual solo un soldado fue condenado.

El gobierno iraquí anunció un veto inmediato para Blackwater después de los asesinatos, aunque continuaron a operar en el país hasta el 2009 y el departamento de Estado ultimadamente, dejó de usar a la firma para brindar seguridad diplomática.

La masacre llevó a investigaciones subsecuentes contra Blackwater y la industria privada de contratistas del departamento de Estado del gobierno estadounidense, el Pentágono, el Congreso y la ONU.

A pesar de la escrutinio intenso, el fundador Erik Prince cortó lazos con la compañía en el 2010, aunque continuó trabajando en el campo, estableciendo un ejército de mercenarios encabezado por americanos en los Emiratos Árabes Unidos que ha sido enviado a Yemen, según los reportes.

La última encarnación de Blackwater, Academi, pertenece a inversionistas privados y continuó después de la partida de Prince ganando contratos con el departamento de Estado y el Pentágono para proteger instalaciones estadounidenses en zonas de guerra y entrenar a a personal de fuerzas armadas.

Las 14 víctimas asesinadas por los guardias de Blackwater son: Ahmad Haitham Ahmad al-Rubaie, Mahassin Mohssen Kadhum Al-Khazali, Osama Fadhil Abbas, Ali Mohammed Hafedh Abdul Razzaq, Mohamed Abbas Mahmoud, Qasim Mohamed Abbas Mahmoud, Sa’adi Ali Abbas Alkarkh, Mushtaq Karim Abd Al-Razzaq, Ghaniyah Hassan Ali, Ibrahim Abid Ayash, Hamoud Sa’eed Abttan, Uday Ismail Ibrahiem, Mahdi Sahib Nasir y Ali Khalil Abdul Hussein.

Todas las familias, con excepción de una, aceptaron pagos de compensación de parte de Blackwater de $50,000 dls y $100,000 dls para los familiares de los heridos y de los muertos respectivamente.

Haitham al-Rubaie, quien perdió a su esposa Mahassin, doctora, y a su hijo de 20 años, Ahmad, estudiante de medicina, fue el único en rechazar el pago.

Una compañera de clase de Ahmed dijo que el indulto de Trump no les sorprendió a los iraquíes.

“Los estadounidenses nunca se nos han acercado como iguales”, le dijo a AFP. “Por lo que les concierne, nuestra sangra es más barata que el agua y nuestras demandas por justicia y responsabilidad son pura molestia”.

Reportajes adicional: Nechirvan Mando en Erbil.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net