worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Camaroneros de Mississippi no se fían del permiso para pescar

Dahr Jamail
IPS
23 de agosto de 2010

BILOXI, Estados Unidos - El sudoriental estado estadounidense de Mississippi reabrió todas sus áreas de pesca. Pero quienes se dedican a la captura de camarones se niegan a sumergir sus redes pues creen que las aguas y la fauna marina siguen contaminadas por el derrame petrolero de la transnacional BP.

"Éste es el único lugar en Mississippi para capturar ostras, y ahora hay petróleo y dispersantes por encima", dijo a IPS el pescador James Miller, señalando la ensenada de Mississippi desde su bote camaronero.

El 20 de abril, la plataforma de exploración Deepwater Horizon, que la multinacional British Petroleum (BP) arrendaba a la firma suiza Transocean, sufrió una explosión y, dos días después, se hundió. Sólo pudo detenerse el derrame desde el 15 de julio. En el interín se volcaron casi cinco millones de barriles de petróleo (unos 758 millones de litros).

El 6 de este mes, los estaduales Departamento de Recursos Marinos y Departamento de Calidad Ambiental, en coordinación con la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) y la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (conocida por sus siglas en inglés FDA), ordenaron reabrir todas las aguas territoriales de Mississippi a todas las actividades pesqueras.

La medida incluyó a la pesca comercial y recreativa, tanto de peces como de camarones, que se había cesado por precaución tras el desastre.

Pero Miller, junto con muchos otros pescadores comerciales de camarones, se niega a echar al agua sus redes de arrastre.

IPS acompañó a Miller en su bote camaronero, junto con el pescador Mark Stewart y el activista Jonathan Henderson, de la Gulf Restoration Network, una organización ambientalista que trabaja para documentar y aliviar los efectos de la catástrofe petrolera.

El objetivo era demostrarle al público que la zona donde ellos pescan está contaminada tanto con petróleo como con el dispersante químico Corexit.

Su método fue simple: sujetaron un trapo absorbente a un anzuelo, lo echaron al agua por un breve lapso y luego lo retiraron para ver los resultados. El paño estaba cubierto por una grasosa sustancia marrón que los pescadores identificaron como una mezcla del crudo con los dispersantes.

Miller y Stewart, ambos participantes en el programa Naves de Oportunidad, de BP, fueron entrenados para identificar esos productos, y algunos miembros del gobierno del estado de Mississippi los han acusado de mentir en sus hallazgos.

"¿Por qué mentiríamos sobre el petróleo y los dispersantes en nuestras aguas, cuando nuestro sustento depende de que podamos pescar aquí?", preguntó Miller a IPS.

"Yo quiero que esto se limpie para que podamos volver a vivir como antes. Pero si nuestras aguas están contaminadas no tiene sentido pescar", sostuvo.

IPS observó a Miller y a Stewart realizar ocho pruebas en distintos puntos del entorno de la ensenada de Mississippi. En todos los casos, los trapos exhibieron las mismas manchas.

En una ronda anterior para realizar pruebas, ambos pescadores llevaron consigo al científico Ed Cake, de Gulf Environmental Associates.

Sobre esa experiencia, Cake escribió: "Cuando el bote se detenía para tomar muestras, pequeñas burbujas de entre 0,5 y una pulgada (entre 1,27 y 2,54 centímetros) de diámetro salían a la superficie periódicamente, y poco después estallaban, dejando un pequeño rastro de petróleo".

Poco después, Miller llevó las muestras a una reunión comunitaria en la cercana localidad de D'Iberville, para mostrárselas a los pescadores y sus familias.

En la reunión, los pescadores apoyaron por unanimidad una petición que exigía el despido de William Walker, director del Departamento de Recursos Marinos de Mississippi y responsable de la apertura de las zonas de pesca.

El 9 de este mes, y pese a todos los informes sobre bolas de alquitrán, petróleo y dispersantes que se encontraron en aguas del estado, Walker declaró que "no debería haber nuevas amenazas".

También ordenó que todos los gobiernos costeros locales dejaran de realizar tareas relativas al desastre, financiadas con dinero que BP le concedió al estado.

En los últimos días, pescadores y científicos hallaron petróleo, peces muertos y "agua negra" en distintos puntos de Mississippi.

"Hemos enviado muestras a todos los medios de noticias que conocemos, tanto aquí, en Mississippi, como en (Washington) D.C.", dijo Stewart a IPS. Él representa la tercera generación de pescadores de su familia. "En este bote llevamos a la gente de Ray Mabus, que se llevó muestras contaminadas que nos vio extraer, y no hemos oído nada de ellos", agregó. Raymond Mabus es secretario de la Armada de Estados Unidos y ex gobernador de Mississippi. El presidente Barack Obama le encargó elaborar "a la brevedad posible un plan de restauración a largo plazo de la costa del Golfo", explicó.

Muchos pescadores de la zona acusan a Mabus de no cumplir con su tarea.

"Pensamos que abrieron la temporada camaronera prematuramente", dijo Miller a IPS.

"¿Cómo podemos volver a colocar nuestro producto en el mercado cuando en Estados Unidos todos saben lo que ocurrió aquí? En los últimos meses vi tantos animales muertos que ni siquiera los puedo contar", añadió.

Varios pescadores de camarones, entre ellos Miller y Stewart, ofrecieron una conferencia de prensa el día 19 en la ciudad de Biloxi. Otros pescadores allí presentes tampoco están trabajando por temor a que la gente se enferme al consumir lo que ellos puedan capturar.

"Queremos que el gobierno y BP sean transparentes en relación a los dispersantes Corexit", dijo a IPS el pescador Danny Ross, de Biloxi.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net