worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Aquí como allí: demandamos el fin de la guerra y la ocupación estadounidense en Afganistán mientras “ocupamos juntos”.

Jill McLauglin
07 de octubre de 2011

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
19 de octubre de 2011

Como activista y organizador de las protestas contra la guerra, ocupación y tortura estadounidense, y al acercarnos al décimo aniversario de la ocupación estadounidense de Afganistán, veo suficiente potencial para un verdadero cambio mundial. Esta sensación de emoción y de que hay algo hermoso y grande circulando por el aire viene del hecho de ser testigo del crecimiento del movimiento “Occupy Together” (Ocupemos Juntos) y de participar en la primera ocupación de Wall Street.

Los jóvenes que comenzaron “Occupy Together” como respuesta a una situación real de avaricia corporativa y de desigualdad económica, no están resignándose a “este es el camino que hay y siempre habrá, así que no os molestéis en mover vuestras cabezas, levantar vuestras voces o usar vuestra imaginación, porque los que tienen el poder son demasiado poderosos y os aplastarán”. No están disuadidos por el desprecio y cinismo de los espectadores pasivos, la arrogancia de los medios de comunicación, el desdén de los expertos políticos o la brutalidad policial. Ven una injusticia grave y quieren hacer algo más que esperar hasta las próximas elecciones.

Viendo todas estas ocupaciones contra la avaricia de las empresas y la corrupción del país, estoy sorprendido por los paralelismos de la gente de aquí y la de Afganistán. Muchas personas en EE.UU. están desempleadas, con ejecuciones hipotecarias, sin seguro médico, o sin la posibilidad de pagar por una educación, al igual que le ocurre a la gente en Afganistán, uno de los países más pobres del mundo que ha sufrido la brutal ocupación y guerra de EE.UU.

Para los afganos esto supone la pérdida de sus hogares, el poco o nulo acceso a la comida y al agua, enfermedades y heridas que no pueden ser tratadas, ni pronto ni nunca. A través de tres pequeñas historias uno puede ver que realmente las cosas son iguales aquí y allí a causa del sistema imperialista-capitalista encabezado por los EE.UU.

Primera historia: solo trataba de triunfar en el mundo y lo torturaron hasta la muerte.

Durante la guerra de EE.UU. en Afganistán los militares han detenido a miles de personas. Algunos fueron enviados al Centro de Detención de Bagram o a campos de detención secretos donde son torturados. Algunos fueron enviados al Centro de Detención de la Bahía de Guantánamo en Cuba.

Hay una historia en concreto que me impresionó después de ver el documental de Alex Gibney, Taxi to the Darkside . Es la descorazonadora historia de un afgano de 22 años llamado Dilawar. Dilawar también luchaba, como muchos otros que luchan por sobrevivir y conseguir para ellos y sus familia una vida mejor. Era agricultor en una granja de cacahuetes con una esposa y un hijo a su cargo. Sus hermanos le ayudaron a comprar un coche para que comenzara a trabajar como taxista. Tres semanas después de que Dilawar fuera capturado por las tropas estadounidenses con otras cuatro personas, fue enviado a Bagram y murió 5 días después. Dilaware tenía una enfermedad coronaria que le hacía más vulnerable a los abusos y torturas que sufrió a manos de las tropas estadounidenses. La autopsia reveló que sus piernas fueron tan fuertemente golpeadas que estaban hechas papilla. Los médicos dijeron que si hubiera vivido le hubieran tenido que ser amputadas. El artículo de Tim Golden en el New York Times explica el caso de Dilawar y porqué fue detenido:

El 5 de diciembre, un día después del fallecimiento del señor Habibullah, el señor Dilawar llegó a Bagram.

Cuatro días antes, en la víspera de la fiesta musulmana de Id al-Fitr, el señor Dilawar salió de su pequeña aldea de Yakubi en su tan apreciada nueva posesión, un sedán Toyota usado que su familia le compró unas semanas antes para que lo usara como taxi.

El señor Dilawar no era un hombre audaz. Pocas veces se alejaba de la alquería de piedra que compartía con su mujer, su joven hija y el resto de la familia. Nunca fue a la escuela, dijeron sus parientes, y sólo tenía un amigo, Bacha Khel, con el que se sentaba a conversar en los trigales que rodeaban la aldea. “Era un hombre tímido, un hombre muy simple”, dijo su hermano mayor, Shahpoor, en una entrevista.

El día en que desapareció, la madre del señor Dilawar le había pedido que recogiera a sus tres hermanas de las aldeas vecinas y las llevara a casa para la fiesta. Pero necesitaba dinero para la gasolina y, en lugar de hacerlo, decidió conducir a la capital provincial, Khost, a unos 45 minutos, a buscar pasajeros.

En una parada de taxis, encontró a tres hombres que querían volver a Yakubi. En el camino, pasaron una base utilizada por tropas estadounidenses, Camp Salerno, que había sido objeto de un ataque con cohetes esa mañana.

Milicianos leales al comandante guerrillero que protegía la base, Jan Baz Khan, detuvieron el Toyota en un punto de control. Confiscaron un walkie-talkie roto de uno de los pasajeros del señor Dilawar. En el baúl, encontraron un estabilizador eléctrico utilizado para regular la corriente de un generador. (La familia del señor Dilawar dijo que el estabilizador no era de ellos; en esa época, dijeron, no tenían electricidad alguna.)

Los cuatro fueron detenidos y entregados a soldados estadounidenses en la base como sospechosos por el ataque. El señor Dilawar y sus pasajeros pasaron allí su primera noche esposados a una cerca, para que no pudieran dormir. Cuando un médico los examinó durante la mañana siguiente, dijo más tarde, vio que el señor Dilawar estaba cansado y con dolores de cabeza, pero en general bien.

Los tres pasajeros del señor Dilawar fueron finalmente transportados a Guantánamo y retenidos durante más de un año antes de enviarlos a casa sin acusarlos. En entrevistas después de su liberación, los hombres describieron el trato en Bagram como mucho peor que en Guantánamo. Aunque todos dijeron que los habían golpeado, se quejaron de manera mucho más amarga por haber sido desnudados delante de soldados mujeres para las duchas y los exámenes médicos que dijeron que incluían el primero de varios exámenes rectales dolorosos y humillantes.

“Me hicieron muchísimas cosas malas”, dijo Abdur Rahim, un panadero de 26 años de Khost. “Yo gritaba y lloraba, y nadie escuchaba. Cuando gritaba, los soldados golpeaban mi cabeza contra el escritorio.”

Para el señor Dilawar, dijeron los otros prisioneros, lo más difícil parecía ser la capucha de tela negra que le pusieron sobre la cabeza. “No podía respirar”, dijo un hombre llamado Parkhudin, que había sido uno de sus pasajeros-

El señor Dilawar era un hombre débil, que medía sólo 1,6 m. y pesaba 55 kilos. Pero en Bagram, lo señalaron rápidamente como uno de los “incumplidores”. Cuando uno de los policías militares de la Primera Sección, especialista Corey E. Jones, fue enviado a la celda del señor Dilawar para darle un poco de agua, dijo que el prisionero le escupió en la cara y comenzó a patearlo. El especialista reaccionó, dijo, con un golpe de rodillazos a la pierna del hombre encadenado.

“Gritó: “¡Alá!, ¡Alá!, ¡Alá!” y mi primera reacción fue que estaba gritándole a su dios”, dijo el especialista Jones a los investigadores. “Todos lo oyeron gritar y pensaron que era muy divertido.”

Otros policías militares de la Tercera Sección fueron más tarde al centro de detención y se detuvieron en las celdas de aislamiento para ver por sí mismos, dijo el especialista Jones.

Se convirtió en una especie de broma continua, y la gente se presentaba todo el tiempo para darle al detenido un golpe al peroné sólo para oírlo gritar “¡Alá!” dijo. “Continuó durante un período de 24 horas, y yo diría que fueron más de 100 golpes”.

En una declaración posterior, el especialista Jones se mostró vago sobre cuáles policías militares habían dado los golpes. Su cálculo nunca fue confirmado, pero otros guardas terminaron por admitir que golpearon repetidamente al señor Dilawar.

Muchos policías militares negaron en última instancia que hayan tenido alguna idea de las heridas del señor Dilawar, explicando que nunca vieron sus piernas por debajo de su mono. Pero el especialista Jones recordó que los pantalones con cordones del traje carcelario naranja del señor Dilawar se cayeron una y otra vez mientras estaba encadenado.

“Vi la magulladura porque sus pantalones se caían todo el tiempo mientras se encontraba de pie sujeto por sus ataduras”, dijo el soldado a los investigadores. “Durante un cierto período, me di cuenta de que era del tamaño de un puño.”

Al aumentar la desesperación del señor Dilawar, comenzó a gritar más y más fuerte que lo liberaran. Pero hasta los intérpretes tenían problemas para comprender su dialecto pastún; los guardas enfurecidos oían sólo el ruido.

“Había estado gritando constantemente: ‘¡Líbérenme; no quiero estar aquí’, y cosas semejantes”, dijo el único lingüista que pudo descifrar su angustia, Abdul Ahad Wardak.

El Centro de Detención de Bagram ha crecido, Guantánamo está todavía abierto y existen muchos otros centros de detención ilegales.

Segunda historia: ¿Qué te parecería si tu boda fuese atacada por un avión no tripulado?

En el 2008 hubo un aumento del uso de drones en el ejército estadounidense. Un drone es un avión no tripulado, pilotado desde centros tan alejados como Nevada. Los aviones no tripulados estadounidenses no solo han disminuido sino que han aumentado desde entonces. Estos aviones son utilizados cuando el ejército sospecha que un grupo de personas en una zona pueden ser talibanes o luchadores de Al Queda. También suelen ser enviados a zonas donde los soldados estadounidenses han sido atacados. El problema es que estos aviones no pueden distinguir que grupo de gente puede ser hostil y cual no. Como resultado, cientos de civiles, incluyendo muchos niños, han sido asesinados en Afganistán y Pakistán. Muchas bodas afganas han sido atacadas por la imposibilidad de distinguir entre grupos de combatientes y grupos de civiles. La razón que se esgrime para continuar con el uso de los aviones no tripulados es que estos también han atacado objetivos talibanes y de Al Queda. No les importa el enorme número de civiles asesinados.

Tercera historia: niños que recogían madera para mantener sus casas calientes, yacen fríos en sus tumbas.

En marzo de este año, nueve chiquillos fueron enviados a recoger leña para sus casas…solo sobrevivió uno. Cuando recogían la madera, fueron atacados por un helicoptero Apache. Hemad, el único superviviente, describió lo que ocurrió:

“Casi habíamos terminado cuando vimos venir a los helicópteros”, dijo Hemad que, como muchos otros afganos, solo tiene un nombre. “Había dos. Los helicópteros nos sobrevolaron, nos detectaron y vimos un rayo verde procedente de ellos. Luego ascendieron y volvieron a sobrevolarnos disparando. Lanzaron un cohete que alcanzó un árbol. Me cayeron tres ramas y la metralla me dio en mi mano derecha y en el costado”.

De estas historias puede pensarse que lo que hacen los afganos no se diferencia de lo que hace aquí el 99% de la gente. Estas pequeñas historias son solo un pequeños vistazo a los crímenes que el gobierno de EE.UU. ha cometido en Afganistán y que continúa cometiendo. Las empresas contras las que protesta el movimiento Occupy Together se benefician de muchos de los crímenes que nuestro gobierno comete contra la humanidad. La guerra y la ocupación de Afganistán es inmoral e ilegal, y miles de personas han sido desplazadas, torturadas y asesinadas con el pretexto de la guerra contra el terror. Es una guerra imperialista y no para mantenernos a salvo o para liberar a los afganos tal y como nos quieren hacer creer.

Todo esto está siendo hecho en nuestro nombre. Como la gente de EE.UU. que están tomando las calles para pedir el fin de la avaricia y de la desigualdad, tenemos la responsabilidad moral de pedir el final de la guerra y la ocupación en Afganistán y para frenar la ampliación a Pakistán, Yemen y Somalia. El eslogan “La gente por encima del beneficio” debe incluir también “La gente por ecima del imperio estadounidense” y tenemos que decir “No en nuestro nombre”. Escuché otro eslogan en las protestas de Occupy Together que se utilizó en las protestas de 1968 en la Convención Nacional Demócrata: “El mundo entero observa”. Sí, según crece el movimiento Occupy Together, el mundo está observando… y esperando que la gente de este país les apoye. Unámonos a las protestas del 6 al 8 de octubre contra estos 10 años de demasiada guerra y pidamos su final.

JIll McLaughlin es miembro del Comité directivo de World Can't Wait


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net