worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Pinocho en la Casa Blanca

“Las mentiras, hijo mío, se conocen en seguida, porque las hay de dos clases: los mentirosos que tienen las piernas cortas, y los que tienen la nariz larga”. —Carlo Collodi

Desde tiempos remotos la palabra de un hombre se considera como algo sagrado que siempre debe cumplirse porque va en ello el honor. Sin embargo, para algunos su palabra es como ceniza que el viento se lleva, y entre estos está el presidente de los Estados Unidos Barack Obama, quien seguramente no entrará a la historia como el primer afroamericano que llegó al poder, sino como un mentiroso consuetudinario. Lo último en su larga lista ya llegó al colmo. Todo emocionado, prometió al sufrido pueblo de Haití ayuda incondicional, pero apenas pasaron dos semanas y ya el Comando Sur paralizó las evacuaciones de heridos graves a los hospitales de Miami porque no hay quien pague por su cuidado. Los 100 millones de dólares que anunció, se gastaron en los 20,000 soldados y otros tantos contratistas, 23 buques de guerra, 60 helicópteros y 30 aviones, como si Haití estuviera en guerra.

Siguiendo los discursos que le hacen sus escribidores utilizando lo más sofisticado de mercadotecnia para confundir y seducir a la opinión pública, Obama habla de la paz como algo supremo y a la vez promueve la guerra. Entabla conversaciones con los rusos para reducir las armas nucleares y simultáneamente expide un decreto de aumento en 10% de gastos en armas nucleares. Lo mismo hace con los chinos, les promete cooperación estratégica y mientras arma a Taiwán para una futura guerra contra China. Así hizo en Honduras, donde le prometió apoyo al legítimo presidente de Honduras Manuel Zelaya, depuesto por un golpe de Estado, y a la vez le tendía la mano al golpista y usurpador Roberto Micheletti. Obama está jugando con el contenido y significado de la paz y manipulando los postulados de la democracia a su antojo.

Durante la campaña electoral, cual encantador de serpientes, sedujo a los hispanos con la promesa de una reforma migratoria pero este tema ha sido ignorado en sus discursos, sabiendo de la desesperación de millones de indocumentados. Es más, nadie sabe si es por falta de humanidad, cinismo o por ignorancia. Mientras unos 40 millones de norteamericanos –uno de cada ocho– sobreviven con estampillas de comida, y uno de cada cinco de la población sufrió hambre el año pasado, de acuerdo a Gallup, Barack Obama entrega trillones de dólares a Wall Street, permitiendo a sus banqueros distribuir 146 mil millones de dólares en bonos a unos 20,000 de sus allegados.

Parece que no siente ningún remordimiento cuando miente sobre los “signos de recuperación económica”, pues ni toma en cuenta el desempleo real que ya se acerca a un 18 por ciento. Tampoco se da cuenta de que 650 mil norteamericanos ya entraron oficialmente en la categoría de los que “dejaron de buscar el trabajo” y la creciente categoría de trabajo temporal está convirtiéndose en permanente. Obama exhorta austeridad, pero Washington bajo su liderazgo, y en medio del hambre y la desocupación realizó en el 2009 unas 170 recepciones, fiestas, grandes cenas etc. con la asistencia de unas 50,000 personas.

Pinocho, te está creciendo la nariz.

Vicky.pelaez@eldiariony.com


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net