worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

La crueldad de Guantánamo es medieval, es una historia de terror y es cierta

Mohamedou Ould Slahi, de 50 años, se enfrentó a palizas, ejecuciones simuladas de electrocución y humillaciones sexuales en la tristemente célebre prisión estadounidense de Guantánamo.

Anjuman Rahman
Memo Monitor de Oriente
Abril 4, 2021

Mohamedou Ould Slahi, de 50 años, nunca ha sido condenado por ningún delito, ni siquiera ha sido acusado de nada. Sin embargo, pasó 14 años de cautiverio en la tristemente célebre prisión estadounidense de Guantánamo, donde fue golpeado, humillado sexualmente, sometido a simulacros de ejecución y electrocutado en repetidas ocasiones.

"Intentaron obligarme a confesar un delito que no había cometido", me explicó. "Me privaron del sueño y me interrogaron durante los primeros setenta días, además de impedirme rezar o ayunar".

Sobre la base de pruebas endebles, Slahi fue apodado Prisionero Número Uno y acusado falsamente de ser uno de los autores intelectuales de los atentados terroristas de 2001 en Nueva York y Washington, porque en su día había apoyado a Al Qaeda durante la insurrección de Afganistán en los años ochenta. Allí luchó durante tres semanas contra los comunistas apoyados por los soviéticos, antes de romper sus vínculos con el grupo.

En la nueva película de Hollywood El mauritano, que ha sido nominada a cinco Baftas, el director Kevin Macdonald cuenta la historia de la detención de Slahi a la salida de su casa familiar en Mauritania, en noviembre de 2002, su encarcelamiento en Guantánamo sin juicio, y el tenaz trabajo de su abogado defensor.

Slahi trabajaba para una empresa tecnológica alemana a finales de la década de 1990 cuando entró en el radar de los servicios de inteligencia estadounidenses. Bajo la presión de Estados Unidos, las autoridades de su país, Mauritania, lo detuvieron en 2001 antes de que fuera víctima de una "entrega extraordinaria" y llevado a Jordania por la CIA. Allí estuvo recluido en régimen de aislamiento durante meses. Posteriormente, Estados Unidos lo trasladó a la base aérea de Bagram, en Afganistán, desde donde fue trasladado en avión a la bahía de Guantánamo.

Construida en una pequeña zona de Cuba que Estados Unidos tiene alquilada como base naval desde 1903, el emplazamiento de la prisión se eligió deliberadamente por estar fuera del territorio estadounidense y, por tanto, no estar sujeto a las leyes de Estados Unidos. Establecida para retener a los sospechosos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, la prisión en alta mar llegó a simbolizar los excesos de la "guerra contra el terrorismo" de Estados Unidos debido a los duros métodos de interrogatorio que, según los críticos, equivalían a la tortura.

"El gobierno estadounidense supo tejer muy bien la narrativa para hacerme parecer el peor terrorista a los ojos del mundo", me dijo. "Hicieron que pareciera que me habían recogido de un campo de batalla en Afganistán, pero eso no era cierto. Me secuestraron en mi país, en Mauritania. Y ahora hacen creer que estuve en los lugares equivocados en el momento equivocado, pero de nuevo, ¡no! Eso es completamente falso, estaba ocupado trabajando y ayudando a mi familia".

Considerado el preso más torturado de la historia de Guantánamo, Slahi escribió en 2015 unas memorias que fueron un éxito de ventas, tituladas Diario de Guantánamo, en las que detallaba su vida en la prisión. La película se basa en parte en ese libro. En él, nos enteramos de cómo se resistió a las técnicas de interrogatorio "mejoradas", que incluían largas y sangrientas palizas a temperaturas bajo cero, privación del sueño y simulacros de ahogamiento en la borda de un barco.

No fue hasta que los guardias le amenazaron con traer a su madre y meterla en una prisión sólo para hombres -insinuando que la violarían, según él- que finalmente le hicieron admitir cosas que no había hecho. Entre ellas, un plan para volar la emblemática Torre CN de Toronto.


Tahar Rahim asiste a la conferencia de prensa durante el 69º Festival Internacional de Cine de Berlín en el Hotel Grand Hyatt el 07 de febrero de 2019 en Berlín, Alemania [Pascal Le Segretain/Getty Images].

El mauritano está protagonizado por el actor franco-argelino Tahar Rahim en el papel de Slahi; Jodie Foster en el papel de Nancy Hollander, la abogada defensora que luchó contra la ofuscación del ejército estadounidense para conseguir la liberación de su cliente; y Benedict Cumberbatch en el papel del teniente coronel Stuart Couch, un fiscal militar estadounidense que se negó a seguir adelante con el proceso de Slahi tras concluir que sus declaraciones incriminatorias eran el resultado de la tortura.

"Vi la película pero no pude ver las escenas de violencia y tortura, simplemente me levanté y me fui porque eso me traería muy malos recuerdos que estoy tratando de suprimir. La realidad era mucho peor y todavía puedo sentir las yemas de sus dedos".

Lo explicó señalando que cuando la CIA se lo llevó de Jordania, sintió literalmente sus huellas dactilares cuando le cortaban y rasgaban la ropa para ponerle pañales. "Estuve con los ojos vendados todo el tiempo. Realmente creí que nunca iba a salir vivo de ese lugar".

La crueldad es medieval. Es una historia de terror. Y es verdad.

La prisión se inauguró en enero de 2002 y a lo largo de los años han estado recluidos allí 780 hombres sospechosos de tener vínculos con los talibanes y Al Qaeda, aunque nunca se les acusó de ningún delito. El ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que la prisión iba en contra de los valores estadounidenses y que era una "mancha en nuestro amplio historial" cuando defendió su cierre en 2016. Emitió una orden ejecutiva para cerrarla, pero no lo hizo completamente, dejando a 41 presos languideciendo entre rejas, la mayoría de los cuales no han sido acusados. Ahora el presidente Joe Biden ha dicho que iniciará un proceso de revisión para cerrar la prisión, una medida que debería haberse tomado hace tiempo.

Según Slahi, el problema no recae únicamente en el gobierno estadounidense, sino que se trata de un crimen colectivo del que Estados Unidos, el Reino Unido y los países musulmanes y de Oriente Medio, como Arabia Saudí, Jordania y Pakistán, deben compartir la responsabilidad.

Según Slahi, el problema no recae sólo en el gobierno de Estados Unidos; es un crimen colectivo del que Estados Unidos, el Reino Unido y los países musulmanes y de Oriente Medio, como Arabia Saudí, Jordania y Pakistán, deben compartir la responsabilidad.

"No hay nadie en Guantánamo que yo conozca que no haya sido entregado por países musulmanes o árabes. Y tenemos que resolver este problema antes de gritar sólo a Estados Unidos que lo cierre, porque otros países como Mauritania, Pakistán, Jordania y Arabia Saudí también juegan un papel", señaló. "No son verdaderos países democráticos que respeten los derechos humanos. Es descorazonador que mi pueblo, que debe protegerme, me entregue sin rechistar. No me tratan como inocente hasta que se demuestre lo contrario. En realidad, la única persona que cree en esta teoría es su madre".

Durante la comparecencia de Slahi ante la Junta de Revisión Periódica de la prisión, que entrevista a los presos y revisa sus expedientes, fue interrogado sobre su opinión acerca de la ocupación colonial de Palestina por parte de Israel. "Me sorprendió. El gobierno estadounidense quería saber si soy un buen tipo en función de mi posición política sobre el conflicto de Palestina e Israel. Fue un factor decisivo para saber si soy bueno".

Describió todo el proceso como un juego político. "Hay gente inocente en Guantánamo porque el terrorismo es un término político, no un término criminal. Los árabes lo conocemos bien porque lo hemos inventado en Oriente Medio. Todos los opositores políticos son clasificados como terroristas y los gobiernos pueden hacer cualquier cosa con ellos".

A pesar de haber sufrido un enorme error judicial, Slahi parece gozar de buena salud y se muestra enérgico y alegre. Está lleno de esperanza y optimismo, me dijo, pero admite que la angustiosa experiencia le cambió. Sin embargo, sigue encontrando en su interior la capacidad de perdonar.

"Aunque me trataron de la forma más inhumana, decidí que no guardaría rencor a ningún guardia de allí y que los perdonaría por completo. Se siente tan bien y liberador, y me siento mucho más cerca de Dios".

Una de las primeras peticiones de Slahi tras llegar a su casa a principios de 2016 fue pedir a su familia que le comprara dos grandes televisores llenos de canales. El estricto control de lo que podía ver y escuchar en la cárcel le había hecho desesperarse por entender lo que realmente ocurría en el mundo. Le pidió a su sobrina que instalara los canales, pero ella le miró sorprendida y le dijo: "Tío, no sé cómo hacerlo. Nunca he usado un televisor en mi vida, sólo mi teléfono".

Consciente de que el mundo va demasiado rápido, sigue jugando a ponerse al día. Ahora es escritor a tiempo completo y acaba de publicar un nuevo libro, Ahmed y Zarga.

Escribir es su terapia. De niño, inspirado por Las mil y una noches, siempre quiso escribir y enseñar porque "incluso la muerte está tan bellamente escrita en su colección de cuentos".


Unas personas sostienen una pancarta durante una protesta para exigir el cierre de Guantánamo en el 19º aniversario de su apertura en el centro de la ciudad de Bruselas, Bélgica, el 11 de enero de 2021 [Dursun Aydemir/Anadolu Agency].

Bajo la presión de Estados Unidos, las autoridades mauritanas se negaron a entregarle su pasaporte durante tres años. Ni siquiera pudo viajar para recibir tratamiento para solucionar una antigua afección nerviosa que, según él, fue agravada por sus torturadores de Guantánamo. En su nueva vida de libertad, por tanto, Slahi sigue sintiéndose prisionero por las limitaciones impuestas por Estados Unidos. Ahora se le niegan los visados, incluido un visado para Gran Bretaña para promocionar El Mauritano.

Slahi concluyó nuestra entrevista diciendo que el tratamiento de los prisioneros de Guantánamo dice más sobre Estados Unidos que sobre las personas secuestradas y encarceladas. "Ninguno de ellos fue condenado con éxito por ningún delito, así que ¿dónde está la justicia? No hay justicia para los que están en prisión; no hay justicia para las víctimas del 11-S y sus familias, que perdieron a sus seres queridos de forma muy dolorosa. No hay justicia para nadie".

Entonces, todos tenemos derecho a preguntarnos cuál es la verdadera función y el propósito de la prisión estadounidense de Guantánamo.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net