worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Orinando sobre Afganistán

Margaret Kimberley
www.blackagendareport.com
12 de enero de 2012

Las tropas de los EEUU cometen interminables atrocidades contra los pueblos a los que han sido enviados a subyugar y ocupar. Las víctimas incluyen mujeres, niños, los ancianos, los desarmados, aquellos que huyen de los norteamericanos y aquellos que se acercan a los soldados extranjeros. Todas las categorías de los ocupados son asesinables. La guerra y la ocupación es el crimen de raíz, desde el cual las atrocidades fluyen. “A menos que el pueblo estadounidense declare que no aceptará más un gobierno que tiene tropas estacionadas en la mayoría de las naciones del mundo, la guerra y el terror serán la norma”.

El recientemente revelado vídeo de Marines estadounidenses orinando sobre afganos muertos, identificados como luchadores Talibán, ha generado mucho debate, pero desafortunadamente muy poco de ese debate tiene algún valor. Los demócrata-liberales [estadounidenses] se retuercen las manos y declaran que están conmocionados, escandalizados de ver tal terrible comportamiento de sus tropas. La derecha se encoge de hombros y, o descarta la importancia de ese comportamiento, o expresa su abierto apoyo [al mismo].

La Administración Obama trata de “tenerlo de ambos lados” al expresar simultáneamente indignación y prometer el castigo a los delincuentes, pero a la vez declarando que la continuación de la ocupación de Afganistán es una necesidad. No tiene sentido que los Secretarios de Estado y de Defensa expresen indignación y prometan castigar a los culpables cuando ellos mismos están a cargo de la ocupación inherentemente asesina.

La profanación de cadáveres enemigos es una clara e inequívoca violación, no sólo de la Convención de Ginebra, sino también de los principios morales que la mayoría de estadounidenses dicen sostener. No es tampoco para nada sorprendente, ni es el primer ejemplo del terror infligido sobre Afganistán.

A principios del 2011, un “escuadrón de la muerte” de marines, completo con fotografías de trofeos humanos, se hizo conocimiento del público. El escuadrón asesinó civiles en ataques premeditados, atrayendo a la gente hacia puestos de control para luego lanzarles granadas. Las fotografías crearon una indignación temporal, pero la inercia de un sistema político y social dedicado a cometer atrocidades hizo que cualquier oposición vocal inevitablemente se callara.

La corta vida de la historia del escuadrón de la muerte no fue el único ejemplo de asesinatos estadounidenses. La Convención de Ginebra aclara que los prisioneros de guerra deben ser tratados humanamente. Cuando los EEUU masacraron prisioneros capturados, o los sofocaron en contenedores de carga, estas historias quedaron sin reportarse en la prensa corporativa. La Convención de Ginebra también prohíbe el castigo colectivo contra civiles, pero los asesinatos de civiles han sido constantes.

Afganistán ha sido orinado encima por los EEUU desde la invasión en el 2001. Estados Unidos ha tenido su venganza por el ataque del 11 de Septiembre del 2001, al matar más afganos que los estadounidenses muertos por bin-Laden. Miles de civiles han sido muertos por balas, bombardeos y ataques de aviones no-tripulados, desde que la llamada “guerra contra el terror” comenzó. El reconocimiento de este delito básico contra el pueblo de Afganistán está ausente en esta indignación demócrata-liberal frente al vídeo.

En vez de debatir los méritos de las acciones de los soldados, lo apropiado de develar o no ese vídeo, o cuáles deben ser nuestras reacciones, un debate sobre la naturaleza de las intervenciones norteamericanas debería estar en la agenda pública. Las atrocidades y profanaciones de todo tipo están al mismo nivel que el curso de la guerra.

A los EEUU le gusta denunciar a otras naciones, sosteniendo que ellas cometen actos de “terrorismo auspiciado por el Estado”. Ese término no tiene ningún valor, y es usado solamente para describir Estados a los que nuestro gobierno describe como enemigos. Países con dinero, armas y soldados, nunca son difamados con la palabra que comienza con “T”. Pero los afganos que fueron mutilados mientras asistían a una boda, o mientras trabajaban sus campos, seguramente no tendrán ningún problema en llamar terroristas a los presidentes estadounidenses.

La mayor parte de los demócrata-liberales estadounidenses están enfadados con los Marines del vídeo porque sienten vergüenza por ese comportamiento barbárico. Ellos no tienen una oposición real al hecho de matar, en la medida en que sea efectuado por alguien de su agrado. Ellos creen que su país tiene derecho a conquistar y a matar, siempre y cuando la justificación sea emitida por un bien hablado miembro del Partido Demócrata, en este caso Barack Obama.

La verdad es que no hay ningún Marine, soldado de mar, de aire o tierra “bien comportado” cuando están atacando a otros países. Todos ellos están entrenados para matar, a veces cuerpo a cuerpo y personalmente, a veces mandando aviones no-tripulados a hacer el trabajo por ellos. Pueden cumplir con la Convención de Ginebra o no. La pregunta es por qué las fuerzas estadounidenses están en tantos lugares, matando tanta gente, y cómo esta matanza se puede terminar.

Estas son preguntas más difíciles que charlas sobre el té acerca de un vídeo que muestra falta de respeto a los muertos.

A menos que el pueblo estadounidense declare que no va a aceptar más un gobierno que tiene tropas estacionadas en la mayor parte de las naciones del mundo, la “guerra contra el terror” va a seguir siendo la norma.

La guerra ha sido un estado constante para este país desde el 2001, y dos presidentes han declarado que esta guerra no va a terminar nunca.

Los estadounidenses se han vuelto más y más acostumbrados al asesinato, y debaten muchos temas, pero no la justeza de algo que es terriblemente equivocado.

El vídeo muestra algo que nosotros deberíamos ya saber que es verdad: EEUU orina sobre el resto del mundo, y tal como los soldados del vídeo, demasiada gente permanece indiferente.

Ese es el crimen, no sólo de los marines, sino de los millones de estadounidenses que ellos representan.

Margaret Kimberley es editora y columnista de “Black Agenda Report” y su columna Freedom Rider aparece semanalmente en BAR (Black Agenda Report), y es ampliamente reproducida en otros medios.  Su blog, frecuentemente actualizado, se puede ver en http://freedomrider.blogspot.com

Traducción del inglés: Rolando “El Negro” Gómez

Fuente: http://www.gramscimania.info.ve


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net