worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Se desestiman los cargos contra 7 manifestantes anti-reclutamiento

04 Noviembre de 2009
Elaine Brower

El lunes, 2 de noviembre, siete acusados, acompañados por testigos oculares y amigos, se presentaron en la Corte Municipal de Filadelfia para un juicio a raíz de los arrestos del 2 de mayo de este año en el “Centro de Experiencia Militar” [AEC, según sus siglas en inglés].

Los cargos contra nosotros se originaron en nuestra participación en una había comenzado en la Iglesia de St. Stevens y continuado con una marcha enérgica y estridente al centro comercial Franklin Mills donde se ubica el “AEC”. “Escoltados” por la policía de la División de Asuntos Civiles de Filadelfia y unos policías locales, cientos de personas nos juntamos a la salida del centro de videojuegos violentos, que tiene como misión el reclutamiento militar de preadolescentes, para expresar nuestra disconformidad con su presencia.

Los cientos reunidos allí gritaban y coreaban “¡CIERREN EL AEC!” y “¡LA GUERRA NO ES UN JUEGO!” mientras se empeñaban en impedir que ninguno de los más chicos tratara de entrar al centro para jugar a juegos de guerra pagados por nuestros impuestos. La ironía es que aquellos de nosotros que fuimos arrestados estábamos llevando a cabo una vigilia silenciosa frente al AEC portando máscaras de muerte, vestidos totalmente de negro, y colgando de nuestros cuellos los nombres de soldados e iraquíes muertos desde la invasión ilegal e inmoral a ese país.

Los oficiales de la División de Asuntos Civiles estaban entre nosotros y observaban. Por supuesto, la policía nos filmaba y fotografiaba durante toda una hora, el tiempo que duró nuestra manifestación. Alrededor de 10 de nosotros estábamos en vigilia silenciosa de cara al resto de la gente en el centro comercial, de espaldas a la policía y al AEC. Supongo que la policía decidió que habíamos alcanzado los límites de nuestro tiempo de libertad de expresión, porque luego anunció que iba a comenzar los arrestos.

El capitán al mando se colocó entre la multitud que gritaba y señaló directamente a nosotros diciendo: “¡Vamos a comenzar con ellos!”

Estuvimos todo el tiempo tranquilos y silenciosos, mientras cientos de personas cantaban, tocaban tambores, gritaban, portaban pancartas y hacían ruido. Asuntos Civiles a agarrarnos por los brazos y detener nos uno por uno. En total arrestaron a 6 personas que hacían vigilia y a otra persona que simplemente preguntó: “¿Por qué los están deteniendo, si no están haciendo nada?” Lo arrestaron al instante por hacer una pregunta.

Pasamos casi 6 horas en una celda acusados de conducta desordenada, gritar, chillar, perturbar la paz en el centro comercial y portar pancartas. ¿Eh? ¿Te extraña? Bien, así es como nos sentimos nosotros y ¡eso exactamente fue lo que nuestro abogado defensor muy hábil expuso en la corte!

Nuestro abogado anunció, tan pronto como el secretario judicial pronunciara nuestros nombres, que estábamos “listos para ir a juicio”. El fiscal dijo que su testigo, el capitán Fisher de la División de Asuntos Civiles de Filadelfia, que era la persona al mando de los arrestos, estaba de vacaciones y que por eso no tenía otros testigos para presentar. Así que el juez preguntó qué tenía preparado la defensa. “Su señoría, estamos preparados para continuar. Tenemos casi 15 testigos oculares que presentar, como sabe el fiscal, y todos los acusados están presentes”.

“Estamos preparados para afrontar los cargos ya que los acusados estaban llevando a cabo una “vigilia silenciosa” frente al local, sin bloquear la entrada, y fueron arrestados de forma indebida mientras se expresaban de acuerdo a sus derechos de Primera Enmienda, como los testigos oculares afirmarán y como también se verá en el video que presentaré a la corte”. Y así continuó. El fiscal no sólo se quedó perplejo, sino molesto. El juez le preguntó como le gustaría proceder y dijo “para que quede registro, no nos opondremos a desestimar el caso.” “¡Desestimado!”, dijo el juez. “¡Bien!” dijimos nosotros. ¡Hurra para nosotros!

Yo estaba sentada en la fila justo detrás de los abogados y alcancé a oír a uno de los fiscales preguntar: “¿Es este el lugar del ejército en el centro comercial? Ah sí, he oído algo sobre eso”.

Después de 8 meses de campaña contra el “Centro de Experiencia Militar”, los activistas no sólo ganamos el caso en parte porque mantuvimos que éramos inocentes, que teníamos el derecho a la libertad de expresión y el derecho de asamblea, sino que le dimos mala fama al AEC para que los demás puedan ver por sí mismos el escándalo que significa atraer a preadolescentes a los centros de reclutamiento militar ofreciéndoles jugar gratis a los videojuegos más violentos que hay.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net