worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Los pacientes sufrieron falta de oxígeno por vivir en túneles, no por un gas: médico

Pobladores de Duma no creen que haya habido un ataque con armas químicas


Niños captados por cascos blancos el domingo 8 de abril, un día después del presunto ataque químico en la ciudad siria de Duma Foto Ap/Defensa Civil Siria

Robert Fisk
The Independent
Periódico La Jornada
Jueves 19 de abril de 2018, p. 29

Duma.

Esta es la historia de una ciudad llamada Duma, un devastado y pestilente lugar lleno de edificios de apartamentos aplastados que alberga una clínica subterránea cuyas imágenes de sufrimiento permitieron que tres de las naciones occidentales más poderosas del mundo bombardearan Siria la semana pasada. Incluso hay aquí un médico amable de bata verde a quien seguí por toda esta clínica, y él me dice alegremente que el video del gas que horrorizó al mundo –pese a todos los que tienen dudas– es absolutamente genuino.

Las historias de guerra, sin embargo, tienen la costumbre de volverse más oscuras. Para el médico sirio de 58 años, además se agrega algo que es profundamente incómodo: los pacientes, dice, fueron víctimas no de un gas, sino de la falta de oxígeno en los túneles y sótanos repletos de basura en los que viven; en una noche de viento y de bombardeos continuos se desató una tormenta de polvo.

Al tiempo que el doctor Assim Rahaibani enunció esta extraordinaria conclusión, vale la pena observar que, según admitió, él no es un testigo presencial. En un inglés muy correcto se refirió en dos ocasiones a yihadistas armados del Jaish el Islam (Ejército del Islam) de Duma como terroristas, el término que emplea el gobierno sirio para definir a sus enemigos, y el que utilizan personas en toda Siria. ¿Escuché bien? ¿Cuál es la versión de los hechos que debemos creer?

Por mala suerte, los médicos que estaban de servicio en la clínica la noche del 7 de abril se encontraban todos en Damasco rindiendo declaración en la investigación sobre las armas químicas con la que se intenta dar una respuesta definitiva a la pregunta que se formulará las siguientes semanas.

Francia, en tanto, ha dicho que tiene pruebas de que las armas químicas fueron usadas, y los medios estadunidenses han citado a diversas fuentes según las cuales exámenes de orina y sangre han demostrado esto también. La Organización Mundial de la Salud ha dicho que asociados suyos en el terreno han tratado a 500 pacientes que exhibían signos y síntomas consistentes con la exposición a químicos tóxicos.

Inspectores varados

Al mismo tiempo, inspectores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas han sido bloqueados y se les impide llegar al lugar donde tuvieron lugar los supuestos ataques porque, ostensiblemente, no traían los permisos correctos que debieron obtener de la Organización de las Naciones Unidas.

Antes de proseguir, los lectores deben estar enterados de que ésta no es la única historia que ocurre en Duma. Muchas de las personas con las que hablé en medio de las ruinas de la ciudad me dijeron que jamás creyeron las historias del gas que, aseguraron, normalmente los grupos armados islamitas hacen circular. Estos yihadistas en particular han sobrevivido bajo tormentas de proyectiles guareciéndose en los hogares de la gente, y en vastos y anchos túneles subterráneos que han cavado con picos sus prisioneros, y que están tres pisos bajo tierra. Ayer caminé a través de tres de ellos. Son corredores muy amplios, en la roca viva, que contenían cohetes rusos –sí, rusos– y automóviles quemados.

Por esto la historia de Duma no es sólo sobre el gas… o la inexistencia del gas, como podría ser el caso. Es la historia de miles de personas que optaron por no huir de Duma en los autobuses que partieron la semana pasada junto con hombres armados con quienes hubieran tenido que coexistir como trogloditas durante meses para poder sobrevivir.

Caminé por toda la ciudad muy libremente sin que ningún soldado, policía o cuidador siguiera mis pasos; sólo estuve con dos amigos sirios, una cámara y mi cuaderno. A veces tuve que escalar terraplenes hasta de seis metros de altura, subir y bajar muros de tierra. Los habitantes están felices de ver a extranjeros entre ellos, y más felices aún de que el sitio a la ciudad finalmente ha terminado. Casi todos sonríen. Al menos aquellos cuyos rostros pueden verse porque un sorprendente número de mujeres en Duma usan la hijab negra de pies a cabeza.

Primero llegué a Duma como parte de un convoy escoltado de periodistas. Pero cuando un aburrido general anunció, afuera del destruido edificio del consejo, que no tenía información –ese muy útil lugar común que priva en el mundo oficial árabe– simplemente me fui. Muchos otros reporteros, en su mayoría sirios, hicieron lo mismo. Incluso un grupo de periodistas rusos –todos con atuendo militar– también se marcharon.

Fue una caminata corta para el doctor Rahaibani: de la puerta de su clínica subterránea –se le llama Punto 200 dentro de la extraña geología de esta zona de la ciudad que es parcialmente subterránea–. Se trata de un corredor que va colina abajo donde el médico me mostró su precario hospital de unas cuantas camas. Una niña pequeña lloraba mientras enfermeras le curaban una cortada que tenía arriba del ojo.

“Yo estaba con mi familia en el sótano de mi hogar, a 300 metros de aquí esa noche, pero todos los médicos saben lo que ocurrió. Hubo muchos bombardeos (de las fuerzas gubernamentales) y los aviones sobrevolaban Duma como siempre, pero esa noche hubo mucho viento y enormes nubes de polvo empezaron a invadir los sótanos en los que vive la gente. Comenzaron a llegar al hospital personas que sufrían de hipoxia (falta de oxígeno). Luego alguien en la puerta, un casco blanco, gritó ¡gas! y comenzó el pánico. La gente se arrojaba agua una a la otra. Sí, el video fue filmado aquí y es genuino, pero esas personas padecían hipoxia, no envenenamiento por gas”.

Extrañamente, después de conversar con más de 20 personas, no encontré a una sola que mostrara el mínimo interés en el papel que desempeñó Duma para provocar los ataques aéreos occidentales. Dos de estas personas de hecho me dijeron que no sabían que hubiera una relación entre ambos sucesos.

Es un mundo extraño por el que caminé. Dos hombres, Hussam y Nazir Abu Aishe, dijeron que estaban conscientes de que mucha gente fue asesinada en Duma, si bien el último admitió que tuvo un primo que fue ejecutado por el Jaish el Islam, supuestamente por ser cercano al régimen. Se encogieron de hombros cuando les pregunté sobre las 43 personas que se dijo murieron en el famoso ataque con armas químicas en Duma.

Devastación en instalaciones de los cascos blancos

Los cascos blancos –el equipo médico de respuesta inmediata que ya es legendario en Occidente, pero cuya historia tiene algunas aristas interesantes– desempeñaron el papel ya acostumbrado durante los combates. Los equipos son parcialmente financiados por la oficina británica del Exterior y la mayor parte de sus despachos locales tenían contratados a hombres de Duma. Encontré sus instalaciones destruidas no lejos de la clínica del doctor Rahaibani. Una máscara antigás se hallaba abandonada afuera de un contenedor de víveres. Uno de los cristales protectores de los ojos de la máscara estaba perforado y dentro de un cuarto había una pila de uniformes militares de camuflaje sucios. ¿Evidencia plantada? me pregunté. Lo dudo. El lugar estaba repleto de montones de cápsulas, equipo médico roto, archivos, ropa de cama y colchones.

Desde luego debemos escuchar el otro lado de la historia, pero eso no ocurrirá aquí: una mujer nos dijo que todos los cascos blancos en Duma abandonaron sus cuarteles y eligieron tomar los autobuses enviados por el gobierno para trasladarse, bajo protección rusa, a la provincia rebelde de Idlib, cuando los grupos armados al fin pactaron una tregua.

Había puestos de comida abiertos y una patrulla de policías militares rusos –lo cual ahora es un extra opcional en cada cese el fuego en Siria— y nadie se había molestado en entrar en la temible prisión islamita cerca de la Plaza de los Mártires, en cuyos sótanos supuestamente se realizaban decapitaciones.

El complemento de la ciudad a la policía del Ministerio del Interior sirio –cuyos elementos, de manera inquietante, usan ropa militar– son vigilados por los rusos que pueden, a su vez, ser vigilados por civiles. De nuevo, mis preguntas sobre el gas recibieron por respuesta una perplejidad genuina.

¿Por qué nadie recuerda nada?

¿Cómo puede ser posible que los refugiados de Duma que llegaron a los campamentos en Turquía arribaron describiendo los ataques con gas que nadie en Duma parecía recordar? Se me ocurrió por un momento, mientras caminaba más de dos kilómetros a través de estos miserables túneles cavados por prisioneros, que los ciudadanos de Duma han vivido tan aislados unos de otros durante tanto tiempo que ya las noticias, en nuestra acepción de la palabra, no tienen significado alguno para ellos. Siria no es exactamente una democracia jeffersoniana, como me gusta describirla a mis colegas árabes. Ciertamente es una dictadura sin escrúpulos, pero eso no podría acobardar a estas personas, felices de ver a extranjeros entre ellos, de responder con palabras con las cuales expresaban la verdad. ¿Qué es lo que me estaban diciendo?

Me hablaron de los islamitas bajo cuyo mandato han vivido. Me hablaron de cómo los grupos armados despojaron a los civiles de sus hogares para protegerse del gobierno sirio y de los bombardeos rusos. El Jaish el Islam quemó sus oficinas antes de abandonarlas, pero los enormes edificios dentro de las zonas de seguridad quedaron prácticamente aplastados por los bombardeos aéreos. Un coronel sirio al que me encontré detrás de estos edificios me preguntó si quería ver lo profundos que eran los túneles. Me detuve después de más de dos kilómetros cuando él observó de manera críptica: este túnel bien puede llegar a Gran Bretaña ¡Ah, sí, señora May! Ya recuerdo de quién fueron los ataques aéreos tan íntimamente conectados a este lugar de túneles y polvo. ¿Y gas?

© The Independent

Traducción: Gabriela Fonseca


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net