worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Más de 1.100 agencias policiales en EE.UU. han traído drones capaces de grabar

Nick Mottern, TRUTHOUT.ORG | 6 de agosto de 2020

Traducido del inglés para El Mundo No Puede Esperar por Sergio Rey Godoy 28 de agosto de 2020

2020 0803-cop-drones-g-2400x1489

A principios de junio, Julie Weiner estaba en la protesta de Black Lives Matter en el centro en Yonkers, Nueva York, cuando vio a un dron en el cielo monitoreando el encuentro. Weiner, que ha vivido en Yonkers mucho tiempo, inmediatamente le preguntó al concejal de su ciudad, Shanae Williams, quien había organizado la protesta, si el dron estaba siendo manejado por la policía de Yonkers. Williams fue a hablar con un grupo de policías y declare que, sí, el dron pertenecía al Departamento de Policía de Yonkers.

    A pesar de garantías de la policía de que los datos no serían compartidos, es difícil imaginar que si existe, no será usado.

“Eso es un problema”, le contó Weiner a Williams. Pero Williams no parecía preocupado y, según Weiner, explicó que eso no era un problema porque todo el mundo puede tener un dron.

Poco después, Weiner, un terapeuta mental licenciado, antiguo secretario de los NAACP de Yonkers y un miembro de un grupo de paz y justicia local, envió un email al alcalde de Yonkers Michael Spano, al Comisario de la policía John Mueller y al Presidente del Concejo Municipal Michael Khader, expresando preocupación de que la vigilancia con drones de policía de Yonkers que ella había presenciado y fotografiado “puede que sea una violación de nuestros derechos de reunirnos libremente y de estar exentos de búsquedas e incautaciones sin órdenes judiciales”.

En respuesta a esa carta, a Weiner se le ofreció una entrevista con el Comisario Mueller para examinar las presiones que están liderando el crecimiento nacional en el uso de drones policiales y vigilancia policial.

De acuerdo con Mueller, la policía de Yonkers no está guardando ningún vídeo de las protestas; no se están sacando fotografías de individuos que aparecen en los vídeos. Yonkers tampoco está usando tecnología de reconocimiento facial, que se ha descubierto que es a veces usada prejudicialmente en contra de las personas de color.

Yonkers proporcionará vídeos al FBI, al Departamento de Seguridad Nacional, a la Policía de Nueva York y a cualquier otra agencia de cuerpos del estado solo si esa petición es hecha en una “carta oficial” y se determina que sea legal a manos del Consejo de la Corporación de la Ciudad, dijo Mueller.

Mientras tanto, Yonkers ha redactado un borrador de una ley para el uso de drones policiales que será propuesta para su aprobación por el Departamento de Justicia de EE.UU. Bajo la supervisión de un acuerdo de 2016. No hay planes para celebrar reuniones públicas sobre la ley antes de que sea propuesta, ni hay planes de que la ley se ponga a votación a manos del Consejo de Yonkers. “No es que no pueda pasar, pero no creo que haya ningún mecanismo en orden para que el consejo pueda revisar la ley policial… una es la rama ejecutiva y la otra es la legislativa”, dijo Mueller.

Registra macrodatos

Según Mueller, Yonker va a comprar cámaras corporales policiales, pero mientras que el vendedor no ha sido seleccionado, parece que se favorece a las cámaras producidas por Axon Enterprise Inc., formalmente conocidas como TASER International. La información disponible públicamente indica que Axon puede que controle sobre el 80 por ciento de mercado de cámaras corporales policiales. El equipo de prensa de Axon dice que este número ha sido inflado.

La policía de Yonkers también usa tasers de Axon, los cuales son equipados con cámaras para grabar cada incidente en el que se use el taser. Esta grabación ahora la tiene un servidor en el Departamento de la Policía de Yonkers, pero en algún momento pueden ser enviadas a una gran colección de datos, una colección de grabaciones organizada por el sistema de Axon llamado Evidence.com, el cual está alojado en Azure de Microsoft, una meganube y sistema de computación en uso por militares y los federales, aunque también por la policía local. (Nota: Axon no produce más tasers con sus propias cámaras, pero de acuerdo con Fast Company, Axon vende baterías de tasers que pueden activar cámaras corporales policiacas y de salpicaderos cuando el arma se desenfunda).

DJI, el creador de los drones usados en Yonkers, es el vendedor principal de drones usados por la policía y está asociado con Axon, significando que las grabaciones de la policía podrían ser fácilmente enviadas a Evidence.com si Muelle lo permitiese. Sin embargo, la policía de Yonkers Dean Politopoulos dijo que ningún vídeo de los drones de Yonkers entrarían a Evidence.com. En la rueda de prensa, Mueller no respondió a la petición de Truthout de clarificar si la grabación está siendo guardada o enviada al sistema de Evidence.com o cualquier otro por el estilo.

El caso de Yonkers ilustra cómo la policía local puede ser barrida repentinamente al entrar datos de vigilancia en nubles informáticas masivas y sin regulación y en programas de inteligencia artificial que presentan una amenaza de policía intensificada y de vigilancia militar, particularmente contra la gente de color.

La presión de los macrodatos

La parte de la vigilancia de drones de la policía, además de su monitorización, está dramáticamente representada por el mapa nacional de El Atlas de la Vigilancia, lanzado el 13 de julio de 2020, por la Electronic Frontier Foundation. Sin embargo, El Atlas ofrece un recuento que se queda corto del uso de drones y de la vigilancia en general, porque los autores del estudio dicen que sus datos están reunidos de reportes publicados y de fuentes de colaboración masiva, y simplemente porque toda la vigilancia no está simplemente registrada.

“Aunque hemos reunido más de 5.000 datos en 3.000 jurisdicciones”, los autores de los informes dicen “nuestra investigación solo revela la punta del iceberg y subraya la necesidad de periodistas y miembros del público para continuar exigiendo transparencia de las agencias de justicia criminal”. Por ejemplo, los drones de la policía de Yonkers no están apuntados en el informe.

Un estudio de marzo de 2020 del Centro de la Universidad de Bard sobre el Estudio del Dron encuentra que al menos 1.103 agencias de seguridad alrededor de EE.UU. han comprado drones y que ha habido un brutal incremento en su uso desde 2014. El informe dice, sin embargo, que el número de drones policiales en uso es probablemente mayor porque el estudio no incluye “agencias con programas de drones no revelados o agencias federales”.

Incrementar la presión para la policía para involucrarse en la vigilancia con Evidence.com (y sistemas similares) autogenera simplemente mediante el casi inevitable uso de datos policiales digitalizados y la adición de pieza tras pieza de herramientas de recopilación de datos.

Evidence.com es la plataforma principal de recopilación de datos de la policía porque Axon lidera la venta de tasers, cámaras corporales y drones DJI, los cuales llevan a suscribirse a Evidence.com. El uso de Evidence.com, de acuerdo con la guía de inversión de Motley Fool, puede costarle a los contribuyentes hasta 199$ al mes por agente, lo que incluye “una cámara, la funda de la pistola, almacenamiento de grabaciones en la nube, manejo de grabaciones y más”.

“Encerrar a clientes en el ecosistema con paquetes de software es la clave para hacer que añadan a la lista de productos que usan productos de Axon”, comenta el Motley Fool. “Una agencia de seguridad puede empezar vendiendo tasers [como lo ha hecho Yonkers], entonces añadir cámaras y eventualmente mejorar al paquete completo por 199$. Pero subir los ingresos empieza por traerles al sistema”.

Si Yonkers comprara el paquete completo de Axon para sus casi 600 agentes de policía, el costo sería de unos 120.000$ al mes.

Una vez los datos de la policía sean guardados en el sistema, continua el Motley Fool, y “los oficiales hayan sido entrenados en su uso, será doloroso y costoso el cambiar a una oferta rival, la cual significará que Axon podrá subir el precio más fácilmente. La compañía podrá expandir su oferta desde ahí, añadiendo capacidades de inteligencia artificial a su software y a sus productos.

Focalizando con IA de macrodatos

Las ofertas de inteligencia artificial (IA) han incluido reconocimiento facial, análisis de emociones y otros indicadores de qué cosas individuos específicos y grupos pueden que hagan, llamadas “políticas indicadoras”.

Escribiendo en The Conversation, el profesor americano de la Universidad de Derecho Adrew Guthrie comenta, “el uso policial de este estilo de seguridad con estas técnicas de vigilancia — justificadas como técnicas efectivas que evitan errores y prejuicios humanos” — ha crecido de la mano con la militarización incrementada por las agencias de seguridad. Investigación extensa, incluyendo la mía, ha demostrado que estas capacidades de vigilancia lo han complicado más en vez de reducir los prejuicios, el sobre alcance y el abuso en las leyes, y posan como un gran peligro para las libertades civiles”.

En 2018, 41 organizaciones — incluyendo el ACLU, Color of Change y el NAACP — escribieron al panel de ética Axon, pidiendo que la compañía entregara informes éticos. También pidieron que la compañía se comprometiese a denegar categóricamente ciertas formas de recopilación de datos, primariamente el reconocimiento facial en tiempo real de vídeos capturados por cámaras corporales. En 2019, el consejo de ética publicó un informe apoyando la llamada en respecto al reconocimiento facial de las cámaras, y Axon anunció inmediatamente que no comenzaría incorporando tecnología de “emparejamiento facial” en su política de las cámaras corporales.

El informe del consejo de ética de Axon dice que Axon hace una distinción entre categorías de tecnología usando datos faciales. “Axon está realizando una investigación y un desarrollo del producto sobre reconocimiento facial y reidentificación facial, aunque la última no ha sido aún publicada en un producto”. Este trabajo está siendo realizado para “facilitar la edición del vídeo de la cámara corporal para que así pueda ser revelado” dice el informe. El emparejamiento facial, indica el informe, está usando algoritmos para “identificar una cara particular emparejándola a una en la base de datos — esto es a lo que la gente más comúnmente se refiere cuando hablan de “tecnología de reconocimiento facial”. El reconocimiento facial es lo que el consejo vehemente objeta a ser puesto en juego.

“Las publicaciones del blog de la compañía clarifica que Axon continuará su investigación y perseguirá la tecnología de reconocimiento facial, incluyendo un esfuerzo para desprejuiciar algoritmos en el futuro”, reportó The Verge. “Eso implica que la compañía sigue esperando que sea un caso de “cuando” en vez de “si” para poder añadir la tecnología a sus productos”.

Con el asesinato de George Floyd, como informa MIT Technology Review, Amazon dijo que suspendería el uso de la policía de su tecnología de reconocimiento facial durante un año, pero no aclararon si pausarían el vender el software para agencias diferentes a la policía, como el Departamento de Inmigración de EE.UU., aduanas y el Departamento de Seguridad del Estado. Microsoft dijo que pararía de vender su sistema de reconocimiento facial hasta que los federales regulen su uso. IBM dijo que dejaría de desarrollar y vender software de reconocimiento facial.

Pero otras compañías continúan proveyendo tecnología de reconocimiento facial a la policía, de acuerdo con un reciente artículo en The Intercept. “A pesar de reclamar lo contrario, Microsoft está proveyendo servicios de reconocimiento facial a agencias de seguridad a través de asociaciones y servicios a compañías como Veritone y Genetec y a través de su Sistema de Dominio de Conocimiento”.

Con respecto a “políticas predicativas”, en junio de 2020, 1.500 matemáticos firmaron una carta para sus colegas, apresurando que boicoteen su trabajo en software de leyes predicativas. “Dado el racismo estructural y la brutalidad de la política de EE.UU., no creemos que los matemáticos deban colaborar con los departamentos de policía de esta manera”, escriben los signatarios.

¿Quién está usando los datos y con qué fin?

Otra pregunta sobre la compilación en masa de datos es a qué nivel pueden estar usando los cuerpos federales y las entidades militares Evidence.com, abiertamente o no, para conseguir acceso a la información generada en Yonkers y en otros municipios. Además, ¿está siendo esta información usada para desarrollar listas de personas que tendrán predicciones en sus vidas basadas en análisis de una IA? Ferguson indica que:

    Uno de los factores naturales limitadores de la primera generación de leyes de tecnología de macrodatos era el hecho de que permaneció aislada. Las bases de datos no podían comunicarse una con la otra. Los datos no podrían ser compartidos fácilmente. Ese factor limitante ha encogido ya que más sistemas de datos agregados han sido desarrollados dentro del gobierno y por vendedores privados.

Este problema se magnifica más por el hecho de que los contenidos de Evidence.com Axon está siendo manejada por la masiva nube de almacenamiento Azure de Microsoft, la cual aloja, como indica The Intercept, servicios similares para otras políticas de manejo de datos como Axon. La masiva plataforma de vigilancia de Microsoft fue inicialmente construida para el Departamento de Policía de Nueva York y luego se expandió a Atlanta, Brasil y Singapur, comenta The Intercept, y “Microsoft se ha asociado con puntuaciones de vendedores de vigilancia policial quienes venden sus productos en una “Nube Gubernamental” proveída por la división de la compañía de Azure y que está empujando a plataformas a conectar operaciones policiales, incluyendo drones, robots y otros dispositivos”.

Política y práctica

El 25 de junio, en el lanzamiento de un informe de las Naciones Unidas que discutió el impacto de la tecnología de vigilancia en los derechos de los manifestantes, la Alta Comisaria de las UN por los Derechos Humanos Michelle Bachelet dijo, “las nuevas tecnologías pueden ser usadas para movilizar y organizar manifestaciones pacíficas, crear redes y coaliciones… así conduciendo a un cambio social. Pero, como hemos visto, pueden serlo — y están siendo usadas para restringir e infringir los derechos de los manifestantes para vigilarles y localizarles e invadir su privacidad”.

La declaración de Bachelet y el informe de las NU son una ferviente súplica para las regulaciones que son necesitadas globalmente para “evitar limitaciones ilegales en el derecho de reuniones pacíficas y derechos relacionados”, incluyendo en los EE.UU.

El ACLU, en la misma posición de consejo que las NU con respecto a las regulaciones en EE.UU., afirma que “un dron debería ser desplegado por las fuerzas del estado solo con una orden judicial, en una emergencia, o cuando hay situaciones específicas y articulables en las que se piensa que un dron puede recoger pruebas relacionadas con un acto criminal específico”.

En este momento, ya que no hay ley federal en EE.UU. gobernando el uso de los drones para vigilancia policial, la regulación de esta vigilancia se le deja a los estados. De acuerdo a un informe de 2019 publicado por la Universidad de Texas, 18 estados han aprobado leyes requiriendo agencias del estado para conseguir una orden judicial usando vigilancia con drones, con variados tipos de excepciones.

Nueva York no tiene dicha ley. Mientras que Yonkers presentará su política sobre drones para que sea revisada por el Departamento de Justicia porque debe hacerlo bajo el previamente mencionado acuerdo de 2016, no está claro qué estándares legales aplicará el Departamento de Justicia.

En esta situación, en la cual la tecnología de vigilancia y colección de datos y análisis han dejado atrás la legislación, la policía y el gobierno federal han oscilado libremente con vigilancia aérea de alta tecnología, aparentemente sin tener ninguna limitación o sentido de responsabilidad.

Los drones de la patrulla fronteriza Reaper de los EE.UU. y otros servicios de vigilancia aérea, incluyendo vigilancia militar, voló por encima de Mineápolis y otras ciudades durante las recientes protestas de Black Lives Matter.

En un incidente particularmente preocupante, un avión de vigilancia de Fuerza Aérea de los Estados Unidos asociado con el Comando de Operaciones Especiales de EE.UU. fue volado sobre Portland, Oregón, durante la reciente invasión de los agentes federales. De acuerdo con The Drive, el avión parece que fue revestido con potentes cámaras usadas para vigilancia área y con antenas que permiten transmisión de vídeo en largas distancias. El Fuerza Aérea negó que el avión estuviese recogiendo inteligencia en la manifestación y clamó que esa misión ya estaba planeada antes de las manifestaciones.

The Drive informó que otras vigilancias aéreas de las manifestaciones de Portland fueron creadas por agencias locales y federales, aparentemente incluyendo una aeronave tripulada por agentes de la aduana y la frontera.

Estos vuelos no fueron anunciados al público, ni su finalidad ha sido completamente explicada.

Adicionalmente, vemos en estos vuelos de vigilancia la posibilidad, si no la probabilidad, de la ya mencionada llegada de la vigilancia de la policía y militar sobre los manifestantes.

Drones, macrodatos y vigilantismo

El tremendo crecimiento en la capacidad técnica de la policía para reunir información y centrarse en individuos viene en gran parte de la explosión post 11S de la vigilancia militar y de la tecnología en un objetivo, como documentó William Arkin.

Este extraordinario aluvión ha creado lo que Arkin llama la “Máquina de Datos” que él describe como extremadamente poderosa en su propio derecho que puede conducir decisiones de sus usuarios.

Detrás de la influencia de los macrodatos, las políticas y las amonestaciones contra la vigilancia de los drones de la policía está en apuros con la realidad, el sentido emocional del poder que puede ser generado en cualquier persona por el mismísimo acto de ver una a una multitud con un ojo en el cielo.

Desde una altura de 100 pies, el vigilante puede no solo sentir una sensación de superioridad y control, pero también una sensación de separatismo y de invulnerabilidad. Y desde esta altura, una multitud de ciudadanos afines pueden de convertirse en “otro” de repente — personas que deben estar monitoreadas, controladas y, si es necesario, reprimidas. Si esto le sucede a la policía usando un dron, el resultado puede ser trágico dependiendo de si el dron está grabando o no.

Los Estados Unidos han usado estos drones y estos macrodatos fuera del país sin respeto por las fronteras nacionales y por lo estándares de procesos judiciales y derechos humanos comúnmente aceptados. No es difícil imaginar que la introducción de esta tecnología en políticas domésticas habilitará tendencias contra el vigilantismo en casa, como lo es en el extranjero.

En Yonkers y en cualquier lado, la prohibición de políticas de vigilancia con drones en manifestaciones puede solo puede ser conseguida cuando, como Weiner, actuamos en nuestras ciudades natales para proteger nuestros derechos de la Primera Enmienda.

Este artículo ha sido actualizado el 13 de agosto de 2020 para reflejar que el equipo de prensa de Axon: disputa la figura de la compañía controlando alrededor del 80 por ciento de la política del mercado de las cámaras corporales, diciendo que el número está inflado; indica que Axon ya no produce tasers con cámaras incorporadas; e indica que Axon nunca ha promocionado cámaras que impliquen software de reconocimiento facial ni ha promocionado políticas de tecnología predicativa.

Copyright, Truthout.org. Reimpreso con permiso.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net