worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



AL MOVIMIENTO ANTIBÉLICO
DE ESTADOS UNIDOS:

17 de diciembre de 2008

    “Si uno no se le opone a esto y no se moviliza para pararlo, aprenderá —o se verá obligado— a aceptarlo”.

    de la Convocatoria ¡Fuera Bush y su gobierno!, 2005

Barack Obama está mandando a otros 20,000 soldados a Afganistán.

Un movimiento antibélico que no actúa inmediatamente para oponerse a la doctrina Obama de llevar el frente central de la guerra contra el terror a Afganistán, no merece llamarse un movimiento antibélico.

Leer más....


Gira:
¡NO SOMOS TUS SOLDADOS!


Leer más....

Los EE.UU. construyen una nueva y enorme prisión en Bagram

Glenn Greenwald
23 de septiembre de 2011

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
23 de octubre de 2011

A la vez que la administración Obama anunciaba planes de recortes en el presupuesto interno por valor de miles de millones de dólares, la semana pasada se solicitaron ofertas para la construcción de una cárcel gigante en Bagram, Afganistán. En el anuncio, publicado en la página FedBizOps.gov que se utiliza para dar a conocer nuevos proyectos de gasto privatizados, el gobierno reveló sus planes para “la contrucción de un Centro de Detención en Parwan (DFIP), Bagram, Afganistán” que tiene “una capacidad de alojamiento de aproximadamente 2.ooo detenidos”. También contará con “torres de vigilancia, instalaciones administrativas, y controles de personal y vehículos en las entradas, vigilancia y sistemas de acceso restringido”. El anuncio dice “el coste estimado del proyecto está entre 25 y 100 millónes de dólares.”

Las prisiones estadounidenses están tan sobresaturadas que los juzgados están ordenando la liberación de presos porque las condiciones llegan a ser tan inhumanas que son inconstitucionales (hoy, el FBI informó que en EE.UU. se produce un arresto relacionado con las drogas cada 19 segundos, pero como todo el mundo sabe, solo los locos extremistas y los frívolos marihuaneros piden el fin de esta guerra). En los EE.UU. los recortes presupuestarios son tan severos que secciones enteras están siendo eliminadas, el uso de farolas restingido, y los servicios más básicos eliminados para los más necesitados. Pero el gobierno quiere gastar hasta 100 millones de dólares en una nueva cárcel en Afganistán.

Esta locura presupuestaria es otra cosa más que añadir al hecho que Human Rights First ha constatado hace poco, el opresivo sistema de prisión sin el debido proceso que EE.UU. continúa manteniendo por el mundo.

    Diez años después de los ataques del 11 de septiembre, pocos estadounidenses saben que los EE.UU. mantienen todavía en prisión a más de 2800 personas fuera del país sin ningún cargo o juicio. La expansión de las cárceles militares estadounidenses se ha convertido en una parte del escenario post 11-S, y el concepto de “detención indefinida” (algo anteriormente desconocido en nuestro sistema de gobierno) ha significado que tales prisiones y sus detenidos, podrían mantener la legalidad de los ataques del 11S y de la “guerra contra el terror” por un futuro indefinido…

    El secretismo que rodea la prisión estadounidense en Afganistán hace imposible para la gente juzgar si los prisioneros merecerían estar allí. Todavía más, debido a que muchas de las pruebas militares contra ellos son secretas, los propios detenidos no tienen derecho a verlas. Así que aunque los detenidos en Bagram tiene derecho a una audiencia cada 6 meses, a menudo no pueden confrontar las pruebas contra ellos. Por lo tanto, no tienen la oportunidad real de enfrentarse a ella.

En uno de los primeros movimientos que marcan lo cerca que el gobierno Obama intenta seguir a su predecesor en estas áreas, se consiguió el derecho a mantener a los prisioneros de Bagram sin el habeas corpus, defendiendo con éxito que la sentencia Boumediene del Tribunal Supremo, que fue alabada por el candidato Obama porque garantizaba el habeas corpus a los detenidos en Guantánamo, era inaplicable en Bagram. Numerosos grupos que realizan trabajo de campo en Afganistán han documentado que mantener esas prisiones es una de las principales herramientas de reclutamiento de los talibanes y una de las principales fuentes de odio hacia los EE.UU. A pesar del hecho, o más precisamente (como siempre), por su culpa, los EE.UU van construir una nueva y enorme prisión en la zona.

Y un último asunto: recordemos cuanta gente dijo que la caída de Osama bin Laden llevaría a un aligeramiento de la guerra contra el terror en general y de la guerra en Afganistán en particular. Desde entonces, unos 4 meses después de que el cuerpo de bin Laden fuera lanzado al mar, los EE.UU. han hecho lo siguiente: han renovado la Ley Patriótica por cuatro años sin reformas; han aumentado los ataques de aviones no tripulados en Yemen, Somalia y Pakistán; han tratado de asesinar al ciudadano estadounidense Anwar al-Awlaki sin el debido proceso; han condenado a un musulman de 24 años por “apoyo material a terroristas” por subir un vídeo antiestadounidense en YouTube después de hablar con el hijo de un líder terrorista; han presionado a Irak para que mantenga las tropas estadounidenses en este país; ha sostenido que tiene derecho ilimitado a matar a cualquier persona que quiera en cualquier parte del mundo; y ahora planea una nueva cárcel en Afganistán. Si esto es reducir las acciones, no creo que me gustara ver a qué se parece el redoble del compromiso estadounidense con una guerra sin fin.

Este artículo apareció originalmente en Salon.com el 19 de septiembre del 2011.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net