worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Criminales de Guerra

1 de diciembre de 2011
Margaret Kimberly

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
31 de enero de 2012

Vivimos en un mundo regido por personas que llaman al mal bien y al bien mal. Que designan a personas, los poderosos, como dignos de respeto y admiración.

A los presidentes y primeros ministros se les da un pase, no importa cuan malas sean sus acciones, siempre y cuando realicen sus sucios actos en nombre de algún país.

Instituciones como las Naciones Unidas o la Corte Penal Internacional son indispensables para ellos, ya que cortan una franja de terror en todo el mundo. Tan grandes y aparentemente intocables son que muy pocas personas se molestan en mirar lo que realmente hacen, y con quienes están en deuda.

Cuando la OTAN decidió que quería cambiar Libia, se dirigió a las Naciones Unidas alegando que el pueblo de ese país necesitaba ser protegido de su presidente Muammar Gaddafi. El visto bueno del voto del Consejo de Seguridad, y las palabras de apoyo del Secretario General hizo que esta guerra de agresión pareciese cualquier cosa menos eso.

La misma crítica puede hacerse a las Naciones Unidas patrocinadoras de la Corte Penal Internacional. La CPI fue establecida con el fin de castigar a los criminales de guerra que no fueron procesados por sus propios países. Hasta el momento, la CPI sólo ha logrado procesar a los africanos. Los casos actuales presentados para la investigación implican la República Democrática del Congo, Uganda, Sudán, Kenia, República Centroafricana, Costa de Marfil y Libia. En el pasado, algunos líderes serbios fueron arrojados a este tribunal en buena medida, pero África ha sido el blanco mas claro de la CPI.

Si Libia se presenta como un caso perseguible, no es Saif al-Islam Gaddafi el que debe ser investigado, sino Barack Obama, Nicolas Sarkozy, y David Cameron. Son ellos los que hicieron la guerra de agresión y los que utilizan a las Naciones Unidas para presentar su dudoso caso.

Hay un precedente para llamar a los capitalistas del mundo occidental criminales de guerra. A principios de este mes en Kuula Lumpur, Malasia, el ex primer ministro Mahathir Mohamad, convocó a un tribunal para investigar a George W. Bush y su socio de crímenes, el ex primer ministro del Reino Unido Tony Blair. La Fundación Kuala Lumpur para Criminalizar la Guerra, encontró a Blair y Bush culpables de crímenes contra la paz como resultado de su plan de invadir y ocupar Irak. Este tribunal no tiene poder de ejecución, pero dejo bien claro de el Reino Unido y los EE.UU. no estaban dispuestos a castigar a sus gobernantes por los hechos horribles que cometieron.

El Congreso de Estados Unidos y de hecho las legislaturas estatales tenían poder para destituir a Bush por el escándalo de Irak, pero firmemente, y muy públicamente se negaron a hacerlo. Incluso cuando el partido de la oposición había llamado a la mayoría electoral y la posibilidad de presentar cargos, que deliberadamente se negaron. El ascenso de Obama puede proporcionar una pista para este comportamiento aparentemente inexplicable. Los demócratas ya tenían en mente que cuando llegara su turno para estar en el asiento del conductor, no querían que el público tuviera nociones para hacerlos responsables de sus actos criminales.

En realidad, las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional actúan a instancias de los países occidentales capitalistas únicamente. Estas hicieron la vista gorda cuando Bush y Blair invadieron Irak o cuando sus sucesores mataron a civiles libios. Sus socios en los medios corporativos no permiten un verdadero debate acerca de cómo todo esto funciona y ellos hacen caso omiso al tribunal de Kuala Lumpur. Una vez más, estamos abandonados a nuestra suerte en la búsqueda de esta o cualquier otra información que pueda desviarse de la línea del partido.

Ninguna de las cadenas de televisión y ninguno de los principales periódicos informaron a sus lectores y televidentes estadounidenses de que el resto del mundo está dispuesto a poner a sus líderes en el Banquillo. Barack Obama ha gestionado con habilidad el copiar la agenda de Bush, y puede esperar ser reelegido con el apoyo de la gente que de otra manera se hacen llamar amantes de la paz.

La semana pasada la OTAN, es decir, los Estados Unidos, mataron a seis niños en Afganistán en un ataque con aviones no tripulados. A estos seres humanos se les pone la horrible etiqueta de "daños colaterales" cuando los criminales de guerra quieren dar un nombre al terror que desatan. El ganador del  Premio de la Paz no dijo nada, como tampoco lo hicieron sus seguidores.

No importa que la mayoría de los demócratas estén dispuestos a ungir a Barack Obama otra vez con el título de líder del mundo libre. Tal vez debería ser llamado el criminal principal del mundo y prescindir de cualquier idea de libertad. La única libertad en cuestión es su capacidad para hacer lo que quiera sin ser llamado a rendir cuentas.

Columna de Margaret Kimberley en Freedom Rider aparece semanalmente en Black Agenda Report, y es ampliamente reproducido en otros lugares. Ella mantiene un blog que actualiza con frecuencia, así como en http://freedomrider.blogspot.com. La Sra. Kimberley vive en la ciudad de Nueva York, y se la puede contactar vía e-mail en Margaret.Kimberley@BlackAgandaReport.com


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net