worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Señor presidente, es hora de cerrar la prisión de la bahía de Guantánamo

notiulti | enero 6, 2021

Hace diecinueve años, el 11 de enero de 2002, los primeros 20 de los casi 800 prisioneros fueron llevados a la base naval estadounidense en la bahía de Guantánamo, Cuba, con el propósito de confinarlos allí indefinidamente, sin juicio.

La administración Bush eligió Guantánamo como una zona gris legal cuyos presos, creían, no podían impugnar su encarcelamiento. En 2004, la Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó lo contrario. Por esa razón y otras, incluida la indignación estadounidense e internacional por el maltrato a los detenidos, el presidente George W. Bush finalmente liberó a más de 500 de los detenidos.

El presidente Barack Obama propuso inicialmente cerrar la prisión de Guantánamo, un objetivo que lamentablemente nunca se cumplió. Sin embargo, liberó a 197 prisioneros más. El presidente Donald Trump tampoco cumplió con su propia promesa, muy diferente, de llenar la prisión de “tipos malos”. Pero liberó a un prisionero más para terminar su sentencia en su país de origen.

Hacemos un llamado al presidente electo Joe Biden para que finalmente cierre la prisión de Guantánamo Bay, como ha señalado que quiere hacer. Hay muchas buenas razones para hacerlo. Entre ellos se encuentran los siguientes:

■ Guantánamo es una pérdida de dinero. La prisión les ha costado a los contribuyentes estadounidenses más de $ 6 mil millones hasta la fecha. Los costos operativos anuales actuales ascienden a 13 millones de dólares por cada uno de los 40 prisioneros restantes. Debido al aislamiento del sitio, se asignan 1.800 soldados para vigilar a los prisioneros y manejar sus numerosas instalaciones para los prisioneros y para las tropas. Las tropas y todos los suministros deben enviarse desde el continente.

■ Guantánamo niega justicia tanto a los detenidos como a las familias de las víctimas del 11 de septiembre. De los 40 prisioneros restantes, seis han sido autorizados a ser puestos en libertad, la mayoría desde hace más de una década; nueve han sido acusados ​​en comisiones militares, pero aún no han sido juzgados; y 25 nunca serán cobrados pero, según nuestro gobierno, tampoco serán liberados.

A pesar de más de una década de trabajo y millones de dólares gastados para juzgar a los cinco hombres acusados ​​de planificar los secuestros del 11 de septiembre, no se han fijado fechas para los juicios. Entre las causas de las demoras se encuentran la inadmisibilidad de las pruebas derivadas de la tortura y las renuncias de los abogados defensores, que temen razonablemente que sus reuniones con sus clientes hayan sido y seguirán siendo espiadas.

Por el contrario, los tribunales penales civiles federales han tenido mucho más éxito. Desde el 11 de septiembre, las comisiones militares en Guantánamo han producido solo ocho condenas (tres anuladas), mientras que nuestros tribunales federales independientes han condenado a más de 660 personas por cargos relacionados con el terrorismo.

■ La edad y la mala salud de los presos hacen que su detención continua sin juicio sea inútil. La prisión se está convirtiendo en un asilo de ancianos. Su recluso de mayor edad, Saifullah Paracha, tiene 73 años y tiene antecedentes de enfermedad de las arterias coronarias y diabetes. Nunca ha sido acusado de ningún delito. Ahmed Rabbani, un rohingya de etnia birmana que conducía un taxi en Karachi, escribió recientemente una columna explicando por qué ha estado en huelga de hambre y ha perdido la mitad de su peso. En el momento de escribir este artículo, pesaba solo 82 libras, a pesar de ser alimentado a la fuerza dos veces al día. Muchos de los presos sufren enfermedades físicas y mentales derivadas de las torturas, los malos tratos y el encarcelamiento interminable.

■ Las detenciones de Guantánamo son contraproducentes. Independientemente de su misión, Guantánamo no ha logrado proteger a Estados Unidos y sus tropas del terrorismo. Al Qaeda, ISIS y otros grupos han utilizado la prisión como herramienta de reclutamiento. Los aliados de Estados Unidos ya han aceptado a la mayoría de los prisioneros para ayudar a Estados Unidos a cerrar la prisión a pesar de la oposición de los contribuyentes a que ninguno de los prisioneros haya sido trasladado a suelo estadounidense.

■ Las detenciones de Guantánamo son y siempre han sido ilegales e inmorales. Nuestra Constitución y los principios básicos de la moral política prohíben a nuestro gobierno encarcelar a personas indefinidamente sin cargos ni juicio. Hasta que la cerremos, la prisión de Guantánamo será una profunda afrenta a nuestros valores más fundamentales.

El 5 de marzo de este año, la Sala de Apelaciones de la Corte Penal Internacional revocó una decisión anterior y ahora permitirá una investigación de la CPI sobre presuntos crímenes de guerra cometidos por el ejército estadounidense y la CIA, incluido el programa de tortura al que fueron sometidos varios prisioneros actuales de Guantánamo. La reacción del presidente Trump ha sido demandar a la CPI.

Pedimos al presidente electo Biden que adopte el enfoque opuesto. Debe reconocer que la prisión de la Bahía de Guantánamo no ha logrado que los estadounidenses estén más seguros y ha impuesto graves costos legales, morales y financieros a nuestro país. Debería cerrar la prisión, liberar a todos los detenidos que hayan sido absueltos o que no puedan ser acusados, y procesar al resto en tribunales penales federales de conformidad con nuestra Constitución y nuestras leyes.

Nancy Talanian es la directora de No More Guantanamos, una organización nacional con sede en Whately.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net