worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Testimonios de Guantánamo exponen el papel de los doctores en los interrogatorios de la CIA

Las audiencias han mostrado el rol de los profesionistas médicos, incluidos los registros del número de sesiones de “waterboarding”, en los sitios negros de la Agencia en donde fueron torturados los prisioneros.

Khalid Shaikh Mohammed, who is accused of plotting the Sept. 11 attacks, in an image provided by his lawyers. A doctor kept count of each of his near drownings when he was waterboarded, an architect of the C.I.A. interrogation program testified.

Khalid Shaikh Mohammed, quien está acusado de planear los ataques del 11 de septiembre, en una imagen dada por sus abogados. Un doctor contó cada una de las veces en las que casi se ahogó cuando fue sometido al “waterboarding”, testificó un arquitecto del programa de interrogación de la CIA.

Carol Rosenberg
The New York Times
27 de enero de 2020

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 12 de febrero de 2020

Este artículo fue producto de una colaboración con el Centro Pulitzer en Reportajes de Crisis.

BAHÍA DE GUANTÁNAMO, Cuba — Cuando la CIA desnudó a Khalid Shaikh Mohammed en un sito secreto en Polonia en el 2003, aquellos dentro de su celda incluían a un equipo de tres hombres para realizar el “waterboarding”, guardias enmascarados y un doctor.

El doctor declaró que su rol era el de monitorear la salud del detenido y llevar la cuenta de cada “casi ahogamiento”.

“Literalmente, el médico tenía una cosita de plata”, testificó James E. Mitchell, uno de los arquitectos del programa de tortura, la semana pasada en un tribunal militar en la bahía de Guantánamo. El doctor, dijo, “registraría cuántas veces se vertió agua” mientras que un guardia llevaba el tiempo en un cronómetro.

Pero los doctores de la CIA hicieron más que contar las sesiones de “waterboarding”. Investigaciones gubernamentales y evidencia en las audiencias previas a los juicios, de hombres, incluido el Sr. Mohammed, acusado de conspirar en los ataques del 11 de septiembre del 2001, muestran que los doctores condujeron “rehidratación anal”, realizaron revisiones en el recto, examinaron los pies y las piernas hinchadas de los cautivos que se encontraban privados de sueño por días estando encadenados en posiciones dolorosas.

Aquí en Guantánamo, en donde el juez está escuchando el testimonio en la audiencia previa al juicio, para decidir, entre otras cosas si los acusados en el caso del 11 de septiembre fueron torturados, los procesos también están poniendo en el foco de atención el rol de los doctores que trabajaron como oficiales médicos en el programa de prisión de la agencia de inteligencia en el exterior.

“Los doctores estaban presentes en las interrogaciones que fueron dañinas y que representaron peligro de muerte y eso viola el primer principio de la ética médica: primero, no hagas daño”, dijo Stephen N. Xenakis, un psiquiatra y general de la armada retirado, quien se describió como movido con el testimonio acerca del doctor con el aparato de conteo. Estaba sentado en el tribunal como consultor de uno de los abogados defensores.

El Dr. Xenakis dijo que el rol de los doctores de la CIA en el programa estaba destinado a “proteger a las personas y mantenerlas seguras”, no participar en interrogatorios.

Durante el testimonio el lunes, el Dr. Mitchell dijo que “un doctor certificado por un panel” estaba en el cuarto para cada sesión de “waterboarding” y monitoreó el nivel de saturación de oxígeno del Sr. Mohammed a través de un aparato colocado en su dedo, medidor de pulso. El Dr. Mitchell dijo que colocó una playera desgarrada sobre la nariz y boca del prisionero por cada una de las 183 instancias de “waterboarding”, llevadas todas a cabo por él y su socio John Bruce Jessen en el desarrollo del programa de interrogación de la CIA.

El Dr. Mitchell primero ofreció su descripción del doctor de la CIA con el aparato contador la semana pasada, mientras un abogado defensor le mostraba el reporte del marzo del 2003 en el que venía descrita la quinceava sesión de “waterboarding” del Sr. Mohammed. Él había sido privado de sueño por más de seis días, según el reporte de la CIA. Doce litros de agua fueron vertidos en “aplicaciones acuosas de dos de menos de cinco segundos, dos de diez, tres de quince, una de veinte, una de veinticinco y una de cuarenta”, mencionaba el reporte.

Durante el “waterboarding”, el doctor también “requirió que solución salina fuera alternada con agua, para evitar la intoxicación”, escribió el jefe de servicios médicos de la Agencia en el 2007 en una cuenta anónima que fue desclasificada en el 2018. “Repetidamente re examinó a KSM durante este periodo y fue impactado por cuánto aguantó KSM la experiencia”.

Los lineamientos parcialmente redactados de las Oficinas de Servicios Médicos de la CIA, con fecha de diciembre del 2004, mostraron que la Agencia pidió que un médico estuviera presente en las “interrogaciones mejoradas” excepto durante el “waterboarding”. Después, un verdadero doctor fue solicitado en el sitio, en caso en el que ocurriera un paro respiratorio u otras complicaciones.

Esto es lo que, aparentemente, sucedió en agosto del 2002 cuando los doctores Mitchell y Jessen implementaron el “waterboarding” en un prisionero conocido como Abu Zubaydah para quien diseñaron el programa violento de interrogación.

El Sr. Zubaydah perdió la conciencia durante un “waterboarding” “burbujas saliendo de su boca abierta”, según un estudio parcial desclasificado del programa de la CIA por parte del Comité de Inteligencia del Senado.

Los doctores Mitchell y Jessen, que son psicólogos y no médicos, lo manejaron por su cuenta, menciona el reporte, “con médicos amigos acercándose al cuarto”.

Ninguno de estos oficiales médicos ha sido identificado públicamente. La CIA ha defendido repetidamente su uso de rehidratación anal como una práctica médica legítima, y no como un castigo.

Pero un episodio gráfico, leído en el registro del tribunal por un fiscal en el caso del 11 de septiembre a finales del 2018, mostró que el procedimiento fue integrado en la interrogación del Sr. Mohammed en Afganistán en marzo del 2003, antes de ser transferido a Polonia.

Un interrogador tratando de orillar al Sr. Mohammed a que cooperara con él, le ordenó tomar un vaso con agua. Fue rechazado en dos ocasiones, así que el prisionero fue llevado a otro cuarto, “colocado en una sábana de plástico” y “un oficial médico rehidrató a Mohammed por el recto”.

El Sr. Mohammed “claramente odió el procedimiento” según un recuento. “Cuando regresó al cuarto de interrogatorio obedeció y tomó agua”.

Después de que el uso de rehidratación rectal y alimentación anal por parte de la CIA se hicieran públicos, el grupo Médicos por los Derechos Humanos (Physicians for Human Rights) condenó esto como “abuso sexual disfrazado como tratamiento médico”.

En las audiencias de la semana pasada, el Dr. Mitchell describió que el interrogador que ordenó al hombre tomar agua fue el jefe de interrogadores de la CIA, un empleado de la Agencia que subsecuentemente murió de un ataque al corazón y la localización de ese episodio como una prisión de la CIA cuyo nombre en código es Cobalt (o cobalto). También es conocida como Salt Pit y estaba en Afganistán.

El Dr. Mitchell testificó el lunes que no sabía de la práctica de la rehidratación y alimentación anal mientras que trabajó en los sitios obscuros como interrogador contratista y psicólogo de la CIA y pensaba que era “una mentira” cuando escuchó acerca de eso años después.

En el 2013, la Agencia defendió esta práctica.

“Personal médico que administró la rehidratación anal no lo hizo como técnica de interrogación o como medio para denigrar un detenido, sino que fue utilizada como una técnica conocida de tratamiento médico de asuntos de salud”, decía en lo que una larga protesta al Comité de Inteligencia del Senado, que alguna vez fue secreta.

El Dr. Mitchell testificó que visitó Cobalt en una ocasión, en el 2002, y reportó que el jefe de interrogaciones se estaba comportando más brutalmente de lo que la Agencia autorizó para interrogatorios.

A cierto punto, el Dr. Mitchell testificó que él y el Dr. Jessen buscaron tratamiento médico para un prisionero en Cobalt que más tarde moriría en detención, probablemente de hipotermia y fueron rechazados por un médico asistente a cargo del cuidado médico que contestó que él no curaba “terroristas”.

La CIA ha reconocido otros roles para su staff médico durante interrogaciones, incluido el medir la hinchazón de las piernas de prisioneros durante la privación de sueño, monitorear la respiración de prisioneros encapuchados durante los vuelos de rendición y la conducción de revisiones anales en prisioneros mientras dejan y llegan los sitios de detención.

En su recuento del 2007, el jefe de servicios médicos de la CIA también reconoció que durante “interrogaciones mejoradas” los doctores no buscaron permiso de los detenidos encadenados y a veces encapuchados.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net