worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Adentro de una prisión secreta del Departamento de Defensa

Scott Horton
elpuercoespín.com.ar
22 de octobre de 2010

En un nuevo reporte (PDF) del Open Society Institute, el investigador en temas de derechos humanos Jonathan Horowitz contrasta el sistema oficial de prisión que el Pentágono ha construido en Afganistán –donde a menudo organizan  conferencias de prensa e invitan a periodistas a hacer recorridos—con la instalación super secreta montada en la periferia de la Base Aérea de Bagram, “Tor” o “Black Jail” (Cárcel Negra).

Algunos medios publicaron a fines de 2009 y en 2010 denuncias sobre abusos de detenidos en una pequeña instalación de la Base Aérea de Bagram a la que los afganos se refieren como la “Tor Jail” o “Black Jail” (“Tor”, en pashtún, significa “negro”). Estos informes incluyen acusaciones de privación del sueño, mantener a detenidos en celdas frías, desnudos forzados, abuso físico, detener personas en celdas de aislamiento por más de 30 días y restringir el acceso del Comité Internacional de la Cruz Roja —todo lo cual ha creado seria preocupación sobre el cumplimiento norteamericano de las reglas nacionales e internacionales sobre tratamiento de detenidos. Informes de los medios y comentaristas han descripto la instalación como asociada al Joint Special Operations Command (JSOC), bajo la jefatura del vicealmirante William H. McRaven, y a agentes de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA), de la Contrainteligencia de Defensa y del Centro de Inteligencia Humana.

El informe Horowitz resume entrevistas mantenidas con 18 detenidos de la Tor Jail, la mitad de los cuales han sido prisioneros durante la administración Obama. Reportan un patrón consistente de abuso:

• Exposición a frío excesivo.

• Exposición a excesiva luz.

• Comida inapropiada e inadecuada.

• Camas y abrigos inadecuados.

• Desorientación y falta de luz natural.

• Privación el sueño debida a una acumulación de circunstancias.

• Negación de deberes religiosos.

• Falta de ejercicio físico.

• Desnudez al arribo.

• Impacto negativo por la acumulación de condiciones de confinamiento.

• Las reglas de la prisión y las reglas y los derechos relevantes de la Convención de Ginebra no exhibidos en el lugar.

• Falta de transparencia y negativa de acceso a los detenidos al Comité Internacional de la Cruz Roja.

Muchas de estas prácticas no pueden ser reconciliadas con el Field Manual 2-22.3 (PDF), que provee las reglas del Ejército sobre las condiciones para la detención, incluyendo aquellas conectadas con la reunión de inteligencia humana. Según observa el informe Horowitz, algunas de estas prácticas parecen prohibidas bajo las circunstancias especiales del Apéndice M del manual.

¿Cómo reaccionó el Departamento de Defensa ante el informe? “El Departamento de Defensa no maneja ’prisión secreta’ alguna”, dijo la capitán Pamela Kunze, y observó que, aunque algunas de las locaciones de instalaciones de inspección son secretas, tanto el gobierno afgano como la Cruz Roja están informados sobre ellas. “Nuestros sitios de detención en el terreno son todos consistentes con las leyes internacionales y de los Estados Unidos y la política (del Departamento de Defensa), incluyendo el Artículo III de las Convenciones de Ginebra, el Acta sobre Tratamiento de Detenidos, la Directivas sobre Detenidos (del Departamento de Defensa) y el Manual de Terreno del Ejército”, añadió.

Obviamente, la Tor Jail ya no es secreta —el informe Horowitz y relatos previos de los medios la dejaron al descubierto. Con todo, voceros del Departamento de Defensa han jugando juegos semánticos una y otra vez para no hablar al respecto. Por ejemplo,  envían voceros del grupo de tareas que opera las instalaciones para detenidos en Afganistán para insistir en que no existe tal instalación bajo su comando. Y claro que no la hay. De modo similar, se ha oído a voceros de JSOC negar vigorosamente que esa entidad maneje detenidos, porque la Tor Jail y otros arreglos similares están categorizados, aparentemente, como centros de reunión y destilación de inteligencia en lugar de centros de detención. El Pentágono de Robert Gates insiste en que nadie es retenido por más de 14 días en tales instalaciones, una afirmación que no siempre coincide con los relatos de primera mano de los prisioneros liberados.

El informe Horowitz reúne y corrobora los relatos previos de los medios respecto de la Tor Jail y ayuda a establecer que la administración Obama cambió la política formal y pública de detenciones, pero continúa las operaciones secretas abusivas del JSOC y la DIA. El sistema de detención preparado para exhibición generalmente parece operar de acuerdo con las guías escritas del Pentágono, la ley norteamericana y los estándares internacionales, pero el sistema secreto operado por el JSOC y la DIA está, al menos, a cierta distancia de la legalidad, aplicando interpretaciones forzadas o aún tomándose licencia para desconocer reglas escritas. En última instancia, la mera existencia de un sistema de prisiones secretas es prueba ulterior de que la Casa Blanca de Obama hizo algunas perturbadoras excepciones en su compromiso de frenar los abusos del régimen de detención.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net