worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Obama enseña los colmillos

Larry Jones
4 de diciembre 2009

Esta noche, Barack Obama anunció en la Academia Militar Estadounidense en West Point que él está intensificando la guerra en Afganistán al ordenar 30,000 tropas más a ese país ya asediada. Dijo que este es un plan para sacar a Estados Unidos fuera de Afganistán.

¡Qué genio! Su plan para salir de Afganistán es involucrarnos más. Eso es lo mismo que pasaba cuando algunos de nosotros los viejos salimos a las calles a protestar contra la guerra en Vietnam – excepto que esta guerra ha estado en pie por más de ocho años y el aumento de tropas ostenta el hecho de que seguirá por muchos años más. El paralelo con Vietnam es tan evidente que Obama pasó mucho tiempo en tratar de demostrar que tal paralelo no existe.

Pero tengo que confesar que me siento abrumado y asqueado por el sentido triste de haber escuchado a un líder elocuente pero siniestro, que proclamaba palabras de elogio para una nación que dice que es “perfeccionada por encima de otras naciones” y que nos llamaba a reconocer y celebrar su gloria. Mantuvo la cara seria durante todo ese tiempo, dando la apariencia que no iba a aceptar ningún disentimiento. “Dios mío,” gritó este ateísta; "¿Qué es esto que estoy viendo?".

Fue como si estuviéramos entrando en una era nueva y peligrosa en nuestra historia, una en la que todos la gente de pie vigila la pantalla electrónica tan pronto el líder pronuncia quiénes son los justos y quiénes los demoníacos. El discurso fue claramente diseñado para dar justificación a una guerra intensificada que no es popular ni aquí ni en Afganistán, ni tampoco en grandes partes del globo.

Al hablar con cadetes militares en el fondo, envió dramáticamente el mensaje de que el Comandante en Jefe intenta apoyarse principalmente en la fuerza militar como su nueva estrategia para Afganistán, incluso cuando dice lo contrario. El Washington Post lo sintetizó, diciendo: “Los nuevos despliegues, junto con los 22,000 soldados que autorizó enviar a principios del año, resultará en un total de más de 100,000 soldados estadounidenses en Afganistán, más de la mitad de ellos mandados a la zona de guerra por Obama.” Obama ya no puede decir que heredó esta guerra. Esta guerra asesina e impopular es ahora toda suya.

El gobierno de Obama había esperado que las recientes elecciones afganas por lo menos aparecieran justas y que ganara alguien menos corrupto que el Presidente Hamid Karzai pero, como él, amistoso con los Estados Unidos. Ese no fue el caso y Obama todavía tiene que lidiar con Karzai. Al quedar con este horrible problema de relaciones públicas, Obama ha insistido que Karzai limpie la corrupción rampante, algo que Karzai, siempre el embustero, ha prometido hacer. Por supuesto, tendrá que comenzar con su hermano, el notorio narcotraficante Ahmed Wal Karzai, y relevarlo de su posición como Jefe del Consejo Provincial de Kandahar. No esperen que eso suceda muy pronto.

“Creo que la corrupción y los fracasos en el sistema y el gobierno no pueden arreglarse solamente por medio de la destitución,”dijo Karzai el martes. “Hay reglas y hay regulaciones y hay leyes que necesitan reformarse.” Habló de trabajar en esto durante los próximos cinco años. Mientras dijo esto, su vice presidente estaba a su lado. Marshal Mohammad Fahim ha sido acusado de crímenes de guerra y se cree que tiene enlaces con el narcotráfico.

El Presidente Obama de nuevo afirmó que el asalto y la ocupación estadounidense de Afganistán es una "guerra de necesidad,” la cual hay que intensificar para evitar que el territorio sea atacado una vez más por Al Qaeda. Pero el asesor de seguridad nacional de Obama, el Gen. James Jones, ha declarado: “La presencia de Al Qaeda se ha disminuido mucho. Se calcula que al máximo tiene menos de 100 operativos en el país, no tiene bases, no tiene la capacidad de lanzar ataques en contra nosotros ni contra nuestros aliados.”

Así que, haciendo caso de sus propias palabras, Estados Unidos y sus socios en el crimen imperialista (t.c.c. “aliados”) estarán utilizando más de 100,000 soldados para subyugar de una forma u otra a una fuerza que aparentemente tiene 100 combatientes armados.

Obama también se preocupa por el posible regreso al poder del Talibán, quienes en los 80s formaron los mujahedeen que luchaban contra la ocupación rusa del país y recibieron armas estadounidenses para esa lucha. El Talibán tiene influencia sobre grandes áreas de Afganistán, brindando alimento y refugio algunas veces, y puro dominio militar en otras. Pero es verdad, y Obama bien conoce esta historia, que ningún imperio ha ganado una guerra en Afganistán. Y que no haya duda, se trata de una guerra de un imperio que busca expandir su hegemonía. El plan es que incluso si se retiran las tropas estadounidenses, Afganistán tendrá un gobierno ameno a los deseos de la única superpotencia mundial.

No es tampoco una guerra de liberación. Si alguna vez pararan las hostilidades, se tendría que hacer concesiones al Talibán, quienes insistirán en la ley sharia con sus restricciones extremas con respecto a la libertad humana, incluyendo hacer que las mujeres usen la burqa. Como mi viejo amigo de Hawai'i, Gary Leupp (ahora profesor de historia en la Universidad Tufts) ha escrito: “… la burqa ha regresado de veras y los caudillos en quienes Estados Unidos tienen que apoyarse para mantener el orden siempre se han burlado de las propuestas estadounidenses para la reforma social. Ellos saben que esa no es la razón por la que las tropas están allí.” Ellos saben, y el pueblo estadounidense debe despertarse al hecho, de que Estados Unidos y las fuerzas aliadas están en Afganistán para dominarlo.

Es por eso que Obama está aumentando por casi 50% la cantidad de soldados en el país (71.000 soldados). Los países aliados han enviado a unos 42.000 soldados a Afganistán y Obama ahora está pidiendo que estos y la OTAN envíen a otros 5.000 soldados. Esta noche Obama nos dijo que un grupo de soldados estadounidenses saldrán para Afganistán, y probablemente a la provincia de Helmand, a principios de 2010.

El primer ministro británico, Gordon Brown, le dijo al Parlamento aún antes del discurso de Obama que el objetivo militar es "crear un espacio para que funcione una estrategia política efectiva, que debilite al Talibán fortaleciendo el país mismo". Dijo que durante el próximo año, se ampliará al ejército afgano de 90.000 a 134.000 efectivos, de los cuales 10.000 se desplegarán a la provincia de Helmand, donde los infantes de la Marina estadounidenses y tropas británicas han centrado su lucha contra el Talibán. Se prevé que más tarde habrá otros aumentos.

La estrategia militar de Obama prevé también transferir a los afganos, distrito por distrito y provincia por provincia, la responsabilidad principal de la "seguridad" (es decir, la represión de la gente y la defensa del statu quo opresivo). Sin embargo, poner fin a una ocupación total de un país no es tan fácil, en particular cuando los soldados y policías afganos locales muchas veces tienen fuertes lazos al Talibán y una tenue lealtad al gobierno en el mejor de los casos. Es posible que Estados Unidos y sus aliados permanezcan en Afganistán por mucho tiempo, a pesar de que el presidente dio a pensar que todo se terminará en un par de años.

Frente a duplicidad del discurso de Obama y los horrores que enfrentan el pueblo de Afganistán y sus vecinos cercanos de Pakistán, está claro que nuestra respuesta tiene que tomar lugar en las calles, en la lucha por construir un movimiento de resistencia política resuelto e independiente. Vean los llamamientos a la acción de la primera página de este sitio.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net