worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

El ejército de EEUU hostiga a la población civil afgana

Gareth Porter
disenso.wordpress.com
22 de agosto de 2011

Publicado originalmente en: US night raids ‘aimed at Afghan civilians’.

Fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos (SOF, por sus siglas en inglés) han incrementado sus ataques nocturnos contra la población civil en Afganistán. Esta es la causa del creciente malestar afgano por la presencia militar norteamericana, según un reciente estudio publicado por la Open Society Foundation y la Oficina de Enlace.

El estudio ofrece nuevas evidencias del grado en que los criterios utilizados para seleccionar a las personas que serán objeto de las redadas nocturnas se han flexibilizado hasta el punto de incluir a civiles que no han sido identificados como insurgentes.

Basándose en entrevistas con actuales oficiales y exoficiales del ejército de EEUU que tienen conocimiento de este tipo de operaciones, así como con afganos que han padecido las redadas, los autores del estudio han escrito que un gran número de civiles están siendo detenidos durante breves periodos de tiempo, simplemente para averiguar qué saben sobre los insurgentes locales. Esta es una práctica que, según los autores, podría violar las Convenciones de Ginebra sobre la guerra.

Un oficial del ejército que había aprobado las incursiones nocturnas dijo a uno de los autores que perseguir a personas que, supuestamente, conocen a algún insurgente es un elemento fundamental en la planificación de las redadas. “Si no puedes atrapar al tipo que quieres —dijo el oficial—, puedes atrapar al tipo que le conoce”.

Incluso personas que no eran objetivo de las redadas han sido detenidas si se encontraban en la vecindad, porque la participación de una persona en la insurgencia “no siempre es clara hasta que se le interroga”, según el mencionado oficial.

Las incursiones realizadas para obtener información sobre la insurgencia han ocasionado, a veces, muertes de civiles. La Red de Analistas Afganos, un grupo independiente de investigadores de Kabul, ha investigado varias redadas nocturnas realizadas en la provincia de Nangarhar en octubre y noviembre de 2010. Ha descubierto que las redadas persiguieron a personas que se habían reunido con un clérigo religioso local que, al parecer, era el gobernador talibán de la provincia en la clandestinidad. Dos civiles murieron en esas redadas cuando los familiares acudieron en defensa de sus parientes.

El informe señala que muchos afganos entrevistados dijeron que estas operaciones nocturnas se habían realizado en varias vecindades simultáneamente, en algunos casos en pueblos enteros.

En un pueblo del distrito de Qui Tapa, en la provincia de Kunduz, varias unidades de las SOF, acompañadas por tropas afganas, llevaron a cabo una redada en la que detuvieron entre 80 y 100 personas, según el informe. Los entrevistados dijeron que un informante enmascarado señalaba a las personas que los soldados norteamericanos se llevaron detenidas para ser interrogadas.

La idea de realizar redadas del ejército contra la población civil para, supuestamente, obtener información sobre los insurgentes tiene una larga historia en la guerra de EEUU y la OTAN en Afganistán.

El oficial del Pentágono que estuvo a cargo de los asuntos de los detenidos hasta finales de 2005 dijo a Inter Press Service (IPS) que las preocupaciones por las “detenciones masivas” en Afganistán fueron contrarrestadas por presiones en favor de “redadas más agresivas”.

Como el entonces jefe de inteligencia de la OTAN en Afganistán, el general de brigada canadiense Jim Ferron, explicó en una entrevista en mayo de 2007, “los detenidos son detenidos por una razón. Tienen información que necesitamos”.

No obstante, no está claro que los civiles proporcionen realmente informaciones importantes sobre los insurgentes. Las víctimas civiles de las redadas nocturnas son familiares y amigos de combatientes y jefes talibanes, por lo que no están nada dispuestos a dar información útil a las SOF.

Según el informe, hay otro elemento que empuja a los mandos de las SOF en Afganistán a centrarse más en personas de las que no se tienen pruebas, o estas son muy débiles, de su colaboración con los insurgentes. Después de haber sufrido graves pérdidas en 2010, los jefes talibanes de distrito y otros de niveles superiores se refugiaron en Pakistán.

Al no poder actuar contra ellos, las SOF de Afganistán tuvieron que elegir entre apresar más civiles o reducir el número de operaciones. La cuestión es que el aumento del número de operaciones y las estadísticas sobre supuestos insurgentes muertos o capturados son pruebas de la eficacia de las unidades de las SOF.

Según datos publicados por Reuters en febrero pasado, entre diciembre de 2010 y febrero de 2011 se llevaron a cabo un promedio de 19 redadas cada noche. Pero un asesor principal del ejército de EEUU, entrevistado por los autores del informe en abril de 2011, aseguró que cada noche se realizaban hasta 40 redadas.

Un oficial militar que participó en estas redadas dijo a uno de los autores del informe que ya no había suficientes jefes talibanes de nivel medio y alto en Afganistán para justificar el elevado número de este tipo de operaciones. Añadió que, probablemente, muchas de estas incursiones tenían como objetivos personas que, no siendo insurgentes, podían saber algo sobre la insurgencia.

Sin embargo, otros militares entrevistados negaron este extremo, afirmando que todavía había muchos jefes a los que perseguir.

El informe sugiere que es peligroso detener a familiares de insurgentes para obtener información, pues esto acrecienta al malestar en todo el país.

“Si ese es el criterio, podrían también arrestar a todos los sureños”, dijo un periodista afgano que vive en Kandahar. “Todos tienen un tío, sobrino o primo que es militante talibán”.

Basándose en entrevistas con residentes de los pueblos donde han tenido lugar redadas en los últimos meses, el informe concluye que las comunidades “creen que las redadas persiguen detener y hostigar a civiles, con el fin de intimidar a toda la comunidad y conseguir que dejen de ofrecer comida y refugio a los insurgentes, o presionarles para que den información sobre la insurgencia”.

La mayoría de los civiles detenidos en las redadas nocturnas suelen ser liberados pocos días más tarde, según el informe. Esta afirmación es consistente con la revelación, ofrecida por IPS en septiembre de 2010, de que alrededor del 90 por ciento de las personas que, según la Fuerza Internacional de Asistencia de Seguridad en agosto de 2010, eran “insurgentes capturados” fueron, de hecho, puestos en libertad en las dos semanas siguientes de su detención o pocos meses después de ser enviados a la cárcel de Parwan.

Los autores del informe concluyen que la persecución deliberada y las detenciones masivas de civiles que no son sospechosos de ser insurgentes, cuya finalidad es obtener información sobre la insurgencia, “puede constituir una privación arbitraria de libertad” y, por tanto, “trato inhumano”, lo que supondría una violación del Artículo 3 de las Convenciones de Ginebra.

El informe sugiere que es una simple “anécdota” el hecho de que estas operaciones sean ahora más precisas. Por otro lado, esa anécdota parece entrar en contradicción con otra evidencia, según la cual las operaciones se han vuelto más indiscriminadas al perseguir deliberadamente a civiles.


Gareth Porter es historiador y periodista especializado en política de seguridad nacional de Estados Unidos. Es autor de Perils of Dominance: Imbalance of Power and the Road to War in Vietnam (2006).

Traducción: Javier Villate


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net