worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

EE.UU. envió armas y secretos a Arabia Saudita y a Emiratos Árabes y ahora algunos están en manos de al Qaeda e Irán

Por Nima Elbagir, Salma Abdelaziz,Laura Smith-Spark
CNN Español
5 Febrero, 2019

(CNN) Arabia Saudita y sus socios de la coalición han transferido armas de fabricación estadounidense a combatientes ligados a Al qaeda, milicias salafistas de línea dura y otras facciones que libran la guerra en Yemen, en violación de sus acuerdos con los Estados Unidos, según una investigación de la CNN.

Las armas también han llegado a las manos de los rebeldes respaldados por Irán que luchan contra la coalición por el control del país, exponiendo parte de la tecnología militar sensible de Estados Unidos a Teherán y poniendo en peligro la vida de soldados estadounidenses en otras zonas de conflicto.

Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, su principal socio en la guerra, han utilizado las armas fabricadas en Estados Unidos como una forma de moneda para comprar las lealtades de las milicias o tribus, reforzar a los actores armados elegidos e influir en el complejo panorama político, según Los comandantes locales en el terreno y los analistas que hablaron con la CNN.

Al entregar este equipo militar a terceros, la coalición liderada por Arabia Saudita está rompiendo los términos de sus ventas de armas con EE. UU., según el Departamento de Defensa. Después de que CNN presentara sus conclusiones, un funcionario de defensa de los Estados Unidos confirmó que había una investigación en curso sobre el tema.

Las revelaciones plantean nuevas preguntas sobre si EE.UU. ha perdido el control sobre un aliado clave que preside una de las guerras más horribles de la última década, y si Arabia Saudita es lo suficientemente responsable como para permitirle continuar comprando armas sofisticadas y equipos de combate. Investigaciones anteriores de CNN establecieron que las armas fabricadas en Estados Unidos se usaron en una serie de ataques mortales de la coalición saudí que mataron a decenas de civiles, muchos de ellos niños.

Los acontecimientos también se producen cuando el Congreso, indignado con Riyadh por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi el año pasado, considera si obligar a poner fin al apoyo del gobierno de Trump a la coalición saudí, que confía en las armas estadounidenses para llevar a cabo su guerra.

En 2015, Riad lanzó una coalición para expulsar a los rebeldes hutíes apoyados por Irán de la capital del país y restablecer al gobierno internacionalmente reconocido del presidente Abdu Rabu Mansour Hadi. La guerra dividió al país en dos, y con él llegaron las armas, no solo las pistolas, sino los misiles antitanques, los vehículos blindados, los láseres que detectan el calor y la artillería, todo en un estado complejo e indisciplinado.

Desde entonces, parte del “hermoso equipo militar” de Estados Unidos, como lo llamó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha pasado, vendido, robado o abandonado en el estado de caos de Yemen, donde las oscuras alianzas y las políticas fracturadas significan poca esperanza para cualquier sistema de Responsabilidad o seguimiento.

Algunos grupos terroristas se han beneficiado del influjo de las armas estadounidenses, con la barrera de entrada al armamento avanzado ahora reducido por las leyes de la oferta y la demanda. Los líderes de la milicia han tenido amplias oportunidades de obtener material militar a cambio de la mano de obra para combatir a las milicias hutíes. Los traficantes de armas han florecido, con comerciantes que ofrecen comprar o vender cualquier cosa, desde un rifle fabricado en los Estados Unidos hasta un tanque, al mejor postor.

Y los representantes de Irán han capturado armas estadounidenses que pueden explotar en busca de vulnerabilidades o realizar ingeniería inversa para la producción nativa.

¿Tienes armas estadounidenses aquí?

En las calles estrechas y destartaladas del distrito histórico de Taiz, las tiendas de armas se encuentran escondidas entre las tiendas de ropa para mujeres.

Los mercados de armas son ilegales en Yemen, pero eso no les impide operar abiertamente en esta gran ciudad montañosa en el suroeste del país.

A un lado cuelgan velos, abayas y vestidos coloridos a la venta; a la otra están pistolas, granadas de mano y fusiles de asalto de EE.UU. disponibles bajo pedido especial.

En un mercado de armas, los dulces se exhibían entre las municiones. “¿Tienes armas estadounidenses aquí?” preguntó CNN. “Las armas estadounidenses son caras y muy buscadas”, respondió el comerciante de armas, en un intercambio captado por cámaras de la CNN encubiertas.

En otro de los mercados de la ciudad, un chico de aspecto muy joven manejaba las armas como un experto. Los hombres bromeaban y masticaban khat, una droga de uso común, y el ambiente era casual. Pero estas tiendas no solo reciben pedidos individuales, pueden proveer a milicias, y es este mercado negro no tan oculto el que en parte está impulsando la demanda de armas estadounidenses de alta tecnología y perpetuando el ciclo de violencia en Yemen.

Taiz, que alguna vez fue el corazón intelectual del país, es ahora una caja de leña que desató una guerra dentro de una guerra el año pasado, cuando varias milicias respaldadas por la coalición liderada por los sauditas se enfrentaron entre sí.

MIRA: Ejecutan en Arabia Saudita a trabajadora doméstica de Filipinas acusada de asesinato

En medio del caos de una guerra más amplia, al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP) se abrió paso a las líneas del frente en Taiz en 2015, forjando alianzas ventajosas con las milicias pro-sauditas con las que lucharon.

Una de esas milicias vinculadas a AQPA, la brigada de Abu Abbas, ahora posee vehículos blindados Oshkosh fabricados en Estados Unidos, y desfiló en una demostración de fuerza en 2015 a través de la ciudad.

Abu Abbas, el fundador, fue declarado terrorista por EE. UU. en 2017, pero el grupo aún cuenta con el apoyo de la coalición saudí y fue absorbido por la Brigada número 35 del Ejército yemení apoyada por la coalición.

“Oshkosh Defense sigue estrictamente todas las leyes y regulaciones de EE. UU. relacionadas con el control de las exportaciones”, dijo la firma a CNN.

Y hay formas más letales de armamento que se han introducido en la ciudad. En octubre de 2015, las fuerzas militares leales al gobierno se jactaron con los medios de comunicación saudíes y respaldados por los Emiratos Árabes Unidos de que los saudíes lanzaron misiles antitanque TOW de fabricación estadounidense en la misma línea frontal donde se sabía que operaba AQAP en ese momento.

MIRA: Las mujeres de Arabia Saudita recibirán un mensaje de texto cuando sus esposos se divorcien de ellas

Los funcionarios locales confirmaron que se produjo el lanzamiento, pero los intentos de CNN de realizar más entrevistas fueron bloqueados y el equipo fue intimidado por el gobierno local. Un activista local bromeó diciendo que probablemente se habían vendido las armas.

Cementerio de hardware militar de Estados Unidos

En un cementerio de equipo militar descartado hecho en Estados Unidos cerca de la ciudad portuaria de Hodeidah, se ve claramente que Alwiyat al Amalqa, la Brigada de los Gigantes, una milicia predominantemente salafista o suní ultraconservadora, es una facción favorecida.

Casi media docena de vehículos protegidos contra emboscadas y resistentes a las minas (MRAP, por sus siglas en inglés) se sientan uno al lado del otro, la mayoría de ellos con etiquetas con la insignia de la Brigada de los Gigantes.

Uno incluso tiene la etiqueta de exportación que muestra que fue enviado desde Beaumont, Texas, a Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos, antes de terminar en manos de la milicia. El número de serie de otro MRAP revela que fue fabricado por Navistar, el mayor proveedor de vehículos blindados para el ejército estadounidense.

Los vehículos todo terreno blindados están construidos para resistir el fuego de armas balísticas, explosiones de minas y dispositivos explosivos improvisados ​​(IED, por sus siglas en inglés). “Es el vehículo que todos los equipos quieren cuando están en el campo”, dice el sitio web de Navistar. La firma se negó a comentar sobre este informe.

Los receptores del armamento de EE. UU. están legalmente obligados a cumplir con los requisitos de uso final que prohíben la transferencia de cualquier equipo a terceros sin la autorización previa del gobierno de EE. UU.. Esa autorización nunca fue obtenida.

La coalición saudí no respondió a las múltiples solicitudes de comentarios. Un alto funcionario de los EAU negó “en términos claros que estamos violando los acuerdos de usuario final de cualquier manera”.

La Brigada de los Gigantes es una “parte de las fuerzas yemeníes”, dijo el funcionario a CNN, agregando que el grupo estaba bajo la supervisión directa de los Emiratos Árabes Unidos y, por lo tanto, el equipo estaba en “posesión colectiva” de la coalición.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos, cuando se le preguntó específicamente sobre las Brigadas de los Gigantes, dijo que no le había dado a Arabia Saudita ni a los Emiratos Árabes Unidos permiso para entregar el armamento estadounidense a otras facciones en el terreno.

“Estados Unidos no han autorizado al Reino de Arabia Saudita ni a los Emiratos Árabes Unidos a transferir cualquier equipo a las partes dentro de Yemen”, dijo el portavoz del Pentágono, Johnny Michael, a CNN.

“El gobierno de EE.UU. no puede comentar sobre ninguna investigación pendiente de violaciones de uso final de artículos y servicios de defensa transferidos a nuestros aliados y socios”.

MIRA: Senadores de EE.UU. discuten en privado acciones contra Arabia Saudita

Irán está “evaluando de cerca la tecnología militar estadounidense”

Debido a que la mayoría de las muertes de tropas estadounidenses en Afganistán e Iraq son causadas por IED, es crítico que el conocimiento de las vulnerabilidades del MRAP no caiga en manos del enemigo.

Pero ya es demasiado tarde.

En septiembre de 2017, un canal de televisión hutí transmitió imágenes de Mohammed Ali al-Houthi, el líder rebelde de facto, sentado al volante de un MRAP de Estados Unidos capturado en la capital, Sanaa, mientras una multitud cantaba en el fondo “muerte a EE.UU.”

CNN obtuvo una imagen que muestra los números de serie de un segundo MRAP estadounidense en manos de otro alto funcionario hutí el año pasado en Hodeidah.

El vehículo fue parte de una venta de 2.500 millones de dólares a los Emiratos Árabes Unidos en 2014. El documento de venta, visto por CNN, certifica que “se ha tomado una determinación de que el país receptor puede proporcionar el mismo grado de protección para la tecnología sensible” como lo hizo Estados Unidos.

Los MRAP como estos, capturados en el campo de batalla, han sido investigados por la inteligencia iraní, según un miembro de una unidad secreta hutí respaldada por Irán conocida como la Fuerza de Seguridad Preventiva. La unidad supervisa la transferencia de tecnología militar desde y hacia Teherán.

El miembro de la fuerza, hablando anónimamente con CNN por temor por su seguridad, reveló que los asesores iraníes y de Hezbollah ya han puesto sus manos en los vehículos blindados y otros equipos militares estadounidenses.

“La inteligencia iraní está evaluando la tecnología militar de EE.UU. muy de cerca”, dijo la fuente en una entrevista de audio realizada desde Sanaa. “Escucha, no hay una sola arma estadounidense de la que no intenten descubrir sus detalles, de qué está hecha, cómo funciona”.

Según un informe publicado por Conflict Armament Research, los IED ahora se producen en masa en Yemen por las fuerzas hutíes en una escala que antes solo se lograba con ISIS.

El grupo rastrea armas y sus cadenas de suministro en zonas de conflicto, y ha encontrado IED que contienen componentes iraníes en Yemen.

Hiram Al Assad, miembro del Consejo Político hutí, confirmó a CNN que los MRAP aún estaban en manos hutíes, pero negó la existencia de la Fuerza de Seguridad Preventiva.

Irán no ha respondido a una solicitud de comentarios de CNN.

El costo humano del conflicto

La inundación de armas estadounidenses está alimentando un conflicto que ha matado a decenas de miles de personas, entre ellas niños en autobuses escolares y familias que huyen de la violencia, y ha empujado a millones más al borde del hambre.

Rehab, de dos años, tiene una desnutrición tan severa que su pecho se ha hundido en una profunda abolladura en el centro de su pequeño cuerpo.

Se estima que hay 200 casos de malnutrición como la de ella en la aldea de Tohta, un área de primera línea rodeada de artillería y morteros en la costa del Mar Rojo cerca de Hodeidah.

Hace unos meses, la clínica local fue cerrada debido a desacuerdos políticos sobre la financiación. Pero la doctora Fatma Ibrahim no se rendirá.

Ella realiza visitas de casa en casa todas las semanas, y tan pronto como sale a la calle, los padres preocupados acuden a ella.

“Mira, mira”, le pregunta un padre mientras le muestra al médico a su esquelética niña de 14 meses, Roula. Ibrahim la examina con suavidad, pero pronto es hora de pasar al siguiente bebé.

Para un hombre joven, unirse a una facción de combate es uno de los pocos medios para encontrar empleo en un país pobre con poca infraestructura y una economía que apenas funciona.

Al mismo tiempo, demasiadas figuras políticas poderosas y actores armados clave en la región han estado prosperando en gran medida gracias al conflicto y, como resultado, carecen de incentivos para aceptar un proceso de paz que amenace su ganancia financiera.

Estados Unidos es, por mucho, el mayor proveedor de armas tanto para Arabia Saudita como para los Emiratos Árabes Unidos, y su apoyo es crucial para la continua guerra de la coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen.

Los legisladores estadounidenses están tratando de aprobar una resolución que ponga fin al apoyo del gobierno de Trump a la coalición. Pero hay poca evidencia de que la Casa Blanca quiera escuchar, a pesar de la evidencia de que las acciones de un aliado clave de Estados Unidos pueden hacer que los estadounidenses estén menos seguros.

Tras el asesinato del asesinato de Jamal Khashoggi el año pasado, Trump dijo que sería una tontería que Estados Unidos cancelara los acuerdos multimillonarios de armas con los saudíes. “No quiero perder toda la inversión que se está haciendo en nuestro país”, dijo.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net