worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Protestando y acusando al papa Francisco en la Ciudad de Nueva York

"¡La Iglesia Católica esclaviza a la mujer!"

30 de septiembre de 2015 | Periódico Revolución | revcom.us

Procession of Unrepentant Women, NYC, September 24

Procesión de Mujeres Impenitentes, Ciudad de Nueva York, el 24 de septiembre de 2015 (Foto: Bud Korotzer)

"¡La Iglesia Católica esclaviza a la mujer!" Las fuertes voces resonaron por los cañones que son las calles de la Ciudad de Nueva York, haciendo que los transeúntes volvieran la cabeza, boquiabiertos. “¿Estarán criticando al papa Francisco?” ¡Qué escandaloso!

El 24 de septiembre, la Procesión de Mujeres Impenitentes, organizada por Sunsara Taylor y StopPatriarchy.org (Fin al Patriarcado), iba marchando en cadenas para representar la esclavización de la mujer y en pantalón sangriento para representar a las 47.000 mujeres que mueren cada año debido a la falta de abortos sanitarios y legales. Los participantes cargaron fotos de los rostros de mujeres que habían muerto tras abortos ilegales y pancartas osadas que leían “Aborto a solicitud y sin pedir disculpas” y “Acusamos al papa Francisco”. Distribuyeron mil copias de una Acusación del Pueblo al papa Francisco y la Iglesia Católica.

Por varias horas, llevaron a cabo mítines y marcharon por la ciudad. En cada lugar denunciaron a gritos los crímenes de la Iglesia Católica y del papa Francisco: su condena del divorcio, del control de la natalidad y del aborto, el cual ha causado sufrimiento y angustia a las mujeres por varios siglos; la reciente canonización del maniaco genocida Junípero Serra; la violación y el abuso sexual de niños por sacerdotes; su condena del amor LGBT, y más. En todas partes abundaba la controversia.

La gente sacó sus cámaras y tomó fotos. Unos cuantos gritaron “pecadoras” y “perras” en contra de la procesión. Un hombre, que tenía una pancarta que decía “Arrepienta, siga a Jesucristo”, comenzó sus prédicas cerca de la procesión, pero pronto se fue a otra parte, como si había decidido que no causaría buena impresión predicar junto a una representación tan gráfica del sufrimiento causado por la Iglesia. Eso no le impidió a otro hombre, que regresaba repetidamente para insultar la procesión llamándola “perras” y “putas”.

Sin embargo, otras personas respondieron muy alentadas: mujeres y hombres gritaron “¡Estoy de acuerdo!” o dieron un gesto de aprobación con el pulgar. Algunos se alegraron en particular al ver que no todos creen el cuento de que Francisco sea un “amigo del pueblo”. Un hombre joven se nos acercó en bicicleta y, después de leer la acusación entera, dijo: “Caray, acabo de comprar una camiseta con la imagen del papa y ahora no la puedo usar”.  Unas madres se detuvieron para explicarles a sus hijas qué representaba la sangre en el pantalón que usaba la gente en la procesión, e hicieron un gesto de aprobación con la cabeza.

Al acercarse a la catedral de San Patricio, donde el papa Francisco iba a aparecer más tarde ese día, la marcha pasaba por la multitud que empezaba a formarse para recibir al papa. En la calle 49, a una cuadra de la catedral, el camino estaba totalmente bloqueado y nadie podía ir más cerca. La policía de la Ciudad de Nueva York (DPNY) se aglomeró alrededor de la procesión e insistió en que las protestas solo se permitían en un “corral para protestas” que se había montado a varias cuadras de distancia. Taylor y otras personas denunciaron eso a voz en cuello, señalando que por todo nuestro alrededor las personas católicas ondeaban banderas con mensajes de bienvenido al papa y con botones y camisetas que ostentaban su fe, pero se les privaba del derecho de “darle un bienvenido al papa” solamente a los que cargaban fotos de mujeres que murieron por abortos ilegales y llevando su sangre. Fin al Patriarcado se negó a dejar que la policía les privara de su derecho de asamblea y seguía gritando: “Las mujeres no tienen NINGUNA razón por la cual arrepentirse, el aborto no es homicidio y las mujeres no son propiedad de la iglesia”.

El DPNY luego cambió de táctica y prometió que iba a montar un “lugar especial de protesta aquí mismo”. Pronto se hizo claro que eso sería rodear la Procesión de Mujeres Impenitentes con barricadas policiales, pero antes de que la policía pudiera terminar, la Procesión arrancó de nuevo. De nuevo una muchedumbre crecía alrededor de la Procesión, mientras los medios de comunicación de diferentes partes del mundo tomaban fotos y hacían entrevistas breves, y los transeúntes miraban boquiabiertos.

Cuando la Procesión llegó al punto más cercano a la catedral, los participantes sacaron sus copias de la Acusación y la leyeron por entero una vez más. Luego la clavaron a la barricada policial, pues no era posible clavarla a las puertas de la iglesia. He aquí el texto de la Acusación:

Acusación del pueblo al papa Francisco y a la Iglesia Católica

Posting People's Indictment Against Pope Francis and the Catholic Church on police fence outside St. Patrick's Cathedral

Clavando la Acusacion del Pueblo al papa Francisco y la Iglesia Católica a la barricada policial cerca de la catedral de San Patricio (Foto: Bud Korotzer)

3 Cargos — Crueldad criminal y malicioso contra la mujer:

* Por condenar el divorcio, causando que por siglos millones de mujeres se hayan quedado atrapadas en matrimonios violentos y abusivos que les quebrantan el espíritu, y luego las hacen avergonzar y las culpan de su sufrimiento.
* Por condenar el control de la natalidad, así destruyendo la vida de millones y millones de mujeres que por siglos han tenido que vivir como poco más que reproductoras, obligadas a parir hijo tras hijo contra su voluntad, muriendo en el parto, y echadas con vergüenza si no subordinan y sacrifican servilmente todo deseo suyo a la obligación de servir al esposo y a los hijos.
* Por condenar el derecho de la mujer al aborto, lo que contribuye a la muerte cruel y brutal de 47.000 mujeres cada año por la falta de abortos sanitarios y legales, y a la maternidad obligatoria de millones de mujeres contra su voluntad. Para muestra un botón: en Brasil, fueron excomulgadas las personas que ayudaron a una víctima de violación de nueve años en hacerse un aborto, pero no se excomulgó al hombre adulto que la violó.

1 Cargo — Represión y barbarie atroces contra las personas LGBT:

* Por proclamar que el amor entre las personas del mismo género es un "pecado" y obligar por siglos que millones de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero sientan el auto-odio, la vergüenza, y que sufran una brutalidad despiadada, además de privarles de una vida íntima plena.

2 Cargos — Ayudar e instigar al genocidio:

* Por condenar el uso de condones, lo queechó leña al fuego genocida de la epidemia del SIDA y VIH mientras ésta causó estragos en todo el continente de África y en otras partes oprimidas del mundo, con el resultado de que millones de personas murieron torturados por el dolor, aldeas enteras quedaron despobladas y millones de niños huérfanos deambulan los países afectados.
* Por canonizar como "santo" a Junípero Serra, que fueresponsable del genocidio físico y cultural de muchos pueblos amerindios. El padre Serra estableció el sistema de misiones en California que llevó a la muerte de más de 60.000 amerindios de 1769 a 1821.

1 Cargo — Ayudar e instigar una red internacional de crímenes sexuales:

* Por usar la autoridad religiosa para encubrir, obstruir la investigación y ser cómplice durante siglos del abuso sexual de miles y miles de niños y otros, a manos de innumerables curas y otros personeros de la Iglesia Católica por todo el mundo.

***

El papa Francisco no es "amigo del pueblo". Es el nuevo rostro de la misma crueldad brutal que la Iglesia Católica ha perpetrado contra los oprimidos durante siglos. Hace poco, el papa ofreció a las mujeres que se hicieron un aborto, una invitación a "arrepentirse" por su "pecado" y ser acogidas de nuevo por la Iglesia. No, el aborto no es "pecado" porque un feto NO es un bebé, la mujer NO es incubadora y el aborto NO es homicidio.

Nos negamos a arrepentirnos. Marchamos y entregamos esta Acusación del Pueblo en nombre de las millones de mujeres y otras personas cuyas vidas la Iglesia Católica ha destruido. Luchamos por un futuro sin instituciones y opresión propias de la Edad de las Tinieblas.

StopPatriarchy.org (Fin al Patriarcado)
@StopPatriarchy
#UnrepentantWomen (Mujeres impenitentes)


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net