worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Obama da el paso para hacer de la Guerra contra el terror algo permanente.

Glenn Greenwald
25 de octubre de 2012

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
18 de noviembre de 2012

Una de las principales razones para oponerse a que se consigan poderes abusivos y se erosionen las libertades civiles es que estos siempre se vuelven permanentes, otorgadas no sólo a líderes actuales que uno puede querer y confiar, sino también a futuros cargos que parecen ser más amenazadores y menos benignos.

Esta mañana el Washington Post tenía una historia crucial e inquietante de Greg Miller sobre los esfuerzos decididos de la administración Obama para institucionalizar totalmente (para hacer oficialmente permanente) las competencias más extremas que se han ejercido en el nombre de la guerra contra el terrorismo.

Basado en entrevistas con “oficiales en activo y retirados de la Casa Blanca y el Pentágono, así como de las agencias de inteligencia y antiterrorismo”, Miller informa que mientras que “las guerras convencionales de los Estados Unidos están terminando”, la administración Obama “espera continuar añadiendo nombres durante años a las listas para asesinar o capturar” (la parte de “capturas” de la lista es poco más que simbólica, ya que EEUU se centra desproporcionadamente en la parte de “matar”). En concreto, “entre los oficiales veteranos de la administración Obama, hay un amplio consenso en que es probable que tales operaciones se extiendan por lo menos otra década.” Como Miller indica: “Este cronograma sugiere que los Estados Unidos han llegado sólo hasta la mitad de lo que se conoció como la guerra global contra el terrorismo.”

Para conseguir este objetivo, “el consejero de antiterrorismo de la Casa Blanca John O Brennan está intentando codificar la estrategia de la administración para generar listas de captura o ejecución, como parte de un esfuerzo más amplio que guíe a futuras administraciones a través de los procesos de antiterrorismo que Obama ha abrazado.” Miller escribe que todo esto demuestra “hasta qué punto Obama a institucionalizado la práctica muy clasificada de asesinatos selectivos, transformando ad-hoc elementos en una infraestructura antiterrorista capaz de sostener lo que parece será una guerra permanente.”

El artículo de El Post cita numerosos avances recientes que reflejan este esfuerzo de Obama, incluyendo el hecho de que “el director de la CIA David H Petraeus está presionando para que se expanda la flota de aviones no tripulados armados”, lo que “refleja la transformación de una agencia en una fuerza paramilitar, y deja claro que no pretende desmantelar su programa de drones y volver al enfoque que tenía antes del 11-9 de recoger inteligencia.” El artículo también describe la rápida expansión de operaciones de comando por el Comando conjunto de Operaciones Especiales de los EEUU (JSOC por sus siglas en inglés) y, tal vez más preocupante, la creación de una infraestructura burocrática permanente para permitir al presidente asesinar a voluntad:

“La JSOC ha establecido también un centro secreto de selección a lo largo del río Potomac de Washington, dijeron oficiales de los EEUU tanto en vigor como retirados. Las células de los comandos de selección de élite han estado tradicionalmente localizados cerca de las líneas del frente de sus misiones, incluyendo en Irak y Afganistán. Pero la JSOC creó una fuerza de operaciones en la “región de la capital nacional” que está a 15 minutos de la Casa Blanca de manera que podía estar envuelto más directamente en deliberaciones sobre las listas de al-Qaeda.”

El aspecto más espeluznante de este desarrollo es el bautizo de un nuevo eufemismo orwelliano para los asesinatos presidenciales libres del debido proceso: “ matriz de disposición”. Escribe Miller:

“Durante los pasados dos años, la administración Obama ha estado desarrollando en secreto un nuevo plan de acción para buscar terroristas, la siguiente generación de la lista de objetivos llamada la “matriz de disposición”.

“La matriz contiene los nombres de sospechosos de terrorismo organizados junto a las estimaciones de los recursos que se están juntando para darles de baja, incluyendo acusaciones ya selladas y operaciones clandestinas. Los oficiales de EEUU dijeron que la base de datos está diseñada para ir más allá de las listas de objetivos para ejecutar ya existentes, trazando planes sobre el mapa para ver la “disposición” de los sospechosos que están fuera del alcance de los aviones no tripulados estadounidenses.”

La “matriz de disposición” ha sido desarrollada y será supervisada por el Centro de antiterrorismo nacional (NCTC por sus siglas en inglés). Uno de sus objetivos es “aumentar” “las separadas pero redundantes listas de objetivos para ser asesinados” mantenidas por la CIA y el Pentágono: para servir, en otras palabras, como la oficina central donde se determine quién será ejecutado sin el debido proceso basándose en cómo alguien encaja con la “matriz” del brazo ejecutor. Como lo describe Miller, es una “base de datos única, y que evoluciona continuamente” que incluye “biografías, localizaciones, socios y afiliados a organizaciones conocidos” así como “estrategias para dar de baja a los objetivos, incluyendo peticiones de extradición, operaciones de captura y patrullas de aviones no tripulados”. Este sistema analítico que determina la “predisposición” de la gente será sin duda mantenida totalmente en secreto; Marcy Wheeler dijo irónicamente que “esperaba los argumentos del gobierno explicando por qué no hará pública la matriz de disposición a la Unión de libertades civiles americana (ACLU) bajo el Acta de libertad de información (FOIA por sus siglas en inglés)”.

Todo esto fue motivado por el rechazo de Obama a detener a sospechosos de terrorismo, y consecuente compromiso a simplemente matarlos a deseo (su deseo). Miller cita a “un ex-oficial antiterrorista de EEUU envuelto en el desarrollo de la matriz” al explicar el ímpetu detrás del programa de esta manera: “Teníamos un problema de predisposición.”

El rol central jugado por la NCTC en determinar quién debería ser asesinado (“Es el que cuida de los criterios,” dice un oficial al Post) es, por sí mismo, más que odioso. Tal como Kade Crockford de la Unión de libertades civiles americana (ACLU por sus siglas en inglés) de Massachusetts apuntó en respuesta a esta historia, la ACLU ha advertido desde hace tiempo que el propósito real de la NCTC (a pesar de su enfoque formal en terrorismo) es “la recolección de datos masiva y secreta, y la recogida de datos de la mayoría de la población de los Estados Unidos”.

In particular, la NCTC lleva a cabo una gigantesca operación de recogida de datos, en la que todo tipo de información sobre estadounidenses inocentes es sistemáticamente monitorizada, almacenada y analizada. Esto incluye “grabaciones de investigaciones de las fuerzas del orden, información sobre la salud, historia laboral, viajes y expedientes académicos” (“literalmente, cualquier cosa que el gobierno recoja sería juego limpio”). En otras palabras, la NCTC (ahora con el poder de determinar la adecuada “predisposición” de sospechosos de terrorismo) es la misma agencia que está en el centro del espionaje estatal generalizado e incontrolado llevado a cabo a los ciudadanos estadounidenses.

Peor aún, tal como Chris Calabrese, consejero legislativo de la ACLU documentaba el pasado julio en un análisis de lectura imprescindible, hace muy poco los oficiales de Obama eliminaron salvaguardas sobre cómo puede ser utilizada esta información. Mientras la agencia, durante los años de Bush, tenía prohibida el almacenamiento de información de inocentes estadounidenses que no estuviera relacionada con el terrorismo durante más de 180 días (un límite que “significaba que la NCTC era disuadida de recoger grandes bases de datos llenas de información de estadounidenses inocentes”) es ahora libre de hacerlo. Los oficiales de Obama eliminaron esta restricción al autorizar al NCTC “a recoger y evaluar continuamente información sobre estadounidenses inocentes hasta por cinco años”.

Y como suele ocurrir, esta agencia se dedica a este increíblemente poderoso e invasivo proceso sin literalmente ninguna rendición de cuentas democrática:

“Todo esto está pasando con muy poca supervisión. Los controles sobre la NCTC son mayormente internos a la oficina nacional de inteligencia (DNI por sus siglas en inglés), e importantes agentes de supervisión tales como el Congreso y el Comité de Supervisión de inteligencia del presidente no son notificados incluso si se dan fallos “significativos” en el cumplimiento de las directrices. Protecciones legales fundamentales están siendo abandonadas. Por ejemplo, bajo las nuevas normas, las agencias que recogen información deben cumplimentar informes de la Ley de Privacidad (requerimientos legales para describir cómo serán usadas las bases de datos). Esto a pesar del hecho de que esas agencias no tienen ni idea de cómo el NCTC esta usando la información recogida.

"El colofón de todo esto es el reinicio del 'Programa de Conocimiento Total de la Información' que los estadounidenses rechazaron tan vigorosamente justo después del 11S."

No se necesita ninguna teoría de la conspiración para ver lo que está pasando aquí. De hecho, se necesita una extrema ingenuidad o ceguera para no verlo.

Lo que se ha creado aquí -lo que se ha institucionalizado de forma permanente- es una rama ejecutiva altamente secreta que se ocupa de dos funciones simultáneamente: (1) recoge y analiza cantidades masivas de datos procedentes de la vigilancia de estadounidenses sin ninguna supervisión judicial ni ordenes de registro, y (2) crea e implementa una "matriz" que determina la "disposición" de sospechosos, hasta incluyendo la ejecución, sin una brizna del debido proceso o supervisión. Es simultáneamente un estado de vigilancia y un cuerpo judicial secreto y exento de responsabilidad que analiza quién eres y luego decreta qué se debe hacer contigo, cómo debes ser "dispuesto", al margen de cualquier mínima responsabilidad o transparencia.

Miller del Post reconoce el punto de inflexión que esto representa: "La creación de la matriz y la institucionalización de las listas de ejecuciones/capturas reflejan un cambio que es tan psicológico como estratégico." Como explica, el asesinato extrajudicial fue en su tiempo considerado tan extremista que se necesitaron extensas deliberaciones antes de que Bill Clinton pudiera apuntar incluso a Osama bin Laden para matarlo con misiles de crucero de África oriental. Pero:

"las ejecuciones selectivas son ahora tan rutinarias que la administración Obama se dedicó gran parte del año pasado a codificar y racionalizar los procesos que las sostienen"

Para entender el legado de Obama por favor vuelve a leer esta frase. Como dijo Murtaza Hussain reaccionando a la historia del Post: "Estados Unidos se desesperaba por el asesinato de Bin Laden en Tarnak Farms en 1998; ahora mata de forma regular a gente de la que apenas sospecha nada".

La insensatez pragmática de la mentalidad que subyace a todo esto es autoevidente: como argumenté ayer (y en muchas otras ocasiones), el asesinato constante no elimina la violencia dirigida contra Estados Unidos sino que garantiza su expansión permanente. Como resultado, escribe Miller, "los oficiales dijeron que no se ve un final claro" cuando se trata de la guerra contra "terroristas" porque, dijo un oficial, "no podemos matar a todo aquel que quiere hacernos daño" pero intentarlo "es parte necesaria de lo que hacemos". Por supuesto, cuanto más EEUU mata y mata y mata, más gente hay que "quiere hacernos daño". Esa es la lógica que ha dado como resultado una guerra permanente contra el terror.

Pero más significativa aún es la visión verdaderamente radical del gobierno sobre la que se basa todo esto. La garantía central de la justicia occidental desde que se escribió la Carta Magna en Estados Unidos con la quinta enmienda a la constitución: "Ninguna persona será... privada de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso de la ley." Simplemente no puedes tener una sociedad libre, un sistema político que merezca la pena, sin honrar esa garantía, sin esa restricción sobre el poder abusivo del estado.

Y aun así, lo que el Post está describiendo, lo que hemos tenido durante años, es un sistema de gobierno que -sin hipérbole- es la misma antítesis de esa libertad. Es literalmente imposible imaginar un rechazo más violento al proyecto básico de la república que el desarrollo de una rama ejecutiva secreta totalmente exenta de responsabilidad que simultáneamente recoge información de los ciudadanos y luego aplica una "matriz de disposiciones" para determinar qué castigo debe aplicarse. Esto es una distopía política clásica llevada a la realidad (a pesar de lo convincente que esta conclusión pueda parecer, según estos hechos indiscutibles, muchos estadounidenses la considerarán una exageración, una paranoia o peor, por la dinámica psicológica que describo aquí que lleva a muchos buenos pasivos occidentales a creer que la verdadera opresión, por definición, es algo que solo ocurre en otra parte).

En respuesta a la historia del Post, Chris Hayes preguntó: "si tienes una 'lista de ejecuciones' pero esta lista sigue creciendo, ¿estás teniendo éxito?" La respuesta depende enteramente de cuál sea el objetivo.

Tal como los Fundadores reconocieron, nada otorga a la élites mas poder -y beneficio- que un estado de guerra. Por esta razón se supone que había barreras considerables para empezarlas y continuarlas -la necesidad de una declaración del congreso, una restricción constitucional para financiar a los militares mas de dos años seguidos, la prohibición de ejércitos permanentes, etc. Así es como lo comenta John Jay en Federalist Nº4:

"Es demasiado cierto, por más que avergüence a la naturaleza humana, que las naciones en general harán la guerra cuando vean que pueden sacar algo de ella; es más, los monarcas absolutos a menudo harán la guerra cuando sus naciones no van a sacar nada de ella, sino por razones y objetivos meramente personales, como la sed de gloria militar, venganza por afrentas personales, ambición o convenios privados para agrandar y apoyar a sus familias y partisanos particulares. Estas y una variedad de motivos, que sólo importan al soberano, a menudo le llevan a meterse en guerras que no están santificadas por la justicia o la voz y los intereses de su pueblo."

En definitiva, hay facciones en muchos gobiernos que ansían un estado de guerra permanente porque es cuando el poder esta menos restringido y el beneficio es abundante. Lo que el Post está revelando es otro paso significativo hacia ese estado, y está sin duda guiado, al menos por parte de algunos, por un interés personal en la continuación de una guerra sin fin con los poderes y beneficios que acarrea. Entonces contestando a la pregunta de Hayes: la expansión sin limite de listas de ejecuciones extrajudiciales y los poderes ilimitados para implementarlos efectivamente representa un gran éxito para muchos. Lee lo que dice John Jay más arriba para ver por qué esto es así, y por que muy pocos desarrollos políticos, si hay alguno, puede considerarse mas pernicioso.

Politica de detenciones

Asumiendo que la estimaciones del Post son correctas, que “entre oficiales superiores de la administración hay un amplio consenso en que es probable que tales operaciones se extenderán al menos otra década- esto quiere decir que la guerra contra el terror durará mas de 20 años, bastante más que cualquier otra guerra norteamericana. Este ha sido siempre el razonamiento detrás de las detenciones indefinidas -que es lícito detener a personas sin el debido proceso hasta el "fin de las hostilidades". Los que defienden eso están adhiriéndose nada menos que a la cadena perpetua sin cargo alguno ni oportunidad de cuestionar las acusaciones.

Que haya gente muriéndose ahora mismo en Guantánamo después de una década en una celda, sin cargos, muestra lo represivo que es este poder. Extiende esta mentalidad a asesinatos secretos, libres del debido proceso -algo que el gobierno estadounidense claramente tiene intención de hacer, convertirlo en una pieza permanente de la vida política- y no es difícil ver lo verdaderamente extremistas y antidemocráticos que se han vuelto los defensores de la "guerra al terror" en ambos partidos políticos.

Este artículo apareció originalmente en el blog de Glenn Greenwald en The Guardian.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net