worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

El legado de Bush sigue definiendo el campo de juego de Obama

Pese a los cambios, Obama ha asumido buena parte de las políticas de Bush | Tanto demócratas como republicanos repudian el legado del ex presidente

MARC BASSETS
Washington. Corresponsal
La Vanguardia.es
26/08/2010

La Administración Obama puede jactarse de haber cumplido la promesa de retirar antes del 31 de agosto del 2010 todas las tropas de combate de Irak. El logro, no obstante, es el resultado de las estrategia bélica puesta en marcha por su antecesor, el republicano George W. Bush, antes de abandonar la Casa Blanca.

El denostado Bush, sentenciado tras su marcha como uno de los peores presidentes de la historia y repudiado por demócratas y republicanos, sigue marcando la política estadounidense. Y no sólo en el caso de Irak.

El ex presidente se ha convertido en el arma arrojadiza que los demócratas lanzan contra los republicanos ante las elecciones legislativas de noviembre, elecciones en las que los primeros se exponen a perder la mayoría en el Congreso. Casi dos años después de la victoria de Obama, la estrategia de su partido pasa ahora por señalar que, si la economía va mal, es culpa de las políticas del anterior presidente.

También los conservadores reniegan de Bush, porque consideran que con su despilfarro presupuestario traicionó los principios de la derecha y dañó la marca republicana.

Nadie añora a Bush, y él se ha mantenido apartado de las querellas políticas, lejos de Washington, en Texas. Incluso ha tenido la delicadeza de programar la publicación de sus memorias para después de las legislativas.

Nadie lo añora, pero su legado perdura. Así lo cree el historiador de la Universidad de Princeton Julian E. Zelizer, editor y coautor de La presidencia de George W. Bush: una primera evaluación histórica, una colección de ensayos que se publicará este otoño en Estados Unidos.

"En política todo el mundo subraya el cambio", dice Zelizer. "Pero normalmente hay más continuidad que rupturas radicales, aunque sólo sea por lo difícil que es cambiar las cosas en nuestro sistema político".

El historiador señala que la reforma del sistema sanitario y la regulación financiera, así como el tono multilateral en las relaciones exteriores, sí representan un giro respecto a Bush.

Pero enseguida enumera ámbitos donde la continuidad entre Bush y Obama es evidente: desde la concentración de poder en la institución presidencial, que Bush promovió tras el 11-S, y que Obama ha mantenido, hasta la guerra de Afganistán, pasando por las políticas antiterroristas y el rescate bancario.

En un informe recién publicado, la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU, en sus iniciales en inglés), lee la cartilla a la Administración Obama por haber incumplido buena parte de las promesas de cambio en materia de seguridad nacional y derechos humanos. La ACLU–organización que actúa como perro guardián de las libertades civiles en Estados Unidos– elogia la renuncia a la tortura por parte de Obama y la publicación de documentos sobre esta práctica con Bush.

Pero también presenta un retrato muy crítico de las políticas bushistas de la Administración Obama: expansión de la guerra secreta contra el terrorismo con asesinatos selectivos incluidos, persecución de quienes filtran informaciones comprometedoras, obstrucción a las investigaciones judiciales de los crímenes de la era Bush, mantenimiento del sistema de detención permanente de Guantánamo...

"Existe el peligro real de que la Administración Obama consagre permanentemente en la ley políticas y prácticas que eran ampliamente consideradas extremas e ilegales durante la administración Bush", se lee en el informe. "Existe el peligro, en otras palabras, de que que la Administración Obama presida sobre la creación de una nueva normalidad"".

La "nueva normalidad" a la que se refiere la ACLU es lo que el historiador Zelizer llamó, en un artículo en The Washington Post, "el mundo de Bush", unas coordenadas políticas definidas por George W. Bush, y a las que ningún presidente, ni siquiera Obama, podía escapar.

"Creo que el final de la presidencia enmascaró un poco los cambios fundamentales que puso en marcha. Y creo que quizá el propio Barack Obama no se dio cuenta de lo duraderos que eran algunos de estos cambios políticos", añade.

Los signos de continuidad explican la decepción de la izquierda demócrata. Alentada por una campaña electoral basada en las ideas de cambio y esperanza, soñaba con una revolución que, pese a los éxitos del presidente, no ha llegado. De ahí que en la izquierda, cuya movilización fue decisiva en la victoria del presidente en el 2008, algunos hayan empezado a retomar el argumento de que Obama es comparable a Bush. La Casa Blanca ha reaccionado airada.

"Oigo a esa gente diciendo que es como George W. Bush. A esa gente deberían hacerle un control antidopaje. Es una locura", dijo hace unos días Robert Gibbs, portavoz de la Casa Blanca, en una entrevista en el periódico The Hill. "Sólo estarán satisfechos –añadió Gibbs– cuando tengamos un sistema sanitario como el canadiense y hayamos eliminado el Pentágono. La realidad no es así". Según el historiador, "es posible que vivamos en la edad de Obama, como algunos lo llaman, pero todavía es el mundo de Bush". "Al final de la presidencia de Bush se cometió el error de pensar que, como era impopular, y como miembros de ambos partidos se distanciaban de él, era un presidente que no había tenido un gran impacto", dice Zelizer.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net