worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

La redada de los SEALs de la marina de Estados Unidos en Yemen:
“Asegurar a nuestra nación” masacrando a los niños

28 de marzo de 2017 | Periódico Revolución| revcom.us

Los residentes inspeccionan una casa dañada durante una redada de los SEALs de la marina de Estados Unidos el 29 de enero en la aldea de al Ghayil en el centro de Yemen.

Los residentes inspeccionan una casa dañada durante una redada de los SEALs de la marina de Estados Unidos el 29 de enero en la aldea de al Ghayil en el centro de Yemen. Los helicópteros estadounidenses bombardearon indiscriminadamente toda la aldea, destruyendo chozas de piedra mientras las familias dormían, abatiendo a tiros a las personas mientras huían, incluso destruyendo el ganado. Asesinaron a alrededor de 23 civiles sin armas, entre ellos nueve niños menores de 13 años de edad. (Foto: AP)

En el polvoriento altiplano de Yemen se encuentra la aldea de al Ghayil. El 29 de enero, con una flota de aviones no tripulados y helicópteros en el cielo, unos 30 SEALs (fuerzas especiales de la marina estadounidense) descendieron del cielo para atacar dos casas en al Ghayil. La gente estaba acostumbrada al sonido de los aviones no tripulados estadounidenses que circulaban por encima, una amenaza constante en Yemen. Pero los helicópteros activaron la alarma. La gente agarró sus armas y se apresuró a defender la aldea de atacantes desconocidos.

Los militares estadounidenses respondieron bombardeando indiscriminadamente toda la aldea, destruyendo chozas de piedra mientras las familias dormían, y abatiendo a tiros a las personas mientras huían, hasta matando el ganado. Asesinaron a unos 23 civiles que no tenían armas, entre ellos al menos nueve niños menores de 13 años, uno de ellos de tres meses de edad. Asesinaron a entre seis y nueve mujeres, incluida una que estaba embarazada, y a una le tiraron en la parte de atrás de la cabeza mientras huía llevando su bebé herido en los brazos. Mataron a hombres que no llevaban armas, inclusive ancianos.

Ahmed Abdelilah al Dahab, de once años de edad, fue el primero en morir. Al salir de su casa preguntó a los estadounidenses: “¿Quiénes son ustedes?”, y lo abatieron a tiros.

Nawar al-Awlaki, de ocho años de edad, murió sangrando después de recibir un disparo en el cuello.

Los tres hijos de Mohammed al-Ameri, de 4, 5 y 7 años, todos murieron cuando un ataque aéreo destruyó su casa.

Abatieron a tiros a Abdallah al-Ameri, sin arma, un agricultor de subsistencia de 65 años de edad, fuera de su casa en al Ghayil.

Un aldeano le dijo al sitio web de noticias Middle East Eye: “Todos pensamos que moriríamos esa noche. Tengo tanta suerte de que nadie de mi familia haya muerto, pero es muy triste ver a mis vecinos muertos sin pecado”. Otros agregaron: “No se puede imaginar las fuerzas que cayeron de los helicópteros, y no se puede imaginar la destrucción de la aldea”.

La mayoría de los residentes de al Ghayil huyeron después del primer ataque, habiendo perdido su ganado y sintiéndose inseguros, pero algunos se quedaron. El 2 de marzo, aviones no tripulados y helicópteros estadounidenses regresaron y lanzaron lo que un residente describió como “bombardeos indiscriminados” del pueblo en ruinas. Más tarde ese día Estados Unidos lanzó ataques aéreos en 20 localidades en Yemen. El 3 de marzo, un ataque aéreo a la casa de Abdulelah, el hermano sobreviviente del objeto del asalto del 29 de enero, mató a tres miembros de su familia. A última hora de la noche, un ataque de avión no tripulado a un auto en el que estaba mató a cuatro pasajeros y posiblemente a Abdulelah. El 5 de marzo, Estados Unidos volvió a atacar al Ghayil. Luego una de las últimas familias huyó y ahora vive bajo los árboles a pocos kilómetros de distancia.

La beatificación de un criminal de guerra

Resultó muerto uno de los SEALs (el suboficial William “Ryan” Owens) durante este episodio de asesinato en masa, que duró una hora el 29 de enero. (Además, al menos otros tres resultaron heridos, y se destruyó al menos uno de los helicópteros Osprey de 72 millones de dólares). En los medios de comunicación y círculos políticos de la clase gobernante estadounidenses, esa fue la “tragedia” de la redada de al Ghayil. Trump elevó a Owens virtualmente a la santidad en su discurso ante la sesión conjunta del Congreso a finales de febrero, declarando que “murió de la manera en que vivió: un guerrero y un héroe — luchando contra el terrorismo y asegurando a nuestra nación.... El legado de Ryan está grabado en la eternidad”. Los demócratas y los republicanos se pusieron de pie unidos para una ovación de 90 segundos. Las docenas de civiles yemenitas muertos fueron sólo los “daños colaterales”, ni siquiera dignos de mención.

Las justificaciones mentirosas

Al Ghayil es tan pequeño y remoto que no hay cifras de población ni ninguna otra estadística disponible, ni siquiera en los sitios web de inteligencia de Estados Unidos, lo que no impidió que los militares estadounidenses hicieran afirmaciones escandalosas de que Al Ghayil era una base militar terrorista fuertemente fortificada y “defendida por emplazamientos preparados y nidos de metralleta y rodeada de campos de minas” (Middle East Eye). Los militares afirmaron que uno de sus objetivos en la redada era el líder de una celda de al-Qaeda de la Península Arábiga (AQPA) y que su casa era un “recinto fortificado”. Afirmaron que las mujeres que mataron eran combatientes armadas. Afirmaron haber descubierto un tesoro de “inteligencia” que se utilizará para “salvar a vidas estadounidenses”.

Pero toda su versión está llena de mentiras descaradas. Periodistas han visitado al Ghayil desde la redada e informan que no hay recintos fortificados, ni campos de minas ni nidos de ametralladora. Han grabado descripciones detalladas por los aldeanos que describen a mujeres y niños sin armas abatidos a tiros en sus casas o mientras huían.

Y dado que al Ghayil no tenía ni electricidad ni servicio de teléfono celular, la idea de que era algún tipo de centro neurálgico del terrorismo internacional es una tontería. En las seis semanas transcurridas desde la redada, la única “inteligencia” que Estados Unidos ha podido señalar es un video de instrucción de al-Qaeda ¡que ha estado disponible en Internet por años!

Yemen y su pueblo se han sumido en un infierno complejo de guerra civil e invasión extranjera, varias fuerzas reaccionarias luchando por el control, algunos respaldados con armas y tropas por Estados Unidos y su estrecho aliado Arabia Saudita. En esta situación compleja, las armas y el conflicto omnipresente entre grupos reaccionarios armados es parte del terreno intolerable que Estados Unidos ha ayudado a crear. Y ha creado condiciones para que los grupos yihadistas islámicos fundamentalistas reaccionarios adquieran simpatizantes.

Pero bajo ninguna circunstancia sea moral la idea de que no importa cuántos niños yemeníes sean masacrados siempre que uno pueda afirmar que en el futuro salvará a vidas estadounidenses, y tal idea abre la puerta para los crímenes más depravados contra la humanidad.

El puente entre un pasado asesino y un futuro genocida

En un nivel, la redada de los SEALs no fue una “aberración”; fue una continuación de la violencia que Estados Unidos ha impuesto sobre Yemen por muchos años.

En 2013, un ataque de aviones no tripulados a un convoy de bodas en al Ghayil mató a 11 o 12 civiles. El novio en esa boda sobrevivió pero fue asesinado en la redada del 29 de enero.

Nawar Anwar al-Awlaki, la niña de ocho años de edad que murió en al Ghayil, era hija de un ciudadano estadounidense propagandista de AQPA asesinado en septiembre de 2011 en un ataque de aviones no tripulados. Pocas semanas después, su hijo de 16 años, el hermano mayor de Nawar, que no tenía relación con AQPA, también cayó asesinado en un ataque de aviones no tripulados. Ahora también han matado a Nawar.

A escala nacional, la guerra civil alimentada por Estados Unidos ha matado a más de 10.000 civiles, principalmente en ataques masivos de bombardeos saudíes que han devastado mercados abarrotados, hospitales, mezquitas y funerales. Y el bloqueo de Yemen por parte de Arabia Saudita de combustible y otros materiales esenciales ha causado la hambruna —casi las tres cuartas partes de los 24 millones de personas en Yemen están ahora “inseguras” en cuanto a la alimentación o enfrentan la hambruna absoluta.

Pero aunque ha estado tan criminal la violencia estadounidense en Yemen en el pasado, la redada de al Ghayil parece marcar un cambio a otro nivel de carnicería, predicho por la promesa de Trump de “exterminar” a los enemigos estadounidenses en el Medio Oriente, y alimentado por la abierta hostilidad de su régimen hacia el mundo musulmán.

Bajo Obama, Estados Unidos pretendía complementar el dominio militar con ganarse a algunos sectores del pueblo a apoyar políticamente a Estados Unidos, y por esa razón, al menos formalmente, los militares debían tomar medidas para asegurar con “casi certeza” que no habría bajas civiles en las redadas y los ataques de aviones no tripulados. Sin embargo, Estados Unidos definió automáticamente como “terroristas” (y por lo tanto “no civiles”) a todos los hombres de edad de luchar asesinados por Estados Unidos. Y mientras estas “precauciones” estaban en vigor sucedieron numerosas atrocidades, como el ataque al convoy de boda mencionado arriba.

Pero el régimen fascista de Trump y Pence tiene un enfoque diferente para asegurar el dominio de Estados Unidos sobre el Medio Oriente, basado en gran medida en el terror abierto y la fuerza abrumadora, un enfoque de “matar a todos y dejar que Dios decida quiénes son”, como Trump lo expresa con sus promesas abiertas de torturar a sus oponentes, matar a sus familias, tomar su petróleo, etc.

Y desde la redada de al Ghayil, han otorgado a los militares estadounidenses la autoridad para declarar más partes de Yemen “zonas de hostilidad activa”, donde oficialmente ni siquiera hay una pretensión de tratar de evitar las bajas civiles. El nuevo “estándar” es simplemente que el número de víctimas civiles debe ser “proporcionado”, una frase imprecisa que podría justificar cualquier cantidad de carnicería.

Así que parece que lo que presenciamos es Estados Unidos tomando el camino de la guerra abierta contra el pueblo de Yemen, al mismo tiempo que intensifica las acciones militares y comete nuevas atrocidades en otras partes de la región, particularmente en Siria. Este es un acontecimiento ominoso que clama por la condena y la oposición por parte de la gente en Estados Unidos y debe alimentar nuestra determinación e intensificar la lucha para expulsar a este régimen tan pronto como sea posible, antes de que empiecen a derramar ríos de sangre.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net