worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



AL MOVIMIENTO ANTIBÉLICO
DE ESTADOS UNIDOS:

17 de diciembre de 2008

    “Si uno no se le opone a esto y no se moviliza para pararlo, aprenderá —o se verá obligado— a aceptarlo”.

    de la Convocatoria ¡Fuera Bush y su gobierno!, 2005

Barack Obama está mandando a otros 20,000 soldados a Afganistán.

Un movimiento antibélico que no actúa inmediatamente para oponerse a la doctrina Obama de llevar el frente central de la guerra contra el terror a Afganistán, no merece llamarse un movimiento antibélico.

Leer más....


Gira:
¡NO SOMOS TUS SOLDADOS!


Leer más....

La lección de Jose Rodríguez

3 de mayo de 2012

Tal vez es una mala idea confiar al brazo ejecutivo el esgrimir los poderes más extremos, en la oscuridad, sin controles.

Glenn Greenwald

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
14 de mayo de 2012

Jose Rodriguez, el oficial de alto rango de la CIA que ordenó la destrucción de 92 vídeos en los que se veían los interrogatorios que la agencia hacía a sospechosos de terrorismo, fue entrevistado el domingo por la noche sobre su nuevo libro pro-tortura en 60 minutos (la cadena del programa, CBS, y la editora del nuevo libro de Rodriguez, Simon & Schuster, son ambos propiedad de CBS Corp., ahora juntos haciendo dinero mediante la defensa de la tortura). Hay una lección importante que aprender de esta entrevista.

Como muchos comentaristas apuntaron correctamente, la tortura que defiende Rodriguez es claramente una demencia sociópata (del tipo claramente banal identificado por Hannah Arendt). En Esquire, Charles Pierce tiene un post perfecto sobre todo esto, en el que dice: “Estoy perfectamente convencido de que Rodriguez es tanto un sociopata como un maniaco” (su primer párrafo, sobre la protección consecutiva por parte de la administración Obama de estos criminales de guerra, es de recomendada lectura). Las notas de Amy Davidson en El New Yorker que Rodriguez hizo ni siquiera se molestan en defender la tortura como una maldad necesaria sino que “se jactan sobre su uso al demostrar la valentía del torturador” (de hecho, la afirmación de Rodriguez de que autorizando la tortura significaba que la gente en el gobierno fueron capaces de “ponerse los pantalones” demostraba un totalmente nuevo nivel de adulación psicosexual). Andrew Sullivan dice que Rodriguez es un “criminal de guerra” que “no se avergüenza de nada de eso, y pretende ganar dinero con ello.”

Todo esto es verdad, pero el punto clave aquí es que Rodriguez (siendo un criminal de guerra, maniaco y sociópata) no era un oficial deshonesto, de bajo rango y no representativo de la CIA. Lo contrario es verdad: pasó su carrera en la agencia y ascendió continuamente, llegando a liderar lo que Dana Priest de El Washington Post llamó esta semana “la todopoderosa junta de operaciones de la Agencia Central de Inteligencia,” localizada “en el centro del universo en la agencia.” Él estaba esencialmente al cargo de operaciones clandestinas, incluyendo la tortura de la CIA, rendiciones, centros clandestinos de detención y los programas de detención. Y los programas criminales que “sociopáticamente” está defendiendo fueron los que las más altas instancias del gobierno de EEUU apoyó, autorizado por su Departamente de Justicia, y protegido por la actual administración de ser investigado o perseguido. Rodriguez (sociópata y todo) no es una aberración en el mundo de la inteligencia y el paramilitarismo del gobierno de los EEUU: él es su símbolo.

Cuando tanta gente reacciona con repugnancia a la mentalidad de Jose Rodriguez, entonces tal vez este es un buen momento para parar y darse cuenta de por qué es tan peligroso y equivocado confiar al Brazo Ejecutivo el que ejerza poderes tan extremos (de asesinato, detención indefinida, rendición, vigilancia) en la sombra, sin vigilancia, limitación o transparencia. Aquellos de vosotros que estéis contentos de que el Brazo Ejecutivo decida -sin control o transparencia- quién vive o muere, quién está libre o en prisión, quién tiene el derecho al debido proceso y quién no, estáis poniendo vuestra fe ciega en los Jose Rodriguez del mundo.

Incluso la gente que en principio no asume ese nivel de poder incontrolado en un estado corrupto y sociópata puede (y lo hará) fácilmente ser transformado por ello. Esa es la naturaleza corruptora inherente al poder incontrolado (de la naturaleza humana) que llevó a los fundadores americanos a insistir en los múltiples niveles de difíciles controles en el momento que se ejercen poderes de esta clase. Jose Rodriguez (sus actos y mentalidad) es el inevitable fruto de poner fe y confianza en la benevolencia de los oficiales del Brazo Ejecutivo Americano para ejercer los más extraordinarios poderes del mundo sin un escrutinio y límites significativos.

Ayer, John Brennan, el jefe asesor anti-terrorista del Presidente Obama, dio un discurso en el cual pretendía proveer de más “transparencia” al programa de aviones no tripulados de Obama. Pero no hizo nada de eso. En cambio (mientras justificaba todo lo que el gobierno hace con el mantra estándar: “Estamos en guerra... sí, la guerra es el infierno. Es horrible. Involucra seres humanos matando a otros seres humanos, a veces civiles inocentes” (ofreció una serie de tópicos vacíos asegurándonos que “el presidente Obama ha demandado que nos adhiramos a los procesos y estándares más altos posibles” cuando se trata del programa de aviones no tripulados. En el momento en que alguien en el brazo ejecutivo propone a alguien para que sea muerto de manera sumaria, dice, los oficiales “tienen en cuenta toda la información disponible, cuidadosamente, con responsabilidad”; “estos esfuerzos son supervisados con extraordinario cuidado y consideración”; y ellos “sólo autorizan un ataque aéreo si tenemos un algo grado de confianza de que civiles inocentes no serán heridos o asesinados, excepto en las más extrañas circunstancias.”

Pero esto son sólo vagas afirmaciones sin verificar (el novelista Herman Hesse, en 1917, describió perfectamente lo prosaico y sin sentido de las afirmaciones de Brennan). De hecho, la prueba que revelaría lo que la administración está haciendo, lo que en realidad esos ataques con aviones no tripulados tienen como resultado, continúa siendo ocultado (basado en la insistencia por parte de la administración y por largo tiempo defendida ante las cortes de que no puede confirmar o negar con certeza la existencia del programa de aviones no tripulados, incluso aunque Brennan hizo exactamente eso ayer: “el Gobierno de los Estados Unidos lleva a cabo ataques aéreos selectivos contra terroristas de al-Qa'ida, en ocasiones utilizando aviones teledirigidos, normalmente referidos públicamente como drones (aviones no tripulados).

En lugar de evidencias y vigilancia, se nos pide, en cambio, simplemente poner nuestra fe en John Brennan y sus demandas, juicios y magnanimidad. Brennan (como Rodriguez) fue un agente de la CIA durante la era Bush que expresamente defendía “las técnicas mejoradas de interrogatorio” (abreviación para “la técnica del submarino”) y la rendición. También tiene un historia de demostradas mentiras sobre las muertes de civiles por los aviones no tripulados de EEUU, y mentiras que caen por su propio peso, retórica para crear falsedades, sobre el asesinato de Osama bin Laden. ¿Qué posible justificación existe para poner nuestra fe ciega en sus pronunciamientos no verificables, o mejor, investirlo con el poder incontrolado y secreto de la vida y la muerte, la prisión y la libertad?

<>De hecho, no hay justificación para poner ninguno de estos poderes en las manos de ningún líder político sin una letanía de controles, transparencia y restricciones. Cualquiera que juegue con la noción de que esto puede ser hecho de manera segura debería dedicar algún tiempo a ver la entrevista con Jose Rodriguez, que adquirió el poder no por una desviación de la mentalidad del Brazo Ejecutivo, sino más bien por su ejemplificación.

* * * * *

Como apunté la semana pasada (y como Pierce cuenta con más detalles) el verdadero escándalo de la gira de presentación del libro de Jose Rodriguez es que el Departamento de Justicia de Obama (DOJ por sus siglas en inglés) lo ha protegido a él y a sus compañeros criminales de todas las formas de rendición de cuentas. Ayer, el senador demócrata Diane Feinstein hizo una declaración sobre su entrevista en 60 minutos donde con total naturalidad afirma que su orden de destruir las cintas “refleja un flagrante desprecio por la ley.” Sí, obviamente lo es: y eso es lo que hace que el rechazo del DOJ a perseguirlo sea tan corrupto. Desde luego, los oficiales del Brazo Ejecutivo, incluso cuando se trata de los crímenes más atroces, están por encima del imperio de la ley cuando se trata de acciones que ellos llevan a cabo como parte de la política del gobierno de los EEUU.

* * * * *

Andrew Sullivan (que una vez hizo un llamamiento para que Obama fuera perseguido como criminal de guerra por su complicidad con los crímenes de guerra de Bush) hoy habla con entusiasmo sobre que Obama “restauró la credibilidad moral del país después de un periodo oscuro de interrogaciones al estilo nazi bajo Cheney, Bush y Rumsfeld.” ¿Exactamente cuál de ellos hizo eso?

ACTUALIZACIÓN: Sam Seder me hizo una entrevista ayer para el programa Majority Report sobre la entrevista a Rodriguez y la no-persecución; la discusión de 15 minutos puede ser oída aquí.

Este artículo apareció originalmente en Salon.com el 1 de mayo de 2012


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net