worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

La guerra ya olvidada

Mumia Abu Jamal
05 de octubre de 2010

Este ensayo se escribió unos días después de que Obama anunció el fin del combate de tropas estadounidenses (oficiales) en Irak.



¿Te diste cuenta que ya terminó la guerra? Si parpadeaste, es probable que te lo hayas perdido. Es asombroso que una guerra que comenzó con tanto bombo y platillo, tanta retórica belicosa y tantos compases marciales haya salido de la "fase de combate" con tanta calma, tanta indiferencia, tanto silencio. ¡Una matanza de casi 8 años! Y ¿qué se logró, aparte del bálsamo del olvido?

¿Por qué se desató la guerra? ¿Por las armas de destrucción masiva? No. ¿Por la democracia? No. ¿Para acabar con la tortura? No. ¿Por la libertad para las mujeres? No. ¿Para crear un modelo para el resto del Medio Oriente? De ninguna manera.

La guerra se emprendió para que Estados Unidos pudiera guardar las apariencias; para reforzar el ego norteamericano y montar un espectáculo militar, para imponer las barras y estrellas sobre los pozos petroleros de Irak y para dominar la región durante muchas generaciones. La guerra se desató porque George W. Bush aspiró a ser Eisenhower --un "presidente de guerra"—resplandeciente en la gloria militar de ser el Comandante en Jefe de las fuerzas armadas.

8 años después, la nación está agotada, gastada, enloquecida y enojada. ¿Con quién se enoja? Con los musulmanes. Con las mezquitas. Con “el otro” de piel morena. Hasta con los latinos.

¿Por qué no desata su ira contra los que encendieron las llamas de la guerra? ¿Contra los periódicos, las cadenas de televisión, los canales de cable, los think tanks, los políticos que impulsan las guerras, o los predicadores apocalípticos que veían esta guerra como el "fin del mundo"?

Más que una nación, Irak ahora es una ruina. Es un vestigio de lo que una vez fue, con un gobierno paranoico y sospechoso de su propio pueblo. Si Irak ahora es algo, es un ejemplo de lo que no debe ser.

¿Está más seguro Estados Unidos ahora? ¿Más seguro contra qué? ¿Contra la ira musulmana a punto de estallar? ¿Contra la amarga cosecha de las decenas de miles de veteranos que fueron a la guerra, y perdieron su juventud y su alma por Halliburton, ExxonMobil y British Petroleum? ¿Contra su propia angustia? ¿Contra sí mismo?

La guerra es una fiebre. Es una enfermedad psíquica en la que una nación belicosa descarga su enfermedad sobre otra nación --como grandes escupitajos al suelo. Sin embargo, las causas no han sido definidas ni tratadas; por eso la enfermedad persiste y se transmite.

La guerra terminó… por el momento.

Desde el corredor de la muerte soy Mumia Abu-Jamal

(c) '10 maj
11 de septiembre de 2010
Audio grabado por Noelle Hanrahan:www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net