worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



AL MOVIMIENTO ANTIBÉLICO
DE ESTADOS UNIDOS:

17 de diciembre de 2008

    “Si uno no se le opone a esto y no se moviliza para pararlo, aprenderá —o se verá obligado— a aceptarlo”.

    de la Convocatoria ¡Fuera Bush y su gobierno!, 2005

Barack Obama está mandando a otros 20,000 soldados a Afganistán.

Un movimiento antibélico que no actúa inmediatamente para oponerse a la doctrina Obama de llevar el frente central de la guerra contra el terror a Afganistán, no merece llamarse un movimiento antibélico.

Leer más....


Gira:
¡NO SOMOS TUS SOLDADOS!


Leer más....

La “revisión limitada” de la tortura es en realidad un encubrimiento

Kenneth J. Theisen
28 de agosto de 2009

La administración de Obama ha entrado en aguas tempestuosas.

A comienzos de su reinado, Obama y otros de su administración declararon que no iban a procesar a los que pueden haber violado las leyes contra la tortura si estos se confiaran en la orientación o las órdenes de funcionarios superiores. Obama, cuando se le presionó a hacer algo con respecto a las violaciones sistemáticas de las leyes internacionales y nacionales contra la tortura, a menudo repetía que prefería mirar adelante, y no hacia atrás.

Pero esta semana, el secretario de Justicia de Obama, Eric Holder, ordenó que un fiscal federal condujera “una revisión preliminar” para determinar si es necesaria una seria investigación penal de la conducta de los empleados y contratistas de la CIA. (Ese mismo fiscal, John H. Durham, fue designado en 2008 por el régimen de Bush para investigar la destrucción de videocintas de la CIA que mostraban la tortura a los presos. Los resultados de aquella investigación aún no se han revelado y hasta ahora nadie ha sido procesado.)

El Estado de Tortura estadounidense, que se amplió durante los años de Bush y sigue hasta hoy, tiene que rendir cuentas y hay que procesar a todos los responsables de ordenar o aplicar la tortura. Es más, cualquier continuación de esas políticas, sin importar el nombre que se las dé, o cualquier intento de encubrirlas, es igualmente culposo y un crimen.

El anuncio de Holder da la apariencia de que la administración de Obama se preocupe por la práctica oficial de la tortura en el pasado, aunque en esencia deja libres a los principales arquitectos de la tortura del régimen de Bush. También oculta el hecho de que la administración de Obama todavía practica la tortura en lugares como Bagram (Afganistán), Guantánamo y otras prisiones que todavía encarcelan a miles de presos de la guerra estadounidense del terror.

Es obvio que el anuncio de Holder no tiene el propósito de responsabilizar a los altos funcionarios del régimen de Bush por sus acciones delictivas. Como máximo, como ocurrió con la investigación después de las revelaciones de atrocidades en Abu Ghraib, sólo unos individuos de bajo nivel tendrán que responder a alguna clase de "justicia". Los que tienen la responsabilidad final por la tortura, como Bush, Cheney, Rice, Hadley, Addington, Yoo, etc. saldrán impunes, si Obama logra imponer su política.

Para empezar, Holder anunció sólo una revisión preliminar con el fin de "reunir información para determinar si hay una base suficiente que haga necesaria una investigación plena de algún asunto." Además, limitó el alcance de la revisión a los que no "actuaron de buena fe y dentro de los límites de la orientación legal." Holder se refiere a los infames memorandos sobre la tortura que escribieron John Yoo, David Addington (ex asesor legal al vicepresidente Cheney), y Jay Bybee para el Oficina de Asesoría Jurídica (OLC, siglas en inglés).

Esos memorandos les dieron mucha flexibilidad a la CIA y a otros en cuanto a la tortura. Los llamados “límites a la tortura” en dichos memorandos todavía permiten muchas formas de tortura. Se escribieron con el propósito de proveer una “impunidad legal” a los que aplicaron, autorizaron y ordenaron la tortura. Los altos funcionarios del régimen de Bush pidieron que la OLC elaborara los memorandos con ese objetivo en mente. El Departamento de Justicia bajo Holder no procesará a quienes, en buena fe, torturaron dentro de los límites de los memorandos de la OLC; estos serán "protegidos del peligro de una acusación judicial." (Los memorandos sobre la tortura de la OLC y otros documentos pueden leerse en línea aquí.)

La revisión también se limita obviamente a los torturadores, propiamente dichos, y de ellos, sólo a los que torturaron en exceso de lo permitido. Eso es como absolver a Hitler de cualquier responsabilidad por el Holocausto porque no fue él quien introdujo el gas a las cámaras de ejecución. Los que establecieron las políticas e idearon el estado de tortura evitarán tener que rendir cuentas si solo se lleven a cabo esta revisión y uno que otro procesamiento limitado.

Pero hay riesgos políticos y legales en el camino que la administración de Obama ha decidido tomar en estos momentos. Es bien conocido que en varias ocasiones las discusiones sobre la tortura ocurrieron dentro de la Casa Blanca. Asistieron a estas reuniones el vicepresidente Cheney, Rice, Powell, Rumsfeld, Ashcroft, Gonzáles, Tenet, y otros latos funcionarios de régimen de Bush. No solamente hablaron de la política de tortura, sino hablaron en detalle de formas específicas de la tortura.

Bush confesó que sabía de esas reuniones y dio su aprobación a ellas y a las decisiones tomadas. En mayo de este año, Cheney dijo en el programa televisivo Face the Nation que Bush tenía conocimiento de la tortura usada durante su administración: “(Bush) sabía mucho sobre el programa. Básicamente lo autorizó. Quiero decir, fue una decisión de nivel presidencial. Y la decisión le correspondió al presidente. Él la firmó”.

Importantes abogados del régimen de Bush también hablaron con regularidad sobre la tortura, escribieron memorandos para darle un amparo legal, y dieron orientación de otras formas sobre cómo evitar la responsabilidad por los varios crímenes del régimen en cuanto a la tortura. Si sólo unos cuantos agentes menores y contratistas de la CIA tienen que enfrentarse al procesamiento por los crímenes del estado de tortura, el hedor del encubrimiento podría llegar a envolver la administración de Obama también.

Además, existe el peligro de que una investigación supuestamente limitada pueda exceder sus limitaciones. Es posible que los seleccionados para ser "cabezas de turco" por los varios crímenes del estado de tortura no acepten con gusto su papel y denuncien a sus superiores. Una investigación podría llegar a la cumbre. Podría resultar en una auténtica investigación penal de las acciones de las agencias de inteligencia y de los que les dan órdenes, como el presidente del país.

Es posible también que la CIA no esté dispuesta a caerse sobre su espada como ha hecho en el pasado. Las relaciones ya son tensas entre la CIA y la Casa Blanca. La CIA se opuso a que la administración de Obama publicara los memorandos y otros relatos de tortura. En cualquier investigación es posible que la CIA, sea como una institución o sus empleados individuales, revele más información de lo que se debía, con el fin de protegerse. Cuando George Tenet era jefe de la CIA, siempre conseguía la aprobación de los que estaban al mando político del régimen de Bush para muchas de las acciones ilegales de su agencia. La CIA fue la agencia que solicitó “una orientación legal” sobre la tortura en primer lugar. Se escribieron los memorandos de tortura como respuesta a esa petición de la CIA. (Ver el libro del Tenet, At the Center of the Storm: My Years at the CIA [En el Centro de la Tormenta: Mis Años en la CIA]) Es fácil imaginar que varios funcionarios del régimen de Bush puedan comenzar a lanzar ataques mutuos si temen perderlo todo a consecuencia de una investigación.

Para ver como una investigación puede irse de las manos, deberíamos recordar los años 1970. En ese tiempo los comités Church y Pike del Congreso investigaron abusos en el recabar de información. Por último esas investigaciones expusieron el hecho de que las agencias de inteligencia estadounidenses y varias administraciones, de Truman a Nixon, habían realizado una vigilancia ilegal masiva, asesinatos, golpes, tortura, y otros delitos internacionales. Eso revela una razón clave por la cual Obama y Holder están tratando de limitar la investigación, pero es posible que no sean capaces de hacerlo una vez que la caja de Pandora se abra, aunque sea un poquito. (Es interesante que los comités de Church y Pike sacaron a la luz delitos similares a los cometidos bajo Bush.)

No es ninguna coincidencia que más o menos al mismo tiempo que Holder hizo su anuncio, la administración Obama tomó acciones relacionadas. También publicó el informe de un inspector general de la CIA que catalogó el abuso de presos que la agencia había cometido. No detallaré todos los abusos y tortura que describe el informe redactado, pero claramente se violaron derechos internacionales y nacionales.) Es importante darse cuenta que Obama no publicó ese informe simplemente por voluntad propia. Como en otros casos cuando su administración ha publicado memorandos sobre la tortura y otros temas, solo está revelando lo que pronto iba a hacerse público de todos modos. Ese informe fue el objeto de una demanda federal entablada por la ACLU y Amnistía Internacional, y el tribunal ordenó que se hiciera público. Es probable que Holder pidió esta revisión limitada debido a la publicación del informe del inspector general. El informe es suficientemente crítico para que la administración Obama, al no pedir una investigación, quedara expuesta a afirmaciones de un encubrimiento.

Simultáneamente la administración publicó memorandos que, según los defensores de la tortura, atestiguan el éxito de los métodos de tortura de la CIA. Los memorandos supuestamente justificaron la tortura, por lo menos para gente como Dick Cheney. (Por supuesto, para Cheney la respuesta en cuanto a usar o no usar el submarino como método de interrogación fue “obvia”).

El mismo día que se publicó el informe del inspector general de la CIA, la administración de Obama también anunció la formación de una nueva unidad selecta para interrogar a los detenidos "de alto valor" en la guerra de terror. Se operará en el cuartel general del FBI en Washington y, según el portavoz de la Casa Blanca Bill Burton, su estructura será mucho más amplia que durante la administración de Bush. La nueva unidad funcionará dentro del FBI, pero bajo la supervisión de un grupo interdepartamental que presidirá James Jones, asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca.

Burton elogió la CIA cuando habló a la prensa sobre la nueva unidad selecta. Declaró: “La CIA obviamente desempeñará un papel muy importante con relación a los interrogatorios. Ha realizado un trabajo excelente en recabar información hasta ahora. Entonces lo que hace [la nueva unidad] es juntar todos estos elementos diferentes en un solo grupo, para mejor llevar a cabo sus deberes. Un funcionario de la comunidad de inteligencia estará en el grupo y obviamente la CIA tendrá mucha participación en eso”. La administración, ¿solo está reestructurando su aparato de tortura? En vez de prisiones secretas en el extranjero, ¿ahora la tortura se hará en Washington, D.C.?

Pero todavía es posible que exporten la tortura. Esta semana la administración dijo que continuará su programa de rendición, mediante el cual llevan a los presos de la guerra estadounidense del terror a otros países para ser torturados en nombre de Estados Unidos. Por supuesto la administración de Obama no lo describió así. Al contrario, afirmó que conseguiría garantías de esos países de no torturar a los presos. Pero el régimen de Bush dijo lo mismo y, no obstante, torturó a muchos presos y a unos los mató.

Ah, bueno, pero Obama afirma que su administración no tortura. Lo dice con una cara de palo aunque su administración le pidió al Congreso más dinero para ampliar la prisión de Bagram en Afganistán. Bagram es una mazmorra que recluye a más presos de la guerra estadounidense del terror que Gitmo. En Bagram las autoridades estadounidenses no sólo torturan regularmente a los presos, sino que también han asesinado a varios. La administración de Obama ha ido a los tribunales repetidamente para sobreseer demandas, entabladas durante la presidencia de Bush, que cuestionan la rendición extraordinaria, el derecho del gobierno a detener a los presos indefinidamente sin permitirles ver a abogados o valerse de otros derechos legales, el derecho del gobierno a negarles el hábeas corpus, y muchos otros abusos del régimen de Bush y, ahora, de la administración de Obama. En cada demanda que trata de seguridad nacional, el Departamento de Justicia de Obama ha defendido el gobierno de seguridad nacional. En un caso británico, el gobierno de Obama hasta presionó al gobierno allí para que no revelara detalles de la tortura estadounidense, con la amenaza de no cooperar en ciertos asuntos de inteligencia. La secretaria de Estado Clinton fue quien les dio ese mensaje a los británicos.

A pesar de que la administración de Obama defiende continuamente el gobierno de seguridad nacional y obviamente pretende limitar cualquier revisión o investigación a funcionarios menores del régimen de Bush, todo eso ha recibido críticas intensas de los derechistas de la clase dominante. Como ocurre frecuentemente, Dick Cheney estaba al frente del ataque. El 24 de agosto de 2009, Cheney afirmó que el informe del inspector general de la CIA demostró que “los interrogatorios intensificados” llevaron a la "mayor parte de la información que recabamos sobre Al-Qaida" y "salvaron vidas e impidieron ataques terroristas." Cheney criticó incluso la revisión limitada. Dijo al Weekly Standard que la investigación "sirve como recordatorio, si alguno fuera necesario, de por qué tantos estadounidenses tienen dudas de la capacidad de esta administración de responsabilizarse de nuestra seguridad nacional." Por supuesto Cheney teme que cualquier investigación pueda sacar a flote sus propias acciones delictivas.

Al día siguiente John Boehner, líder de la minoría en la Cámara de Representantes, publicó una declaración en que afirmó: "Los hombres y las mujeres que protegen este país nunca deberían tener que preocuparse por enfrentarse al procesamiento judicial a consecuencia de una elección política. La decisión de la administración de Obama parece más una caza de brujas con la finalidad de satisfacer a sus aliados políticos que una estrategia para protegerle al pueblo estadounidense."

Muchos han calado las afirmaciones de la administración de Obama y ven en sus acciones una cortina de humo política para impedir ver que el encubrimiento de los crímenes del régimen de Bush sigue adelante. El 25 de agosto, Tom Parker, director de asuntos de terrorismo, contraterrorismo y derechos humanos de Amnistía Internacional en EE.UU., se reunió con funcionarios de enlace con la Casa Blanca. Le dijo a la Associated Press (AP) que los funcionarios revelaron que Obama “no cree que será útil políticamente permitirse una investigación.” Luego comparó la idea de procesar solo a los interrogadores a "perseguir a las mulas de la droga y dejar en paz a los grandes capos del narcotráfico”.

La AP también entrevistó a Jameel Jaffer, director del proyecto de seguridad nacional de la ACLU. Jaffer le dijo al reportero de AP: “Cualquier investigación que no va más allá de los llamados interrogadores incontrolados será completamente inadecuada, en vista de las pruebas que ya están en el dominio público. Sabemos que altos funcionarios autorizaron la tortura y sabemos que los abogados del DOJ facilitaron la tortura”.

El 24 de agosto, la oficina del senador Russ Feingold, en respuesta al anuncio de Holder, publicó lo siguiente: “Los abusos que fueron sancionados oficialmente equivalen a la tortura y los que ocuparon puestos altos y los autorizaron, los ordenaron o procuraron proveer un amparo legal para ellos deberían rendir cuentas." Feingold es el senador que lleva más años en el comité de inteligencia y el judicial.

Como dijo Debra Sweet, de El Mundo no Puede Esperar: “La demanda de llevar a la justicia a los responsables por la tortura – incluidos Bush y Cheney – está lejos de ser muerta. Los de nosotros que hemos estado llamando por un fin al Estado de Tortura estadounidense tenemos la razón, y deberíamos ser más insistentes que nunca.”


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net