worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Abusaron de mí los estadounidenses en Afganistán y sigo detenido en Guantánamo- la CPI (Corte Penal Internacional) está en lo correcto en hacerlos responsables

Ahmed Rabbani | marzo 11, 2020

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 26 de marzo de 2020

Si los Estados Unidos no permiten que su propia gente sea objeto al mandato del estado de derecho en dichos casos, ¿cómo serán otros encontrados responsables?

Me he acostumbrado a que me pateen en el estómago. De pronto las patadas se detienen. Ayer me enteré de que la Corte Penal Internacional (CPI) accedido a investigar crímenes de guerra cometidos en Afganistán por las fuerzas estadounidenses. Mis torturadores estadounidenses la “prisión negro” en Kabul creyeron tener impunidad a lo que me hicieron. Ahora existe la posibilidad de que pudieran ser encontrados responsables. Es, de hecho, un momento histórico: los torturadores estadounidenses podrían enfrentar justicia internacional por primera vez.

Fui una de las cien personas en presentar una queja, aunque fui el único de Guantánamo y en hacer público su nombre. Entiendo el por qué los demás quisieron mantenerse en el anonimato, pero yo no tengo miedo a las represalias. ¿Qué me podrían hacer que no me han hecho ya?

Los estadounidenses pagaron una recompensa a los paquistaníes por mí, después de que les dijeron que yo era un terrorista conocido llamado Hassan Gul. Me llevaron en avión, encadenado, desde Karachi a la “prisión negro” en Kabul y abusaron de mí en maneras inexplicables por 540 días y noches. Sorprendentemente capturaron, tiempo después, al verdadero Hassan Ghul, pero lo dejaron ir mientras, yo, el inocente chofer de taxi, fui entregado a Guantánamo en donde 17 años después, aquí sigo. No existe discusión alguna de los hechos: el senado de los Estados Unidos confirmó mi maltrato en su reporte del 2014 de tortura de la CIA.

La CPI promete “hacer responsables a quienes cometieron crímenes y ayudar a prevenir a que sucedan nuevamente”. Dicen que “no Podemos lograr esta meta por nosotros mismos” y les piden ayuda a otros.

Así, junto con otros, me aventuré y estuve dispuesto a retar a la nación más poderosa de la Tierra, aunque yo todavía estoy en sus garras y todavía soy abusado por ellos.

He estado en huelga de hambre por más de seis años, protestando pacíficamente mi detención sin juicio. Cada día aquí en Guantánamo me alimentan forzosamente en una manera increíblemente dolorosa, descrita como un trato “cruel, degradante e inhumano” el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos. En otras palabras, mi tortura continúa.

Mis abogados entregaron evidencia a los fiscales que condujeron una investigación debería seguir adelante. Pero después el panel de la CPI los anuló. Pensé que terminaría, como todo lo demás y los Estados Unidos me pueden torturar con impunidad, desde una prisión negro a Guantánamo. Pero estoy feliz de que la revisión de la CPI de ayer prueba que no es el caso.

No hay mucho que yo pueda hacer aquí en Guantánamo. No puedo ver a mi esposa. Nunca he tocado a mi hijo Jawad, que nació poco después de que yo fuera secuestrado. Pero he podido pintar con algunos materiales que me han traído mis abogados. Así que pensé que una cosa que puedo hacer para los jueces, para expresarles mi agradecimiento por su valor, es pintar para ellos. Dibujaré a mi esposa y a mis hijos sentados en el piso. En frente de ellos, soldados estadounidenses arrastrándome del cabello hacia Guantánamo. Estaré encadenado y amarrado. Mi ropa será rasgada mientras soy humillado ante todo el mundo. Me gustaría que la corte pusiera mi cuadro en algún lugar del edificio, para mostrar lo que su trabajo significa para las víctimas de estos crímenes.

Existe un principio más amplio aquí, que es muy importante: si los Estados Unidos no permiten que su gente sea esté bajo el estado de derecho cuando torturan prisioneros, ¿cómo podrán ser encontrados responsables otros? Nos obliga a hacer una pregunta: ¿Qué evitaría que Vladimir Putin, presidente de Rusia, asesinara a quienes no le caen bien en las calles de Londres? ¿Por qué no dejaría de usar armas químicas contra su gente el presidente de Siria, Bashir al-Assad?

No estoy interesado en la venganza en contra de la gente que me amarró las muñecas y me dejó colgado en un hoyo oscuro por días interminables, gradualmente dislocando mis hombros. No quiero exigir que sean enviados a prisión. No pido dinero. Si fuera ordenado que se me pagara un millón de dólares por cada año que he pasado siendo abusado, no sería suficiente para compensarlo. Pero yo sería feliz con tres palabras: “lo sentimos mucho”. Y sería feliz si mi propio sufrimiento pudiera ser expuesto para que nadie más atravesara esta pesadilla, jamás.

Aquí está la publicación original en independent.co.uk


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net