worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

La guerra contra las Mujeres Inmigrantes: Parte de la Cruzada de barrido contra los derechos fundamentales de todas las mujeres

09 de abril de 2012
Malliki Dutt

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
29 de mayo de 2012

Araceli no sale sola. Esta asustada por el hostigamiento llevado a cabo por la policía local, en los que solía confiar para que la protegieran. Trini deja a sus dos hijos en la escuela todas las mañanas sin saber si podrá estar allí en el momento de la recogida. Otras madres en sus comunidades, después de todo, han "desaparecido", sacadas de sus casas y apartadas de sus familias, sin previo aviso ni rastro.

¿Cree que esto está ocurriendo en Kabul? en Ciudad Juárez?

En realidad, está sucediendo en Alabama.

Hoy en día, la escalada de la "guerra contra las mujeres" ha - con razón - provocado la indignación generalizada y una acción urgente para proteger los derechos humanos de las mujeres en los Estados Unidos. Sin embargo, la también-continua "guerra contra los inmigrantes" no es simplemente una crisis casual. Ambos son elementos de una cruzada radical contra los derechos fundamentales de las mujeres que viven en los EE.UU., documentadas o no.

Los ataques actuales sobre la salud de las mujeres, su sexualidad, y su autodeterminación - llevados a cabo en los estados, en los debates del Partido Republicano, en las ondas de radio, y más allá - son suficientemente terribles. Pero es sólo una parte de la historia. La guerra contra las mujeres es mucho más que un asalto a las opciones más básicas y personal en nuestras vidas, incluso más que un asalto a nuestro derecho a determinar si, cuándo y bajo qué circunstancias queremos convertirnos en madres. También es un ataque a nuestro derecho esencial a la maternidad - para criar niños saludables y seguros en las familias sanas y seguras. Y en ese frente, son las mujeres inmigrantes y las mujeres de color las que más sufren.

Leyes como Alabama HB 56 y la aplicación de medidas federales tales como el 287g han inyectado el miedo y la angustia, incluso en los aspectos más rutinarios de la vida cotidiana de muchas mujeres: ir a trabajar o llevar a los niños a la escuela, o ir al médico. La ley HB 56 les da autoridad absoluta a los agentes de policía para interrogar y detener a cualquier sospechoso de ser indocumentado, con juicios precipitados sobre la base del color de la piel - es decir, una discriminación racial descarada - aceptando esto como un método "absolutamente justo" para determinar a quién se acosa. También requiere que los administradores escolares rastreen el estatus migratorio de sus estudiantes. Es sorprendente en la singularidad de su propósito: hacer que la vida cotidiana sea intolerable para los inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos. Que ellos decidan la "auto-deportación". Las consecuencias para las familias de inmigrantes han sido inexplicablemente altas.

Se trata de familias como la de Jocelyn, una joven de catorce años de edad, que fue enviada a vivir con sus parientes cuando se hizo demasiado peligroso para su madre y su padre quedarse en Alabama. Jocelyn no es un caso único: un número creciente de padres están dando Poder de Representación respecto a sus hijos a amigos, vecinos y empleadores, incluso los propietarios del lugar donde viven y a otros cuasi-extraños, debido a que la amenaza de detención indefinida y de deportación es demasiado real. A los inmigrantes detenidos se les niega el derecho a hacer los arreglos para sus hijos o asistir a las audiencias de la corte familiar. Otros han sido despojados por completo de sus derechos parentales. El Centro de Investigación Aplicada estima que la deportación de los padres ha dejado cinco mil niños bajo cuidado de familias de acogida.

Todo esto en un clima donde el culto de los "valores familiares" - es decir, en realidad, ciertos valores y dados en ciertas familias - ha llegado a proporciones casi maníacas. Pregúntale a Maria acerca de cómo este país realmente valora a las mujeres, bebés y familias, y ella te dirá como el acoso por parte de agentes del ICE - que se negaron a salir de su habitación en el hospital - casi le llevó a complicaciones peligrosas durante el parto. Pregunta a Juana como fue dar a luz a su hijo con grilletes. Pide a Tere que te hable de "valores familiares", y ella le dirá que lo arriesgó todo para traer a su hijo a los EE.UU. para una cirugía de corazón que salvara su vida. Hoy, el peligro está en nuestro suelo, tiene tanto miedo de ser arrestados y detenidos que ha dejado de llevar a su hijo a las citas médicas que su condición requiere.

La guerra actual contra las mujeres es en muchas maneras una crisis sin precedentes. Pero también es una oportunidad sin precedentes para la acción. Me han conmovido profundamente, inspirado y desafiado las acciones de mujeres que se han negado a ser garantía de una guerra cultural, las mujeres que reclaman su condición humana fundamental por encima de todo. Es el momento de utilizar ese poder para que quede absolutamente claro que esta guerra contra las mujeres es una guerra contra todas las mujeres.

Muchos activistas y defensores han luchado durante mucho tiempo para incluir a los inmigrantes y al movimiento de derechos de los inmigrantes dentro del movimiento de los derechos de las mujeres. Y ahora mismo, concentramos la atención de las noticias las 24 horas, de los expertos, de los políticos, de los millones de personas en este país que valoran las familias y la justicia - y que ahora están viendo los verdaderos colores de los que no valoran ni familias ni justicia.

A medida que la Corte Suprema de Justicia se prepara para escuchar una oposición a estas leyes de inmigración, es el momento para que se nos oiga a aquellos de nosotros que estamos indignados por las violaciones de los derechos humanos de las mujeres a través de fronteras y océanos y para intensificar todos los derechos humanos de las mujeres en el hogar. Es hora de dejar de luchar batallas de forma aislada. Es hora de estar unidos para ganar esta guerra una vez por todas.

Este artículo apareció originalmente en el sitio de RH Reality Check

Siga Mallika Dutt en Twitter, @mallikadutt


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net