worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

La liberación de seis detenidos después de doce años destaca el mal histórico de Guantánamo


Reemplazan la foto de Bush por la de Obama, en Guantánamo 2009. (Foto: Brennan Linsley / Getty Images)

Glenn Greenwald
The Intercept
08 de diciembre 14

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 26 de diciembre de 2014

El ejército estadounidense transfirió durante la noche a seis detenidos de Guantánamo a Uruguay. Todos ellos habían sido encarcelados desde 2002 – durante más de 12 años. Ninguno había sido acusado de un alguno, y mucho menos condenado. El Pentágono mismo había dado la vista buena para que todos fueran puestos en libertad, pero a pesar de eso, los mantuvo en jaulas hasta hoy.

Entre los detenidos liberados está Abu Wa’el Dhiab, un ciudadano sirio nacido en Líbano y padre de cuatro hijos, que fue capturado por la policía pakistaní y entregado a EE.UU. en 2002 por lo que se dice que fuera una gran recompensa. Lo absolvieron para ser puesto en libertad en 2009 – hace cinco años – y Dhiab ha participado en repetidas huelgas de hambre al interior del campamento en protesta del trato recibido. A la edad de 43 años, se ha debilitado físicamente. El grupo de derechos humanos Reprieve detalla:

“Como resultado de las condiciones dentro de la prisión y el tratamiento cruel que ha recibido, la salud del Sr. Dhiab ahora se ha deteriorado hasta el punto de que él está confinado a una silla de ruedas. Una revelaciones recientes indican que al Sr. Dhiab se le niega el acceso a su silla de ruedas, lo que implica que todos los días lo arrastran brutalmente de su celda y lo alimentan a la fuerza en contra de su voluntad”.

Como señala Carol Rosenberg, la magnífica reportera sobre Guantánamo de The Miami Herald, todavía – seis años después de que Obama fue elegido por prometer cerrar el campo – quedan 136 detenidos allí, 67 de ellos autorizados para salir (las afirmaciones de los demócratas de que Obama no tiene la culpa son en gran parte sumamente falsas y engañosas, como son también las afirmaciones de que ningún país aceptará a los detenidos). En un artículo que se acaba de publicar, Rosenberg señala que la liberación de estos seis hombres, todos de 30 a 50 años de edad, estaba en marcha durante un año entero, pero los documentos “estaban sobre el escritorio [del Secretario de Defensa Chuck Hagel] durante meses, a la espera de su firma, mientras los analistas de inteligencia evaluaban todo”.

A pesar de los muchos años de afirmaciones propagandísticas de que los detenidos son peligrosos “terroristas”, casi ninguno ha sido acusado de un delito, y eso cuando el gobierno en varias ocasiones (y con vergonzosa facilidad) ha condenado a otras personas por alegaciones del terrorismo. A estos detenidos simplemente se los han mantenido en jaulas, por un tiempo indefinido, en medio del océano, a miles de kilómetros de sus hogares. Nueve detenidos han muerto en el campamento: varios supuestamente por suicidio, otros de enfermedades. Un detenido en el campamento (puesto en libertad en 2008) era el fotoperiodista de Al Jazeera Sami Al-Haj, que estuvo enjaulado durante seis años sin cargos ni juicio y casi sin mención en los medios de comunicación estadounidenses (aunque los medios de comunicación estadounidenses denuncian incesantemente la detención, por otros gobiernos, de periodistas estadounidenses).

Una razón importante por la liberación de los seis detenidos hoy es que el presidente de Uruguay, José Mújica, hizo avergonzar públicamente a los EE.UU. de tal manera que Obama los liberó. Mújica escribió una carta abierta a Obama la semana pasada, publicado en su sitio web presidencial, abogando por su liberación por razones humanitarias: “Hemos ofrecido nuestra hospitalidad en pro de unos seres humanos que sufrieron un secuestro atroz en Guantánamo” El propio Mújica es un “ex-preso político que pasó gran parte de sus 14 años de cautiverio en condiciones de aislamiento solitario por sus actividades de guerrillero con el movimiento revolucionario tupamaro”.

Al igual que el gobierno de Obama suprimió fotos que muestran la tortura estadounidense y ahora intenta retrasar si no impedir de plano la publicación del informe del Senado de Estados Unidos sobre la tortura, los funcionarios de Obama han intentado en varias ocasiones suprimir los videos que muestran los horrores de la alimentación por la fuerza en Guantánamo. La familia de Dhiab, el detenido libanés-sirio que salió libre hoy, persiguió implacablemente una campaña judicial pública para obtener esos videos y demostrar la brutalidad de ese tratamiento. Como describe Reprieve:

Después de montar una prominente campaña judicial de impugnar el tratamiento de Dhiab, los abogados de Reprieve pudieron ver los vídeos en que se le alimenta por la fuerza. Aunque el contenido de los videos se clasifica actualmente como “secreto” y por lo tanto no puede ser divulgado al público, Cori Crider, directora estratégica de Reprieve y la abogada del Sr. Dhiab, dijo que tenía “problemas para dormir” después de ver los videos espeluznantes. En junio de 2014, 16 organizaciones noticiosas, como Reuters y el New York Times, intervinieron en el caso Dhiab v Obama para pedir acceso a los vídeos basándose en sus derechos de Primera Enmienda [DIVULGACIÓN: First Look Media, que publica The Intercept, fue una de las organizaciones que entabló esa demanda].

En octubre, un juez federal ordenó la divulgación de los vídeos, pero apenas la semana pasada, el Departamento de Justicia anunció que iba a apelar ese fallo. La justificación que dio la Administración Más Transparente de Todos los Tiempos ™para suprimir evidencia de los crímenes, la brutalidad y la saña del gobierno estadounidense era lo mismo de siempre: la transparencia “afectará negativamente... las condiciones de seguridad en Afganistán e Irak” al enfurecer a las personas de todo el mundo. No participar en ese tipo de conducta nunca es una opción. La única prioridad es evitar su divulgación.

En un desgarrador ensayo en The Huffington Post en julio, la esposa de Dhiab, Umm Wa’el, relata el sufrimiento que ella y su familia han pasado como resultado del encarcelamiento de su marido por 12 años, sin el debido proceso, en medio del Mar Caribe:

    Ha pasado más de una década desde que se nos arrebató a Abu Wa’el en la noche. Yo acababa de dar a luz a nuestro cuarto hijo; nuestros otros hijos no eran más que niños pequeños. Mi marido es un hombre bueno y un excelente cocinero. Echo de menos los platos que él aprendió a preparar en el restaurante de su padre. No es culpable de ningún crimen, nunca ha sido acusado, y el presidente Obama le informó hace cinco años que iba a ser liberado de Guantánamo....

    En el pasado, yo no hubiera esperado este tipo de secreto de Estados Unidos. Pero en los últimos meses, lo he visto en varias ocasiones. Primero, el gobierno luchó por evitar que nuestros abogados vieran los videos de la alimentación forzada. Ahora prohíbe que nuestros abogados siquiera discutan su contenido con otros abogados autorizados para ver materiales de seguridad en secreto. Luego se opuso a la solicitud, de 16 de los grupos mediáticos estadounidenses más reputados, para tener acceso al material. El gobierno está haciendo todo lo posible para asegurarse de que lo que le ha sucedido – lo que está sucediendo – a mi marido nunca salga a la luz del día...

    América se horrorizó ante las imágenes de Abu Ghraib. Estas películas de Guantánamo amenazan con hacer lo mismo. El pueblo estadounidense debe tener la oportunidad de verlos, y para decidir si aceptan o no lo que se hace a diario a mi marido. Estoy segura de que si se le da la oportunidad, verá la realidad: La simple desesperación de un hombre inocente, detenido sin cargos ni juicio, que está usando el único medio a su disposición para volver a su esposa e hijos.

Ésa es un escenario que se ha repetido una y otra vez durante los últimos 13 años – no sólo en Guantánamo, sino en otros infiernos estadounidenses donde no existe el debido proceso en Bagram (que el Departamento de Justicia de Obama defendió con vehemencia) y en Abu Ghraib, así como a bordo de barcos fuera de la ley y en los sitios negros de la CIA. Nada de esto ha disuadido remotamente a EE.UU. o a sus comentaristas mediáticos über-nacionales de seguir sermoneando al resto del mundo sobre la necesidad del debido proceso y de los procedimientos judiciales justos (de igual manera que el servilismo lucrativo de Tony Blair a los dictadores no le impide sermonear al mundo sobre la necesidad de la democracia).

Sin embargo, todo eso ha hecho que el mundo está dejando de tomar en serio cada vez más las cosas que los funcionarios estadounidenses dicen acerca de esas cuestiones (en la medida en que alguien las tomara en serio antes). Y menos mal que lo haga. Son múltiples los males históricos y las acciones vergonzosas del gobierno de Estados Unidos durante la Guerra Sin Fin contra el Terror. Mantener a las personas en jaulas durante una década y más, en medio del mar, lejos de sus familias, sin una pizca del debido proceso o una esperanza de liberación: eso se aproxima a ser el primero en la lista.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net