worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Prohibido olvidar las señales de los tiempos

Este pasado 29 de agosto se conmemoró el cuarto aniversario de la tragedia del huracán Katrina y quedó demostrada una vez más la pérdida de memoria selectiva por parte de los medios de comunicación corporativos en particular y del pueblo estadounidense en general.

Es curioso, en las Torres Gemelas muy conveniente se dijo que jamás olvidaremos, mientras que para Katrina fue contraria la actitud porque siempre se dejó entender que es necesario olvidar. De aquí la lentitud para la reconstrucción, el impedir el retorno de sus habitantes y el olvido voluntario por parte del Congreso de Estados Unidos.

En su mensaje semanal radial el presidente Barack Obama dejó claro por un lado que tiene planes futuros de visitar a Nueva Orleans y por otro lado nos dijo que se hace necesario el que aprendamos de las lecciones de Katrina. Mientras él demagógicamente especulaba sobre los “valores cristianos” y “administración democrática” yo meditaba cuando el compañero y hermano Jesús confrontó a los fariseos y saduceos diciéndoles: … Ustedes pues, conocen e interpretan los aspectos del cielo, ¿y no tienen capacidad para las señales de los tiempos? (Mateo 16:3b).

Yo creo que esta realidad humana, de no tener la capacidad de entender las señales que se están presentando puede ser deliberada o involuntaria. Ahora bien, de la misma manera tengo claro que ambas producen una especie de analfabetismo socio-político que no permite ver lo que en contexto está sucediendo.

En este asunto de interpretar y/o entender las señales, mientras algunas comunidades de fe hacían un llamado a la oración sin acción por Nueva Orleans otras el asunto les pasó desapercibido. Lo mismo sucedió dentro del gobierno local, estatal y federal. ¡Debería de haber una ley que nos diga diariamente que está prohibido olvidar!

¿Qué fue lo que no se dijo en este cuarto aniversario, sobre este crimen de odio racial y de clase y en el contexto de tener por primera vez a un presidente negro? Primeramente y de una vez y por todas que esto no fue un accidente de la madre naturaleza. Esto fue un genocidio, una acción premeditada, la cual solo puede ser explicada, jamás justificada, por el pecado capital de la indiferencia. De aquí la necesidad de traer a juicio a toda la administración del ex-presidente Bush, incluyéndole a él, por crímenes de genocidio o contra la humanidad.

Por otro lado, todavía no aparecen los $100 billones de dólares del presupuesto federal asignado para la reconstrucción y que para aquel entonces la administración del Presidente Bush desapareció –tal vez para usar en sus guerras colonialistas- y ahora la administración del Presidente Obama está encubriendo.

Y por desgracia parece ser que jamás sabremos con exactitud cuántas personas murieron, incluyendo a los inmigrantes Latinos que residían en esta zona y quienes para el censo eran y siguen siendo invisibles.

No podemos seguir siendo cómplices de todos estos crímenes, por lo tanto comencemos por reconocer que está prohibido olvidar las señales de los tiempos si es que creemos en la paz con justicia.

Lbarrios@jjay.cuny.edu


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net