worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Las guerras que vienen...

Mumia Abu Jamal
3 de enero de 2010

Las guerras crecen como una llaga y se alimentan de las cuestiones no resueltas; vuelven a salir– a veces peor que antes.

Para muchos, la candidatura de Obama representó un cambio tan profundo que pensaron, o más bien esperaron, que su presidencia trajera consigo no sólo una profunda transformación doméstica, sino el fin del ciclo de guerra norteamericano. Para ellos, la noticia de un incremento en las tropas estadounidenses en Afganistán hizo añicos esas esperanzas.

No serán las últimas.

Porque entre los muchos, hay quienes nunca han considerado a Estados Unidos como un imperio, y por eso, se encontraban tristemente desprevenidos ante el hambre de cualquier presidente para más poder ejecutivo, o ante las necesidades del imperio a agrandarse en lugar de simplemente ceder poder.

Muchos de los más vociferantes críticos de los expansivos poderes del régimen de Bush ––de sus intervenciones telefónicas, de sus cárceles clandestinas, de su afición para mantener una vigilancia total sobre los estadounidenses en casa o en el extranjero–– están notablemente callados ahora cuando, bajo Obama, estos mismos poderes todavía corresponden al ejecutivo.

¿Las cárceles clandestinas? Sí. Todavía existen. ¿Las ilegales “rendiciones extraordinarias”*? Sí, existen. ¿La intervención telefónica de los norteamericanos sin orden judicial? También.

De hecho, poco ha cambiado excepto el tono público del debate. Hay pocas palabras rimbombantes, menos bravuconería, y aún menos discursos que incitan al miedo, pero los mismos programas siguen operando a toda velocidad. Y las guerras siguen – iniciadas con decepción y avaricia, y continuadas por la simple necesidad política.

Pero hay más.

Dentro de cinco años más o menos, muchos de los que pelean estas guerras estarán de regreso en Estados Unidos, trabajando como celadores, policías, especialistas en seguridad, etcétera. Muchos estarán tan amargados como el vinagre y tan furiosos como un avispero alborotado, porque sabrán, como las generaciones previas de veteranos supieron, que han peleado, no por la gente, ni siquiera por la Constitución, sino por los ricos gobernantes a quienes les valen gorro las vidas o las pérdidas de las tropas.

¿Que significará esto para la sociedad de Estados Unidos? ¿Cómo afectará el futuro?

Hace casi 90 años, al final de la Primera Guerra Mundial, los soldados alemanes, amargados por haber perdido la guerra y humillados por los términos del Tratado de Versalles, se volvieron una fuerza política derechista que, años después, resurgió en forma de los Nazis, quienes lanzaron una ofensiva arrolladora por toda Europa.

Es decir, las guerras no necesariamente terminan cuando los políticos o diplomáticos estrechan las manos y firman tratados. Crecen como una llaga y se alimentan de las cuestiones no resueltas; vuelven a salir– a veces peor que antes.

Y a veces regresan a su tierra natal.

Desde el corredor de la muerte, soy Mumia Abu-Jamal.

--(c) '09 maj

{Fuente: Hausen, Karin, "The Day of National Mourning in Germany", pp. 127-146; Insider, Gerald and Gavin Smith, ed., Between History and Histories: The Making of Silences and Commemorations (Toronto; Univ. of Toronto Press, 1997.) ]

*N de la T. “Rendición extraordinaria” es un término utilizado en los Estados Unidos para la entrega de sospechosos de terrorismo a terceros países para interrogación; también se llama “tortura por proxy”.

Grabado el 5 de diciembre 2009
Audio grabado por Noelle Hanrahan:www.prisonradio.org
Circulado por Fatirah litestar01@aol.com
Traducción: Amig@s de Mumia, Mx


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net