worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Una decadente, deshonesta década: marcando 10 años de guerra

8 de octubre de 2001
Chris Floyd

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
17 de octubre de 2011

Simon Jenkins dispara un poderosa salva de desprecio y cólera para señalar el décimo aniversario del lodazal imperial en Afganistán. A través de las glorias y triunfos de esta magnífica aventura, Jenkins nota que ahora las agencias internacionales están pidiendo asistencia de emergencia para combatir la amenaza inminente de inanición masiva en la tierra liberada. Esto es lo que 10 años, miles de muertes y trillones de dólares en “construcción nacional” han producido: una sociedad fragmentada, violenta y en bancarrota al borde de una hambruna homicida.

Vale la pena leer el artículo completo, pero aquí hay algunos segmentos importantes:

    Diez años de ocupación occidental en Afganistán levó a la UN a pedir clemencia porque la mitad de las provincias con sequía enfrenta la inanición en invierno. El Programa Mundial de Alimentos pide que se den 92 libras mensuales de manera urgente. Esto es increíble. Afganistán es el mayor beneficiario de asistencia, alrededor de 20 billones de dólares en la década pasada, más cien veces más en programas militares. Es tanto el dinero que pasa por sus puertas que se cree que 3 millones de dólares por día salen ilegalmente del aeropuerto de Kabul para comprar propiedades en Dubai.

La primera década del siglo XXI ha sido marcada por dos fallas épicas cometidas por los poderes occidentales que recientemente aclamaron victoria en la guerra fría, fallas tanto de intelecto como de liderazgo. Una es la habilidad de utilizar recursos ilimitados del gobierno moderno para rescatar a la economía occidental de una recesión prolongada. La otra es utilizar el ataque que sufrió Norteamérica por un criminal islámico enloquecido como excusa para una guerra en represalia abarcando una amplia franja del mundo musulmán. El largo castigo para Afganistán por proteger a Osama Bin Laden ha sido un acto de retribución bíblico. La demanda de que eso también adopta los hábitos históricos y la democracia, el capitalismo y la igualdad de género fue arrogancia imperial.

La ocupación de Afganistán ha sido un catalogo de caprichos sin tregua. Norteamérica está gastando sumas exorbitantes en una guerra que no está ganando. Estudios del Congreso muestran que ninguna ayuda alcanza a la economía local, mucho permanece con los contratistas de EE.UU. o va a seguridad o es robado. La democracia local ha fallado, señores de la guerra enemistados con señores del narcotráfico hacen resurgir vendettas tribales. El entrenamiento de la policía y el ejercito afganos se ha convertido en una broma …………………………..

Lo que es extraño, como Bárbara Tuchman escribió, no es la locura política en sí, sino su inmunidad a la corrección incluso cuando se sabe que es un capricho. Así como durante Vietnam, algunas guerras pasan la etapa donde políticos y generales se atreven a dar un paso atrás y mirar. Orgullo, ansia de gloria, aversión por la derrota, por sobre todo, la institucionalización de la guerra en el territorio circundante conduce a la estrategia. Kabul está ocupada por cientos de miles de soldados, diplomáticos, contratistas y oficiales de organizaciones no gubernamentales. Afganistán se ha convertido en un caldo de industria/miliar, mezclado con asistencia.

La ironía de este gran capricho es que sus mayores beneficiarios tienden a ser aquellos que perdieron la Guerra Fría, Rusia y China. Mientras los líderes occidentales luchan para rescatar ejércitos y economías asediadas por burocracia de su propia autoría, dejaron a sus antiguos enemigos riendo jubilosos. La democracia ha arrebatado la derrota de los brazos de la victoria sin un mínimo de razón.

Este artículo apareció primero publicado en el blog Empire Burlesque


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net