worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

La Cruz Roja cancela su visita a Guantánamo por contagios de COVID

La pandemia ha forzado a la ausencia más larga de la organización humanitaria de la remota prisión militar en Cuba desde su apertura en enero del 2002.


Un centro de detención en la bahía de Guantánamo en Cuba. Una delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja típicamente incluye un oficial médico y entrega correo y mensajes de las familias de los detenidos. Crédito Doug Mills/The New York Times

Carol Rosenberg
New York Times
7 de agosto del 2020

Traducido del inglés por El Mundo No Puede Esperar 6 de septiembre de 2020

Este artículo fue producido en colaboración con el the Pulitzer Center on Crisis Reporting.

El Comité Internacional de la Cruz Roja ha cancelado su próxima visita a la prisión de la bahía de Guantánamo en Cuba citando los peligros de viajar durante la pandemia, haciendo que esta sea la ausencia más larga de la prisión desde su apertura en enero del 2002.

La organización humanitaria basada en Génova, visitó por última vez a los cuarenta detenidos en tiempos de guerra el pasado mes de marzo. Una delegación típicamente incluye a un oficial médico, entrega correo y mensajes de familiares y levanta preocupaciones con el ejército estadounidenses a través de conversaciones confidenciales.

Pero Elizabeth Gorman Shaw, una portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja en Washington, dijo el viernes que “se había tomado la difícil de cancelar la visita por los riesgos elevados de COVID-19”.

“El alto riesgo de taza de contagio, junto con el riesgo de viaje aéreo internacional y complicaciones logísticas fueron una de las más grandes preocupaciones que llevaron al ICRC (por sus siglas en inglés) a tomar esta decisión”, añadió.

La base naval de 6,000 residentes reportó dos casos del virus en marzo y abril, impuso, después restricciones en divulgaciones. No tiene pruebas instantáneas para coronavirus y envía las muestras al territorio, según la discreción del staff médico en el hospital de doce camas de la base.

El capitán naval a cargo de la base solicita que las llegadas permanezcan en cuarentena por catorce días para determinar si se convierten en casos sintomáticos. Los delegados de la Cruz Roja habían, inicialmente, tenido la intención de viajar este mes, lo que sería la visita número 135 a los prisioneros, desde el 2002.

La cancelación llega en un momento particular en el aislamiento en Guantánamo. Ningún abogado ha ido a la base desde febrero, aunque algunos han hablado con los prisioneros vía telefónica.

El abogado de uno de un prisionero yemení de larga estadía dijo el viernes que se encontraba decepcionada por la decisión y preocupada por su cliente Sharqawi al-Hajj de 46 años ya que desde que intentó cortarse las muñecas el año pasado, no había tenido acceso a nadie más que a los empleados de la prisión.

Doctores independientes han considerado como suicida al Sr. al-Hajj, dijo Pardiss Kebriaei del Centro Constitucional de Derechos (CCR por sus siglas en inglés). Basándose en recientes llamadas telefónicas con él, ella dio que “su condición es muy preocupante”.

La Sra. Shaw dijo que, desde lejos, su organización había podido “facilitarle varias llamadas telefónicas e intercambiar mensajes de flujo estable con la Cruz Roja” entre los detenidos de Guantánamo y sus familias.

Los empleados de la prisión en Guantánamo supervisan las llamadas telefónicas, mismas que son manejadas por la Cruz Roja o algún afiliado al otro lado de la línea y el ejército estadounidense distribuye las cartas a los detenidos cuando los representantes de la Cruz Roja no pueden estar ahí para entregarlas en la prisión.

Días antes, el juez del ejército que supervisa el tribunal de crímenes de guerra en Guantánamo canceló el transporte aéreo de la base en septiembre para la audiencia previa al juicio en el caso de cinco hombres acusados de planear los ataques del 11 de septiembre del 2011. Ese caso ha estado plagado, por años, por una serie de retrasos y abruptamente la notoria renuncia, en marzo, del juez.

Pero el juez principal, el coronel Douglas K. Watkins, quien ha estado llevando el caso en un status de guardián, mencionó en su orden de cancelación que los fiscales habían fallado en presentar una propuesta de promesa para un viaje ambicioso de ocho semanas. Acerca de cien personas se habrían tenido que poner en cuarentena en tiendas y camiones en el crudo complejo llamado Campamento Justice en un intento de lograr un progreso en el caso.

Jueces militares han cancelado por lo menos cinco rondas de audiencias de las comisiones militares en Guantánamo desde que la Organización Mundial de la Salud (WHO por sus siglas en inglés) declarara la pandemia de coronavirus el 11 de marzo, con uno de ellos mencionando que los catorce días de cuarentena de la marina en la base habían “excesivamente agraviado los requerimientos logísticos”.

Esta semana, el Pentágono ajustó su política para permitir que algunas fuerzas militares y contratistas estar en cuarentena en los Estados Unidos por catorce días antes de viajar fuera del territorio. Pero el mayor Gregory J. McElwain, un portavoz para el Comando Sur de los Estados Unidos, que supervisan las operaciones de detención en Guantánamo, dijo el viernes que la prisión continuará su cuarentena costa afuera “para garantizar la salud y seguridad de nuestras tropas y los detenidos”.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net