worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Al igual que los Papeles del Pentágono, los documentos de la guerra de Irak no pueden ser enterrados

27 de octubre de 2010
Daniel Ellsberg

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
22 de enero de 2011

Hace casi 40 años ya he filtrado los Papeles del Pentágono - un estudio de 7.000 páginas de documentos secretos de EE.UU. sobre la toma de decisiones durante la guerra de Vietnam que puso de manifiesto las repetidas mentiras y encubrimientos por parte de la administración. Los documentos de la guerra de Irak, publicados este fin de semana por Wikileaks, podrían ser aún más significativos.

Como paso en Vietnam, hemos vuelto a ver la evidencia de un encubrimiento masivo durante varios años por las autoridades estadounidenses. Los documentos revelan las consecuencias humanas de la guerra continua de Irak, que se han ocultado a la opinión pública occidental durante mucho tiempo: los innumerables casos de tortura, el asesinato de cientos de civiles en puestos de control en carretera.

Ahora sabemos que el Pentágono, que dijo en los primeros años de la invasión de Irak o que no contaba las bajas o que no tenía evidencia de que sucedieran, mantenía de echo registros meticulosos todo el tiempo. Tienen informes de 66.000 víctimas civiles - 15.000 de los cuales eran completamente desconocidas para el grupo Iraq Body Count, el único intento de registro público de víctimas de la guerra. Eso significa 15.000 muertes que nunca llegaron a las noticias - cinco veces el número de asesinados el 9/11. Sin duda serían noticia si se tratara de muertes estadounidenses o británicas. Esto significa 15.000 familias que han sufrido una angustia enorme y que pueden potencialmente haber sido motivadas a la busca de venganza contra estadounidenses o  tropas aliadas. Para el Pentágono mentir o tratar de ocultar este tipo de matanzas sólo puede ser contraproducente.

Tal vez que las víctimas sean "sólo" iraquíes muestra el tipo de mentalidad entre los comandantes de ocupación que mantuvo esta sangrienta guerra durante tanto tiempo. Tal vez no se dieron cuenta de que las actividades letales de la coalición han sido un arma poderosa de reclutamiento de la resistencia, tanto en Irak como en Afganistán.

Cuando lo publique los documentos del Pentágono en 1971, el gobierno respondió tratando de suprimir la publicación. Llevó a cabo una orden judicial contra mí y el New York Times con el fin de detener la publicación - una clara violación de la primera enmienda de la constitución de EE.UU. - afirmando que todas las páginas y las revelaciones cada día estaban dañando gravemente la seguridad nacional. Finalmente nos ha reivindicado el hecho de que no haya sido demostrado ningún daño ocurrido por dichas revelaciones.

De hecho, lo que más llamó la atención de los grandes medios de comunicación de entonces no fue tanto el contenido de nuestras revelaciones sino los esfuerzos sin precedentes hechos por la administración para suprimirlos. Otros diarios siguieron el ejemplo. - un total de 19 desafío al departamento de justicia. Y este duelo provoca una ola de desobediencia civil que nunca se había visto antes. Después de una batalla legal de dos semanas de duración legal, la Corte Suprema finalmente falló a nuestro favor.

La administración de EE.UU. ha aprendido de ese episodio. Se ha repetido la misma línea - como se hizo con los documentos filtrados de la guerra en Afganistán en julio, de que las filtraciones son un peligro para la seguridad nacional y que ponen en situación de riesgo la vida de las tropas de EE.UU.. (El Pentágono ha tenido que reconocer que no tiene pruebas de que ninguna vida haya sido puesta en peligro en Afganistán desde julio, aunque las han estado buscando desesperadamente.)

Al mismo tiempo, sin embargo, el Pentágono ha estado tratando de restar importancia a las revelaciones con el fin de disminuir la reacción del público. Se dice que estos informes no son nada nuevos, y que ya han sido objetos de debate público. Buenos, tal vez no son nada nuevo para los iraquíes, que han vivido las consecuencias de la tortura y los asesinatos en puesto de control durante siete años. Y por supuesto no son nada nuevos para el Pentágono - que ha estado informando de estos casos internamente desde hace años. Sin embargo, durante ese período, cada vez que los medios estadounidenses han dado a conocer denuncias de matanzas indiscriminadas, siempre se ha informado de que los militares de EE.UU. niegan las alegaciones o que las están "investigando". Como dijo una vez el ex embajador británico Craig Murray, estas revelaciones no ponen en riesgo las vidas de nuestros soldados, el riesgo es sólo para la reputación de los políticos y burócratas que los envían a la muerte.

Los EE.UU. se encuentran en medio de una frenética campaña electoral para el Congreso, y debido a que tanto republicanos como demócratas están incriminados en Irak y Afganistán, ambas guerras han sido escasamente mencionadas. Ahora que tenemos una fuerte evidencia de un gran encubrimiento a lo largo de varios años - gracias a la divulgación no autorizada más grande de la historia - los medios de comunicación no pueden ignorarlo. Y confío en que dará lugar a una acción significativa. Hace cuarenta años, para mis revelaciones, utilice la tecnología líder, una copiadora Xerox, para fotocopiar 7.000 páginas con evidencias. Sólo puedo envidiar la capacidad de un denunciante del siglo 21 para difundir un tesoro mucho mayor en cantidad de material utilizando la tecnología digital. Y ahora la información está en la web, millones de personas tienen la capacidad de rebuscar aún más en ella durante los próximos días. Todo sucederá de manera muy diferente.

Además, me he quedado impresionado por el ayudante del primer ministro británico Nick Clegg –que, en lugar de quejarse de que secretos nacionales hayan sido comprometidos, ha dicho que los datos de Irak deben ser investigados. Cualquier investigación, aunque sólo sea en el Reino Unido, mantendrá el tema en la agenda mundial.

En los próximos meses espero que el coraje y el patriotismo demostrado por las fuentes de estos documentos - que se arriesgan a largas penas de prisión - sea emulado por los que tienen acceso a documentos de mayor nivel de seguridad. Tenemos que ver los documentos de la Casa Blanca, el Pentágono y la CIA que revelan las evidencias de crímenes de guerra realizados por políticos de alto nivel - para que la actividad delictiva que se está llevando a cabo ahora mismo entre en la conciencia del pueblo estadounidense.

La posibilidad de destapar esto vale la pena el gran riesgo personal por el que las fuentes pasan - al igual que nunca dudé que valía la pena correr el riesgo de mi propia libertad para revelar los Papeles del Pentágono hace cuatro décadas.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net