worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Estados Unidos es el único país que puede bombardear a otros países sin estar en guerra.

Jack Holmes
Esquire
13 noviembre, 2021

Estados Unidos es el único país que puede lanzar bombas sobre otros países sin estar en guerra. El jueves fue el Día de los Veteranos, que algunos medios de comunicación saludaron con titulares y leyendas sobre cómo este era el primer 11 de noviembre en dos décadas en el que Estados Unidos no está luchando contra personas en tierras lejanas. La MSNBC tituló: “BIDEN MARCA EL PRIMER DÍA DE LOS VETERANOS EN 20 AÑOS SIN GUERRA”, mientras que el New York Times inicialmente tituló: “Biden marca el primer Día de los Veteranos en dos décadas sin una guerra en curso”. Parece que esto se modificó más tarde a “Biden marca el primer Día de los Veteranos en dos décadas sin tropas en combate activo”.

La nueva edición estaba más cerca de la verdad: Estados Unidos no está actualmente enredado en un interminable atolladero de ocupación de tierras. Pero si la guerra es “un estado de conflicto armado entre diferentes naciones o estados, o diferentes grupos dentro de una nación o estado”, entonces Estados Unidos está en ella. Hace un par de semanas, el 23 de octubre, el portavoz del Mando Central, el mayor del ejército John Rigsbee, dijo en un comunicado que “un ataque aéreo de Estados Unidos hoy en el noroeste de Siria mató al alto dirigente de Al Qaeda Abdul Hamid al-Matar”. Se esté o no de acuerdo con nuestra estrategia antiterrorista, una nación verdaderamente en paz no lanza bombas sobre otro país.

Sin embargo esta es la visión predominante de la Guerra contra el Terror desde al menos el segundo mandato de Barack Obama. Al retirarse de Afganistán, el presidente Joe Biden lo expuso explícitamente:

Mantendremos la lucha contra el terrorismo en Afganistán y otros países. Sólo que no necesitamos librar una guerra terrestre para hacerlo. Disponemos de lo que se denomina capacidades sobre el horizonte, lo que significa que podemos atacar a los terroristas y a los objetivos sin necesidad de que haya botas estadounidenses sobre el terreno, o muy pocas, si es necesario.

Básicamente, la estrategia consiste en utilizar los ataques con aviones no tripulados y las Fuerzas Especiales para llegar a algún lugar y matar a la gente. Esto no es nuevo: Estados Unidos ha llevado a cabo operaciones antiterroristas de algún tipo en 85 países, según el proyecto Costs of War de la Universidad de Brown, aunque nuestro uso de la fuerza ha sido frecuente en menos. Hemos tenido drones operando sobre Siria, Irak, Afganistán, Pakistán, Yemen, Somalia y Libia. Las tropas estadounidenses se han enfrentado a combates en muchos de esos teatros, además de Kenia, Mali, Nigeria… y esos son los que conocemos. ¿Recuerdan cuando el expresidente Donald Trump se metió en agua caliente por una desastrosa llamada de condolencia que hizo a la viuda de un boina verde asesinado a principios de su mandato? Ese operativo de las Fuerzas Especiales, el sargento del ejército David Johnson, fue asesinado junto con tres de sus compañeros durante una operación militar en Níger. ¿Cuándo, exactamente, según la Constitución de este país, el Congreso de Estados Unidos declaró la guerra a Níger?

La respuesta es que el Poder Legislativo ha cedido sus poderes de guerra al Ejecutivo a través de las diversas Autorizaciones para el Uso de la Fuerza Militar. Se trata de un acuerdo que funciona para todas las partes, al menos a corto plazo: cada presidente sabe que asumirá la culpa de cualquier ataque terrorista contra los estadounidenses, y está dispuesto a llevar a cabo ejecuciones extrajudiciales en el extranjero en la creencia de que disminuirá la probabilidad de que eso ocurra. Los miembros del Congreso, por su parte, prefieren mantenerse al margen de si apoyan y autorizan cada acción, al tiempo que destinan 7 billones de dólares por década a la maquinaria bélica estadounidense. Una parte de ese dinero -alrededor de la mitad, según un estudio sobre los costes de la guerra- irá a parar a los contratistas de defensa, que casualmente pagan muchas facturas de campaña cada ciclo. Una parte puede ir a proyectos en el distrito de fulano, lo que también es bueno para el negocio si eres congresista.

Pero estamos divagando. La visión “más allá del horizonte” de hacer la guerra es una especie de corolario de lo que Spencer Ackerman, en su libro Reign of Terror, llamó el intento de Obama de crear una “Guerra contra el Terror sostenible”. Gran parte del trabajo del 44º presidente consistió en intentar hacer la guerra más compatible con el derecho estadounidense e internacional, aunque, como ilustra Ackerman, acabó haciendo el derecho más compatible con la guerra. Pero Obama también estaba decidido a cambiar los métodos de la guerra alejándose de las ocupaciones terrestres y acercándose al enfoque (teóricamente) más quirúrgico de los drones y las operaciones especiales. Trump continuó el cambio, en cierto modo, aunque tiró por la ventana la estructura del proceso (de papel maché) de Obama para autorizar los ataques con drones. Esto llevó a muchos ataques con drones.

En la semana anterior al discurso se produjeron dos ataques de drones estadounidenses en Afganistán. El 27 de agosto, un avión no tripulado atacó un vehículo en la provincia de Nangarhar con una bomba, matando a dos hombres e hiriendo a otro que, según el Pentágono, estaban afiliados al ISIS-K. Y el 29 de agosto, 10 civiles afganos murieron cuando Estados Unidos identificó erróneamente a un trabajador humanitario que llevaba bidones de agua a su familia en Kabul como un operativo del Estado Islámico que conducía un coche cargado de explosivos. El hombre, Zamarai Ahmadi, y nueve miembros de su familia ampliada -siete niños y dos adultos más- fueron incinerados por un misil Hellfire que cayó en su patio.


Los drones, en particular, han introducido una versión anestesiada de la construcción de la guerra. No es sólo que permitan evitar poner vidas estadounidenses en el frente. La distancia, en kilómetros y método, entre el asesino y los muertos en la guerra de los drones ha hecho que todo esto sea más que impersonal. Pero no fue impersonal en absoluto para Zamarai Ahmadi, o para cualquiera que le conociera a él o a esos siete niños. Puede que no estemos en guerra, pero seguramente sentirán que se les está haciendo la guerra, y tienen toda la razón. ¿Creemos que esto no tendrá un coste porque normalmente no cuesta vidas estadounidenses en el presente? ¿Pensamos que esto puede continuar para siempre? Y además seguimos enviando operativos de las Fuerzas Especiales a misiones peligrosas sobre el terreno, y a veces no vuelven. Eso también suena a guerra.

Que es la otra parte fascinante del ajustado titular del Times. La paradoja de ello. El año pasado por estas fechas, teníamos “tropas en combate activo”, pero ¿estaba Estados Unidos en guerra? ¿Estuvimos usted o yo en guerra durante los últimos 20 años, o fueron sólo las personas que fueron allí y las familias que esperaban su regreso -el uno por ciento, más o menos, de la población de nuestro país- los que realmente libran estas batallas? Tal vez. No obstante ¿y en 2014? Estados Unidos estaba en guerra, pero en algún momento del camino, la mayoría de la población dejó de pensar en todo esto y se lavó las manos hasta que llegó el momento de enfadarse por la retirada de Afganistán durante dos semanas y media hasta que llegó el momento de pasar a lo siguiente. Tal vez sea el momento de dejar de hacerlo.

Fuente: http://galaxiamilitar.es/estados-unidos-es-el-unico-pais-que-puede-bombardear-a-otros-paises-sin-estar-en-guerra/


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net